Borderlands

Análisis de La Colección Legendaria de Borderlands – Nintendo Switch. Se abre la caja de Pandora (y Elpis)

"Mirame esbirro estoy bailando, estoy bailando *WUB* *WUB* *WUB*"

La Colección Legendaria de Borderlands Nintendo Switch
Fecha de lanzamiento
29 mayo, 2020
Número de Jugadores
1-2 en la misma consola; hasta 4 jugadores online
Idiomas
Voces y textos en español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
Borderlands: Edición Juego del año 13.7 GB - Borderlands: una Colección muy Guapa 33.5 GB (Borderlands 2: Edición Juego del Año 21.5 GB - Borderlands: The Pre-Sequel Ultimate Edition 12 GB)
Nuestra puntuación
85

El 29 de mayo 2K Games decidió hacer público todo ese amor por Nintendo Switch que decían que tenían y que hasta ese día tan solo se manifestaba con los NBA 2K, Civilization VI y un WWE 2K18 que salió bastante mal. La tan sonada carta de amor, que le hizo un huequito en el último Nintendo Direct Mini, era en realidad el anuncio de la llegada de XCOM 2 Collection, Bioshock The Collection  y La Colección Legendaria de Borderlands. Tras más de ciento diez horas entre Pandora y su luna hoy nos centramos en el análisis de este último pack, uno de los más completos de Nintendo Switch. Un pack cargado de locura, millones de armas y un robot especialmente molesto.

 

En este texto vamos a hablar de la experiencia completa de la Colección Legendaria de Borderlands, es decir la versión física que incluye:

  • Borderlands: Edición Juego del año Enhanced: el único juego que viene en el cartucho, necesitando una descarga posterior para completarlo con las cuatro expansiones (La isla Zombi del Doctor Ned, Mad Moxxi’s Underdome Riot, El arsenal secreto del general Knoxx y Claptrap’s New Robot Revolution). Se puede adquirir en solitario en la eShop a un precio de 29,99 € y pesa alrededor de unos 14 gigas.
  • Borderlands: una colección muy guapa: disponible en la eshop por 39,99 € que necesita 35 gigas para descargarse entera y a su vez incluye:
    • Borderlands 2: Edición Juego del año: incluye el juego base y CASI todo el contenido descargable de pago para esta entrega, es decir, sus cuatro expansiones (La capitana Scarlett y su botín pirata, La escabechina sangrienta del señor Torgue, La gran cacería de Sir Hammerlock y Tina Chiquitina asalta la mazmorra del dragón), las clases jugables de la Mecanomancer y el Psicópata, todos los complementos estéticos de pago, las dos ampliaciones de nivel máximo, el contenido extra de la edición coleccionista y las cinco mini expansiones de «Cazador de cabezas». El único DLC que falta es la expansión » La comandante Lilith y la lucha por Sanctuary» que se lanzó para unir la historia de la segunda entrega con la tercera en 2018.
    • Borderlands The Pre-secuel! : Ultimate Edition: incluye el juego base y todo su contenido descargable, es decir, el pack El Doble de Jack el Guapo, el asedio de la Holocúpula, el Pack de mejora del Buscador definitivo, el pack Lady Hammerlock la Baronesa, El viaje claptástico, el pack de mejora del Buscador definitivo 2 y la arena de Shock Drop Slaughter Pit.

 

Con tanto contenido, este va a ser un análisis largo y también uno particular donde primero se va a hablar de cada juego, centrándose en las mecánicas jugables en la primera entrega al ser la que pone la base, hablando de las mejoras que realiza cada una de las secuelas para a continuación hablar de los puntos comunes de los tres juegos.

 

Advertencia: este videojuego está clasificado como PEGI 18, por lo que los menores de edad no deben estar leyendo este análisis.

 

Borderlands: Edición Juego del año Enhanced – «Así que queréis oír una historia sobre buscadores de tesoros. Tengo una historia estupenda. Pandora»

 

«Creo que Borderlands es el claro ejemplo de un juego que debería tener su propia ventana de lanzamiento en solitario y no enfrentarse a otras cosas. Tienen absolutamente el mismo público objetivo que los juegos que le rodean en su lanzamiento. No creo que como sea tan RPG como nos quieren hacer creer. Si es un RPG, Dragon Age le va a patear el culo, y si es un shooter, Call of Duty será quién le de la patada. Lo han enviado a morir.» Michael Pachter, analista.

