Spitlings

Análisis Spitlings – Nintendo Switch. El caos llega a tu consola

Spitlings
Número de jugadores
1-4
Idioma
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la descarga
614,00 MB
Nuestra puntuación
70

Hace años, los salones de recreativas se llenaban las tardes de los fines de semana de la chavalería para jugar a títulos como Galaga, Street Fighter, Metal Slug, Bubble Bobble, The King of Fighter o Sunset Riders entre muchos otros. Qué recuerdos, ¿verdad? Uno de los títulos que más encandiló al público fue Pang, un juego con una mecánica muy sencilla, destruir las burbujas de todo el escenario a base de disparos. Siguiendo con esa misma premisa, pero con un toque más frenético, trata el título que analizamos hoy, Spitlings. Desarrollado por el estudio alemán Massive Miniteam y distribuido por HandyGames, Spitlings llega a Nintendo Switch tras haber sido lanzado como exclusivo temporal en Stadia. ¿Queréis saber qué me ha parecido este juego tan frenético? Pues continuad leyendo este análisis.

 

Un arcade muy frenético

Como he reflejado en el inicio de este análisis, Spitlings se trata de un juego arcade en el que manejamos a un Sptiling, una especie de criatura de forma cuadrada con dientes que tiene la capacidad de saltar y escupir, convirtiéndose esa saliva en proyectiles capaz de destruir las burbujas que inundan el escenario donde se encuentra nuestro protagonista. Aunque sea un juego arcade, Spitling cuenta con un modo historia, en el que una especie de parásito ha invadido el edificio donde viven nuestras criaturas cuadradas. Su misión, como no, ir planta por planta del edificio para expulsar de una vez por todas al parásito y que los Spitling puedan vivir en paz.

 

El edificio donde se encuentran nuestros Spitlings se divide en 12 plantas y por cada planta hay 3 habitaciones, contando cada habitación con otras 3 pantallas. Así que si echáis cuentas, el juego cuenta con 108 niveles totales, siendo un gran número de niveles a resolver. Como decíamos, la premisa del juego es muy sencilla, destruir todas las burbujas que se encuentran en el nivel, disparando la saliva de nuestro protagonista. Los proyectiles se lanzan arriba o abajo, y cada vez que lanza un proyectil, el Sptiling sale disparado hacia el lado contrario, es decir, si lanza un proyectil hacia abajo, el Sptiling salta hacia arriba, y al contrario, si lanza un proyectil hacia arriba, el Sptiling sale disparado hacia abajo. Eso sí, hay que tener en cuenta que los Spitlings no tienen munición infinita, sino que cuentan con diez disparos, por lo que si nos quedamos sin saliva para disparar, podemos coger saliva que haya quedado dispersa por el escenario o pararnos a cargarla. Eso sí, esta última forma es muy eficaz pero hay que tener mucho cuidado, ya que tenemos que estar completamente parados y cualquier burbuja puede venir y matarnos. Algo que me ha hecho mucha gracia, es que los dientes de los Spitlings son los marcadores de munición, por lo que cada vez que se dispara, nuestro protagonista pierde un diente.

 

Spitlings

 

Es verdad que la premisa de este juego es muy sencilla, pero he de reconocer que según se va avanzando en el juego, la cosa se va complicando. Cuenta con una curva de dificultad muy bien implementada, que va in crescendo, comenzando con pantallas muy sencillas y terminando con algunas que son un caos total. Esto mismo ocurre con las pantallas de cada planta del edificio, siendo las primeras sencillas y las últimas bastante complicadas. Cada planta cuenta con un hándicap en el escenario, el cual te hace la vida imposible, como puede ser una plataforma que hace que saltes tú y las burbujas, bolas que se arrastran por el escenario, baldosas resbaladizas, plataformas que se destruyen, y un largo etcétera. Aunque cada planta tenga un hándicap, eso no quiere decir que en la siguiente planta no lo volvamos a ver,  sino que al handicap nuevo, tenemos que sumarle otro que ya hemos visto anteriormente, o incluso sumarle varios. Como veis, según vamos avanzando en la historia, la cosa se complica, y de verdad, hay veces que hay pantallas que te desesperan tanto que te apetece tirar la consola por la ventana.

 

Como comentaba, el juego tiene una curva de dificultad muy bien implementada. Sin embargo, esto no quiere decir que el juego sea sencillo, no. Desde el primer momento el juego nos pone en un apuro, y hay que tener en cuenta que al más mínimo toque de una burbuja, morimos y tenemos que empezar la pantalla de nuevo. ¡Cuántas veces he estado a punto de finalizar una pantalla y la única burbuja que quedaba en el escenario me ha matado! Otra cosa que hay que tener en cuenta, es que si decidimos abandonar en la última pantalla de la habitación, una vez entremos de nuevo, hay que empezar desde el principio de esa habitación.

 

Infinidad de Spitlings

Cada vez que acabamos una habitación, rescatamos a un Sptiling y desbloqueamos un tema para el escenario. Hay más de 100 Spitlings diferentes y temas para desbloquear. La verdad que está muy guay poder jugar a un nivel con los diferentes temas que hay. De hecho, si no nos gusta el tema que hay en el nivel, podemos cambiarlo pulsando simplemente el botón R hasta encontrar la paleta de colores que más nos guste.

 

Spitlings

El juego cuenta con un modo multijugador tanto local como online de hasta 4 jugadores, haciendo de este título un juego perfecto para esas tardes en casa de los amigos. Hay que destacar que el modo multijugador complica aún mas el juego, y es que si un jugador es abatido por una burbuja, hay que empezar el nivel de nuevo. He de comentar, que aunque haya multijugador online, no he podido probarlo ya que no había nadie en los servidores. Una pena porque pinta muy divertido.

 

A nivel visual, Spitlings luce muy bien, con un estilo gráfico sencillo, el cual le sienta muy bien al juego, ya que éste, en mi opinión, no necesita nada más. Como he comentado antes, tiene gran variedad de paleta de colores que se van desbloqueando según avanzamos en el modo historia, algo que me ha gustado bastante. A nivel sonoro, cuenta con muchas melodías cañeras que acompañan perfectamente al frenetismo de los niveles.

 

 

Spitlings – Un arcade como los de antes pero con toques actuales

Spitlings es un juego arcade como los de antes, pero con toques actuales. Si eres de los que echas de menos este tipo de juegos, no te arrepentirás de hacerte con él. Gracias a su curva de dificultad bien implementada, es apto para todos los jugadores, ya que te va a ir entrenando desde la primera pantalla. Gracias a sus coleccionables (spitlings, temas y logros), hace que este título sea rejugable, y si queremos pasar una gran tarde con amigos, su modo multijador lo hace ideal para una tarde de vicio y risas.

 

SpitlingsHemos analizado Spitlings gracias a un código digital cedido por HandyGames. Versión analizada: 1.0.1

 

Spitlings
La diversión y el caos están asegurados
Spitlings es un arcade como los de antes, en los que tenemos que destruir todas las burbujas de cada pantalla. Pero cuidado, un sólo toque y adiós. Con una curva de dificultad muy bien implementada, sus físicas, y su modo multijugador, Spitlings está pensado para todo tipo de jugadores.
PROS
Su curva de dificultad va en progresión
Gran cantidad de escenarios y desbloqueables
El modo multijugador aumenta la diversión de este juego
CONTRAS
Hay momentos que puede ser desesperante debido a las numerosas muertes en la misma pantalla
El multijugador online está desierto
70