Análisis Infliction: Extended Cut – Nintendo Switch. Una extensión que se nos queda corta

Asusta, pero no mucho (tiempo)

Fecha de lanzamiento
2 julio, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc
Tamaño de la descarga
3434 MB
Nuestra puntuación
65

Hace unos años, Hideo Kojima intentó revolucionar los juegos de terror con su P.T (playable teaser). Una idea de cómo la saga Silent Hill debería tomar otro rumbo. Si bien esa idea no se llegó a materializar como un juego, la influencia que tuvo en el género del terror y en muchos otros juegos que han salido durante los últimos años, es innegable. Infliction: Extended Cut para Nintendo Switch es un ejemplo de ello, pues estamos ante un juego de terror en primera persona que nos recuerda mucho a P.T, en el buen sentido. Este título tiene terror, misterio, un protagonista con algún que otro secreto y una jugabilidad simple y sencilla de comprender. Sigue leyendo (si te atreves) y sabrás qué nos ha parecido la obra de Clinton McCleary que nos llega de la mano de Blowfish Studios, y si es una buena versión para la consola híbrida de Nintendo.

 

Complicando la trama

Infliction tiene una historia que, al principio, parece muy simple, donde todo está bastante claro. Sin embargo, mediante la interacción con diversos objetos, así como con el propio transcurso de la trama, vemos que hay cosas que no son lo que parecen y que la historia es algo más profunda de lo que parecía en un primer momento. Esta historia comienza con nuestro protagonista yendo a su casa a buscar unos billetes de avión para un viaje que va a hacer con su esposa. Una vez entramos en el hogar del protagonista, descubrimos algo que nos hace tener que huir de allí. Para colmo, hay un espíritu que nos persigue y que no nos deja salir de la casa, por lo que debemos encontrar la forma de deshacernos de la aparición. Esa es la premisa de Infliction, que nos hace recorrer una y otra vez una casa que, cuanto más creemos conocer, más nos sorprende.

 

Como comentábamos, descubrir o no más sobre la historia de este título no depende únicamente de jugarlo, sino de investigar e interactuar con los diferentes objetos que encontramos en la casa. Por si esto fuera poco, hay ciertos puntos donde el juego ofrece variaciones sobre los puzles, lo que hace que una segunda o tercera vuelta a la historia, cuente con pequeños cambios al desarrollo jugable, aunque es verdad que la historia no se ve afectada por esta variación en los puzles.

 

 

Una experiencia sensorial

Infliction es un juego que no destaca por su apartado gráfico, juega mucho con la oscuridad y las sombras, por lo que la iluminación es un elemento que se ha cuidado bastante. No obstante, no estamos ante un portento gráfico y la versión de Nintendo Switch palidece un pelín más que las de la competencia, aunque se defiende bastante bien. Sin embargo, lo que más ayuda a la atmosfera tensa de este título es el apartado sonoro. Si bien no hay una BSO al uso, quitando ciertos momentos donde escuchamos música, los propios silencios, respiraciones o las voces en off que se escuchan durante algunos pasajes de la historia o en los propios recuerdos que desbloqueamos para ampliarla, ayudan a que nos metamos de lleno en el juego.

 

Cabe destacar que, aunque no somos fans de este tipo de recursos para asustar, hay algún que otro «screamer» que, obviamente, está a un sonido bastante alto y distorsionado, lo que encaja muy bien con las sensaciones que quiere transmitir el juego. En general, el apartado técnico aprovecha sus limitaciones para crear un ambiente donde el jugador se sienta más inseguro, jugando con la poca visibilidad, y el apartado sonoro completa esta experiencia jugando con los silencios y los efectos sonoros en el momento indicado. Como se suele decir: Menos, es más. Por cierto, el juego está doblado al inglés y la actuaciones de voz son bastante buenas. ¡Ah! y no os preocupéis, cuenta con textos en español.

 

 

Infliction: Extended Cut – Breve pero intenso

La mayor pega que le podemos poner a Infliction es su duración, si sabemos qué hacer, el juego nos durará unas dos horas aproximadamente. Sin embargo, hay un par de factores que debemos tener en cuenta. Apenas hemos hablado de la jugabilidad del título y es que se basa en la exploración del escenario. Tenemos que encontrar diferentes objetos e interactuar con el entorno. Pero, cuidado, cada X tiempo el espíritu que nos persigue hace acto de presencia, por lo que debemos huir y escondernos. Si el fantasma nos atrapa, volvemos al último punto de control y, por norma general, no podemos escapar ni encontrar refugio tan fácil como suena, por lo que el jugador está en constante tensión, jugando contrarreloj por alcanzar el siguiente punto de control y resetear el contador para que aparezca el fantasma. Si bien es cierto que tras unos minutos jugando podemos empezar a prever el desarrollo de algunos hechos, la incertidumbre sigue presente. La fatiga mental que supone el jugar bajo esta presión, hace que la sensación de duración del juego se expanda con creces, dando la impresión de que has jugado mucho más tiempo y de que la historia dura mucho más de lo que parece. Sin embargo, al mirar el contador de horas de la consola, vemos que apenas han pasado un par de horas.

 

Por si esto fuera poco, este «corte extendido» que da subtítulo al juego, añade un modo en el que el fantasma aparece con mucha más frecuencia, se añaden nuevos puzles y se varían algunos existentes, haciendo que el juego se complique muchísimo más, alargando su duración. Sin embargo, Infliction es un título bastante corto y que, aunque nos deja buenas sensaciones, podría dar mucho más de sí. En resumen, estamos ante un juego modesto, con limitaciones técnicas que se han aprovechado para mejorar la atmósfera y la inmersión del jugador, pero que, aunque nos hayamos llevado algún que otro susto, dura tan poco que se nos olvida pronto el miedo. El juego cuenta con ideas muy buenas y da una sensación bastante redonda, si obviamos la duración, por lo que nos hubiera gustado ver qué tan ambicioso podía llegar a haber sido este título.

 

Hemos analizado Infliction: Extended Cut gracias a un código digital cedido por Blowfish Studios. Versión analizada 1.08

 

Un susto breve pero que recordaremos
Infliction: Extended Cut es una experiencia terrorífica que juega con el jugador, la ambientación es bastante buena, la historia es interesante y la jugabilidad cumple con lo que el género pide. Sin embargo, es muy breve y en apenas un par de horas ya nos hemos pasado el juego. Por suerte para nosotros, esta versión extendida hace que una segunda o tercera vuelta al juego merezca la pena, aunque impacta mucho menos, por supuesto.
PROS
Buen uso del sonido
La historia es más de lo que parece
CONTRAS
Es demasiado corto
Puede volverse un poco predecible
65
Más artículos
Fairy Tail contará con DLC después de su lanzamiento. ¿Contaremos finalmente con un modo fotografía?