Guardian of Lore

Análisis Guardian of Lore – Nintendo Switch. Las leyendas se caen a pedazos

Guardian of Lore
Fecha de lanzamiento
6 diciembre, 2021
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés
Tamaño de la descarga
4458 MB
Nuestra puntuación
28

Ya ha pasado un tiempo desde que la industria de los videojuegos comenzó a darse cuenta de una realidad inapelable. Es la de que un medio audiovisual interactivo supone una oportunidad espectacular de divulgación y conservación de cultura. Muchos hemos hecho turismo por la Italia renacentista, pero no hay nada como subirse a la cubierta del Duomo controlando a Ezio Auditore. Ni es lo mismo leer las historias de las guerras romanas que vivirlas desde dentro con Imperivm. Tampoco es comparable ver una película (y las hay muy buenas) sobre la Segunda Guerra Mundial con coger el fusil en Medal of Honor. Podríamos poner muchísimos ejemplos de esto. Y los desarrolladores de Guardian of Lore son, sin duda, conscientes de este potencial.

 

«Nuestro objetivo es presentar al mundo la mitología latinoamericana» reza, en su carta de presentación, la web del pequeño estudio argentino Round2Games. El título del que os hablamos hoy supone su debut como desarrolladores. Guardian of Lore responde exactamente a esa premisa: el intento de conservar piezas culturales realmente bellas que el mundo desconoce. Los europeos sabemos, en general, bastante poco de los mitos previos a la llegada de Colón a América. Y un videojuego que pone en valor y conserva algunas de estas leyendas es, de base, una idea realmente atractiva y preciosa. ¿Nos acompañáis en este viaje en el tiempo?

 

 

Las leyendas están en peligro

Un ejército de seres oscuros llamados Scramblers ha invadido la Biblioteca Mística y ha comenzado a destruir los Saberes Ancestrales que alberga. El príncipe Sayri es el sucesor de un linaje comprometido con la conservación de estos Saberes, por lo que su tarea es acabar con la amenaza. Y para ello, cuenta con la ayuda del Amuleto de Yebichai, un artefacto mágico que le permite introducirse en los libros para arrancar el problema de raíz. Así comienza Guardian of Lore: convirtiendo el propósito cultural de sus desarrolladores en la premisa que estructura la historia del juego.

 

Estamos ante un plataformas que, de base, resulta interesantísimo. Se estructura en varios niveles que representan distintos mitos y leyendas de las sociedades precolombinas: el origen de la yerba mate, la sacerdotisa azteca Coatlicue, el cacique de Guatavita… A lo largo de la aventura, recorremos 8 leyendas que nos llevan alrededor de 10-12 horas de juego. Podemos leer la leyenda entera en el menú, antes de entrar en el libro, o ir encontrando los pedazos una vez entramos dentro del propio libro. Para ello, tenemos que derrotar a los enemigos que están destruyendo el libro desde dentro. Y contamos con varias armas diferentes y un sistema de magias para ello. Toca «plataformear», pero también combatir.

 

Guardian of Lore

 

Hay mucho contenido en estos libros

Los niveles de Guardian of Lore presentan una estructura peculiar. Entramos sin saber qué tenemos que hacer exactamente, y en función de lo exhaustivos que seamos en la exploración y la eliminación de enemigos, descubrimos una ruta u otra. Recorrer la ruta adecuada es obligatorio para avanzar en la historia: si no lo hacemos, el amuleto nos avisa al completar el recorrido y nos da una pista sobre qué tenemos que hacer concretamente para superarlo satisfactoriamente. A veces es algo frustrante, pero se le acaba tomando la medida.

 

Hay varios aspectos muy interesantes en este título, aparte de su noble propósito cultural. Uno de ellos es el apartado artístico. Los escenarios son realmente bonitos y evocadores, y hacen justicia a la belleza de la cultura precolombina. La banda sonora, si bien no es sorprendente, sí que acompaña de forma muy agradable y evoca también a sonidos típicos de esas culturas. Y los combates contra los jefes no son siempre mera brutalidad. A veces no sirve de nada derrotarlos si no lo hacemos de la forma adecuada: tocar un instrumento musical, lanzarles una roca… En estos sentidos, el título muestra un gran potencial. Pero hasta aquí las bondades. Porque la realidad es que, a la hora de la verdad, todo hace aguas.

 

 

Guardian of Lore tiene demasiados problemas

Recorrer los mundos que propone Guardian of Lore no es una tarea nada sencilla. Las transiciones entre pantallas son muy lentas, tanto que incluso tienen pantalla de carga. El sistema de combate, en sí mismo, resulta interesante: varios tipos de armas, escudos y magias, fortalezas y debilidades elementales… La idea es buena, pero la ejecución no tanto. Los movimientos y ataques del personaje son bastante toscos y lentos, y el tiempo que se tarda en conjurar las magias es excesivo. Además, el feedback visual de si nuestros ataques están afectando a un monstruo o no, es prácticamente inexistente, especialmente en los jefes. O pones el oído, o ni te enteras de que le has pegado.

