Eiyuden Chronicle Rising

Análisis Eiyuden Chronicle: Rising – Nintendo Switch. ¿Aventurera o recadera?

Fecha de lanzamiento
10 mayo, 2022
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la descarga
3641 MB
Nuestra puntuación
80

Hay un proyecto en el mundillo del RPG estratégico que lleva tiempo cocinándose y que, si todo sale bien, verá la luz el próximo año 2023. Se trata de Eiyuden Chronicle: Hundred Heroes, un título desarrollado por Rabbit & Bear Studios y distribuido por 505 Games. Y aunque todavía queda bastante para que llegue ese momento, sus creadores han querido hacer más amable la entrada a su mundo, y a la vez ir abriendo boca a través de un título que hace las veces de prólogo a su historia. Se trata de Eiyuden Chronicle: Rising, el primer capítulo de una saga que acaba de nacer pero que ya tiene planeados dos episodios.

 

Para el proyecto que inaugura esta nueva serie de títulos JRPG, el equipo de Rabbit & Bear Studios se ha ayudado de Natsume, el estudio que se encarga de la saga Harvest Moon. Un gran aliado para un proyecto cargado de ambición que espera hacerse un hueco en un género repleto de aventuras épicas y grandiosas, pero definiendo su propio estilo. En NextN ya hemos tenido la ocasión de probar Eiyuden Chronicle: Rising de principio a fin, saboreando así las mieles de lo que será el futuro título anunciado a bombo y platillo en el E3 de 2021. ¿Y qué tal nos ha ido? Sigue leyendo, tenemos mucho de lo que hablar.

 

 

El filón de Nueva Nevaeh

Entre los aventureros de la remota frontera de Allraan se ha extendido un rumor de lo más jugoso: tras un inesperado terremoto en la aldea de Nueva Nevaeh, se ha descubierto un lugar repleto de lentes rúnicas y tesoros llamado Tumulorruna. Las habladurías han convertido la pequeña aldea en un lugar de peregrinación de aventureros, cazadores de tesoros y bandidos varios. Entre ellos se encuentra JC, una joven saqueadora de tradición familiar buscatesoros, que busca superar los logros de su padre y encontrar el mayor de los tesoros.

 

Sin embargo, la situación en Nueva Nevaeh no es la ideal. El terremoto ha destruido la mayoría de las viviendas y negocios, los aventureros no dejan de llegar y acumularse, y la alcaldesa en funciones cobra un impuesto abusivo por los derechos de exploración en Tumulorruna. La única alternativa es hacer favores y servicios a la comunidad, consiguiendo así sellos para rellenar una tarjeta y acreditar la buena voluntad con el pueblo. 100000 baqua o colaborar con la aldea, no hay otra alternativa para JC, que se ve inmersa en una aventura mucho más profunda de lo que pensaba.

 

Eiyuden Chronicle Rising

 

Eiyuden Chronicle: Rising, acción frenética

Así comienza Eiyuden Chronicle: Rising, una aventura en la que JC no está sola, sino que cuenta con la compañía de un mercenario bestia llamado Garoo y la propia alcaldesa en funciones, una hechicera llamada Isha. Se trata de un RPG de acción a tiempo real con desplazamiento lateral con pequeñísimos toques de metroidvania en sus mapeados, y que propone un sistema de combate bastante curioso: cada personaje tiene asignado un botón, y pulsar ese botón es atacar con ese personaje. No los vemos nunca a la vez, salvo cuando estamos en la aldea. En los lugares de exploración se van alternando según pulsemos los botones.

 

Esto no significa que no puedan luchar juntos. De hecho, hay un comando de ataques en cadena: si golpeamos a un enemigo con un personaje e inmediatamente pulsamos el botón de ataque de otro compañero, éste aparece velozmente y encadena el golpe. Esto da un toque de dinamismo al combate, pero también de estrategia, porque hay que saber escoger los momentos adecuados para utilizar esta mecánica. JC tiene ataques rápidos y continuos, Garoo es lento pero muy fuerte, e Isha puede utilizar su magia para atacar a distancia, pero necesita tiempo de recarga. Cada uno tiene sus pros y sus contras, y escoger al personaje adecuado para iniciar la ofensiva es muy importante.