 

Esas fueron las palabras de nuestro «querido» Michael Pachter le dedicó a Borderlands antes de publicarse en 2009. En febrero de 2020 la franquicia ha vendido más de 58 millones de unidades, siendo casi 25 de esos millones solamente copias de la segunda entrega. Ese mismo año el GOTY fue Borderlands y fue la franquicia que instauró la costumbre de relanzar el juego al año junto a todo su contenido descargable en lo que se conoce a día de hoy como edición GOTY, práctica que hacen a día de hoy casi todas las compañías. Pero el logro más importante de Borderlands fue nada más y nada menos que ser uno de los shooter más influyente de la última generación de consolas. Ya explicaremos esto mejor más adelante.

 

Desde el primer momento, Borderlands se presentó como un juego que juntaría elementos de RPG con shooter y no fueron pocas las personas que dudaron de él, pero la mezcla funcionó como cierto refresco carbonatado con sabor a cola. De los shooters, era evidente en su momento y lo es más a día de hoy, bebe directamente de Call of Duty: mismo control, misma sensación con las armas, pero lo mezcla con elementos de Halo como los escudos auto recargables, no en vano Gearbox hizo el port a PC de la primera aventura del Jefe Maestro. Y precisamente por el peso y lo evidente que es todo el aspecto de shooter, puede parecer que los elementos de rol están siempre en un segundo plano, escondidos debajo de la capa de los disparos, pero la realidad es que afectan a prácticamente todo desde el primer momento en el que escogemos a uno de los cuatro Buscadores de la Cámara, cada uno con sus estadísticas, habilidades únicas y árboles de habilidades que ir subiendo a medida que obtenemos niveles, siendo esto lo que diferencian de verdad a los personajes. Brick, el Berserker, es mucho más de combates cuerpo a cuerpo y puede solucionar prácticamente cualquier problema a base de puñetazos o lanzacohetes, mientras que Mordecai es mucho más de armas a largo alcance y de usar su mascota para distraer y atacar enemigos. Pero es que incluso dentro de un mismo personaje no tiene nada que ver una Lilith especializada en potenciar toda clase de daño elemental para que los enemigos se derritan por corrosión mientras se queman y electrocutan, con decenas de numeritos saltando a causa del daño continuo de cada elemento, a una Lilith que se especializa en tener su habilidad para hacerse invisible cada pocos segundos para entrar entre las filas enemigas desatar una tormenta de balas y ataques cuerpo a cuerpo potenciadas y volver a salir con su habilidad única de la ensalada de tiros.

 

Colección Legendaria Borderlands Nintendo Switch

El objetivo de estos Buscadores de la Cámara, ese lugar legendario que tiene armas y riquezas jamás vistos y que dará fama y poder a aquellos que la abran, es abrir la misma, pero el camino no es precisamente fácil. En situaciones normales no sería fácil simplemente porque un tesoro de ese calibre llama la atención a todo el mundo, las grandes compañías manufactureras de armas que controlan la galaxia incluidas, pero es que encima Pandora no es digamos el planeta más civilizado de la galaxia de base.  Andar por Pandora es el equivalente a andar por el planeta de Mad Max un día donde todo el mundo se ha levantado con el pie izquierdo y que la fauna salvaje fueran Aliens y Predators. Bandidos por todos lados, que han perdido la cabeza hace muchos años y que solo quieren montar sus bicis de carne y hacer pizzas con dedos; fauna que todo lo que tiene de imaginativa, lo tiene de peligrosa con animales que surcan cielo, tierra y aire y muchos, muchos cabronazos que nos supondrán muchos problemas de camino a nuestro objetivo, pero también serán un incordio para todos los NPCs que nos dan misiones en las distintas ciudades y asentamientos.

