Análisis Grow: Song of The Evertree – Nintendo Switch. Reconstruyendo lo perdido, pero sin prisa

GROW: SONG OF THE EVERTREE
Fecha de lanzamiento
16 noviembre, 2021
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc
Tamaño de la Descarga
2510,00 MB
Nuestra puntuación
83

Tras estrenar Yonder: The Cloud Catcher Chronicles, Prideful Sloth regresa a Nintendo Switch con el estreno de Grow: Song of The Evertreee. Se trata de una aventura publicada por 505 Games en la que, al igual que en su título anterior, el hecho de contar con libertad casi absoluta para desarrollar la aventura a nuestro ritmo, es algo asegurado. En esta aventura, se pone especial énfasis en la idea de que es posible que nuestra especie consiga avanzar su conexión con la naturaleza, así como la idea de que no somos los únicos que gozamos de los beneficios del planeta, pues aunque no lo notemos, nunca estamos solos.

 

Ahora bien, el hecho de proponer un juego con objetivos muy bien definidos pero que al mismo tiempo te permite tomarte el tiempo que gustes para llevarlos a cabo, es una apuesta arriesgada. Y si bien Prideful Sloth ya ha demostrado que sabe cómo lograrlo, la última palabra no está dicha hasta que te pones a los mandos de esta aventura. Dicho esto, vamos a descubrir si Grow: Song of The Evertreee consigue transmitir adecuadamente las ideas que plantea sin que esto suponga un lastre para la jugabilidad.

 

Volver a empezar

Las tierras de Alaria se marchitan. Antaño un lugar lleno de prósperos mundos, el descuido de los seres humanos para con lo que les fue dado provocó que estos se fuesen apagando poco a poco. Evertree, en cuyas innumerables ramas se asentaban diversos mundos, quedó reducido a poco más que un pequeño tallo. Su gran esplendor de antaño apenas es ya un vago recuerdo y nadie sabía como revertir esta situación. Afortunadamente, y sin que nadie se lo esperase, eres capaz de oír lo que otros han olvidado. Puedes oír el idioma de la lluvia cuando empapa la tierra, puedes oír al brillante sol. Eres la última de los alquimistas de Everheart, y tu labor es intentar reconstruir todo aquello que se ha perdido.

 

La jugabilidad de Grow: Song of The Evertreee se puede destacar por ser intuitiva y sencilla de aprender. Una vez hemos completado un tutorial muy corto, ya podemos comenzar un viaje lleno de exploración, gestión, paciencia y muy «buen rollo». En primer lugar, las mecánicas de cultivo y cuidado de los mundos que se van formando en Evertree se van haciendo un poco más laboriosas a medida que vamos avanzando en la aventura principal. Ya no sólo se trata de regar plantas, también hace falta cantarles, limpiarles la suciedad o espantar a los bichos que las acosan. Sorprendentemente, esto se traduce de forma orgánica y no llega a hacerse repetitivo, aunque puede que a esto ayude el hecho de no contar con nada que te diga «date prisa».

 

El juego te deja ir completamente a tu ritmo, e incluso si sientes que te estás quedando un poco por detrás, sigue animándote a progresar al ritmo que consideres. De hecho, aquí todo se aprende sobre la marcha, pero siempre cuidando el no excederse con el esfuerzo. De ello se encarga un sistema mediante el cual cada vez que nos quedemos trabajando hasta bien entrada la noche, sintamos la «necesidad» de volver a casa y descansar hasta el día siguiente. No existe penalización alguna por aparcar un poco las cosas, así que tras un tiempo te das cuenta de que lo mejor que puedes hacer es diversificar e ir aprendiendo más y más.

 

 

Ciudades a medida

Lo anteriormente mencionado no es todo, pues también nos encontramos con la posibilidad de domesticar animales (eso sí, requiere paciencia), mejorar nuestros lazos de amistad e incluso la gestión y reconstrucción del mundo. Según progresemos, exploremos y cuidemos de Evertree y sus mundos, nuevas zonas aparecen disponibles para «ser purificadas». Tras purificarlas irán llegando colonos, generalmente en edades similares a la nuestra, animados ante la noticia y tus avances, que tienen el deseo de establecerse y comenzar a repoblar todo con pacíficos asentamientos. Para ayudarles a comenzar en sus nuevos hogares no sólo tienes que construirles una casa, sino también construir todas las infraestructuras necesarias para que la cosa funcione. Y aquí he de decir que el juego cuenta con una cantidad nada despreciable de opciones para construir, así como sus respectivas decoraciones. Algo que se complementa con el hecho de necesitar asignar trabajos u oficios varios a aquellos colonos que nos visiten y nos otorga mundos con muchas posibilidades en cuanto a su funcionamiento y su estética.