 

Eiyuden Chronicle Rising

Además de esto, cada uno tiene una habilidad especial: JC cuenta con el dash para esquivar ataques, Garoo es capaz de bloquear ataques e Isha se teletransporta brevemente para evitar ofensivas. Los monstruos nos ponen en aprietos en bastantes ocasiones, especialmente cruzado el ecuador de la partida, así que más nos vale tomar la medida a las distintas variantes tácticas si no queremos sufrir demasiado. Si a esto le añadimos las runas, que otorgan poderes elementales a nuestros ataques y nos ayudan a desbloquear caminos, se nos queda un sistema de combate realmente rico y satisfactorio.

 

No sólo de lucha vive la aventurera

Eiyuden Chronicle: Rising no es un RPG al uso en el que todo gira en torno a la trama principal. Hay un peso importantísimo en la ciudad de Nueva Nevaeh, y recae sobre JC, una chica muy voluntariosa que se entrega a ayudar a todo el que se lo pide. Es la única forma de rellenar la tarjeta de sellos, claro. A lo largo de la partida, pasamos muchísimo tiempo, quizá demasiado, cumpliendo tareas para los ciudadanos. Algunas de ellas son obligatorias, otras opcionales. Algunas son tareas sin más en las que conseguimos experiencia y sellos, pero otras ayudan a mejorar el equipamiento de la aldea: la armería, la tienda de armaduras, la tienda de runas, la botica… Los comercios suben de nivel cuando cumplimos tareas para ellos. En resumen, somos el pilar central de la reconstrucción de Nueva Nevaeh.

 

Eiyuden Chronicle Rising
El carpintero de Nueva Nevaeh, el tío con más trabajo del mundo

 

La mecánica de ayudar a la aldea es divertida, pero tiene un peso excesivo en el desarrollo del juego. Pasamos muchísimo más tiempo haciendo de recaderos que explorando y avanzando en la historia principal. Tanto que, en algunos momentos cruciales de la historia, las misiones principales pasan a ser de recadeo, rompiendo el ritmo y la tensión narrativa de forma poco agradable. La historia de Eiyuden Chronicle: Rising es interesante y está repleta de sorpresas y giros, pero éstos suelen diluirse con demasiada frecuencia entre la obligación de buscar a un personaje para hablar con él o llevarle minerales al herrero para que construya un nuevo arma. Eso sí, al menos cada tarea da un buen número de puntos de experiencia imprescindibles para aguantar el tipo frente a los monstruos y los jefes.

 

En total, tenemos un total de más de 30 misiones principales y más de 100 misiones secundarias. Pero no creáis que esto es sinónimo de una aventura interminable: algunas tareas se hacen en cuestión de segundos o minutos. Si nos proponemos completar únicamente la historia principal, podemos llegar a hacerlo en cuestión de unas 11 horas, pero si intentamos completarlo todo, podemos llegar a las 14 o 15. No es un título especialmente largo, pero tampoco necesita serlo.

 

Eiyuden Chronicle Rising

 

El crafteo de Eiyuden Chronicle: Rising

La recolección de materiales es justo una de las piedras angulares del título. Acudimos a los lugares de exploración ataviados con una bolsa de recursos, y obtenemos materiales de los enemigos que derrotamos y los montículos de tierra y cristal que rompemos. Como buenos exploradores, volvemos a Nueva Nevaeh cargados de provisiones y recursos que no sólo nos sirven para cumplir los recados de los habitantes de la aldea, sino para construir nuestro propio equipamiento.

 

Armas, armaduras, runas mágicas, incluso platos de comida, todo en Eiyuden Chronicle: Rising es susceptible de ser fabricado y mejorado. Subir de nivel las armas y las armaduras es fundamental para poder avanzar en los combates más desafiantes, por lo que la exploración exhaustiva es esencial, y olvidarnos de mejorar nuestro equipamiento, un rotundo error. Teniendo en cuenta que la protagonista es una exploradora, esta mecánica parte de una justificación narrativa perfecta y da mucho sentido y coherencia a lo que estamos jugando.