 

A todos estos problemas se les suele poner fin de la misma forma: usando cualquier de las 16.164.886 armas que tiene el juego. Porque el otro gran componente de RPG al margen de las habilidades, estadísticas y las misiones son precisamente las armas y equipamiento. Armas a tutiplén que salen literalmente debajo de las piedras, con diferentes rarezas indicadas por el mismo código de color que se estandarizó con Diablo, y diferentes estadísticas como daño, precisión, cadencia de disparo o los propios elementos (depende del tipo de enemigo es más efectivo un elemento u otro) que afectan a los tiroteos. Y precisamente el alma de la franquicia de Blizzard se nota por toda la cantidad de armas que hay para recoger en Pandora y que hace que cada poco vayamos cambiando el equipamiento para adaptarse mejor a los nuevos niveles de los enemigos, pero también a nuestros gustos.

 

Por desgracia el juego es de 2009 y se notan sus carencias. Para empezar el ritmo de la acción es bastante lento y pasado, sobre todo si lo comparamos con shooters más actuales aunque te acabas acostumbrando al poco, y a pesar de haber variedad de escenarios, (el planeta está segmentado en zonas muy amplias conectadas entre sí), es cierto que queda muy presente (para mal) que es de la época «de los juegos con cuatro tonalidades de marrón como paleta de colores»  con esta primera entrega de la saga. La inteligencia artificial también es la normal de hace más de diez años: enemigos que corren hacia ti, rara vez se parapetan y que simplemente quieren que juegues al tiro al plato con ellos, por no hablar de que hay una variedad bastante limitada de ellos. La historia es otra de las grandes perjudicadas aquí, pues no deja de ser un hilo conductor que desarrolla entre poco y nada a los personajes jugables y los NPCs. Simplemente es una cosa que está ahí para ir entregándonos una misión tras otra de camino a La Cámara. Por suerte para que la historia se tomase un poco más en serio no hizo falta esperar a a la secuela y en cada una de las cuatro expansiones que vienen incluidas se desarrolla un poco más el mundo y sus personajes. Pero aunque la historia no sea tan destacable como en las siguientes entregas, es cierto que asienta las bases de lo que es su universo, las terminologías y un trasfondo bastante interesante conforme se sigue ahondando en las futuras entregas. Hay dos elementos más que definen la franquicia en general y que sí que están aquí. Su aspecto gráfico con acabado cell-shading y lo que marca el tono de los diálogos de esta entrega y las siguientes: ese humor gamberro, un poco negro a veces que tiene desde los primeros compases del juego hasta el final de la última expansión.

 

En cuanto a la edición de Nintendo Switch merece la pena destacar que aunque oficialmente se llama Borderlands Edición Juego del Año a secas, estamos hablando de un port adaptado de la versión Enhanced, a pesar de la carencia de muletilla, que salió el año pasado para Playstation 4 y Xbox One con todos sus añadidos y mejoras de calidad de vida como la inclusión del minimapa, nuevas armas y ajustes aquí y allá para mejorar el juego en general.

 

Borderlands 2: Edición Juego del año. – «Acabo de comprarme un poni de diamantes. Porque soy rico. Ya sabes.»

 

Coged un diccionario, buscad «secuela de manual» y al lado de la definición «más grande, más fuerte, más rápida. Mejor» seguro que os sale la foto de Borderlands 2. La segunda parte de la franquicia coge absolutamente todo lo que funcionaba de la primera, lo potencia hasta el hastío, y aquellos puntos débiles los mejora y los convierte en puntos fuertes (o como mínimo buenos), añadiendo unas cuantas cosas nuevas de cosecha propia por el camino.

 

¿Que la historia era flojita en el juego original? No os preocupéis, que Anthony Burch se pone delante de la mesa a escribir guiones, situaciones, un tono general aún más gamberro y mejor llevado a cabo y un buen puñado de nuevos personajes. ¡Y menudos personajes! Tanto los NPCs que repiten, como los antiguos Buscadores de la Cámara desarrollan su personalidad de principio a fin, siendo cada personaje más particular y reconocible que el anterior. Menciones especiales para Tina Chiquitina, una treceañera amante de los explosivos y de secuestrar bandidos para tomar el té con sus muñecos y al gran antagonista, un villano tan guapo y tan creído que se hace llamar Jack el Guapo y que es imposible no enamorarse de él y odiarle al mismo tiempo. Jack derrocha carisma, personalidad, caradura y dinero. ¿Y de dónde sale un villano así de la nada y conquista la gran mayoría de Pandora en tan solo dos años desde la primera entrega?

