Análisis Crash Bandicoot 4: It’s About Time – Nintendo Switch. ¡Ya era hora de esta versión!

Crash Bandicoot 4
Fecha de lanzamiento
12 marzo, 2021
Número de jugadores
1-2 (historia), 1-4 (multijugador local)
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la descarga
10538,00 MB
Nuestra puntuación
86

Hablar de Crash Bandicoot es necesariamente hablar de los años 90, ya que este marsupial es uno de los personajes más conocidos de esta década. Así, en pleno 2020, Activision Blizzard decidió sacar una cuarta entrega, continuación más que directa de la tercera realizada por Naughty Dog y, tras su paso por PS4, ahora llega a Nintendo Switch (y a otras plataformas como PC y Xbox One) con algunos retoques que hacen que ahora sí merezca la pena ver qué ocurrió después de que la máquina del tiempo explotase. ¡Ya era hora de una nueva entrega que siguiera la estela de los juegos clásicos y que nos transportara directamente a esa época en la que crecimos muchos de los que formamos parte de la comunidad actual del mundo de los videojuegos, pues así es Crash Bandicoot 4!

 

 

Secuela directa del tercer juego, pero… ¿qué ha ocurrido con el resto de las entregas?

Como se menciona en la introducción, Crash Bandicoot 4 es la continuación directa de la tercera entrega lanzada en los años 90 por Naughty Dog, así que empieza con el malvado Dr. Neo Cortex, N. Tropy y Uka Uka tratando de escapar del vórtice dimensional en el que se habían quedado atrapados después de que la máquina del tiempo estallara en mil pedazos. Por su parte, Crash, Coco y Aku Aku (aunque este en menor medida) se ven obligados de nuevo a enfrentarse a estos antagonistas, ya que están generando agujeros dimensionales que amenazan la estabilidad del multiverso, y por ello ahora hay que buscar a las cuatro máscaras cuánticas.

 

Precisamente, gracias a este planteamiento del multiverso (que no vamos a negar que nos recuerda enormemente al de Crash Bandicoot 2 de Game Boy Advance) no se desechan los planteamientos del resto de juegos, pues en una conversación con Lani-Lani, la máscara que controla las dimensiones, se deja claro que existen diferentes Crash y Coco en distintos universos, dejando así claro que no se ha hecho borrón y cuenta nueva (mención especial a cierto par de loros malvados que aparecen en forma de cameo).

 

Crash Bandicoot 4

 

Y si bien encontramos personajes “nuevos”, como la Tawna de un nuevo universo o la versión femenina de N. Tropy, lo cierto es que este es un gran potencial desaprovechado del juego, porque vuelve a recurrir a personajes ya conocidos para presentarnos enfrentamientos algo similares a los ya visto en anteriores juegos. De hecho, también hay que mencionar el caso concreto de Nitros Oxide, al que simplemente vemos en cinemáticas y en forma de audio por los diferentes niveles. ¿No podría haberse aprovechado para incluir a este personaje en forma de combate de jefe? Y como decimos, algo que da más vida a los diferentes niveles del juego es que los antagonistas que “reinan” en las diferentes islas dimensionales se comunican con Crash y Coco de forma constante, dejando claro quién manda, haciendo uso del poder de la intimidación.

 

 

Nintendo Switch o cómo reconciliarse con la jugabilidad de Crash Bandicoot 4

No voy a mentir, una de las principales razones por las que solicité analizar la versión de Nintendo Switch en NextN era porque quería hablar de la más que tosca jugabilidad que había experimentado jugando a este juego cuando se lanzó la versión de PlayStation 4. Sin embargo, y “muy a mi pesar”, tengo que decir que esto no va a ser posible, ya que para este relanzamiento se ha pulido la jugabilidad al extremo, haciendo así que pudiera disfrutar de esta cuarta entrega como no lo había hecho en la plataforma de Sony. Desde un primer momento nos encontramos con unos controles fluidos y muy cercanos a aquellos que ya habíamos visto en N-Sane Trilogy, haciendo que controlar a Crash, a Coco y al resto de los personajes sea algo que se sienta como casi natural. Igualmente, este no es el único aspecto que se ha pulido, pues las hitboxes también están ahora mucho mejor implementadas, porque, si bien en PS4 esto se comprobaba que no estaba muy bien traído cuando nos arrimábamos a una caja metálica en movimiento, que nos mataba como si tuviera radiación, ahora podemos incluso pasar por debajo de ellas de forma más normal, como debe ser.

