Orangeblood

Análisis Orangeblood – Nintendo Switch. Un juego con mucho flow

Orangeblood
Fecha de lanzamiento
1 octubre, 2020
N° de jugadores
1
Idiomas
Inglés, japonés, chino
Tamaño de la descarga
289,00 MB
Nuestra puntuación
70

Orangeblood es un curioso RPG por turnos que nos ha demostrado que a veces la primera impresión puede ser equivocada. Desarrollado por Grayfax Software, este peculiar título nos transporta a un universo alternativo donde la historia ha tomado otro rumbo y el mundo ha sufrido un gran cambio. New Koza, una isla artificial creada cerca de Okinawa está en problemas, por lo que nuestras protagonistas tendrán que hacer todo lo que esté en sus manos para solucionarlo. ¿Estáis preparados para lanzaros a la aventura? Pues coged un arma y preparaos a luchar al ritmo de Hip Hop.

 

 

Un universo paralelo

Nuestra aventura transcurre en el año 199X, en un universo paralelo donde la historia ha tomado otro rumbo, y es que a finales del siglo XX el mundo ha evolucionado de forma totalmente diferente al nuestro. Vanilla, una joven experta en armas de fuego, ha sido capturada por la CIA y solo podrá ser libre si logra realizar una misión para la agencia americana. Su objetivo, descubrir qué está ocurriendo en New Koza y tratar de solucionarlo. Para ello contamos con la ayuda de 3 compañeras, que se van uniendo a nuestro equipo a lo largo de la historia, consiguiendo que nuestro viaje sea algo más sencillo, puesto que en esta isla se encuentra la peor escoria del mundo: la Yakuza, la mafia rusa y las Triadas poseen el control de una isla que esconde mucho más de lo que creemos.

 

Hablar de la jugabilidad de Orangeblood es realmente complicado, ya que aunque nos encontramos frente a un RPG por turnos clásico, su sistema de juego es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. Para empezar, nuestros personajes no tienen los clásicos movimientos de luchar, usar magias o habilidades. Todos esos movimientos van a depender de las armas que tenemos equipadas y de los puntos de habilidad que vamos adquiriendo a lo largo del combate. Las armas se pueden adquirir de dos formas, o comprando en las tiendas o en las cajas que vamos a ir encontrando por las diferentes zonas que visitamos, siendo estas últimas mucho mejores que las compradas en las tiendas. Sin embargo, no es tan sencillo como parece, ya que para conseguir estas armas se necesitan unas llaves que vamos a conseguir derrotando enemigos y mucha suerte. Suerte debido a que el contenido de las cajas es totalmente aleatorio, llegando a tener desde armas realmente poderosas a algunas casi inservibles o equipamiento que nos ayuda a ser más resistentes a los ataques enemigos.

 

Orangeblood

Es difícil hablar de dificultad, ya que ese factor aleatorio a la hora de encontrar armas hace que la dificultad también sea aleatoria. Esto se debe a que si conseguimos un arma realmente poderosa, podemos superar cualquier obstáculo que se nos presente, aunque tengan más nivel que nosotros. Quizás, también deberíamos añadir el idioma a la dificultad del juego, aunque solo si no se domina el inglés, ya que podemos llegar a perdernos su peculiar historia si no estamos realmente familiarizados con el idioma de Shakespeare. Pero no debemos preocuparnos, ya que en todo momento el juego nos guía de manera magistral, especificando qué debemos hacer en todo momento, por lo que no nos vamos a perder en ningún momento.

 

Luchando al ritmo de Hip Hop

A nivel gráfico, nos encontramos con un juego realizado con estilo píxel art y desarrollado como su fuera un título de 16 bits. Pero incluso con ese diseño tan sencillo, el juego está plagado de detalles y animaciones que demuestran que el equipo desarrollador ha realizado un trabajo titánico a la hora de hacer Orangeblood. Durante nuestra aventura, vamos a comprobar que para ahorrarse el tener que hacer diferentes sprites para los enemigos fuera del combate, todos nuestros adversarios que están presentes en cada zona tienen la misma forma, mostrando únicamente qué nivel tienen, pudiendo así sopesar si vamos a lanzarnos a luchar contra ellos o no. Esto no se aplica a los jefes finales de zona, que sí que se muestran tal y como vamos a verlos durante el combate.

