Garden Paws Analisis

Análisis Garden Paws – Nintendo Switch. Nos ponemos patas a la obra

Garden Paws
Fecha de lanzamiento
26 agosto, 2021
Número de Jugadores
1-10
Idiomas
Inglés
Tamaño de la Descarga
3609,00 MB
Nuestra puntuación
65

¿Eres fan de los juegos en los que gestionas tu propia granja? ¿Te gusta recolectar recursos y crear tus propios muebles? ¿Te gustan los animalitos? Esto y más será lo que encuentres en Garden Paws, el juego que vamos a analizar a continuación. Y bien, ¿qué es Garden Paws? Este título es un juego indie, desarrollado por Bitten Toast Games Inc., en el que se une la gestión de una pequeña tienda con una aventura agrícola en la que podremos cultivar, pescar, minar e incluso explorar mazmorras, todo esto recorriendo un mundo en el que todos los habitantes somos animales. Pinta interesante, ¿verdad? Pues esta adorable aventura, la cual tiene pinceladas que nos recuerda a juegos como Animal Crossing, Harvest Moon o Moonlighter, te está esperando ya mismo en Nintendo Switch y PC, siendo la primera de estas la versión que hemos analizado.

 

 

En Garden Paws eres granjero, vendedor y aventurero a partes iguales

En Garden Paws somos un nuevo vecino que ha llegado a la región para hacernos cargo de la pequeña tienda de nuestros abuelos, los cuales están viajando por el mundo. En este negocio que nos ha sido conferido podemos vender numerosos productos, los cuales logramos conseguir de diferentes maneras en esta pequeña y relajada aventura, desde piedras que cojamos del suelo, hasta mobiliario, o incluso un delicioso plato cocinado por nosotros. La tienda empieza siendo apenas un pequeño puesto formado por una única mesa junto a nuestra casa, pero esto se puede remediar ampliando nuestro negocio gracias a la ayuda de Frank, un simpático koala que se encarga de las aplicaciones y construcciones que le encarguemos, eso sí, siendo a un módico precio. Este puesto nos permite vender cualquier cosa que cultivemos, minemos, pesquemos o fabriquemos, lo que nos da numerosas maneras de obtener el dinero que necesitamos para ampliar nuestra tienda, ayudar a construir nuevos negocios y comprar los productos que necesitemos. Pero el dinero no será lo único que tenemos que tener controlado, pues en este título debemos administrar el tiempo y la energía de la que disponemos cada día para cumplir los objetivos que nos marquemos, ya sea conseguir los recursos necesarios para una fabricación o lograr ahorrar cierta cantidad de monedas. ¿Cómo funciona esto? Cada día cuenta con una franja horaria que determina su inicio y su fin, dando paso tras este al siguiente día. Dentro de este periodo de tiempo contamos con una barra de energía que se consume realizando diversas acciones relacionadas con la obtención de recursos, limitando que podemos llegar a hacer diariamente. En caso de quedarnos sin energía para todo lo que queremos hacer, contamos con la opción de dormir una siesta o alimentarnos para recuperar algo de esta energía y no depender de dormir hasta la siguiente jornada.

 

¿Qué hay más allá de nuestra casa y tienda? Estamos en una hermosa región en la que podemos encontrar praderas, colinas, ríos, playas e islas, que nos llenarán los bolsillos con distintos recursos que recolectar. Estos recursos se regeneran diariamente y, mientras que unos tienen una posición fija, como los árboles frutales repartidos por la isla, otros se generan de manera aleatoria diariamente, teniendo que buscarlos y depender un poco de la suerte, siempre y cuando no optemos por comprarlos en el pueblo. Todos estos recursos naturales se cambian según avanzamos en nuestra aventura, pues según pasan los días en nuestro calendario también lo hacen las estaciones, lo que ocasiona un cambio en la flora local, y en algunos casos en la fauna. Pero eso no es todo, pues no muy lejos de nuestro hogar tenemos el pueblo de Florens, una pequeña villa en la que sus habitantes nos ofrecen diversos servicios y productos, así como misiones en forma de favores o encargos con las que ganar dinero, objetos, planos de fabricación o incluso desbloquear nuevos locales.

 

Es una de nuestras prioridades hacer crecer dicho pueblo, pues esto permite que nuevos vecinos abran sus propios negocios o amplíen los ya existentes. Estas nuevas tiendas nos dan nuevas formas de obtener materiales y recursos, así como nuevas misiones o encargos provenientes de estos vecinos. Esto crea un aliciente continuo para jugar, pues con el pasar de los días y el aumento del número de habitantes, vamos acumulando misiones que nos dan estos, teniendo siempre algo que hacer y empezando a sentir que los días no son lo suficientemente largos para hacerlo todo.

 

Pero, ¿y si no tenemos misiones pendientes? No muy lejos de nuestro hogar existen unas cuevas repletas de enemigos a los que enfrentarnos para obtener numerosos tesoros que no se pueden obtener en la superficie. En estas mazmorras no entramos desarmados, pues estar en posesión de una varita con la que defendernos es requisito indispensable para entrar. Los distintos pisos, que se generan de manera procedural, están agrupados en diferentes biomas, cada uno con un elemento asociado. Cada bioma está formado por diez niveles, siendo el último de estos un enfrentamiento contra un jefe final, que supone un pequeño reto que superar, pero con unas recompensas que merecen la pena. Eso sí, estas mazmorras no suponen un gran reto para jugadores experimentados en juegos de acción y aventura, pero son entretenidas para cualquier jugador y pueden ser un desafío muy divertido para los más pequeños.