 

La Colección Legendaria de Borderlands 2 Edición Juego del Año Nintendo Switch

Pues digamos que los protagonistas de la primera entrega se lo dieron todo en bandeja. Al abrir la cámara empezó a surgir Eridio, un mineral súper valioso, por todo el planeta que le ayudó a convertirse en el jefazo de Hyperion, una de las fabricantes de arma más importantes de la galaxia. Con tanto dinero, posición de poder y todo el poder militar de la compañía, Jack plantea como objetivo liberar Pandora de bandidos y unificar el planeta para que la gente puede vivir en paz y armonía. Pero sus «buenas intenciones» en realidad son solo una fachada para conseguir su verdadero objetivo: abrir una segunda Cámara para hacerse con el poder que se esconde dentro y con él conquistar más planetas. ¿He dicho ya que es es un cabrito integral que hace que se le acabe queriendo? Para pararle los pies, los cuatro personajes principales del primer Borderlands se unen junto a las pocas personas cuerdas que quedan en Pandora para organizar una rebelión contra el tirano. El guión sigue sin ser esa cosa compleja y sesuda con la que otros juegos han ganado premios a la narrativa, pero sí que hace que te intereses bastante más por lo que le pasa al mundo, a sus personajes, y sobre todo une mejor las misiones y justifica más el estar recorriendo Pandora.

 

El salto gráfico propiciado es notable entre otras cosas por una optimización del motor, pero sobre todo por una mayor variedad de entornos y una mejor dirección artística que da lugar a más variedad de situaciones que en el primero. Escenarios más grandes, mejor unidos entre sí, dando más cohesión al planeta y más llenos de elementos distintos, guiños y secretos. A los páramos y desiertos de la primera entrega hay que añadir montañas con ventiscas, reservas biológicas, fábricas, bases militares, pantanos, guaridas piratas e incluso un mundo medieval basado en una aventura de rol con la expansión de Tina Chiquitina. Las expansiones principales, como con el resto del juego, son más grandes, complejas, presentan personajes que se quedarán para el resto de la franquicia y alargan aún más la vida del juego. Y si aún te saben a poco las mini expansiones de los «Cazadores de cabezas» añaden cinco nuevas localizaciones con sus misiones y un jefe de incursión cada una donde es necesaria la colaboración de tres o cuatro jugadores para hacerles frente. Pero, una vez más, ya hablaremos más adelante del multijugador.

 

En lo jugable es más rápido ,dinámico, hay bastantes más tipos de enemigos, nuevos tipos de armas (con un total de 17.750.000), un nuevo elemento que potencia el daño del resto de elementos y nuevas divisas como el Eridio, las llaves doradas o los cristales de serafines y tokens específicos de las expansiones con la que conseguir botín, armas y equipamiento mejor y más raro. Una nueva cámara requiere de nuevos Buscadores de la misma, en este caso son seis y aunque más o menos se puede trazar un paralelismo con los del primer juego, lo cierto es que las habilidades únicas y los árboles de habilidades hacen aún más visibles las diferencias entre personajes. En este aspecto quiero hacer dos menciones especiales. La primera es la Mecanomante y su robot asesino con un árbol de habilidades dedicado exclusivamente a empeorar la puntería, disparar mucho, reducir el tamaño de los cargadores pero a cambio hacer que las balas reboten y que cuando impacten el daño sea tan exagerado que no quede enemigo en pie. Y la segunda es Krieg, el psicópata. Sí, eso es todo lo que tengo que decir acerca de la posibilidad de manejar a un personaje de la clase de enemigos más icónicos de la saga y que es tan distinto (y divertido) a la hora de jugarse que merece la pena descubrirlo por uno mismo.