 

Orangeblood

 

Quizás uno de los puntos sobresalientes de Orangeblood es sin duda el apartado sonoro, donde no solo vamos a gozar de una buena banda sonora, compuesta de grandes piezas al más puro estilo Hip Hop, sino que también vamos a disfrutar de unos espectaculares efectos de sonido perfectamente implementados. Cada tipo de arma posee su sonido característico, además de encontrarnos alguna que otra referencia sonora durante nuestros combates. Un claro ejemplo de estas referencias viene de una de las habilidades de Vanilla, donde vamos a escuchar una especie de tema musical al más puro estilo western mientras dispara como si se tratara de un duelo al sol. Todos estos detalles tan locos hacen que este apartado sea tan bueno, por lo que animo a todos los jugadores, que decidan darle una oportunidad al juego, a que jueguen con el sonido activado.

 

Durante nuestra partida, hemos encontrado un juego realmente pulido, donde hemos sufrido solo un par de fallos leves que han hecho que el juego colapse, sacándonos de la partida. Esto no sería nada más que una mera anécdota si no fuera porque en una de las ocasiones llegamos a perder hasta 10 niveles de golpe. El juego solo permite guardar partida en unas zonas en concreto, ya sea en el exterior de la isla o en zonas habilitadas dentro de los diferentes edificios que vamos a ir adquiriendo a lo largo de la aventura. Esto nos obliga en ocasiones a elegir entre lanzarnos a por el enemigo final de zona tras estar subiendo niveles antes de llegar a él, o a dar media vuelta y salir de la zona para grabar nuestros progresos. Esta última opción es bastante tediosa, ya que o bien tenemos la fortuna de poseer el objeto que nos teletransporta a un lugar donde poder guardar la partida, o bien debemos desandar todo el camino realizado, volviendo a enfrentarnos a los enemigos de nuevo. Aunque no todo es negativo en Orangeblood, ya que durante nuestro camino hasta el jefe final de zona, encontramos checkpoints, donde vamos a aparecer si un enemigo nos vence, pero también vamos a perder un porcentaje del dinero que hemos ido ganando a lo largo de los combates. Así que vosotros decidís, o lanzarse a la aventura o dar media vuelta para asegurar el dinero conseguido.

 

Orangeblood – Una fantástica locura

No podemos decir que este juego sea malo, puesto que las horas que hemos estado jugando han sido una verdadera montaña rusa de sensaciones, desde el más grande hastío porque el sistema de combate y la aleatoriedad de las armas es realmente frustrante, hasta el momento más entretenido de todos, cuando por fin conseguimos las mejores armas y pudimos disfrutar de la historia en todo su apogeo. Es posible que haya jugadores que desde un inicio tengan suerte y no les haga falta apenas cambiar de armas, haciendo así que se centren en la historia y puedan disfrutar del juego, a otros cuya suerte no sea la misma y terminen dejando el juego de lado y no dándole una oportunidad de mostrar que puede darles.

 

Orangeblood ha sido un título que se ha hecho de rogar después el pequeño retraso que sufrió, pero ya está disponible en Nintendo Switch. Así que todos aquellos jugadores, que les gusten los RPG’s por turnos y que se sientan realmente afortunados, pueden darle una oportunidad ya que seguro que lo disfrutan, aunque eso sí, hay que recordar que está en inglés, por lo que si no se domina esa lengua, es posible que no entendáis su peculiar y entretenida historia.

 

OrangebloodHemos analizado Orangeblood gracias a un código digital cedido por Playism. Versión analizada 1.0.4

Orangeblood
Un juego con mucho flow
Orangeblood es un RPG por turnos diferente, con una historia sorprendente y un sistema de combate que puede poner en apuros incluso al jugador más experimentado, donde cuatro chicas guerreras se imponen a los criminales más peligrosos a ritmo de Hip Hop entre una lluvia de balas.
PROS
Una genial historia distópica
Una gran banda sonora
Una gran cantidad de armas para usar
CONTRAS
Un sistema de combate complicado
La curva de dificultad es muy pronunciada
Los puntos de guardado son escasos
70