Guard Duty

Análisis Guard Duty – Nintendo Switch. Una aventura en el tiempo

Guard Duty
Fecha de lanzamiento
2 mayo, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, Inglés, Francés,...
Tamaño de descarga
1554,00 MB
Nuestra puntuación
89

Hoy analizamos Guard Duty, una aventura gráfica que nos devuelve a la edad de oro de este maravilloso género, un juego que nos llega a recordar a las joyas de LucarArts o Sierra y que puede enamorar a los jugadores más veteranos. Desarrollado por Sick Chicken Studios, una joven desarrolladora que por ahora solo cuenta con este título en su haber, y distribuida por Ratalaika, que siempre apuesta por los juegos indies, Guard Duty ha podido ver la luz y llegar a nuestras consolas gracias al apoyo de numerosas personas en Kickstarter. Este título nos transporta a dos líneas temporales conectadas por un malvado ser que puede destruirlo todo y al que debemos derrotar antes de que sea imparable. El pasado y el futuro están en peligro, y solo nosotros podemos tratar salvarlos a toda costa.

 

 

El pasado y el futuro amenazados por el mal

Todo comienza una noche, en un futuro no muy lejano, donde el agente Starborn debe salvar al planeta de su destrucción, ya que un malvado demonio va a destruirlo si nadie lo impide. Desgraciadamente, no todo va a ir bien y el planeta es finalmente destruido, o eso parece, ya que la historia va a dar un salto al pasado, concretamente mil años antes, donde nuestro joven protagonista Tondbert, guardia del castillo de Wrinklewood, decide celebrar su cumpleaños por todo lo alto sin importarle nada más, así que borracho como una cuba continúa realizando su guardia en la entrada de la ciudad. Pero, esa misma noche, un personaje oculto entre las sombras ha decidido llevar a cabo su malvado plan y gracias a la borrachera del guarda, va a conseguirlo. Su plan, secuestrar a la princesa y sacrificarla, para invocar a un malvado demonio que le dará un poder inimaginable. ¿Podremos cambiar el pasado para que el futuro no sea destruido?

 

Guard Duty

 

Este título cuenta con las mecánicas jugables de las aventuras gráficas más clásicas, el sistema Point&click que popularizó LucasArts en Maniac Mansion o Monkey Island gracias al sistema SCUMM. Para movernos por los diferentes escenarios de Wrinklewood y alrededores, vamos a tener que pinchar con el puntero para poder acercarnos al lugar que deseamos, teniendo que clicar en las diferentes flechas que hay repartidas en estos escenarios para así poder movernos hasta el siguiente escenario o para poder salir al mapa, pudiendo acceder de esta manera a otras zonas más alejadas. También debemos pinchar en los diferentes objetos que encontramos en los escenarios para poder interactuar con ellos, ya sea observando qué son o intentando hacer uso de ellos. Como pequeño punto negativo, aunque es solo una pequeña anécdota, en algunos momentos se van a usar los objetos necesarios para continuar con la aventura de forma casi automática, por lo que no supone ningún quebradero de cabeza el intentar descubrir qué debemos hacer en determinados momentos.

El nivel de dificultad es bastante asequible, ya que en cuestión de unos minutos de juego, puedes hacerte perfectamente con los controles. Aunque posee algunas de las características más reconocibles de los point&click más clásicos, en ocasiones eso se pierde para hacer más fácil el juego. Esto se debe a que aunque en ocasiones sí debemos descubrir qué objeto o acción es necesaria para seguir con nuestra historia, en algún que otro momento todo es más automático, tal y como comentábamos anteriormente. Aunque a pesar de esta pequeña ayuda, el juego es muy disfrutable, tanto para los jugadores más expertos como para los más casuales.

 

Volviendo a la edad de oro de las aventuras gráficas

A nivel gráfico, Guard Duty nos quiere acercar a las aventuras gráficas más clásicas de los años 80 y 90, para ello lo hace con una estética píxel art que le sienta muy bien y que nos retrotrae a aquellos juegos tan icónicos que se encuentran en la memoria de los jugadores más veteranos. Incluso con esta estética que nos presentan, Sick Chicken Studios ha logrado un nivel de detalle excelente, haciendo que podamos distinguir hasta el detalle más pequeño sin que se pierda en una marabunta de píxeles. Si nos fijamos bien, tanto el pasado como el futuro están increíblemente diseñados, con gran mimo, demostrando la desarrolladora que, incluso siendo una pequeña compañía, pueden hacer un trabajo sobresaliente. No hemos apreciado ningún tipo de bug que entorpezca nuestra aventura, haciéndonos ver que este juego ha sido diseñado a la perfección para que todas las piezas encajen de manera perfecta.

Guard Duty

En el apartado sonoro podemos darles otro sobresaliente. Con una banda sonora original, que nos ambienta de manera excelente la época donde nos encontramos y las situaciones donde nos vemos envueltos, además de unos efectos sonoros muy bien implementados, Guard Duty es de esos juegos que nos invitan a mantener el audio al máximo para no perdernos ningún detalle. El juego se encuentra doblado al inglés, aunque no existe ningún problema para que los usuarios del idioma de Cervantes puedan jugarlo, ya que este título cuenta con una traducción excepcional a modo de subtítulos, que nos narran de forma sublime la historia y consigue que no nos perdamos en ningún momento. Como añadido a poder jugarlo en Nintendo Switch, este título puede ser jugado de manera táctil si optamos por el modo portátil, haciendo así que nuestra aventura sea aún más intuitiva, ya que podemos guiar a nuestro personaje exactamente hacia donde deseamos de forma rápida y sencilla.

 

Guard Duty – Una aventura en el tiempo

En esta ocasión, Ratalaika nos trae un juego sobresaliente, que va a hacer las delicias de los amantes de las aventuras gráficas más clásicas. Guard Duty quiere hacerse un hueco en el corazón de los fans del género a golpe de nostalgia, y aunque es muy difícil, podríamos decir que casi lo consigue. Recomendable tanto para aquellos que tienen el cerebro casi frito de tantos años luchando contra esos point&click que tanto nos hicieron sufrir en su momento, como para aquellos que se quieren iniciar en este tipo de género.

 

Guard Duty es un juego que sin ser muy ambicioso nos presenta una gran aventura muy disfrutable, que pueden jugar tanto niños como adultos, un título plagado de referencias a todo tipo de juegos, que hará que en muchas ocasiones dejemos de lado la historia para tratar de encontrarlas todas. Un título que ha llegado a nosotros gracias a Kickstarter y que confío que tenga el éxito en ventas necesario para que su desarrolladora continúe realizando más aventuras gráficas en el futuro.

 

Guard Duty

Hemos analizado Guard Duty gracias a un código digital cedido por Ratalaika Games. Versión analizada 1.0.0

 

Guard Duty, una aventura a través del tiempo
Guard Duty es una excelente aventura gráfica que nos llega de manos de Sick Chicken Studios. Este título nos transporta a la edad de oro del género con una estética píxel art que le sienta de maravilla y nos retrotrae a esa gloriosa época. Recomendable para los fans de las aventuras gráficas de la vieja escuela.
PROS
Una historia muy cuidada y entretenida
Plagada de referencias al mundo de los videojuegos
Una dificultad asequible
CONTRAS
En ocasiones los controles pueden ser toscos
Se nos puede hacer corto si tenemos experiencia en este género
89
Más artículos
Pokémon Espada y Escudo
Nuevo evento para el Área Silvestre de Pokémon Espada y Escudo. ¡A atrapar «nuevas» criaturas!