The Caligula Effect 2

Análisis The Caligula Effect 2 – Nintendo Switch. ¿Huir de la realidad o aceptarla?

Fecha de lanzamiento
22 octubre, 2021
Número de Jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la Descarga
6.8 GB
Nuestra puntuación
87

Tras una primera entrega con mucho potencial que dejó sensaciones mixtas entre la comunidad afín a los títulos de rol japonés, FuRyu está de regreso con The Caligula Effect 2, una secuela directa del JRPG originalmente estrenado en PlayStation Vita, y que llegó a Nintendo Switch en 2019 bajo el nombre de The Caligula Effect: Overdose. Si bien aquella primera entrega gozó con buenas críticas en su apartado musical, en su argumento y mostraba propuestas muy interesantes en sus mecánicas, uno de los grandes «pero» al hablar de ella fueron las limitaciones que tenía al haber sido un juego originalmente concebido para la portátil de PlayStation. Aún con todo esto, el juego consiguió una fiel legión de seguidores, una que no se abría imaginado que, tras los sucesos de Mobius, le tocaría volver a luchar por abrirse camino hacia casa y abandonar la perfección de un mundo virtual para saltar a la dura realidad del mundo real.

 

Con esta nueva entrega, ya pensada para consolas de actual generación, presentándose como una secuela más que prometedora en muchos apartados, llega la hora de comprobar de primera mano si The Caligula Effect 2 consigue superar a su predecesora, o si por el contrario no ha terminado de hacer los deberes. La respuesta a esta pregunta, y puede que a alguna otra más, la descubriremos a lo largo de este, nuestro análisis.

 

 

Antes de nada… ¿Se puede jugar sin conocer nada de la saga? 

La respuesta es sí y no. Por un lado, la historia es lo suficientemente coherente como para sostenerse sin necesidad de recurrir a la primera entrega, pero por otro tenemos un gran número de referencias y consecuencias de esta, pues después de todo es una secuela directa. Por norma general os recomendaría ver el anime, pero este salió antes de Overdose (la versión actualmente canónica) y no cubre muchas partes de la historia. Así que la decisión final queda en vuestras manos. Yo optaría por jugar a Overdose, pero entiendo que puede hacerse algo pesado, así que dejad que vuestro corazón (y bolsillo) sea quien decida.

 

Volviendo a casa, otra vez

Algunos años después de los sucesos de Mobius, una nueva Virtual Doll está causando estragos entre las personas. Regret, una celebridad virtual, está empeñada en buscar que todos aquellos con arrepentimientos del pasado vayan dejando atrás todo aquello que les hace daño y puedan comenzar a vivir una idílica vida en un nuevo paraíso virtual. Incluso aunque ello implique renunciar a los recuerdos de toda una vida en favor de una conveniente amnesia llena de mentiras.

 

Todo parece ir sobre ruedas y Regret, junto a su séquito conocido como «Obbligato Musicians», mantienen este supuesto paraíso en orden, pero la llegada de un extraño ser del exterior hará que poco a poco algunos estudiantes vayan tomando consciencia sobre la realidad y decidan luchar para encontrar una forma de volver a casa.

 

 

Haciendo los deberes

En lo que a jugabilidad respecta, The Caligula Effect 2 supone un cambio representativo si lo comparamos con lo que fue la primera entrega. No es que esta fuese mala ni nada por el estilo, pero su llegada a Nintendo Switch se vio lastrada por ser una versión inspirada en un juego de PlayStation Vita. Con esta nueva entrega, FuRyu parece haber aprendido la lección y sacado todo el provecho posible a un lanzamiento desde cero en la actual generación.

 

En primer lugar, tenemos una evidente mejorar en el sistema de predicción, siendo este mucho más dinámico e intuitivo, a la par que permitiendo una mayor libertad a la hora de organizar los posibles combos. Para quien no sepa de lo que estoy hablando, el juego cuenta con un combate por turnos, pero este se divide en tres fases. En la primera fase escogemos el ataque o la acción que queremos realizar, el cual se duplicará en el segundo paso y nos mostrará una lineal temporal con las posibles consecuencias de esta acción; tras esto, somos nosotros quienes decidimos seguir adelante o no. Cabe destacar que el segundo paso juega con probabilidades, así que no es una predicción cien por ciento perfecta, sino una guía con la que prevenir posibles contratiempos en la batalla. Puede parecer complicado, pero es una mecánica muy intuitiva de la que sacas provecho en más de una ocasión.

 

Todos los personajes del Go-Home Club (nuestros protagonistas) cuentan con su propio set de movimientos y un rol bien definido a la hora de combatir, pero hay variedad suficiente como para ir rotando entre ellos y no llegar al final del juego con los cuatro personajes de siempre. Por otra parte, hay dos elementos a tener en cuenta. El primero de ellos es que cada batalla que libramos va aumentando el medidor de estrés de nuestros personajes, un medidor que al llenarse desata una habilidad especial bastante vistosa y poderosa. El segundo es que, mientras más larga es la batalla, más se va llenando un medidor de «Voltaje» que, al llegar a su tope, nos permite entrar en un estado temporal llamado «X-Jacking», gracias al cual obtenemos mejoras en diversas estadísticas. Como nota adicional, según avanzamos en el juego es posible desbloquear nuevas canciones con las que personalizar la música que suena durante nuestro «X-Jacking». Finalmente, si lo tuyo es más el rollo de ir a saco y sin preocuparte por el resto, cuentas con la opción de poner a tus compañeros en modo automático y escoger la estrategia general que deben usar (ataque, defensa o ir por libre).

