Análisis Shadowverse: Champion’s Battle – Nintendo Switch. Hacia la cima de los duelos de cartas

Fecha de lanzamiento
13 agosto, 2021
Número de Jugadores
1 (2 en comunicación local; 2 a 10 en comunicación en línea)
Idiomas
Inglés
Tamaño de la Descarga
7,4 GB
Nuestra puntuación
81

No es la primera vez que en NextN hablamos de juegos de cartas lanzados en Nintendo Switch. ¿Y por qué debería extrañarnos? Al fin y al cabo, el carácter portátil de la consola, unido a su pantalla táctil, la convierte en una plataforma ideal en la que poder jugar fácilmente a este tipo de títulos (de una forma similar a como estos juegos se disfrutan actualmente en dispositivos móviles). Ya hemos visto diversos juegos populares llegar a la plataforma, ya sea mediante su versión oficial o bien en una adaptación especial. Este segundo escenario es el que nos ocupa con Shadowverse: Champion’s Battle, que se estrena esta semana en Nintendo Switch.

 

La gente de Cygames (creadores del juego original) querían crear una forma para que este título de cartas llegara a un público más amplio. ¿Cuál fue su idea? Una adaptación al anime junto a un juego exclusivo de Nintendo Switch. Ahora, gracias a Marvelous y a Meridiem Games, podemos disfrutarlo a partir de esta semana. Nosotros ya lo hemos probado durante unas cuantas horas, y os aseguramos que si os gustan los juegos de cartas en general (y particularmente Shadowverse), este lo disfrutaréis igual. ¿Estáis listos? Pues… ¡Shadowverse Showdown!

 

 

¡Salvemos el club de Shadowverse!

Empecemos por lo más básico. ¿Qué es Shadowverse? Se trata de un popular juego de cartas que se estrenó allá por 2016 en dispositivos móviles y que posteriormente llegó a Windows de forma más gradual. Este juego sigue la estela de otros que han aparecido en la última década en la que se intentan “simplificar” los elementos de este género para que no haya demasiadas normas que recordar, pero que, al mismo tiempo, introduce sus propias mecánicas que hacen que se desmarque de los demás y tenga su propia identidad. Entonces, ¿qué diferencia hay con Shadowverse: Champion’s Battle? Básicamente el contexto. El juego original nos presentaba un mundo oscuro con monstruos y una catástrofe que amenazaba la existencia del mundo. Esta nueva entrega echa todo eso a un lado y nos ofrece una historia más similar a los anime tipo Yu-Gi-Oh o Beyblade, en la que interpretamos a un estudiante (podemos elegir entre chico o chica, pero no podemos personalizarlos) que se muda a una nueva ciudad donde todo el mundo juega a Shadowverse.

 

Shadowverse Champion Battle

 

A partir de aquí, conocemos a diversos personajes principales (como tus nuevos amigos Hiro, Mimori y Kazuki) y nos unimos al club de Shadowverse, al que debemos salvar de ser eliminado. A medida que avanzamos, conocemos a nuevos rivales y personajes, pero en general la historia no va más allá de lo que solemos ver en esta clase de anime. Eso no significa que sea mala, de hecho está bien pensada dado el objetivo de este juego: introducir Shadowverse a un nuevo público juvenil, pero no deja de ser la típica historia de “ganar campeonatos y hacernos más fuertes mientras hay una trama oculta detrás del juego”. También hay que hablar de la relación con los personajes, y eso tiene su lado positivo y negativo. Al avanzar, podemos desbloquear historias secundarias con ciertos jugadores que nos permiten ahondar más en sus vidas y personalidades, pero al mismo tiempo, hay muchos personajes únicos que aparecen levemente en la trama y que no tienen mayor protagonismo.

