The Legend of Bum-Bo

Análisis The Legend of Bum-Bo – Nintendo Switch. Había una vez, una precuela de The Binding of Isaac

The Legend of Bum-Bo Nintendo Switch
Fecha de lanzamiento
29 junio, 2022
Número de Jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la Descarga
1.5 GB
Nuestra puntuación
70

A poco que te gusten los juegos indies y/o los roguelites, el nombre de The Binding of Isaac te debe de sonar. Uno de los juegos que definió el género junto a Spelunky cuando todo eso antes era aún el salvaje oeste. Pero mientras el segundo tardó muchos años en tener una secuela, Edmund McMillen ha estado esta última década volviendo constantemente al universo de Isaac. Expansiones, secuelas disfrazadas de expansiones, juegos de cartas e incluso una precuela. Y es de esta última de la que vamos a hablar hoy, porque The Legend of Bum-Bo ocurre antes de que el pobre Isaac tenga que pasar por todas las penurias que ya conocemos. Pero, ¿cómo está relacionada la historia de Bum-Bo con la de Isaac? Bueno, eso es mejor descubrirlo por uno mismo.

 

 

Mezclando fichas y géneros

Si os acercáis a The Legend of Bum-Bo esperando que al ser un spin-off de The Binding of Isaac se parezcan en algo, os vais a llevar una sorpresa. Lejos de ser un juego de exploración de mazmorras aleatorias inspirado en The Legend of Zelda, la aventura de Bum-Bo apuesta por mezclar la aleatoriedad procedimental, con un juego de puzles y de construcción de mazos. Y ante todo pronóstico lo hace con bastante soltura y una muy buena ejecución.

 

La parte de la aleatoriedad es la que más se parece al roguelite original. Al igual que Isaac bajó al sótano para huir de su vida, Bum-Bo baja a las alcantarillas para recuperar su bien más preciado: una moneda de oro. Evidentemente, ahí empiezan una serie de mazmorras generadas aleatoriamente, donde las habitaciones, enemigos y objetos que vamos consiguiendo cambian completamente de una partida a otra. Aquí merece la pena bajar las expectativas y dejar claro que este juego no tiene tantísima variedad de elementos como la aventura de Isaac. Para empezar, porque este es un juego con unas pretensiones mucho más pequeñas que el de Isaac, pero también porque no hay que olvidar que si estamos acostumbrados a los desorbitados números es, en gran parte, debido a la gran cantidad de expansiones y versiones que ha tenido The Binding of Isaac.

 

 

En cuanto a la parte de puzles y construcción de mazos, es algo más complejo de explicar. ¡Pero es bastante sencillo de entender una vez has jugado un par de partidas! En cada habitación encontramos una serie de enemigos que hay que derrotar para avanzar a la siguiente y así hasta el jefe del nivel. Hasta ahí esta claro. Pero en vez de hacernos paso a base de llorar, Bum-Bo ataca a base de hacer puzles al más puro estilo Puzzle Quest o Candy Crush. Cada vez que combinemos cuatro o más pieza de los distintos colores (blanco, gris, amarillo, verde y marrón) Bum-Bo puede realizar una acción en función del color de las piezas. Evidentemente, a más piezas combinadas a la vez, mejor será el efecto. Estas acciones consisten en atacar a varios enemigos, atacar a un único enemigo pero haciendo mucha pupa, conseguir más movimientos para nuestro turno, paralizar enemigos tirándoles mocos y poner cacas para defendernos. Sí, McMillen no puede dejar ni un momento de ser un creador tan peculiar.

 

Cada vez que realizamos una de esas acciones ganamos maná del color pertinente, con el que activar los diferentes ataques y objetos que vamos consiguiendo a lo largo de cada partida. Y es aquí donde entra el elemento de construcción de mazos, pues el espacio que tenemos para acumular estos «conjuros» es limitado y hay que pensar cuales nos favorecen en función del resto que llevemos y del personaje. Y es que, como no podía ser de otra manera, The Legend of Bum-Bo cuenta con siete personajes diferentes que desbloquear, cada uno con sus peculiaridades en forma de pasivas y objetos iniciales. Merece la pena destacar que aunque el sistema de puzle es el mismo para todos los personajes, la forma de jugar y afrontar los combates es completamente distinta gracias a las características única de cada uno.

 

 

Sentir y tocar el cartón

Un simple vistazo a cualquier vídeo o imagen del juego es suficiente como para que su aspecto visual llame la atención. Como si se tratase de un juego de esa parte de Nintendo que es más experimental con los materiales, todo en The Legend of Bum-Bo está construido con cartones, papeles y lápices de cera. Todos los elementos tienen cierta fisicidad y piden a gritos poder tocarse. ¡Y puedes porque el juego es completamente compatible con la pantalla táctil! Por supuesto se puede jugar con mando sin ningún problema, pero se agradece que hayan decidido implementar el control táctil en Nintendo Switch. Al igual que se agradece que la versión que nos ha llegado, lo haga con la última actualización de la versión de Steam, que añade nuevos objetos y contenido.

 

 

Por desgracia en el apartado sonoro sí que encontramos un gran claroscuro. Como punto positivo tenemos a Ridiculon volviendo a colaborar con McMillen para hacer una banda sonora compuesta por nuevos temas y versiones de canciones clásicas. Pero siendo un juego que da nuevas pistas, bastante importantes acerca del pasado de Isaac, duele bastante que el juego ni siquiera tenga subtítulos en inglés para la cinemáticas. No son tantos, pero hay ciertos finales donde sí hay bastante diálogo que aporta trasfondo a la historia de Isaac. Teniendo en cuenta que el juego se venden como «la precuela de The Binding of Isaac», debería de haberse puesto más esfuerzo en dar facilidades para que todos los fans pudiesen enterarse de ella.

 

The Legend of Bum-Bo – Una precuela pequeñita que añade piezas al puzle

Le ha costado aterrizar en Nintendo Switch, pero al fin lo ha hecho. The Legend of Bum-Bo es un juego pequeñito dentro del universo de The Binding of Isaac. No innova demasiado en el género y no tiene tanto recorrido como el juego principal, pero funciona a la perfección por sí mismo como juego de puzles y consigue encajar las piezas (jeje) que coge de otros géneros.

 

Hemos analizado The Legend of Bum-Bo gracias a un código digital cedido por Nicalis. Versión analizada: 1.01

 

The Legend of Bum-Bo
Puzles, cacas y diversión
La mayor virtud y problema de The Legend of Bum-Bo es vivir bajo la sombra de su hermano mayor. Acercase al título esperando encontrar una obra tan profunda y compleja en cuanto a contenido es un error. Lejos de ser un juego mastodóntico que lleva 11 años creciendo, Bum-Bo simplemente quiere ser un juego de puzles que introduzca algo de aire fresco al género y a la franquicia. Cosa que consigue casi sin despeinarse esos dos pelos que tiene en la cabeza.
PROS
Se siente fresco como juego de puzles gracias a la combinación de mecánicas de otros géneros
Cada personaje varia enormemente la forma de jugar y afrontar las partidas
Como precuela, las pinceladas que añade a la historia de la franquicia sorprende y agraden a partes iguales
CONTRAS
Debido a la aleatoriedad, en ocasiones pueden darse situaciones un poco injustas
Debido a lo anterior, desbloquear a algunos personajes depende casi más de la suerte que de cualquier otro factor
No existe ningún tipo de subtítulos que ayuden a enterarse mejor de la historia
70