 

 

Borderlands The Pre-Sequel!: Ultimate Edition – Objetivo la Luna

 

Hace unos párrafos me deshacía en elogios al personaje de Jack el Guapo y es que de verdad que no creo que exista alguien que pueda llegar a conocerle y no piense que como villano, es de los mejores que haya nacido en la última década. De hecho la propia Gearbox lo sabe y por eso Borderlands The Pre-Sequel! es la excusa perfecta para cerrar esta trilogía. Funcionando a la vez como juego secuela del primer Borderlands y como precuela de la segunda entrega, esta «presecuela» narra la historia de cómo un triste ingeniero de Hyperion llamado John llegó a convertirse en Jack el Guapo aclarando por el camino cosas de las otras dos entregas. Una historia que a principio puede dar la sensación de ser relleno, pues no tiene mucho sentido contar después de la segunda entrega todo esto, pero que se las apaña para hacerlo bien y que termine interesando. Todo el guión juega a desenmascarar a ese Jack que dominaba Pandora con mano de hierro y del que se conocía lo justo de sus pasado y que, paradójicamente, acabó enmascarándose el mismo.

 

Por desgracia si la historia termina convenciendo por generar interés propio, Elpis, la luna de Pandora donde se desarrolla la mayoría de esta entrega, no genera tanto interés. Una luna es por definición un trozo de tierra con más o menos accidentes geográficos, pero que no puede tener la misma variedad de biomas que un planeta, algo que le pasa factura. Aún así se las arregla para de vez en cuando ofrecer entornos distintos ya sea entrando en grandes instalaciones, naves de guerras abandonadas, o en Helios, el satélite de Hyperion que sobrevuela Pandora y que está invadido por la corporación ATLAS. De hecho la campaña, aunque puede pasar de a la veintena de horas fácilmente si te distraes con secundarias, es más corta que la de la anterior entrega y con solamente una expansión adicional, pero qué locura de expansión. Los que conozcáis al Claptrap imaginaos lo peculiar que tiene que ser su mente… y los que no lo conozcáis aún no tardaréis poco en poder imaginaros eso, por suerte o por desgracia.

 

Pero al mismo tiempo que no aporta mucho en cuanto a la variedad de los escenarios, el hecho de estar en el satélite sí aporta novedades a nivel jugable. La gravedad es mucho más baja, permitiendo saltos más largos y altos, que se aumentan mucho más con la nueva pieza del equipamiento, el kit de oxígeno. Este nuevo objeto hace las veces jetpack, de atmósfera portátil para no ahogarnos en las zonas donde no haya oxígeno y también nos da un nuevo ataque cayendo en picado encima de los enemigos con su respectiva onda de choque o el elemento que sea. Todo esto se traduce en escenarios más grandes (a veces más vacíos) con un enfoque mucho más centrado en la verticalidad que el resto de entregas. A todos estos pequeños cambios en la forma de jugar hay que sumar las armas láseres y criogénicas, (la cifra de armamento asciende hasta 34.527.769 en esta ocasión), para encontrarnos al final con una jugabilidad que bebe muchísimo de Borderlands 2, pero aún así encuentra esas pequeñas cosillas que le ayudan a diferenciarse lo suficiente como para notar la diferencia al pasar de un juego al otro.

 

En cuanto a los personajes, esta vez se diferencian casi por completo de los Buscadores de la Cámara de las anteriores entregas y cada uno es más particular que el anterior. Aunque por desgracia algunos de ellos carecen casi por completo de carisma, al poderse desarrollar poco por cosas de las tramas de otros juegos. Pero personajes como Athena, la gladiadora que aparece en una de las expansiones del primer juego, con su escudo a lo Capitán América capaz de absorber disparos, curar a aliados y después montar una sangría a base de devolver todo ese daño; el doble de Jack el Guapo o, el que más llama la atención por lo caótico y aleatorio que es, el Claptrap, compensan ese problema de carisma.

 

El nacimiento de un género y cosas en común

Resulta curioso cuando uno se encuentra ante los juegos que iniciaron un género. Es cierto que en Gearbox «tan solo» pusieron pistolas en Diablo, pero algo harían bien cuando esa mezcla acabó acuñando el término de shooter looter. El género de ir disparando mientras recoges nuevo equipamiento más raro y mejoras el personaje hasta el infinito es sin duda de los que más han triunfado en esta generación de consola. Juegos como Destiny, The División, Anthem y ¡qué demonios! en gran parte también los Battle Royale, serían bastante distinto sin los Buscadores de la Cámara de por medio abriendo camino y sentando las bases del género. Todos los elementos de esos juegos están aquí: misiones principales, misiones secundarias, una variedad casi infinita de equipamiento, el mejorar el personaje más, más y más, la posibilidad de jugar con amigos y complementar los distintos personajes especializados en distintos campos y esos jefes de incursiones gigantes que dan el mejor equipamiento pero o vas con amigos y una estrategia bien pensada o mejor que ni te acerques a ellos.

