Análisis Rush Rover – Nintendo Switch. Capacidad de reacción

Rush Rover Análisis
Fecha de lanzamiento
10 abril, 2020
Número de Jugadores
1-2
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
56,9 MB
Nuestra puntuación
72

Aislado. Todos los circuitos funcionando, ametralladora cargada, propulsor listo y sonda dispuesta para su despliegue. Publicado por Ratalaika Games y desarrollado por Indienova, Rush Rover entra en la híbrida esquivando y disparando a un ritmo frenético. Acompañadnos en el análisis de este entretenido shoot ‘em up, aderezado con mecánicas roguelike en el que la acción y, sobre todo, la reacción, son la clave para seguir superando niveles y avanzar hacia el siguiente desafío. Llega el momento de cruzar el umbral y afrontar los peligros que nos aguardan en la siguiente sala. Preparados o no, ¡allá vamos!

 

 

Somos un robot

Aparecemos. Somos un robot grisáceo con luces de un brillante azul claro. Una sonda, con nuestro mismos colores y estética, levita a nuestro lado. La sala en la que nos encontramos es pequeña y solo dispone de un par de máquinas que, en un primer momento, no podemos utilizar. Parece que estamos listos, por lo que, sin necesidad de mayor indicación, nos dirigimos a la única puerta que encontramos. Rush Rover nos traslada a un universo en el que los robots inteligentes y la minería espacial se ha extendido por toda la galaxia. De ahí sus escenarios rocosos y llenos de tecnología, en el que los chips se utilizan para abrir compuertas bloqueadas, y máquinas y puntos de energía hacen las veces de tiendas y dinero. Sin embargo, este transfondo no se indica de forma explícita en el juego, en donde sencillamente se nos da la opción de elegir modo e iniciar partida, sino que lo hemos aprendido en la información relativa al título que ofrece la propia Nintendo. Es decir, poco o nada importa el porqué de lo que ocurre en el juego, más allá de la estética de los personajes y el entorno. Podría haberse tratado de un título ambientado en el Lejano Oeste, en alguna guerra, o en cualquier otro contexto que nos diese una escusa para disparar. Rush Rover es, ante todo, un shoot ‘em up.

 

Rush Rover Análisis

 

Pero, volviendo a nuestro punto inicial, toca cruzar el umbral de la puerta y caminar hacia la siguiente sala. La cual, seguramente, esté infectada de enemigos hasta los topes.

 

Lo que el jugador controla

Nuestros adversarios son robots amarillos cuyas diferencias con nosotros no se ciñen únicamente al color, sino que sus formas también se alejan de la que tienen el simpático protagonista del título. Ya sean cabezones con cuatro patas, o máquinas levitadoras de figura ovalada, ninguno tiene aspecto antropomoformo como nosotros. Como norma, nos superan en número, por lo que enseguida nos vemos abrumados por ráfagas de proyectiles y por enemigos que intentan hacernos estallar. Nuestra respuesta no se hace esperar. Mientras tratamos de esquivar los múltiples peligros que nos acosan, disparamos el arma intentando acabar con nuestros adversarios lo antes posible y sin recibir ni un solo rasguño. ¿Por qué? Pues porque cuando entramos en una sala, en la que hay enemigos a los que derrotar, se activa un temporizador. Si conseguimos acabar con ellos antes de que se agote el tiempo obtenemos un bonus de puntuación y recompensas (blitz), al que se añade otro (ileso), que logramos si los derrotamos a todos sin ser alcanzados.

 

Rush Rover podría resumirse en avanza a la siguiente sala, utiliza tus armas, derrota a tus enemigos sin que te alcancen y hazlo en el menor tiempo posible. El título apela a nuestra habilidad como jugadores para lidiar con los constantes ataques enemigos. Parte de un planteamiento sencillo y básico en el que todo lo que necesitamos para avanzar se reduce a movimiento: mientras más rápido nos movamos, mejor; arma básica: una ametralladora; nuestra sonda: un aliado cuyo ataque se ejecuta de forma independiente a nuestras decisiones; y el propulsor: una suerte de dash con el que esquivar balazos o salir de una situación apurada. El énfasis se pone en una acción frenética y dinámica, en la que cobra especial relevancia la capacidad de reacción del jugador. Tal es así que hasta hay un modo centrado exclusivamente en ello, el «modo esquive».

 

Rush Rover Análisis

En el «modo esquive», Rush Rover nos quita la posibilidad de atacar, dejándonos indefensos, con el objetivo de poner a prueba nuestra habilidad para esquivar (reaccionar a) los proyectiles enemigos. Con hasta tres niveles de dificultad, debemos aguantar vivos todo lo que dure el temporizador que se activa al inicio de la partida. Si conseguimos superar el reto nos aguarda una recompensa, ¡porque ojo! Este «modo esquive» no solo se encuentra disponible como modalidad de juego independiente. También podemos encontrarnos con él jugando en «arcade» (el modo principal), siendo una opción más de la gama de posibilidades que el juego maneja cuando crea los mapas de forma aleatoria.

 

Si nos quedásemos con lo expuesto anteriormente, ya estaríamos hablando de un juego dinámico y divertido con suficientes argumentos como para hacer que pasemos un buen rato. Pero eso no es todo lo que ofrece este título. Hasta ahora, solo hemos hablado de lo que el jugador controla, lo que podríamos denominar la parte shoot ‘em up del título, pero recordemos que Rush Rover también tiene mecánicas roguelike. Es decir, lo que el jugador no controla.

