Análisis Bugsnax – Nintendo Switch. Un plato dulce y picante que querrás repetir

Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés (voces en inglés)
Tamaño de la descarga
5,5 GB
Nuestra puntuación
80

Para muchos jugadores, Bugsnax siempre estará asociado a una consola: PlayStation 5. Este juego de Young Horses (creadores de Octodad: Deadliest Catch) fue anunciado en el evento de presentación de PS5 en junio de 2020, y acompañó el lanzamiento de la consola next gen en noviembre de ese año, junto a versiones de PS4 y PC (Epic Games Store).

En realidad, Bugsnax está lejos de ser un portento técnico o un juego que exprimiera el SSD de la consola, y gracias a eso acaba de llegar la versión para Nintendo Switch de Bugsnax. A su vez, el juego llega a consolas Xbox y el servicio Xbox Game Pass. ¡Todo el mundo sigue hablando de Bugsnax!

Bugsnax comparte con Octodad el sentido del humor absurdo y la jugabilidad con puzles basados en físicas, pero con una narrativa mucho más sólida… y también más rara que un perro verde. Aunque no será para todos los paladares, Bugsnax es uno de los platos más originales que puedes pedir en  Switch.

Cómetelos a todos

Los protagonistas de Bugsnax son Greluches (Grumpuses en inglés), unos humanoides que recuerdan a las marionetas de Barrio Sésamo o los monstruos de Monsteruos S.A. Nosotros controlamos a un periodista anónimo que viaja hacia la isla Merienlandia (Sanktooth Island), donde una expedición ha ido a investigar una extraña criatura «mitad bicho, mitad aperitivo», llamado Meriensecto (Bugsnax en inglés). Es mejor que te acostumbres a sus nombres originales, ya que las voces en inglés son numerosas, y las traducciones al español a veces son, por necesidad, muy rebuscadas.

Nuestro personaje no tiene nombre, ni voz ni personalidad alguna: es un observador neutro de las historias y relaciones (con frecuentes peleas) entre los Greluches de la Isla Snaktooth. Cuando llegamos, descubrimos que la líder de la expedición, Isaberta Megafigura, ha desaparecido. Sin la admiración común que despertaba Isaberta, la comunidad se ha roto y todos los Greluches que convivían en una aldea se separaron y se fueron por su cuenta.

Bugsnax switch

Filbo, el nervioso pero bonachón autoproclamado alcalde de Snaxburg, nos pide que los encontremos a todos, aunque enseguida vemos que las personalidades de todos ellos chocan: el pequeño Bondoso quiere cuidar a todos los Bugsnax como mascotas, pero su novia Soprina Serpentina, una diva del pop, quiere engañarle para comérselos.

El granjero Granjo es muy duro con Bonsoso, pero en secreto llora porque su mujer Estrefanía le ha dejado. A la cotilla Fisgona no le cae bien nadie, mientras que el deportista Adonis y el paranoico Inventinete forman una pareja atípica pero irrompible.

Al avanzar en la historia de Bugsnax e ir completando las peticiones de los Greluches, los convencerás para regresar a la aldea, mientras poco a poco vas avanzando en el misterio de la desaparición de Isaberta y su novia Cascabell. Si quieres conocerlos mejor, cada uno también tiene una serie de misiones secundarias, muy recomendables para profundizar mejor en estos personajes (aunque un tanto reiterativas en lo jugable).

Bugsnax switch

¿Y qué papel tienen los famosos Bugsnax en esto? Básicamente, son como Pokémon: hay 100 tipos en total en la isla, y nuestro objetivo es capturar los Bugsnax que nos encarguen los Greluches, usando varias herramientas para noquearlos antes de poder cazarlos con la red o con la trampa.

Tenemos un tirachinas con salsas para llamar su atención y llevarlos hacia trampas o hacia encuentros violentos con otros Bugsnax, un lanzacuerdas para que se tropiecen, un gancho para atraerlos o quitarles el casco, un trampolín para propulsarlos (o propulsarnos a nosotros mismos)…

Averiguar cómo usar las herramientas y el entorno (las paredes, ríos de lava, antorchas…) para capturar a los Bugsnax es el desafío del juego, pues no hay combates y tampoco podemos morir. Es un juego de puzles perfectamente integrados en su mundo, con toques de aventura. A veces resulta confuso saber cómo capturar a un determinado Bugsnax y requiere de mucho ensayo y error… aunque a la larga se acaban repitiendo los mismos métodos y estrategias, mientras que algunas de nuestras herramientas se quedan cogiendo polvo.

Los Bugsnax, chuches gourmet

Si hay algo que sobresalga de Bugsnax es su apartado artístico. Los Greluches parecen marionetas gigantes y hasta tienen la textura típica de lana, pero a pesar de lo minimalista de su diseño, resultan muy expresivos, ayudados por su excelente doblaje al inglés.

Pero las estrellas son los «Meriensectos» (los Bugsnax). Hay 100, y aunque algunos diseños se repiten con pequeñas variaciones de color o elementales, hay una enorme variedad de «snacks bichificados»: hamburguesas con patas, galletas como arañas, mantis con cabeza de nacho, ciempiés con forma de bocadillo, orugas con forma de burrito…

bugsnax switch

La gracia se multiplica con los ruiditos que hacen, canturreos adorables repitiendo su nombre (como los Pokémon). Que las hormigas con forma de kebab salgan huyendo si te ven gritando «Shishkabug!» o que carguen contra ti un escarabajo con forma de polo gritando «Popcycle!» no tiene precio.