 

Y  como buen aprendiz de la saga de Blizzard, ninguna de las tres entregas se acaban con los créditos. Se podría decir que ahí es cuando empiezan en realidad. Tras completar la aventura en el trío de juegos se desbloquea un modo de dificultad extra, con mejores armas y equipamiento, la posibilidad de seguir subiendo de nivel a los personajes gracias a enemigos nuevos y más duros y seguir mejorando y haciendo saltar numeritos cada vez más grandes al disparar a los enemigos. Así hasta acabar la segunda vuelta y entonces desbloquear un tercer modo de dificultad con otra vez más y mejor equipamiento, más niveles, etc, etc. Y aún ni he mencionado los «rangos de Cabronazo» que son pequeños objetivos que nos van dando puntos con los que mejorar las diferentes estadísticas de los personajes de forma permanente y que se comparten entre todos nuestros personajes, volviendo una vez más a poner el límite de cuánto se puede mejorar cada Buscacámaras casi en el infinito.

 

Y aunque no mejores a los personajes con cabeza, es posible pasarse en solitario cualquiera de los juegos asignando los puntos de habilidades un poco al tuntún, pero es cuando juegas con amigos cuando las cosas empieza a explotar. Superar las campañas en solitario está bien, pero cuando se juntan varios Buscadores de la Cámara, es cuando la cosa se pone seria. Para empezar salen más enemigos y más duros cuantos más jugadores estén jugando juntos. Más enemigos duros significa más y mejor botín, más caos y una mejor coordinación con los otros jugadores a la hora de entrar en un campamento bandido a dar una buena ensalada de tiros. Es entonces cuando las especializaciones de los árboles de habilidades tienen más valor que nunca y siempre viene bien tener un equipo más o menos equilibrado, para que cuando la cosa salga mal y un psicópata gigante que usa una puerta a la que están atados tres enanos como escudo os mate, en vez de cabreos haya risas. Usar la habilidad mejorada de Maya para atraer a los enemigos hacia un punto y aplicarle todos los daños elementales, mientras Axton despliega dos torretas que causan explosiones nucleares cerca de ellos y Salvador se mete en medio de la refriega empuñando un lanzacohetes en una mano, una escopeta que dispara espadas que explotan en la otra haciendo que el daño que sobra de matar a un enemigo se aplique en el siguiente disparo y Krieg esté paseando con su hacha en mano por el campo de batalla disparando bolas de fuego a todo el que ose dispararle, es algo digno de ver y que deja ese buen regusto en la boca de haber generado un pequeño caos controlado.

 

Si aún no he tocado el tema del apartado sonoro de cada juego es porque merecía la pena hablarlo en el apartado común, pues todos comparten una banda sonora bastante peculiar, mezclando música western, con rock, con música industrial, country y lo que se tercie en función de la zona en la que estemos y si estamos combatiendo o no. Pero si en algo destacan todos y cada uno de los Borderlands es en la localización y el doblaje. Las referencias a películas, a actores, a series como Los Simpson o Futurama o al mismísimo Andrés Montes no serían ni la mitad de efectivas sin unos actores de doblaje escogidos a la perfección y que le dan vida a cada uno de los personajes, ya tengan un papel protagonista, secundario o los psicópatas con frases como «Me dijeron que trajera fiambrera, pero contigo tengo suficiente fiambre» o «No puedes matarme, ya he muerto mañana». Diálogos que flirtean con el humor negro a veces que seguro que no serían lo mismo si detrás no hubiesen voces conocidas de series y películas interpretándolos.

