Alwa's Legacy

Análisis Alwa’s Legacy – Nintendo Switch. Un metroidvania repleto de magia

Alwa's Legacy
Fecha de lanzamiento
20 septiembre, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés, sueco, francés y alemán
Tamaño de la Descarga
1101,00 MB
Nuestra puntuación
77

Casi todos los meses llegan a los catálogos nuevos títulos metroidvania que hacen que el género esté viviendo una segunda juventud. Se han abarcado numerosas temáticas, aunque la que hoy nos ocupa, con Alwa’s Legacy, es una de las más comunes, una visión un poco modernizada de la fantasía medieval. Este título, es el segundo de la saga de Alwa’s que, junto con Awakening, son los dos únicos juegos que ha desarrollado Elden Pixels. Este pequeño estudio, formado por cuatro amigos, ha demostrado en Alwa’s Legacy una grata evolución con respecto al juego anterior que, aunque es bueno, era menos ambicioso que el actual. Esto último facilitado, entre otras cosas, por el éxito de su campaña en Kickstarter, donde lograron recaudar casi 28.000 €.

 

 

En un lugar de Alwa, de cuyo nombre no quiero acordarme …

Como ya hemos dicho, Alwa’s Legacy es una secuela, aunque ambas historias están lo suficientemente diferenciadas como para que no sea necesario jugar al primer juego para entender esta nueva aventura. A pesar de ello, como suele ser habitual en este tipo de situaciones, sí existen referencias y, algunas cuestiones, que evocan recuerdos de Alwa’s Awakening. Eso sí, lo que puede resultar un inconveniente es la selección de idiomas, ya que sólo está disponible en inglés, sueco, francés y alemán. La narrativa, de la misma manera que comentaremos en el resto de apartados, no busca innovar en ningún momento, sino que asienta sus bases sobre pilares ya establecidos y que saben que van a funcionar. En este caso, esa base es la de tener una protagonista amnésica, Zoe, que, a la vez que intenta recuperar su memoria, ejerce su papel de elegida que debe eliminar el mal de la tierra de Alwa.

 

Este nuevo continente está compuesto por diversas localizaciones, todas con su geografía y ambientación, formada por sus enemigos, colores e incluso jugabilidad propia. Para devolver la paz al territorio tenemos que visitar las diferentes ubicaciones, así como superar algunas mazmorras localizadas en algunos puntos concretos del mapa. Estas últimas, siguen una estructura básica; se nos presenta una nueva mecánica que debemos usar para superar una serie de puzles, cada vez más complicados, hasta llegar a un jefe al que tenemos que eliminar. Como ya hemos dicho, nada nuevo ¿verdad? Pero la carencia de innovación, al menos en este caso, no es algo negativo per se. Sin ser del todo correcta la siguiente afirmación, podríamos decir que Alwa’s Legacy es una especie de remake de su precuela, toma todo lo que hacía bien el título anterior, que ya era mucho, aunque más simple, y lo mejora, llevándolo un paso más allá.

 

Alwa's Legacy

 

Un metroidvania clásico en los tiempos modernos

La estructura básica del juego es la de cualquier metroidvania, hay un amplio mapa que explorar con zonas cerradas y que debemos desbloquear, ya sea completando un puzle o consiguiendo alguna mejora específica para el personaje. Alwa es un continente abierto y, si bien, sabemos cuáles son nuestros objetivos desde el primer momento, nosotros decidimos por dónde y cómo comenzar, estando solo limitados por las habilidades y objetos que tengamos en ese momento. Además, volviendo al tamaño del mapa, es bastante grande, con elementos ocultos y secretos, fomentando y haciendo realmente satisfactoria la exploración. También cuenta con un sistema de viaje rápido entre puntos de control que, aunque limitado por un tipo de objeto que encontramos, hace que volver a puntos que ya hemos visitado no de una sensación de repetitividad.