Bugsnax tiene aspecto muy infantil, a veces exageradamente infantil… pero en realidad es una fachada. No lo malinterpretéis, este no es un caso «Conker» o «La fiesta de las salchichas», y el PEGI sigue siendo +3. Pero todo tiene un aura… inquietante, muy del uncanny valley. Cuando los Greluches se comen Bugsnax, pueden convertir parte de su cuerpo en ese Bugsnax, lo cual es un poco perturbador si te paras a pensarlo… Y el juego se para a pensarlo en un final sorprendente y que no quiero desvelar, así que solo diré: ojo cuidao. ¿Seguro que PEGI 3 es apropiado?

Además, las temáticas tratadas entre los Bugsnax son bastante adultas, amén de su guion muy bien desarrollado, con discusiones que a veces choca que vengan de estos furros. Mención aparte merece la representación LGTBQ+, con varias parejas del mismo sexo e incluso un personaje no binario.

Artísticamente, es una delicia, un derroche de imaginación en la creación de los Bugsnax y los Greluches, de todos los colores, tamaños y formas. Son monísimos y algunos te harán reír al verlos o escucharlos. La banda sonora electrónica también es muy pegadiza… aunque no tanto como la canción de Kero Kero Bonito, que eso sí, solamente suena en los créditos finales.

Gráficamente, ha sido muy bien trasladado a Switch, y aunque está limitado a 720p y 30 fps, se ve particularmente fluido en modo Dock, aunque en portátil también se puede jugar sin problema. Utiliza la vibración HD de formas interesantes, particularmente cuando llueve, aunque no han añadido funciones táctiles ni por control de movimiento.

Sí se ha añadido desde el principio una función que inexplicablemente no estaba en el juego original: viaje rápido entre las diferentes regiones. Me cuesta imaginar lo tedioso que hubiera sido tener que jugarlo sin esta opción, pues frecuentemente tienes que buscar Bugsnax concretos en varias zonas del mapa separadas por tiempos de carga, algunos inoportunamente largos.

bugsnax switch

Además, Bugsnax en Switch viene de serie con la actualización The Isle of Bigsnax, que se lanza hoy también en todas las plataformas, y que añade una nueva isla (Muela Muerta) por explorar con nuevos puzles y Bugsnax tamaño XXL que requieren de una nueva estrategia.

No es una continuación de la historia, sino que va en paralelo, sin relación con la trama principal. No es una expansión tan grande como se pensaba (11 Bugsnax nuevos), pero al fin y al cabo es un complemente gratuito. Ojo, para abrirla, antes debes completar las serie de tareas secundarias de Inventín, Estrefanía, Proti y Chamala, y alguna de ellas, especialmente la de Chamala, se vuelve un poco tediosa.

Aunque te hayas pasado la historia, siempre puedes volver antes del punto de no retorno para completar el resto de misiones secundarias, encargos (con recompensas para decorar nuestra casa) y poder repetir el final… porque hay un final bueno y uno malo.

Bugsnax – Un plato dulce y picante

Bugsnax es uno de los juegos más originales que hemos jugado en los últimos años, con una premisa que, de ponerse en una frase, sería algo así como «unos teleñecos viajan a una isla salvaje donde cazan bichos con forma de comida que hace que se transforme su cuerpo cuando se los comen».

Suena absurdo, pero su plantel de entrañables personajes mantiene nuestro interés durante las 8-10 horas que dura la aventura. La jugabilidad no llega tan alto como la parte narrativa, porque algunos puzles (o sea, formas de cazar a los Bugsnax) se repiten, pero en general hay un buen ritmo de situaciones y nuevas zonas y bichos por capturar.

Técnicamente, es un port muy sólido, se deja jugar perfectamente en Switch y sigue siendo un juego visualmente muy atractivo, que se presta a partidas cortas de «chill» en cualquier rato muerto en modo portátil para seguir explorando la isla y encontrar los bichos que te falten.

Bugsnax es un juego adorable, muy alegre y «wholesome» en la superficie, pero con toques bastante dramáticos y algo siniestros si escarbas un poco: un plato en apariencia muy empalagoso que es más picante de lo que aparenta. Muy, muy recomendable.

Análisis de Bugsnax realizado con un código de descarga cedido por Young Horses. Versión analizada: 1.0.1

Somos lo que comemos
Bugsnax es un juego de puzles y aventura en primera persona de lo más inusual. A algunos les conquistarán sus muñequitos y a otros les aterrarán. Si su aspecto infantil te produce rechazo, míralo más detenidamente: es más profundo de lo que aparece y tiene un toque siniestro que nos ha vuelto loco. Su jugabilidad es algo irregular, pero también es muy interesante y relajada.
PROS
Los Greluches y los Bugsnax son adorables, con una gran expresividad. Kweebo, kweebo, kweebo!
La historia tiene giros sorprendentes e inquietantes, y te encariñarás con los personajes (algunos más que otros)
Atrapar cada Bugsnax es un puzle en sí mismo: atento a nuestras herramientas, al entorno, y a otros Bugsnax
CONTRAS
Algunas herramientas se usan demasiado para los puzles, y otras apenas se usan en contadas ocasiones concretas
Algunas misiones secundarias consisten en buscar Bugsnax sin mucha justificación argumental: somos demasiado recaderos
No se han aprovechado los sensores por movimiento, y los tiempos de carga entre zonas son algo largos
80