 

Y una vez comentadas las mejoras jugables hechas en esta nueva versión de la consola híbrida, tampoco podemos olvidar que, puesto que se trata de un juego nuevo, respecto a los anteriores, también encontramos algún que otro elemento novedoso. Para comenzar, se han incluido nuevos tipos de cajas, entre las que se encuentran las cajas de fuego, que pueden llegar a matarnos si no las golpeamos en el momento adecuado; pero también las cajas temporales, las cuales solo están activas durante cierto tiempo desde que golpeamos un bloque con interrogación roja.

 

Crash Bandicoot 4

 

Eso sí, si esperáis que en este juego existan poderes que nos permitan añadir elementos a la jugabilidad de los personajes, entonces os llevaréis una decepción, ya que las máscaras cuánticas no funcionan de esta manera. A medida que avanzamos en los niveles, llegamos a tramos en los que estas máscaras aparecen para proporcionarnos uno de los cuatro efectos disponibles (cambiar dimensiones, tornados infinitos, controlar el tiempo o invertir la gravedad) y así presentarnos secciones concretas en las que se ve modificada esta forma de jugar. De hecho, es en los últimos compases del juego en donde se comienza a combinar la acción de las máscaras, en donde vemos que estos elementos sacan a relucir todo su potencial.

 

Igualmente, como ya anticipábamos más arriba, Crash y Coco (cuya jugabilidad es idéntica) no son los únicos personajes que pueden controlarse, puesto que podemos ver la historia también desde el punto de vista de Tawna (de otro universo), de Neo Cortex y de Dingodile, cada uno con sus propios elementos que hacen que sus niveles sean únicos. Eso sí, si bien hay algún que otro nivel obligatorio de estos personajes, si no nos hacemos con su forma de jugar, no tenemos por qué preocuparnos, ya que la mayoría de estas fases aparecen de forma opcional a medida que progresamos en la historia de los hermanos Bandicoot.

 

Y por último, en este apartado, tan solo queda hablar del enfoque del juego. A diferencia de la trilogía original, Crash Bandicoot 4 está pensado para jugarse con un contador de vidas que aumenta, sin un límite máximo, debido a que ahora encontramos niveles más largos y complejos (aunque si lo queremos, es posible elegir el modo normal de juego, en el que hay un número limitado de vidas que podemos ir consiguiendo). De hecho, ya desde un principio notamos que la dificultad es superior a la que veníamos encontrando en juegos anteriores, con pantallas en las que hay alguna que otra caja que parece que está completamente fuera de nuestro alcance. No obstante, y hablando de las cajas, se han aprovechado los cambios de la cámara para colocar algunas que no pueden verse a simple vista, lo que hace que en muchas ocasiones acabemos niveles extremadamente largos faltándonos 1 o 2 por golpear. ¿Instinto asesino aumentando? Instinto asesino aumentando.

 

También otro cambio en el planteamiento del juego es el de las gemas, pues todos los niveles cuentan con 6 de ellas: 3 relacionadas con el porcentaje de la fruta que consigamos en el nivel, 1 por golpear todas las cajas, 1 secreta escondida en alguna zona poco visible del nivel y 1 que se desbloquea si no morimos más de tres veces; en esta ocasión podemos olvidarnos totalmente de los cristales. ¿Pero entonces para qué sirven las gemas? ¿Solo para coleccionarlas? En algunos niveles, si logramos hacernos con 6 de ellas, podemos desbloquear skins para Crash y para Coco.

 

De hecho, estos son los principales secretos con los que cuenta el juego, ya que, aparte de 4 gemas de colores, no observamos ningún camino secreto ni los conocidos como caminos de la calavera. En su lugar, si logramos superar un nivel hasta el momento adecuado sin ni siquiera morir, podemos hacernos con una cinta de VHS que nos permite jugar a niveles especiales en los que el objetivo es conocer el pasado de Crash, cuando Cortex estaba experimentando con él. Pero ojo, estos niveles, de desplazamiento totalmente lateral, no son nada sencillos, son los más endiablados del juego.

 

Además, se ha incluido una modalidad novedosa, los niveles N-vertidos, en los que debemos superar las fases en modo espejo, pero con algún que otro hándicap que nos complica la vida, como el hecho de que hay que girar para que el nivel se ilumine, elementos sacados de los cómics que entorpecen nuestra visión, colores invertidos, etc.

 

Y aunque hablemos de muchos cambios, las bases de los juegos de Crash Bandicoot siguen estando ahí, es decir, seguimos teniendo los bonus y la caza de reliquias en contrarreloj, por lo que hay todo tipo de contenido, para todo tipo de jugadores (y solo los más habilidosos podrán llegar a superarlo al porcentaje máximo).