 

Finalmente, encontramos una narrativa en la que prima el contar la historia por encima de todo. Aunque sorprendentemente esto no interfiere en ninguna de las mecánicas antes mencionadas o consigue cortar el ritmo del juego, llegando a darse el lujo de hacernos pensar sobre todo aquello que nuestros antepasados hicieron mal y cómo es que terminamos en dicha situación. En definitiva, si bien es un juego que combina un poco de todo, de alguna forma hace que todo ello funcione sin necesidad de meternos prisas o crear inconsistencias en su narrativa. Un trabajo muy bien hecho, lleno de cariño y en el que siempre está presente «el buen rollo».

 

 

Un mundo único y llamativo

Visualmente Grow: Song of The Evertreee es un título colorido y bonito en el que tanto personajes como escenarios dicen mucho sin necesidad de palabras, siendo posible escoger los rasgos principales para nuestro personaje e ir personalizándolo a gusto según avancemos y cumplamos ciertos objetivos. Todo hace que queramos sentirnos parte del mundo que nos rodea. Ahora bien, en el apartado técnico es posible encontrar un «pero» o dos, siendo el modo sobremesa un poco superior al portátil en cuanto a resolución y calidad de las capturas de pantalla. En el portátil el rendimiento puede parecer un poco «patata» en ciertos puntos, pero la opción de establecer nuestro campo de visión soluciona esto sin mayores inconvenientes.

 

En lo que al sonido respecta, la música es algo a lo que el juego da gran importancia, y a lo largo de nuestra aventura nos acompaña una banda sonora llena de magia y fantasía que no pasa desapercibida. Desgraciadamente el juego no cuenta con voces que podamos disfrutar, pero sí con una traducción completa al español y unos subtítulos que se pueden leer bien tanto en modo portátil como en sobremesa.

 

 

Grow: Song of The Evertreee  Un nuevo inicio, pero sin prisas

Grow: Song of The Evertreee es una de las sorpresas más interesantes dentro del catálogo de Nintendo Switch en el ya pasado 2021. Se trata de un juego que rebosa cariño en todos sus apartados y que poco a poco te va dando algo acerca de lo que reflexionar. Además, el hecho de que la aventura no se haga pesada en ningún momento y funcione pese a combinar toda clase de conceptos y mecánicas, es algo realmente admirable. El mundo tiene que reconstruirse, eso es cierto, pero como bien dice un viejo y conocido refrán «Roma no se construyó en un día», así que puedes tomarte todo el tiempo que haga falta para hacer las cosas bien e intentar que no se repitan los errores de aquellos que te precedieron. ¿La duración de este título? Unas 10 o 12 horas con prisas que, bajo las circunstancias adecuadas, puede triplicarse perfectamente.

 

Si estáis interesados en este título lo encontraréis en la Nintendo eShop, aunque si lo tuyo tira más por el lado coleccionista, en febrero de este año se estrenará la edición en formato físico del juego.

 

Hemos analizado Grow: Song of The Evertreee gracias a un código digital cedido por 505 Games. Versión analizada 1.0.3

 

Un nuevo inicio, pero sin prisas
Prideful Sloth vuelve a Nintendo Switch con Grow: Song of The Evertreee, un juego fiel a su estilo en el que se mezclan diversos elementos con impresionante maestría. Una aventura preciosa en la que el vivir cada paso de la experiencia es más importante que darse prisa en cumplir objetivos. Sin duda, una de las grandes sorpresas del pasado 2021.
PROS
Una aventura que te deja ir a tu ritmo en todos los aspectos
Un sistema de construcción muy completo
Un apartado visual cálido y bonito
CONTRAS
Aunque mezcla varios elementos de forma destacable, quizá algún jugador pueda sentirse abrumado
Pequeñas caídas de frames en el modo portátil en momentos puntuales
83