Gun Crazy

Análisis Gun Crazy. Nintendo Switch – Una breve apuesta por la nostalgia

Gun Crazy Análisis
Fecha de lanzamiento
1 mayo, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la descarga
66,00 MB
Nuestra puntuación
65

¿Recuerdas cómo era insertar la moneda en la máquina y comenzar a jugar? Publicado por Ratalaika y desarrollado por Ritual Games, Gun Crazy llega a Nintendo Switch portando una acusada apuesta por lo retro, que se materializa en su triada de arcade, plataformas y shoot ‘em up. Un título que recuerda enormemente a los juegos de máquinas tragaperras que llenaban los recreativos de los inicios de la era de los videojuegos. Su palpable nostalgia se extiende desde la primera pantalla hasta la última, haciéndose notar hasta en el menú inicial. ¿Conseguirá su apuesta convencer en la actualidad? Metemos las monedas, obtenemos nuestros créditos y nos disponemos a jugar. ¡Empecemos!

 

 

Insert Coin

Nuestra protagonista es una policía, pero eso es lo de menos. Desconocemos porqué se encuentra en esa situación, o quién es exactamente su enemigo. No importa, lo único que importa es que está ahí y que se halla en un entorno hostil. En un escenario que nos plantea una temática habitual y reconocible de los ya mencionados títulos de tragaperras: paisajes pixelados, coloridos y futuristas, en 2D, que combinan elementos urbanos con motivos naturales apelando a esa composición nipona tan típica de los juegos de la época. El avance se desarrolla de izquierda a derecha en scroll lateral, presentando obstáculos de altura de forma ocasional. Todo ello envuelto por una música cañera y muy noventera, perfecta para ponernos en situación.

 

A cada paso aparecen enemigos, también muy coloridos, cuyo fin es acabar con nosotros. ¿Por qué? No hace falta una respuesta. Cuando metíamos la moneda en la ranura y empezábamos a presionar botones, no esperábamos una explicación, solo queríamos ver cómo los bichos explotaban a nuestro paso. Gun Crazy evoca a aquellos títulos de antaño en los que tras pulsar el inicio empezábamos, casi de forma instintiva, a avanzar y ejecutar acciones con el objetivo de llegar al siguiente nivel.

 

Siguiendo con la tendencia retro, el juego, casi queriendo que nos traslademos al pasado, nos proporciona un número determinado de créditos. Para los más jóvenes, un crédito significa, básicamente, una moneda metida en la máquina. Una acción que nos proporcionaba un número limitado de intentos o vidas. En Gun Crazy cada uno de los 3 créditos que nos concede el título (esto es así, no hay opción a elegir) nos proporciona un total de 3 vidas que, a su vez, se componen de 5 corazones. Esos corazones hay que atesorarlos, ya que, como en todo buen título de recreativa, programado para que nos vayamos al pozo cuanto antes y sigamos metiendo monedas por la ranura (tranquilos que aquí es gratis), en Gun Crazy no hay opciones de recuperar salud. Golpe recibido significa corazón perdido, sin marcha atrás. Si agotamos las tres vidas sale la pantalla de continue, mostrando el clásico contador de 9 segundos. Tiempo en el que debemos decidir si gastamos otro crédito y seguimos con la partida, o si damos el intento por terminado. No hace falta decir qué pantalla aparece si dejamos que el contador llegue a cero, o si nos quedamos sin créditos.

