Pokémon Oreo

Comprar Oreo Pokémon se complica por culpa de los especuladores. ¡Marchando una de galletas chupadas!

Pokémon es una de esas franquicias que, con el paso de los años, han logrado sobrepasar el ámbito del mero entretenimiento videojueguil. Y es que cuando Nintendo, Creatures y Game Freak decidieron crear lo que hoy en día es Pokémon Company es más que posible que ni se imaginarán, a las cifras nos remitimos, lo que dicho universo generaría tras de sí. Una vez más, el ejemplo nos llega de la mano de la especulación y del riesgo para los bolsillos al intentar comprar la edición limitada de Oreo Pokémon.

 

Galletas Oreo Pokémon (¿caducadas?) a precio de oro

Como ya os comentábamos, hace aproximadamente dos semanas, la compañía estadounidense de galletas tipo sándwich, Oreo anunció una edición limitada de sus famosas galletas con una gran particularidad, llegaban customizadas con motivos y personajes de la saga Pokémon. Hasta aquí, un movimiento de mercadotecnia colaborativa bastante habitual. A pie de párrafo os volvemos a dejar con su espectacular vídeo de presentación:

 

 

Lo sorprendente llega al descubrir cómo ante la escasez de dicho producto, comprar actualmente Oreo Pokémon a través de cualquier canal «oficial» resulta imposible, los especuladores han decidido sacar rédito de ello disparando su precio a través de diversas plataformas de venta de productos de segunda mano.

 

Y es que, aunque para comprar un paquete de galletas Oreo Pokémon a través de cualquiera de los establecimientos habilitados para ello solo necesitábamos tres euros y medio (y residir en Estados Unidos), el precio del producto parece haberse disparado en plataformas como eBay. Y la cosa tiene truco, ya que la colección cuenta con 16 diseños diferentes, siendo Mew el más cotizado. Llegando a alcanzar en este mismo instante, y como os documentamos en la siguiente imagen, unos precios que llegan a superar los 20.000 euros.

 

Pokémon Oreo Especulación Ebay

 

La única esperanza para demostrar que la humanidad no se está yendo al garete llega al comprobar que, por ahora, nadie ha pujado por ellas. Y vosotros, ¿estaríais dispuestos a pagar esa cifra por unas galletas chupadas caducadas de segunda mano?

 

Fuente