 

 

El género RPG prolonga su matrimonio con el 2D-HD

El manido calificativo de «estilo Octopath Traveler» no es algo que se le aplique a Eiyuden Chronicle: Rising, pero la influencia se hace notar. Los personajes y monstruos tienen un diseño bidimensional, mientras que los escenarios y algunos jefes muestran un diseño tridimensional que resulta un gustazo para la vista. Los escenarios están trabajados con mucho cariño y son realmente impresionantes en muchos momentos. El pueblo, el bosque, la cantera, Tumulorruna… Pasearse por los mapas en busca de recursos es una gozada, y el diseño artístico de sus escenarios tiene mucha culpa.

 

La banda sonora también hace lo suyo para mantenernos atentos y enganchados. Algunas de las composiciones son realmente pegadizas y se les acaba cogiendo mucho cariño, a pesar de que en ocasiones se hacen demasiado recurrentes. Un detalle curioso es que el nivel de Nueva Nevaeh, que sube a medida que completamos la tarjeta de sellos, influye sobre la música, y cada vez que la aldea asciende de rango, su banda sonora cambia.

 

 

Pequeñas pegas técnicas

¿Y qué tal está Eiyuden Chronicle: Rising a nivel técnico? En general, nada mal. Sólo tiene un par de puntos negativos: a veces, el encadenamiento de ataques o el cambio de personaje es demasiado lento, y puede pasar factura en los combates más complicados. Y el tamaño de los textos es demasiado pequeño en detalles como nombres y niveles de jefes y enemigos. Irónicamente, se lee mejor en modo portátil, ya que tienen un escalado adecuado en ese modo, pero en modo sobremesa, en según qué pantallas y a según qué distancia, uno se deja la vista en ocasiones. Por desgracia, no es configurable.

 

Hay un tercer aspecto negativo, y es el manejo de los mapas. Los diseños de mapa no son nada intuitivos: tenemos un mapa para el viaje rápido, y otro mapa para consultar nuestra posición en la zona en la que nos encontramos. Esos dos mapas no tienen nada que ver entre sí, y se accede a ellos a través de botones distintos. Es decir, si queremos viajar a un lugar para cumplir una misión o recado, tenemos que entrar a un mapa, mirar, salirnos, entrar en el otro… Y aprendernos la ubicación de todo o transportarnos a puro ojo, porque el mapa de viaje rápido no muestra el lugar al que vamos, sólo su nombre y un mapa mayormente artístico que no se parece en nada al mapa de situación.

 

 

Eiyuden Chronicle: Rising – Nintendo Switch. Un prólogo muy digno

Saber que Eiyuden Chronicle: Rising es la antesala a una aventura más grande ya nos pone en situación de lo que vamos a encontrar: la presentación, algo tímida pero bastante resultona, de un mundo con aún mucho por descubrir, y con un final abierto. Pero es una aventura que funciona por sí misma, que cumple su propósito de introducirnos a su mundo y a su magia y a la que no le falta dinamismo y diversión. Aunque hay que armarse de paciencia y aceptar que no somos sólo aventureros, sino que también somos recaderos.

 

Eiyuden Chronicle RisingHemos analizado Eiyuden Chronicle: Rising gracias a un código digital proporcionado por 505 Games. Versión analizada: 1.0.2

 

Eiyuden Chronicle Rising
¿Me habéis visto cara de chica de los recados?
Eiyuden Chronicle: Rising diluye su interesante historia en recados omnipresentes, pero se hace divertido de jugar gracias a la perfecta conjunción de todos sus sistemas: combate, crafteo, exploración, reconstrucción... Todo sirve al propósito de un mundo precioso al que se le coge mucho cariño.
PROS
Todos sus sistemas: combate, crafteo, reconstrucción...
Un diseño artístico excelente, lleno de escenarios magníficos
Personajes carismáticos y muy divertidos
CONTRAS
La excesiva presencia de recados que interrumpen la historia
Consultar los mapas es un auténtico engorro
El tamaño de los textos es muy pequeño
80
Mostrar Comentarios (0)