 

 

Hay potencial, pero aún trabajo por hacer

Si bien el juego no cuenta con un sistema de armas como tal, es posible equipar a nuestros personajes con todo un abanico de habilidades ofensivas y defensivas. Estas van aumentando de nivel a medida que combatimos y según las dominemos nos dan acceso a habilidades pasivas que tienen efecto en combate o que pueden servir para cumplir misiones secundarias. Estas últimas son tantas que en cuanto te descuides ya tienes una diez pendientes. Lo malo de tantas misiones es que, si bien hay algunas con historias interesantes, muchas de ellas las vamos a completar sin darnos cuenta, así que por desgracia van a pasar sin pena ni gloria. Aún así, agradezco que se hayan tomado el tiempo para otorgar variedad y no limitarse al «necesito que lleves esto a fulanito».

 

La historia de The Caligula Effect 2 es también un gran punto a favor, pues es interesante y sabe cómo mantenerte enganchado, pero no todo es perfecto, y esta entrega parece haber caído en el error de desperdiciar el potencial de muchos de los músicos y algún que otro personaje secundario a nivel narrativo. Espero que en un futuro podamos contar con una expansión que nos permita conocer el punto de vista de «los villanos», tal y como sucediese con Overdose. Eso sí, también hay que tener en cuenta que no estamos ante un estudio con millones de recursos, así que, teniendo esto en mente, el trabajo realizado es más que notable.

 

The Caligula Effect 2

 

Una auténtica maravilla para el oído

En lo visual, The Caligula Effect 2 supera con creces a su predecesor, entregándonos unos gráficos bastante más pulidos y llamativos. En esta ocasión, los modelos 3D siguen sufriendo de ser prácticamente nada expresivos, pero esto se ha solventado gracias a retratos en 2D que aparecen junto al texto (y en esta ocasión no son gigantes). La interfaz general también ha mejorado, y es bastante más sobria y estilizada que en el mundo de Mobius. Respecto al rendimiento, el juego también ha sufrido una gran mejora y la tasa de frames es bastante estable en el modo portátil, siendo la versión para sobremesa la que se puede llevar las palmas tanto en resolución como en estabilidad de frames. Aún así, yo he invertido más horas en la versión portátil y salvo pequeñas diferencias (especialmente a la hora de realizar capturas de pantalla), la experiencia es muy similar.

 

Finalmente, el apartado que más destaca del juego es su magnífica banda sonora. No sólo creo que está a la altura de lo que muchos esperábamos, sino que supera al primer Caligula con creces (lo cual ya es un logro). Los nuevos temas, los cambios en los estilos usados y la posibilidad de escuchar varias versiones de los temas mostrados, convierten a la banda sonora de este juego en una de las mejores de este 2021. De verdad, os pueden gustar más o menos algunas cosas del juego, pero nadie puede poner en tela de juicio la magnífica banda sonora que tiene esta saga.

 

The Caligula Effect 2

 

The Caligula Effect 2 – El gran salto

A lo largo de todo este análisis he evitado hacer comparaciones con cierta saga de JRPG juvenil muy conocida, pero voy a romper esa regla para decir sólo una cosa. El salto de calidad que ha dado esta saga es comparable al salto que se dio de Persona 1 a Persona 2. Aún tiene cosas por mejorar, es verdad, pero da gusto ver que FuRyu y NIS America parecen haber entendido todo el potencial con el que cuenta esta saga y que, con algo más de inversión, puede llegar muy lejos. Es una saga de nicho dentro de un género de nicho, eso nadie lo puede negar, pero también es una que puede llegar a convertirse en un referente.

 

Si te gustó la primera entrega, entonces The Caligula Effect 2 es una compra más que obligatoria (además de tener edición en formato físico), mientras que si tienes curiosidad, no tengas miedo y dale una oportunidad al juego. No es perfecto, pero puede llegar a sorprenderte en muchos aspectos.

 

The Caligula Effect 2

Hemos analizado The Caligula Effect 2 gracias a un código digital cedido por NIS America. Versión Analizada: 1.0.0

The Caligula Effect 2
El gran salto
The Caligula Effect 2 mejora notablemente respecto a la primera entrega de la saga. Bien es cierto que aún le quedan pequeñas cosas por mejorar, pero esto no evita que sea uno de los mejores JRPG de este 2021.
PROS
Un apartado musical impresionante
Buen diseño de niveles
Mejora notablemente en muchos de los aspectos en los que la primera entrega flaqueaba
CONTRAS
Ausencia de traducción al español
Algunas animaciones son algo toscas y mecánicas
87