 

Ahora bien, pasemos a las mecánicas básicas del juego. Zoe es una hechicera únicamente ataviada con sus ropajes y un báculo mágico. Este último nos sirve para realizar el ataque cuerpo a cuerpo, o ejecutar alguna de las magias que nos ayudan a superar las adversidades que nos encontramos. Podemos crear cubos, que pueden ser empujados o golpeados para mantener botones pulsados, burbujas flotantes, que nos permiten llegar a lugares inaccesibles por su altura, o lanzar unos rayos con los que acertar a objetivos lejanos, elementos ya existentes en su precuela. Estos tres hechizos son las herramientas y, aunque hay algunos puzles que tienen una solución fija, la gran mayoría, así como las secciones de plataformeo pueden completarse de diversas formas, limitadas únicamente por la creatividad y habilidad del jugador. Además, disponemos de otras habilidades extra, con una menor incidencia en la jugabilidad y centradas más en pasarnos la mazmorra en la que se desbloquea, que en el resto de la aventura, donde solo las usaremos en momentos puntuales. Finalmente, comentar que podemos mejorar los tres poderes principales, haciendo uso de unos orbes que están repartidos por el mapa y, si bien, muchos nos los cruzamos en nuestro camino, para conseguirlos todos tenemos que esforzarnos en llegar a ellos.

 

Alwa's Legacy

Por su parte, Alwa’s Legacy no es un juego excesivamente complicado, pero tampoco sencillo. Hasta que dominemos el control del personaje, así como los saltos y los ataques moriremos unas cuantas veces. A pesar de ello, no es complicado adaptarse y cuando manejamos nuestras habilidades, movernos por el escenario, haciendo uso de ellas, es una experiencia bastante satisfactoria. Además, si, por algún motivo, morimos en exceso y se nos hace pesado repetir desde el último punto de control, en el menú opciones podemos elegir la opción de reaparecer en la misma pantalla en la que hemos muerto, facilitando un poco las cosas.

 

Como dijimos al principio del análisis, Alwa’s Legacy puede tomarse como una evolución del anterior juego del estudio. Gráficamente también, sólo hay que ver una captura de Alwa’s Awakening y una del actual. El paso de los 8 a los 16-bit es un salto importante, en cuanto a detalle del escenario, animaciones del personaje y gama de colores. Con todo ello, la dirección artística ha conseguido crear diferentes escenarios, de lo más variopintos, pero todos muy bonitos y con una gran atención al detalle, desde los fondos, hasta los personajes y enemigos que nos encontremos pululando por ahí. El diseño de estos últimos también es muy bueno, aunque he echado en falta un poco más de espectacularidad en los jefes.

 

Alwa's Legacy

 

Alwa’s Legacy – Un legado muy bien llevado

Podemos concluir que Alwa’s Legacy es un buen metroidvania, que no trae nada que no hayamos visto ya, pero que cumple con las expectativas esperadas. Una historia simple, pero interesante, unas mecánicas jugables entretenidas y un apartado artístico notable. Con una duración adecuada para lo que ofrece, de entre 10 y 12 horas, según el tiempo que queramos invertir en la exploración. Sin embargo, aunque la historia no tiene un peso muy importante, puede ser un inconveniente que ninguno de los tres idiomas seleccionables sea el español. El resto de idiomas no se ha implementado, porque eran metas de la campaña de Kickstarter que no llegaron a cumplirse. A pesar de ello, es un juego disfrutable en todos sus sentidos y que, sin duda alguna recomendaría a cualquier amante del género o como puerta de entrada para aquellos que aún no hayan puesto un pie en él.

 

Alwa's LegacyHemos analizado Alwa’s Legacy gracias a un código digital cedido por Elden Pixels. Versión analizada: 1.3.0

Alwa's Legacy
Nada nuevo, pero nada mal
Alwa's Legacy es un metroidvania que no aporta nada nuevo al género, pero que a pesar de ello, es un título muy divertido y entretenido. Gracias a sus puzles, mazmorras y secciones de plataformeo mantiene "enganchado" al jugador durante, como mínimo, una decena de horas, que es, aproximadamente, lo que tarda en completarse su historia principal.
PROS
Sus puzles, tanto su diseño, como que no exista una forma prefijada de resolverlos
Su apartado artístico es precioso
La exploración es muy satisfactoria, con muchos secretos y objetos que encontrar
CONTRAS
Falta de traducción al español
Algunos combates contra jefes saben a poco
77