Cobra Kai

Análisis Cobra Kai: The Karate Kid Saga continues – Nintendo Switch. ¡Cobra Kai nunca muere!

Cobra Kai
Fecha de lanzamiento
24 noviembre, 2020
Número de jugadores
1-2
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la Descarga
4977,00 MB
Nuestra puntuación
68

1984 puede parecer, a simple vista, un año cualquiera en el calendario. Nada más lejos de la realidad… Y es que en dicho año ocurrieron acontecimientos tan destacables como el lanzamiento de Tetris, Duck Hunt o Excitebike. Por otro lado, y ya entrando en terreno cinéfilo, se estrenaban filmes como Los Gremlins, la super taquillera Los Cazafantasmas y Karate Kid. Y, como ya intuiréis, es en esta última cinta en la que voy a centrar toda mi atención. Con un joven Larusso llegando a Los Ángeles procedente de la costa Este de Estados Unidos dispuesto a hacer nuevos «amigos». Una aventura en la que, en definitiva, el señor Miyagi le enseñaría mucho más que Kárate, ¡toda una filosofía de vida! Por desgracia, las historias de los 80 no pretendían hacernos pensar demasiado. El bueno, el feo y el malo… Todo estaba perfectamente delimitado. Por ello, la llegada de Cobra Kai a Youtube vino para ponerlo todo patas arriba. Y es que la serie recuperaba la magia y los valores vistos en la película original, pero no se quedaba ahí, ganando en profundidad y matices, para presentarnos, tras 34 años desde su enfrentamiento en el torneo de All Valley, a sus dos protagonistas (Johnny Lawrence y Daniel LaRusso) rompiendo las barreras que separaban al «héroe» del «villano». La desarrolladora brasileña Flux Games y la editora GameMill eran más que conscientes de ese potencial, y por ello han decidido traernos a Nintendo Switch Cobra Kai: The Karate Kid Saga continues. ¿Logrará este beat’em Up sorprender a propios y extraños o será una licencia cinematográfica más que mancillar? ¡No te pierdas nuestro análisis para descubrirlo.

 

 

Golpea primero, golpea duro y sin piedad

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues es un videojuego que no esconde en ningún momento sus pretensiones. Una propuesta honesta y, en definitiva, respetuosa con la serie en la que se basa. En primer lugar, y aunque pueda parece su paso natural (nada de RPGs, novelas gráficas o puzles) el título que aquí nos ocupa golpea en forma de beat’em Up clásico. Y para ello, opta por presentarnos una historia (contada a base de viñetas) que, sin ser canon, nos sitúa justo antes de los sucesos acontecidos al final de la segunda temporada de la serie de ficción y que, dicho sea de paso, nos transporta a diversas localizaciones (concesionario, minigolf, recreativos, etc.) ya vistas en la serie homónima.

 

En resumidas cuentas, alguien esta jugando sucio para enfrentar entre si a los dos bandos protagonistas. No busquéis ningún atisbo de complejidad aquí. El guion es simple hasta decir basta, pero efectivo y, en esencia, se mueve en buena sintonía con la serie. Al empezar la partida se nos permite escoger entre los dojos Cobra Kai o Miyagi-Do y, a partir de aquí (tras completar la aventura podemos cambiar de dojo) se nos presenta una disparatada historia en la que, de una forma u otra, casi todos los protagonistas de Cobra Kai hacen acto de presencia.

 

Cobra Kai

 

Durante nuestro progreso, tanto en un bando como en el otro, vamos desbloqueando personajes (no esperéis un extenso plantel) entre los que podemos alternar durante la partida a modo de barra de vida extra. Por lo que podemos centrarnos en comenzar con los malos/buenos o con los buenos/malos. Eso sí, conviene recalcar que tenemos que completar la historia con ambos dojos (en la misma partida) para desbloquear el verdadero final. Por desgracia, lo que apuntaba a ser un 2×1 en toda regla se queda a medio camino, ya que compartimos los mismos escenarios bajo perspectivas distintas.

 

Los distintos niveles que se abren a nuestro paso nos presentan diferentes eventos narrativos adornados con un derroche de adrenalina y tortas, en muchas ocasiones, surrealista. ¿Por qué decir hola cuando puedes golpear primero? Se trata de niveles algo extensos (de hasta 20 minutos de duración) con distintos puntos de control intermedios (por si morimos). Por desgracia, no contamos con guardado manual, por lo que si decidimos apagar la consola perdemos el progreso de dicha fase.

 

 

 

En relación a su sistema de control, resulta bastante más profundo y entretenido de lo que cabría esperar a simple vista. Correr, patadas, puñetazos, movimientos de evasión, saltos (de poca utilidad aquí), ataques en el suelo, armas (de uso limitado), objetos de los escenarios que utilizar a nuestro favor, sistema de combos o habilidades especiales… Nada queda en el tintero en Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues. En definitiva, jugablemente hablando, todo un beat’em Up clásico cuyos controles responden bastante bien.

 

Hay vida más allá de la calles

Como ya hemos comentado con anterioridad, el título que aquí nos ocupa ofrece mucho más de lo que, al menos a simple vista, podría parecer. Y es que cada personaje jugable cuenta con la posibilidad de acudir (entre nivel y nivel) a su dojo. Un espacio en el que podemos acceder al sistema de recompensas para, y aquí un dato a destacar, mejorar tanto las habilidades comunes de todo nuestro equipo como las individuales de cada uno de nosotros. Y es que el sistema de recogida de monedas (tras cada derrota o recompensa lograda) deja en nuestras manos la decisión. ¿Dar cera a un personaje concreto (y a sus 4 habilidades únicas) o pulir cera las otras 4 habilidades comunes del Dojo. Y es que aquí, a diferencia de lo visto en otros exponentes del género, no tenemos a nuestra disposición todas las habilidades de golpe, sino que las vamos «desbloqueando» (e incluso mejorando) hasta alcanzar la friolera de más de 200 movimientos a nuestra disposición. Además, para dotar de aún más dinamismo a la propuesta, y logrando ya de paso mantener el predominio del beat’em Up sobre el componente RPG, las habilidades no gastan HP. La barra de nuestro especial se recarga conforme vamos repartiendo estopa y el resto, controlables con distintos gatillos, se recargan pasados unos segundos.