 

Gun Crazy Análisis

 

Partiendo de esa base, comenzamos en el lado izquierdo de la pantalla con un bláster en una mano (nuestra arma básica), y un puño cibernético en la otra. Un herramienta cuya mecánica se activa automáticamente cuando un enemigo se nos acerca demasiado. Si presionamos el botón de disparar cuando tenemos un enemigo de frente y a rango, en lugar de usar el bláster, nuestra heroína estampa su puño contra el pobre bicho que pensó que acercarse a por nosotros era buena idea. Resulta un poco frustrante que sea una mecánica que se active de forma automática si se cumple el requisito de la distancia entre el personaje y el enemigo. Hubiese sido mucho más interesante si en lugar de ser un detalle, un añadido a la mecánica de shooter, permitiese al jugador tomar control consciente sobre cuándo desea ejecutar el, por otra parte, espectacular ataque melee de la protagonista. Igualmente, por frustrante que pueda resultar, no podemos decir que el ataque de puño carezca de utilidad dentro del juego. ¿Para qué sirve? Aparte de ser un ataque más poderoso que el disparo estándar, también es una buena forma de ahorrarse unas cuantas balas. Y sabedlo, importa ahorrar balas.

 

 

Ahorrando balas

Los únicos objetos consumibles que podemos conseguir, de cuando en cuando, se reducen a munición diferente que hace que nuestros disparos cambien. Con un total de tres opciones, que nos proporcionan de 100 a 200 balas (dependiendo del tipo), podemos conseguir que nuestros disparos adquieran un poder diferente. Da igual el tipo, siempre son sustancialmente más poderosos que el disparo que tiene nuestra arma por defecto. Marcan una diferencia notable a la hora de luchar contra los monstruos, especialmente si conseguimos de guardar algunos tiros para los jefes de turno.

 

Los jefes de este juego se nos presentan a mitad de cualquier pantalla y, por supuesto, siempre al final de un nivel. Como es de esperar, son el desafío de mayor intensidad del título, y su estética y mecánicas mantienen la línea de lo retro. Por lo general se trata de naves o robots, o naves-robot, que disparan rayos de todas las formas y colores, que debemos esquivar mientras respondemos con ataques de nuestra parte. Interesa quitárselos de en medio cuanto antes, y lo mejor que podemos hacer para ello es conseguir llegar al combate con balas «especiales». Pero es difícil que lo consigamos. Gun Crazy es un juego que nos invita a dejar presionado el botón de disparar mientras avanzamos para quitarnos de en medio cuanto antes a todo enemigo que se ponga delante de nosotros. Si a ese frenesí al que nos invita el propio juego, le sumamos el hecho de que estas balas «especiales» salen poco, lo más probable es que simplemente las gastemos contra enemigos más normalitos y que, cuando sea que nos crucemos contra uno de los jefes de turno, tengamos que conformarnos con nuestro disparo estándar.

 

Gun Crazy Análisis

 

Gun Crazy – Una breve apuesta por la nostalgia

Gun Crazy es un juego entretenido que puede conseguir que pasemos una tarde de acción desenfrenada reviviendo las sensaciones clásicas que nos transmitían los juegos de recreativa de los años 80 y 90. Un título que se define en lo retro, tanto a nivel gráfico como en su jugabilidad, y que  consigue acertar en su nostalgia, pero cuya propuesta puede resultar escasa para un público actual, tan acostumbrado a que, hasta los títulos que echan la vista atrás, ofrezcan algo más que el recuerdo.

 

Gun Crazy Análisis

Hemos analizado Gun Crazy gracias a un código digital cedido por Ratalaika Games. Versión analizada: 1.0.0

Una corta mirada retro
Gun Crazy es un juego dinámico que logra hacernos revivir cómo era disfrutar con los títulos de máquinas tragaperras. Si bien muy divertido, su duración es corta y su apuesta puede resultar algo escasa tanto para jugadores más jóvenes, como para aquellos más experimentados.
PROS
Desafiante y divertido de principio a fin
Consigue transportarnos a la época de los juegos de máquinas recreativas
CONTRAS
La mecánica del "puño" podría estar más desarrollada
Su apuesta es demasiado retro. Puede resultar escasa en la actualidad
65
Más artículos
Pokémon Masters
Pokémon Masters EX se actualiza a su versión 2.0.0. ¡Una nueva vida para la isla de Passio!