 

 

A tu estilo, solo o en compañía

Lo primero que nos encontramos al iniciar una partida es un generador de personaje, en el que podemos cambiar la especie de nuestro avatar, el patrón de su pelaje y su rostro. Esto no es una decisión permanente, pues se puede cambiar en cualquier momento de la partida, pudiendo además desbloquear nuevos patrones durante el transcurso de la aventura ¿te harás con todos? Pero aquí no es donde acaba la personalización, pues el juego cuenta con multitud de vestimentas y accesorios con los que hacer más tuyo a tu personaje. ¡Incluso podemos llevar una mascota que nos siga!

 

Junto a esto, la posibilidad de construir diferentes artículos y posicionarlos tanto en nuestra casa como en el exterior nos permite personalizar el mundo en el que vivimos. Podemos crear construcciones de gran tamaño, donde nuestra imaginación es el límite. Más aún cuando esto no lo tenemos por qué hacer solos, pues el juego cuenta con opción de juego multijugador en el que hasta 10 jugadores pueden pasearse y construir en el mismo mundo, pudiendo unirte al mundo de un amigo (previa invitación) con cualquiera de tus personajes ya existentes, al igual que puedes intercalar a tus personajes por cualquiera de tus partidas.

 

Bonito y entretenido, pero algo verde

Artísticamente el juego busca un aspecto desenfadado y adorable, desde sus personajes en forma de animales con una apariencia que recuerda a muñecos de peluche, hasta su banda sonora tranquila y relajante. Sin embargo, esto se ve algo empañado por los errores gráficos y de rendimiento que actualmente acarrea el título. En un primer momento, al iniciar cada partida, nos encontramos algunos segundos en los que moverse puede llegar a ser una odisea mientras van cargando el mapa, viendo cómo nuestras granjas van apareciendo por fascículos e impidiéndonos movernos fluidamente. Una vez ha terminado de cargar el mundo, el rendimiento pasa a estabilizarse y es perfectamente jugable.

 

Al margen de estos problemas de rendimiento iniciales, presenta otros fallos que pueden ser considerados más o menos importantes. El primero de ellos sería una lentitud injustificada en la carga de texturas, viendo cómo se van generando a nuestro paso las texturas del césped. También hemos sido testigos de fallos gráficos puntuales ocasionando la desaparición visual de nuestra cosecha o animales, siendo necesario salir y entrar de la partida para solventarlo. Todo esto ocurre indiferentemente de jugar en modo portátil o en el dock, por lo que no apreciamos que el juego aproveche la potencia extra que proporciona el modo sobremesa, aunque ya en modo portátil no debería tener ningún problema para ejecutar este título. Si echamos la vista a las virtudes del modo portátil, cuenta con un control táctil bastante limitado, pero únicamente para mover la cámara e interactuar con los botones del menú, pareciendo más bien vestigios de su versión de PC más que una funcionalidad propia de la versión portátil.

 

Pese a esto, no podemos olvidar que se trata de un estudio indie que está poniendo todo su empeño en que este título llegue a buen puerto, por lo que el juego se irá puliendo a medida que lleguen nuevas actualizaciones que corrijan estos errores. Aun así, el juego cumple en el apartado de entretenimiento, llegando a enganchar una vez has desarrollado lo bastante el pueblo para tener un buen repertorio de encargos pendientes por realizar, sintiendo cómo las horas del día no son suficientes para todas las cosas que tienes que hacer. Y si aun así llegáramos a desarrollar demasiado nuestra partida y no supiéramos qué hacer, Garden Paws cuenta actualmente con dos mapas a elegir, ofreciendo mayor diversidad y horas de juego si has dedicado al mapa clásico una buena tanda de horas, pudiendo iniciar una nueva aventura que refresque la experiencia. Eso abre además la puerta a que nuevos mapas vayan llegando en el futuro, haciendo cada vez más amplio a este indie.

 

Garden Paws – Nuestro pequeño mundo animal (de peluche)

Garden Paws es un juego que consigue lo que busca, crear un mundo tranquilo en el que el jugador pueda vivir una pequeña aventura y nos proporciona distintas herramientas para hacerlo lo más variado posible. Aunque por su simpleza pueda estar más enfocado a niños, es totalmente disfrutable por cualquier fan de los juegos de gestión agrícola. Siendo lo que realmente entorpece la experiencia los problemas de rendimiento, los errores gráficos y la falta de una traducción al español que facilite a los más pequeños la resolución de los encargos, pues, aunque son relativamente sencillos, no saber qué tienes que conseguir puede lastrarte enorme.

 

Aun así, el juego cumple plenamente una vez ya estás jugando, olvidándote de estos problemas iniciales cuando el juego empieza a absorberte gracias a su carácter desenfadado y sus muchas opciones. Si queréis haceros con este título, lo tenéis disponible en la Nintendo eShop a un precio de 20,99 €.

 

Hemos analizado Garden Paws gracias a un código digital cedido por Bitten Toast Games Inc. Versión analizada: 1.4.80.

 

Garden Paws Analisis
Una simpática aventura agrícola
Entretenida aventura indie en la que podemos disfrutar durante horas cuidando y ampliando nuestra granja. Pese a sus problemas de rendimiento y errores puntuales, el juego tiene potencial para hacer disfrutar sobre todo a los más pequeños, siendo la falta de idiomas más allá del inglés uno de sus mayores inconvenientes.
PROS
Variado, con muchas mecanicas que explotar
Divertido de jugar
Estilo adorable y desenfadado. Le encantará a los más pequeños
CONTRAS
Completamente en inglés
Rendimiento mejorable
Algunas mecanicas algo simples
65