 

Cobra Kai

 

Llegados a este punto, no podemos olvidarnos de uno de los factores más destacables del género que aquí nos ocupa, el sistema de combos. Aquí no se han calentado la cabeza: combos clasificados por letras y que se rigen por la cantidad de golpes encadenados. No obstante, como ya habéis podido leer unas líneas más atrás, Cobra Kai cuenta con un gran número de ataques. Y esto hace que la clasificación de nuestros combos también dependa de como logramos COMBOnarlos entre si. Por si fuera poco, un gran combo también puede restaurar parte de nuestra vida e incluso revivir a un compañero caído. Profundizando un poco más en ese toque RPG, durante nuestro progreso podemos equiparnos, alternando entre ellas si lo estimamos oportuno, diverso equipamiento que nos aportan diferentes beneficios pasivos.

 

El dolor no existe en este dojo

Completar los 28 niveles de que se compone Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues puede llevarnos en torno a las 10 horas (hemos tenido que completar las dos campañas para ver el verdadero final). Cifra que puede verse incrementada si decidimos mejorar las habilidades de todos los personajes jugables o recolectar los coleccionables restantes. Por otro lado, contamos con un divertido cooperativo local para dos jugadores que, como suele ocurrir en estos casos, logra multiplicar la diversión. Por desgracia, ni rastro de un modo arena o conectividad online. Algo que, como buen beat’em Up, pedía a gritos. En definitiva, y pese a sus sonadas carencias, una propuesta más completa de lo que cabría esperar con una curva de dificultad bastante bien medida (que justo antes de realizar un ataque especial todos los enemigos se perfilen en distintos colores ayuda bastante). Eso sí, tened en cuenta que la campaña Miyagi-Do está un paso por debajo del resto de la aventura en cuanto a dificultad se refiere y que la IA. nos ha jugado alguna mala pasada con enemigos que tras salir despedidos tardan demasiado tiempo en regresar a la pantalla.

 

Cobra Kai
¡Te voy a dar la del pulpo!

 

Es hora de abordar uno de los aspectos más problemáticos de Cobra Kai, los gráficos y su rendimiento. Y es que, nos encontramos ante una aventura bastante modesta en lo técnico. Es más, podría pasar perfectamente por un juego de, al menos, la pasada generación (algún PNJ parece sacado de una Wii). Eso sí, se desenvuelve de forma similar tanto en el dock como en modo portátil (algo de agradecer, ya que, al menos en mi caso, es un título que me invita a jugar sin TV de por medio). No voy a negar que la estética adoptada (con esa mezcla entre 3D y cómics) podría haber sido todo un acierto. Y es cierto que el modelado de los distintos personajes resulta reconocible. Por desgracia, y más allá de los acertados diseños de las viñetas, su materialización es bastante horrenda. Las bruscas, y en ocasiones horribles, animaciones tampoco ayudan a mejorar el conjunto. Por otro lado, su rendimiento no se mantiene (ni en modo portátil ni en el dock) estable. No es algo insalvable, pero, sobre todo en los menús de configuración, choca con unos requisitos técnicos bastante modestos para lo que podría dar de sí la híbrida de la Gran N.

 

En relación a su apartado sonoro, y más allá de unos efectos que cumplen sin demasiadas florituras, poder contar con el tema principal de la banda sonora original de Cobra Kai ha supuesto todo un aliciente que logra meternos en la aventura. Rock, sintetizadores, aire ochentero, nostalgia y, en definitiva, melodías cañeras que acompañan, sin tampoco destacar en exceso, entre mamporro y mamporro.

 

Malos gráficos, sí, pero oye… ¡con sus momentos de telenovela!

 

A pesar de todo… una grata sorpresa

Puede que Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues no vaya a convertirse, ni muchísimo menos, en el juego del año. No obstante, la propuesta que se nos presenta nos ha sorprendido para bien, más aún si tenemos en cuenta los mediocres resultados vistos en muchas de las jugosas licencias que deciden probar suerte, mala suerte, dentro del mundo de los videojuegos. Y es que nos encontramos ante un beat’em Up bastante completo y respetuoso con la serie original. Por desgracia, y no todo podía ser bueno. Su sólido, y clásico, sistema jugable, sus toques RPG y una trama tan absurda como divertida chocan con un pobrísimo apartado gráfico y con diversos problemas técnicos y de rendimiento. A modo de conclusión, un título que, a pesar de no sobresalir en ningún apartado, no debería faltar en la estantería de ningún fan de Cobra Kai y de los beat’em Up.

 

Cobra Kai

Hemos analizado Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues gracias a un código digital cedido por Dead Good. Versión analizada: 1.0.2.

Cobra Kai
Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues es un beat'em Up de corte clásico inspirado en la serie homónima, que llega dispuesto a demostrarnos que es mucho más de lo que aparenta.
PROS
¿Cobra Kai y beat'em Up?, ¿donde hay que firmar?
Mucho más de lo que su envoltorio nos deja entrever
Un sólido y completo sistema jugable...
CONTRAS
... que choca con su pobrísimo apartado gráfico
Problemas técnicos y de rendimiento
Un modo online le habría venido de perlas
68