Mario Kart Tour

Nintendo sigue al alza en el mercado de juegos móviles, y Mario Kart Tour tiene gran parte de culpa

¡Nintendo se encuentra en estado de gracia! El informe fiscal de este año 2020 ha sido publicado. Los números hablan de un éxito rotundo en lo que a hardware y softaware se refiere. Especialmente destacables son el éxito relámpago de Animal Crossing: New Horizons, y las cifras de venta de las dos últimas entregas de la saga Pokémon, Espada y Escudo. Sin embargo,  el aumento no solo se ciñe a los datos de la híbrida y sus IPs, sino que también se refleja en los números de ventas de software para smartphones. La apuesta móvil de Nintendo sigue escalando a un ritmo vertiginoso, y su triunfo se debe, en gran medida, a la entrada en el mercado de móviles de títulos como Mario Kart Tour. ¡Vaya subida!

 

Mario Kart Tour ya forma parte del éxito móvil de Nintendo

Los beneficios procedentes de Ips de Nintendo en smartphones han  aumentado un 11,5 % con respecto al año fiscal de 2019. A títulos que ya triunfaban entre los fans, como Animal Crossing: Pocket Camp o Fire Emblem Heroes, se le unen ahora otros, entre los que destacan los derivados de la saga Mario: Dr. Mario World y Mario Kart Tour. Siendo este último el que, al igual que su homólogo de Nintendo Switch, mayor éxito está cosechando. Consiguiendo un tercio de las ventas de juegos para smartphones en USA.

 

La adición de funciones multijugador y los servicios de suscripción mensual, son algunas de las implementaciones que la compañía relaciona con el aumento de los beneficios y con el aumento de jugadores activos:

 

Mario Kart Tour año fiscal 2020

 

Nintendo Switch, tanto en lo que a consola como a catálogo se refiere, no deja de cosechar triunfo tras triunfo. Sin embargo, parece que el futuro de los de Kyoto no se encuentra únicamente en el mercado de consolas «tradicional». Su apuesta para smartphones es, a día de hoy, firme y exitosa, y todo indica que mantendrá un rumbo positivo. ¿Qué os parece?

 

Fuente

Más artículos
Zelda receta
El autor John Boyne mete una receta de The Legend of Zelda: Breath of the Wild en su última novela