Mighty Goose

Análisis Mighty Goose – Nintendo Switch. Este ganso no es nada manso

Mighty Goose
Fecha de lanzamiento
5 junio, 2021
Número de jugadores
1-2 (cooperativo sólo en sobremesa)
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la descarga
268 MB
Nuestra puntuación
79

Los jugones más viejos del lugar posiblemente tengan recuerdos mucho más numerosos que yo de lo que voy a comentar: la época de las recreativas arcade. A mí me pilló muy pequeño. Mis padres llegaban al bar con sus amigos, y los niños nos arremolinábamos en torno a una máquina arcade, deseando deslizar esa moneda agujereada de 25 pesetas para poner en marcha la maquinita del Metal Slug. Quizá mi recuerdo esté viciado, quizá fuera otra moneda la que hacía falta, pero eso no cambia lo divertido que era picarnos entre amigos para ver quién conseguía llegar más lejos pegando tiros y rescatando al personal. Una sensación que todos recordamos con simpática nostalgia y que muchos estudios de desarrollo de videojuegos siguen intentando mantener viva, justamente con propuestas como Mighty Goose.

 

El pequeño estudio independiente Blastmode estuvo pegado a esas maquinitas igual que nosotros, seguro. Se han ayudado de la distribuidora Playism para hacernos llegar esta propuesta que, a nivel jugable, evoca a esa época de romanticismo maquinil en la que aún no teníamos una consola en el bolsillo o en la mochila, y lo hace teniendo muy clara una cosa: a los jugadores de videojuegos actuales nos gusta ver a animales haciendo cosas absurdas. ¿Puede un ganso armarse hasta los dientes y embarcarse en una misión guerrillera? Vamos a verlo. Tenemos que destacar que recientemente recibió una actualización con nuevo contenido, y por ello, ¡qué mejor momento para echarle un ojo!

 

 

A pegar tiros y punto

No necesitamos demasiado contexto para adentrarnos en Mighty Goose. Nuestro contacto, Chonk, nos envía a una misión de rescate y nos ponemos a ello, arma en mano. Y a partir de ahí, todo es un avance mayormente lineal en pos de cumplir nuestro objetivo, pero con la inesperada amenaza de fondo del rey Void, que tiene sus propios planes para el universo. Viajamos de planeta en planeta recorriendo los escenarios y combatiendo contra decenas de enemigos que no están dispuestos a ponernos las cosas sencillas. Parece sencillo, ¿verdad? Bueno, más nos vale tener el gatillo bien controlado, porque nos podemos llevar más de un susto.

 

La jugabilidad de este título evoca a esas clásicas arcade de estilo run and gun y shoot’em up que consisten en avanzar, disparar, eliminar a los enemigos y seguir avanzando. Pero no se limita únicamente a eso, sino que introduce sus propias variantes, por ejemplo, la aparición de ayudantes que, además de luchar junto a nosotros, en ocasiones nos proporcionan algunas mejoras. Pero también las habilidades especiales de nuestro glorioso Mighty Goose: ralentizar el tiempo, lanzar bombas… o graznar, sin más. Podemos ir desbloqueando estas habilidades, además de algunas otras mejoras, a lo largo de nuestra partida.

 

Mighty Goose

 

Bueno, a ver, Mighty Goose hace algo más que pegar tiros

La mecánica de disparos y desplazamiento lateral en dos dimensiones adquiere un grado extra de complejidad a través de los distintos tipos de armas que podemos ir encontrando por el camino. De base, tenemos una pistola normal y corriente, con una potencia normal una cadencia de tiro no demasiado alta, pero por el camino recogemos metralletas, cañones y armas eléctricas de munición limitada. Nos ayudan a atravesar ciertos trechos complicados, y cuando agotamos su munición, volvemos a nuestra pistola estándar.

 

Pero no sólo de armamento vive este ganso, ya que también podemos hacernos con distintos vehículos: tanques, aviones… Mientras llevemos un vehículo, no recibimos daño, es la máquina quien lo recibe. Y además de atropellar a algunos enemigos, podemos disparar con más potencia y avanzar más rápido. Cuidar nuestro transporte puede llegar a ser importante para atravesar algunas fases sin sufrir demasiado.

 

Mighty Goose

Además de todo esto, hay una habilidad muy especial que hace de nuestro ganso el guerrero más poderoso de la galaxia. Y es su Modo Mighty. Cuando eliminamos a los enemigos, nuestra barra Mighty se va llenando, y cuando está al máximo, entramos en una especie de trance. A Mighty Goose le sale una melena de fuego imponente y su arma se vuelve mucho más potente. Disparamos como locos, exterminando a los enemigos de forma espectacular, y mientras se encuentra en este estado, nuestro personaje es prácticamente invulnerable. Si somos capaces de mantener este estado durante un buen rato, la batalla está ganada prácticamente sin despeinarnos.