 

 

8 estilos llenos de posibilidades

Pasando a la parte más jugable del título, Shadowverse: Champion’s Battle adapta de forma precisa todas las mecánicas de este juego. En cada turno, acumulamos puntos de juego y jugamos cartas en función de los puntos que tengamos, y el primer jugador en eliminar todos los puntos de defensa del rival gana. Para ello, invocamos criaturas, jugamos hechizos y usamos amuletos (que permanecen en el tablero según su función). Hasta aquí, lo normal. ¿Cómo es que este juego es tan popular entonces? En primer lugar, existen 8 grandes categorías de mazos que podemos crear, y cada una posee un estilo de juego muy marcado que es fácil de entender, pero difícil de dominar. Por ejemplo, Dragoncraft se centra en criaturas poderosas y en efectos adicionales que se activan con el Overflow (estado que se activa al acumular 7 puntos de juego); Runecraft nos ofrece cartas que se hacen más poderosas a medida que usamos más hechizos durante la partida; Forestcraft consiste en producir muchas hadas de bajo coste con las que llenar el tablero… Y dentro de cada categoría, las posibilidades son mucho mayores gracias al gran abanico de cartas disponibles y a los efectos que poseen cada una. Por otro lado, tenemos la evolución. Todas las criaturas del juego pueden evolucionar a una versión más poderosa y con efectos adicionales, pero hay un límite (el primer jugador solo puede evolucionar 2 veces durante la partida, y el segundo solo 3 veces, y únicamente se puede evolucionar una vez por turno). De esta forma, se convierte en un recurso que puede dar la vuelta a la partida en cualquier momento y que añade emoción a las batallas.

 

Shadowverse Champion Battle

En este título podemos recorrer diferentes localizaciones y luchar contra otros personajes disponibles, pero siempre atentos a nuestro rango ya que no podemos luchar contra personajes con un rango mucho mayor que el nuestro. Aunque no hay de qué preocuparse, ya que nos vemos obligados a subir de rango al avanzar en la historia, y al hacerlo, podemos luchar contra esos nuevos jugadores o retar a los que ya hemos vencido, pero que han diseñado nuevos mazos más poderosos. Sí debemos advertir que, si bien al principio los duelos son más sencillos, es a partir del rango A cuando vemos que la IA se toma el juego muy en serio y nos pone contra las cuerdas en más de una ocasión. Siempre tenemos la opción de coleccionar nuevas cartas (como recompensa de los duelos o comprando sobres en los puestos de venta) y diseñar nuestros mazos como queramos y experimentar, pero ¿y si no se nos da bien eso de crear mazos? No hay problema. Al vencer a nuestros rivales, muchos de ellos nos dan “Deck Codes”, es decir, la lista de cartas que forma su baraja. Hay más de 100 Deck Codes que reunir, y si hemos reunido todas las cartas de un Code en concreto, podemos crear automáticamente esa baraja y usarla. Esto no solo sirve para progresar mejor en la partida, sino que nos permite descubrir nuevas cartas, estrategias e ideas que después podemos implementar en nuestro propio diseño.

 

Cartas de día y de noche

Si esperáis hacer más cosas aparte de jugar a las cartas… no hay mucho más que hacer. Contamos con muchas misiones secundarias (que mayormente se centran en jugar a Shadowverse, pero también en hablar o reunir objetos) que alargan la experiencia de juego, aparte de las historias secundarias ya mencionadas antes. Y si vamos al estadio, tenemos dos opciones en forma de puzles y combates en cadena. Lo segundo es fácil: encadena el mayor número de victorias seguidas con un mismo mazo para aumentar tu recompensa. En los puzles, se nos propone un escenario en el que debemos cumplir el objetivo con unas cartas determinadas. Ambas opciones están bien, y en los modos más difíciles suponen un buen reto. Tratándose del juego que es, es normal que todo gire en torno a las cartas. De hecho, lo raro ha sido encontrarnos con un par de minijuegos un poco absurdos, de carácter secundario y que solo aparecen una vez. Aún con todo, Shadowverse: Champion’s Battle ofrece muchas horas de juego solo con la historia y actividades secundarias. Pero aparte, también tenemos la opción de jugar con otros jugadores en modo local y en línea. Por desgracia, no hemos tenido la oportunidad de probarlos al momento de escribir estas líneas, pero existen opciones para modo libre y clasificatorio, además de un pase de batalla (esperemos que gratuito) con recompensas adicionales. Y no podemos olvidarnos de coleccionar todas las cartas. Esta versión del juego ofrece las tres primeras expansiones del título oficial (aparte de algunas cartas originales). Para los fans del título puede saber a poco o pueden echar en falta alguna de sus favoritas, pero para los nuevos jugadores es una cantidad bastante alta con la que aprender a jugar.