 

En cuanto al diseño de niveles, en ocasiones resulta algo problemático. La lentitud del personaje y la tosquedad de los controles se unen a unas plataformas que castigan demasiado los errores. Es común quedarse a un milímetro de alcanzar la altura necesaria en un salto y caer varios niveles hacia abajo. En ocasiones, esto llega a impedirnos por completo regresar a la ruta por la que íbamos, y tomar otra. Y eso puede llevar a veces a que sea obligatorio repetir el nivel entero. Si a esto le unimos que algunos enemigos escapan y no vuelven a aparecer, bloqueándote el avance por alguna ruta… Nos encontramos con un diseño que castiga en exceso y resulta hostil para el jugador.

 

La mecánica del Conocimiento también es algo complicada. Tras derrotar a enemigos y jefes, o tras romper jarrones, obtenemos Conocimiento. Éste viene a ser la moneda de cambio del juego, que nos da la opción de mejorar nuestros hechizos mágicos. Pero también hace las veces de puntos de magia. Por lo tanto, si queremos obtener un progreso real en los conjuros, nos vemos casi obligados a no usar la magia en combate, o bien a «farmear» Conocimiento de forma repetitiva entrando una y otra vez en cada libro. La rejugabilidad, así como el completismo en el sistema de hechizos, se basa en esto. Y eso hace que la gestión del Conocimiento pueda llegar a hacerse cansina o frustrante.

 

No sólo el interior de los libros está roto

Los problemas anteriores son bastante molestos, pero son sólo la punta del iceberg. El mayor problema de Guardian of Lore es que es literalmente imposible jugar durante dos minutos seguidos sin encontrarse con algún bug. Y los tiene de todos los colores y formas. Resulta evidente que falta testeo en muchísimos momentos. Por ejemplo, cuando un enemigo te lanza un proyectil, en lugar de empujarte hacia atrás, tira de ti. También es común que el personaje se bloquee tras un ataque y no podamos movernos. O incluso que se quede bloqueado a una altura y no puedas hacer nada salvo moverte hacia los lados, convirtiéndote en una suerte de Superman inútil.

 

 

Aún no hemos terminado. También se da el caso de que el personaje sale disparado en alguna dirección de forma exagerada, o que, tras derrotar a un jefe, su barra de vida sigue apareciendo en pantalla. O incluso deja atrás alguna parte de su cuerpo que sigue haciéndonos daño. Con tantos problemas apareciendo de forma constante y frecuente, es absolutamente imposible sumergirse en la propuesta de Guardian of Lore, que sobre el papel resulta interesantísima. Pero todavía queda el mayor de los problemas del juego: el jefe final.

 

Para empezar, por alguna razón, es el único jefe de todo el juego que no nos muestra su barra de vida. Como no hay señales visuales de cuándo un ataque afecta a un enemigo, vamos a ciegas con él. Tampoco eso es lo peor. Lo peor es que podemos llegar a encontrarnos con bugs que nos bloquean en un rincón de la pantalla sin poder salir, o incluso que bloquean al propio jefe. E incluso una pantalla de carga que se congela hasta la eternidad. En nuestro análisis, nos hemos encontrado hasta 3 veces con bugs en el combate final que nos han obligado a reiniciar el juego. Esto hace que la batalla definitiva sea, a efectos prácticos, casi injugable. Y, por si todo esto no es suficiente, hay fragmentos de diálogo que salen en inglés, aunque configures el idioma al español. La tormenta perfecta.

 

 

Guardian of Lore – Nintendo Switch. Las leyendas merecen más

Guardian of Lore tiene mucho trabajo por delante aún. Muchísimo. Sólo un alto nivel de tolerancia a la frustración permite abstraerse de su inaceptable cantidad de fallos y apreciar el buen fondo del que hace gala. Una premisa tan bonita y tan noble como la de extender los mitos y las leyendas de sociedades ya extintas merece llegar mucho más lejos de lo que llega este título. Round2Games tiene en sus manos una idea magnífica y una propuesta que, bien ejecutada, será realmente atractiva. Pero queda mucho testeo, mucha corrección de bugs y mucho arreglo de problemas antes de que eso se materialice. Un título con un alma tan bonita merece un cuerpo, ya no digamos más funcional, sino funcional a secas.

 

Guardian of Lore

Hemos analizado Guardian of Lore gracias a un código digital cedido por Jaleo PR. Versión analizada: 1.02

Guardian of Lore
La leyenda se cae a pedazos
Una idea tan buena y una premisa tan noble como las de Guardian of Lore merecen un resultado muchísimo mejor. La insana cantidad y variedad de bugs que sufre el título hace que sea muy difícil, por no decir imposible, sumergirse en la propuesta. Podría convertirse en un juego realmente interesante y entretenido, pero aún le falta mucho trabajo técnico para llegar a serlo.
PROS
Escenarios preciosos y llenos de detalles
Hace una labor de divulgación cultural muy bonita
El planteamiento de la historia es interesante
CONTRAS
Controles toscos, lentos y poco pulidos
Un diseño de niveles que castiga en exceso el error
Por momentos es injugable por culpa de su cantidad de bugs
28
Mostrar Comentarios (0)