 

Y en cuanto a los ports en sí mismo he de confesar que no tenía ninguna esperanza al respecto. La última vez que vimos algo de Borderlands portátil fue la segunda entrega para PS Vita cuyo port iba a 20 fotogramas por segundo, tuvieron que recortar el número de enemigos en pantalla y limitar el multijugador a tan solo dos jugadores, afectado al diseño del juego en sí. Por suerte todos mis temores eran infundados y estamos hablando de un trabajo que entra por méritos propios al top de los ports a Nintendo Switch. Más allá de conformarse con coger las versiones de Playstation 3 y Xbox 360 y darle a «guardar como .Switch» los ports son de las versiones de Playstation 4 adaptados a las capacidades de Nintendo Switch. Nos quedamos sin texturas a 4k, el juego va a 30 frames por segundos sin caídas notables salvo en alguna situación súper específica incluso jugando con otra persona en pantalla partida tanto en televisión como en portátil donde las resoluciones son 1080p y 720p respectivamente. Por desgracia de lo que no nos podremos librar en la vida es de esas texturas que a veces tardan en cargar más de la cuenta al estar los tres títulos en Unreal Engine 3, aunque no llegue a ser nada preocupante ni molesto a excepción quizás de The Pre-sequel! donde sí que es algo un poco más común. Pero sobre todo tiene eso que le pedimos a todos los shooters en la híbrida de Nintendo control por movimiento que funciona de maravilla a la hora de apuntar con las armas de largo alcance y para corregir el retroceso de algunas armas, siendo sin duda una de las cosas que más se agradecen de la versión de Nintendo Switch y que afectan a la jugabilidad para bien.

 

 

La Colección Legendaria de Borderlands – No hay descanso para los malvados

Aunque algunas de las colecciones que ha traído 2K Games a Nintendo Switch tengan más años a sus espaldas que otra, la realidad es que no se les puede recriminar el trabajo bien hecho. La colección Legendaria de Borderlands contiene todo lo necesario para entrar en la saga, no sé si de la mejor manera posible, pero sí de una manera totalmente válida, portátil y adaptada a la perfección a Nintendo Switch. Pandora lleva siendo durante más de diez años un planeta al que me gusta volver regularmente por lo que ofrece y al que, tras una maratón de 110 horas, sigo dispuesto a volver en su versión para Nintendo Switch si se da la oportunidad de juntar a 3 amigos e ir a buscar Cámaras, botín y matar a unos cuantos cabronazos por el camino.

 

 

La Colección Legendaria de Borderlands Nintendo Switch

Hemos analizado La Colección Legendaria de Borderlands gracias a una copia en formato físico cedida por 2K Games España. Versión analizada de Borderlands Edición Juego del Año: 1.0.1. Versión analizada de Borderlands 2 Edición juego del año: 1.0.0. Versión analizada de Borderlands The Pre-Sequel!: Ultimate Edition: 1.0.1

Borderlands
Pues sí que es una colección legendaria
La Colección Legendaria de Borderlands es la oportunidad perfecta para (re)descubrir los juegos que inventaron el género de los Shooter Looters donde uno quiera gracias a unos ports la mar de dignos. Pisar Pandora es caminar por tierras hostiles, pero la mar de divertida y aquí hay Pandora y Elpis para muchas muchas horas ya sea solo o acompañado.
PROS
Tres juegos completos con todo su contenido descargable que son de las mejores experiencia multijugador con amigos que personalmente recuerdo
El trabajo de doblaje y localización es para aplaudir
Si te empeñas a mejorar el personaje y conseguir el mejor equipamiento, puedes echarle toda una vida a este pack
CONTRAS
O tienes una tarjeta de memoria grande o vas a tener problema para jugarlos. Tan solo el primer juego viene en el cartucho de juego y aún así hay que bajarse las expansiones y los doblajes en idiomas que no sean inglés. Borderlands 2 y The Pre-Sequel vienen solamente en formato digital
Para ver el máximo potencial de las especializaciones y hacer los jefes de incursión es necesario tener 3 colegas más
A pesar de que The Pre-sequel tiene su propia personalidad y novedades, es cierto que se parece más de lo que le gustaría a Borderlands 2
85
Más artículos
SUPERHOT: MIND CONTROL DELETE
Superhot: Mind Control no tiene previsto su lanzamiento en Nintendo Switch. La cosa está… ¡super fría!