 

Shadowverse Champion Battle

Por desgracia, nos encontramos con una gran pega en Shadowverse: Champion’s Battle, y es que solo está disponible en inglés. Tanto a nivel de historia como a la hora de jugar y usar las cartas, aquellos que no dominen el idioma de Shakespeare cuentan con una gran desventaja. Además, teniendo en cuenta que el juego oficial tuvo su traducción al español, nos extraña ver que esta versión no cuente con ella. A nivel de rendimiento, el juego funciona bastante bien, y nos complace anunciar que las partidas se pueden jugar a través de la pantalla táctil en modo portátil, lo que lo hace mucho más fluido e intuitivo. El apartado gráfico es bastante estándar, ya que el estilo 3D de los personajes y entornos están bien diseñados, pero donde destaca más es en los duelos, donde tenemos animaciones especiales para las evoluciones y para algunos monstruos concretos. La parte de exploración la han valorado menos, ya que notamos un gran efecto popping con los NPCs de las zonas: al girar la cámara, los NPCs han desaparecido y tardan unos segundos en reaparecer (esto no ocurre con los personajes con los que puedes interactuar). En cuanto al apartado sonoro, el juego cuenta con una buena colección de melodías bastante agradables y animadas para los diversos tipos de situaciones, además de un doblaje al inglés en las conversaciones principales de la historia y las historias secundarias de cada personaje.

 

Shadowverse: Champion’s Battle – Es la hora del duelo

Shadowverse: Champion’s Battle se convierte en una buena opción para aquellos jugadores que estén interesados en el homónimo juego de cartas, pero que no tengan experiencia o no les guste el carácter oscuro del original. La historia es divertida, pero no se sale mucho de lo esperado en el género, y cuenta con un buen repertorio de personajes. A la hora de jugar, las normas están recreadas al detalle y tenemos muchas opciones tanto para crear nuestra propia baraja como para copiar la de otros rivales. La curva de dificultad está bien diseñada, aunque todo depende de la suerte de tus cartas. A nivel gráfico y sonoro están bien trabajados, y la opción de jugar con la pantalla táctil nos encanta. La mayor pega es que solo está en inglés, pero eso no hace que dejemos de considerarlo una gran adaptación e introducción de Shadowverse.

 

Shadowverse Champion Battle

Hemos analizado Shadowverse: Champion’s Battle gracias a un código digital cedido por Meridiem Games. Versión analizada: 1.3.0

Un gran salto del móvil a Nintendo Switch
Uno de los grandes éxitos de los juegos de cartas llega a Nintendo Switch con una adaptación especial. Shadowverse: Champion's Battle nos ofrece los mismos duelos emocionantes y grandes niveles de estrategia, pero con una trama y personajes más tradicionales. Hay bastantes cosas que hacer en el juego (aunque se centran en las cartas), y aunque está en inglés, es una buena forma de iniciarse en el mundo de Shadowverse.
PROS
Recreación perfecta de Shadowverse, incluyendo controles táctiles
La curva de dificultad es buena, llegando a ofrecer un buen desafío
Muchas actividades secundarias disponibles, además de modo local y en línea
CONTRAS
La historia es bastante estándar, y muchos personajes quedan en segundo plano
Solo disponible en inglés (cuando el juego oficial está en español)
81