 

 

Lo que el jugador no controla

Al igual que ocurría en RAD, donde cada vez que salíamos al exterior las opciones variaban, en Rush Rover nuestras posibilidades cambian según la partida. Como en todo buen roguelike, los mapas se auto-generan de forma aleatoria, por lo que el comienzo de cada partida no es siempre igual. Huelga decir que esto no se aplica únicamente a la primera zona, todo el mapa cambia con cada reinicio. Además, aunque sin llegar al considerable número de mutaciones que podíamos obtener en el título de Bandai Namco, Rush Rover nos ofrece un variado arsenal y un buen número de mejoras con las que encontrarnos, y que consiguen que cada partida sea diferente. Las más destacables son las que suplantan a nuestra arma básica, la ametralladora, que puede ser sustituida por otras más poderosas: lanzallamas, pistola de seguimiento, lanzamisiles…

 

También podemos encontrar «ranuras» extras en las que incluir alguna habilidad adicional. Desde una ráfaga de misiles con la que acribillar a los robots enemigos, a poder ejecutar dos veces seguidas nuestro propulsor antes de que éste entre en «enfriamiento», las opciones son diversas y cambiantes. El título nos proporciona un sistema de mejora para nuestras habilidades base y todas aquellas otras que adquiramos a lo largo de la partida. Para ello debemos aplicar puntos de núcleo a la característica que deseamos mejorar, hasta un máximo de 3 o 5 niveles de mejora dependiendo de lo que sea que estemos mejorando. Por supuesto, las mejoras también incluyen a nuestra sonda. Un fiel compañero que, para nuestra sorpresa, hace las veces de jugador 2 en modo multijugador. Eso sí, se necesita un mando adicional para poder jugar acompañados, no existe la opción de que cada jugador utilice uno de los Joy-Con de la Nintendo Switch.

 

Rush Rover Análisis

Tanto armamento como «ranuras» adicionales, además de puntos de núcleo y algún que otro extra, se pueden obtener rompiendo los objetos del escenario o comprándolos en máquinas que encontramos por el mapa. Pero, lo más probable es que sean las recompensas por haber derrotado a los enemigos de una sala las que os interesen, especialmente si se trataba de un jefe.

 

Fin de la partida

En Rush Rover también hay jefes que van apareciendo de forma aleatoria, aunque lo hacen según el nivel en el que nos encontremos. Es decir, aunque no podemos predecir en qué sala nos encontraremos con el jefe de turno, lo que sí es seguro es que aparecen de menor a mayor poder. Son reconocibles primeramente porque aparecen solos, no rodeados de una maraña de enemigos como en otras salas, aunque eso no significa que no vayan a darnos problemas. Los jefes de Rush Rover son el mayor desafío del juego, así como la experiencia más «arcade» del título. La batalla contra los jefes recuerda a los títulos clásicos que, entre finales de los 80 y principios de los 90, acababan con nuestra paga en las bien llamadas máquinas «tragaperras». Lo malo, es que el combate contra los jefes no es la única característica de este título que nos recuerda a los juegos de máquinas recreativas. También lo hace su duración.

 

Rush Rover, como muchos títulos del palo, nos plantea un reto inicial que se va diluyendo a medida que seguimos probando suerte una partida tras otra. A no mucho tardar, dominamos sus mecánicas y su desafío, y somos capaces de superar un juego que se acaba con un simple «fin de la partida». Así, sin más, tal y como empezó. Un título que acierta en su jugabilidad, con una destacable fluidez en todo lo que a movimiento se refiere, unos gráficos modestos pero acertados y trabajados, y una música chiptune que acompaña perfectamente a la acción, pero que se queda corto en cuanto a su duración y a lo que transmite. No solo nos deja con ese «¿ya está?» que se nos viene a la mente cuando algo se acaba de golpe, justo cuando empezábamos a coger ritmo, sino que también carece de una comunicación con el jugador que, a día de hoy, se da prácticamente por sentada, y que los títulos actuales ejecutan a través de su trasfondo y su narrativa.

 

Rush Rover Análisis

 

Rush Rover – Capacidad de reacción

Rush Rover es un título divertido y dinámico con el que poner a prueba nuestra habilidad como jugadores, especialmente nuestra capacidad para reaccionar a los constantes ataques de múltiples enemigos que se afanan por acabar con nosotros y nuestra fiel sonda compañera. Colorido en sus gráficos y fluido en su jugabilidad, el título flaquea en su transfondo y, sobre todo, en su duración. Carencias que no son sino consecuencia de la gran virtud de este juego: Rush Rover nos deja con ganas de más.

 

Rush Rover Análisis

Hemos analizado Rush Rover gracias a un código cedido por Ratalaika Games. Versión analizada: 1.0.0

Reacción, acción, reacción
Rush Rover es un dinámico shoot 'em up con toques del roguelike, en el que debemos esquivar antes de disparar. Reacción, acción y vuelta a reaccionar, es la dinámica distintiva de este modesto pero divertido título que, desgraciadamente, termina demasiado pronto.
PROS
El dinamismo y la acción constante que atrapan al jugador
Los diferentes tipos de armas, habilidades y mejoras que podemos obtener de forma aleatoria en cada partida
El curioso modo multijugador en el que el jugador 1 controla al robot y el jugador 2 controla a la sonda
CONTRAS
El escaso transfondo y comunicación narrativa con el jugador
La corta duración y el final abrupto del juego
El modo multijugador requiere de un mando extra. No es posible utilizar un Joy-Con por jugador
72
Más artículos
Yo-kai Watch
Yo-kai Watch Jam: Yo-kai Academy Y se muestra en un nuevo tráiler y presenta el nuevo opening de su anime