 

Crash Bandicoot 4

 

¿Un jugador? ¿Dos jugadores? ¿Tres jugadores? ¿Cuatro jugadores?

Igualmente, en Crash Bandicoot 4 existen varias formas de jugar más de un jugador, tanto cooperativas como competitivas. En la parte cooperativa, está la opción de pasarnos el mando, es decir, que cada vez que un jugador muera, veamos en pantalla un mensaje que nos recuerde que debemos cederle el mando al resto; y no vamos a negarlo, una opción así en los años 90 habría acabado con muchas de las peleas que hubo entre hermanos (ni confirmo ni desmiento que yo las tuviera).

 

En lo que respecta al competitivo, existen dos modalidades de “combate bandicoot”, una relacionada con el tiempo que tardamos en recorrer un espacio entre dos puntos de control y otra con el número de cajas y de puntos que obtenemos. En ambos modos jugamos también con un solo mando y por turnos, y aunque se agradezca que esta vez se haya incluido dentro del programa varias modalidades para divertirnos con allegados, lo cierto es que estas formas de jugar acaban resultando cuanto menos anecdóticas, porque no podemos progresar en la historia principal con estos enfrentamientos.

 

Un multiverso con multitud de elementos y de detalles

Los creadores de Crash Bandicoot 4 son muy conscientes de que se han lanzado otros títulos entre los tres primeros y este, y lo reflejan constantemente en los fondos. Así, si bien alguna que otra inspiración se percibe como algo reutilizada (no vamos a negar que lo de viajar a la prehistoria ya lo habíamos visto), lo cierto es que todos y cada uno de los niveles brillan por sí mismos, con unos gráficos que hacen justicia a la cuarta entrega. De hecho, en la versión de Nintendo Switch, se han ajustado algunos modelos y algunos fondos, para así alcanzar los 1080p en modo sobremesa y los 720p en modo portátil, pero también para mantener una tasa de 30 fps (aunque en alguna cinemática generada con el motor del juego se puede notar alguna que otra pequeña caída).

 

En lo que respecta a la banda sonora, se han creado multitud de temas nuevos para que suenen de fondo en las diferentes dimensiones, todos ellos muy pegadizos y en consonancia con lo que ya estábamos acostumbrados. Y si estamos pendientes, en algunas ocasiones también podemos encontrar algún que otro guiño sonoro a los tres primeros juegos de Naughty Dog.

 

 

Crash Bandicoot 4: It’s About Time – Ya era hora de una versión pulida

Crash Bandicoot 4: It’s About Time, en su versión de Nintendo Switch, supone la versión más pulida de esta cuarta entrega, gracias a unos controles mucho más exactos y a una más que necesaria corrección de las hitboxes. Desde un primer momento observamos que se han cambiado varios de los planteamientos básicos de la saga, pero en ningún momento esto es algo negativo, ya que supone una evolución natural que hace que el juego no se estanque en lo que venía siendo la parte más plataformera. Eso sí, hay que destacar que esta evolución también trae consigo un notable aumento de la dificultad, lo cual puede resultar algo frustrante para aquellos jugadores que disfrutaron de la trilogía original aún a pesar de no ser los más habilidosos en este género. Sea como fuere, esta cuarta entrega mantiene la esencia de lo que fueron los juegos originales, pero añadiendo algún que otro cambio que permite seguir evolucionando. ¡Hora de recorrer el multiverso en busca de las cuatro máscaras cuánticas!

 

Hemos analizado “Crash Bandicoot 4: It’s About Time” gracias a un código digital cedido por Activision Blizzard. Versión analizada: 1.1

 

¡Una evolución por el multiverso!
Crash Bandicoot 4: It's About Time supone una evolución de las mecánicas ya vistas en la trilogía original, pero manteniendo toda la esencia que ha hecho que las aventuras de este marsupial tenga tantos seguidores por todo el mundo.
PROS
Se han pulido al extremo la jugabilidad y las hitboxes para lanzarlo en Nintendo Switch
Supone una evolución de las mecánicas vistas en la trilogía original
Mantiene todos esos elementos que hicieron que Crash Bandicoot sea una de las sagas mejor valoradas
CONTRAS
Dificultad elevada que puede llegar a frustrar a los jugadores menos habilidosos
La historia llega a ser muy anecdótica en algunos puntos y algunos personajes están completamente desaprovechados
Se abusa de los giros de cámara para esconder algunas cajas cuya posición es casi imposible de encontrar, a no ser que tengamos un golpe de suerte
86