 

Una galaxia no muy grande, pero desafiante

Como prácticamente todo arcade que se precie, Mighty Goose no propone una aventura que se alargue durante muchas horas, sino un rato desenfadado, centrado principalmente en la jugabilidad, y que no dura demasiado. Podemos completar la campaña principal a lo largo de unas tres horas de juego aproximadamente. Pero, si nos hemos quedado con ganas de más, siempre podemos atravesar ese agujero negro que se abre tras completar la historia y viajar a un universo paralelo, con los mismos escenarios, pero un punto extra de dificultad. Todo un reto para los soldados espaciales más aguerridos.

 

Si ni siquiera con eso es suficiente, no pasa nada. Este título nos da la posibilidad de repetir esos momentos nostálgicos de reunirnos junto a la maquinita con nuestros amigos y trabajar de forma cooperativa para exterminar a los enemigos. Y es que cuenta con modo multijugador cooperativo para dos jugadores. Eso sí, la opción para jugar en cooperativo sólo se activa en modo sobremesa. No es todo lo flexible que nos gustaría, pero ya es algo. Además, la actualización reciente ha incluido un DLC gratuito con un nivel completamente nuevo. ¡El ganso se sumerge en el agua!

 

 

Mighty Goose da buenos homenajes a la vista

Uno podría pensar que un título con unas raíces y unos propósitos tan «tradicionales» no deja espacio para la lírica. Nada más lejos. El estilo gráfico de Mighty Goose es un pixel art bastante sobrio, pero que sabe cuándo introducir la fantasía. Las breves cinemáticas presentan un arte que, aunque sea también pixelado, está muy trabajado y da un toque singular. Los momentos de más frenesí combativo provocan un ralentizamiento del tiempo que crea un efecto espectacular… Y de vez en cuando, nuestro amigo el ganso aparece en primera plana, como dándonos la enhorabuena por la que acabamos de liar. Un gustazo, vamos. Aunque hay que admitir que, a veces, la acción es tan frenética que ni te das cuenta de que te están matando.

 

Eso sí, también puede que haya a quien le moleste tanto frenesí. No pasa nada. Las opciones de accesibilidad del título permiten, entre otras cosas, deshabilitar los efectos de cámara lenta, de destellos y de vibración, así como mantener el disparo automático o delinear los proyectiles enemigos. No existen modos de dificultad como tales, más allá del modo básico y la dificultad adicional que se desbloquea al completar la historia, por lo que estos pequeños detalles pueden venir bien a aquellos jugadores menos experimentados en el género o menos propensos a disfrutar de la locura frenética en la que nos sumerge Mighty Goose en ocasiones.

 

Mighty Goose

 

Mighty Goose – Nintendo Switch. Armados hasta el pico

El género gansolike (patente en trámite) sigue ganando enteros como una conjunción de propuestas disparatadas y divertidas. Aunque la decisión de tener un ganso como protagonista no aporta nada realmente profundo al título, no importa lo más mínimo. Mighty Goose es lo que quiere ser: una propuesta que evoca a otros tiempos en materia de videojuegos, con pinceladas propias que lo traen a nuestra época, y repleto de diversión y frenesí en cada momento. Una nueva oportunidad de hacer el ganso y de divertirse de forma ligera y desenfadada, no exenta de toques cómicos. Larga vida a los gansos jugones.

 

Mighty GooseHemos analizado Mighty Goose gracias a un código digital proporcionado por Playism. Versión analizada: 1.0.2

Mighty Goose
No nos cansamos de hacer el ganso
El toque "retro" de Mighty Goose se mezcla con la introducción de mecánicas más actualizadas y el resultado es un ganso armado hasta los dientes y dispuesto a acribillar a todo el que se le ponga por delante. Una propuesta ligera, dinámica y atractiva que además se esfuerza por no ser tan breve como un arcade estándar.
PROS
Frenético y dinámico hasta decir basta
Se esfuerza en plantear retos y variantes que prolongan la rejugabilidad
Un estilo artístico y sonoro muy resultón
El ganso tiene un flow sobrehumano
CONTRAS
El modo cooperativo sólo es jugable en modo sobremesa
A veces es tan frenético que ni sabes lo que está pasando
79
Mostrar Comentarios (0)