Bright Memory Infinite

Análisis Bright Memory: Infinite Gold Edition – Nintendo Switch. Un intenso cóctel de parkour, disparos en primera persona y katanas

Bright Memory Infinite
Fecha de lanzamiento
21 julio, 2022
NÚMERO DE JUGADORES
1
TAMAÑO DE DESCARGA
1851,00 MB
IDIOMAS
Español, inglés, alemán, etc.
Nuestra puntuación
62

Cuando os hablamos por primera vez de Bright Memory: Infinite, a principios de julio de este mismo año, no fuimos pocos los que quedamos prendados con la propuesta de Zeng Xiancheng. No en vano, se nos presentaba un FPS que combinaba disparos en primera persona con hack and Slash (katana) y parkour. Una propuesta que, para más inri, promete, bajo la coletilla Gold Edition, ser mucho más completa que la original lanzada hace unos 8 meses en PC, Xbox Series y PS5. Por si fuera poco, que semejante proeza haya sido realizada por una sola persona resulta increíble. Está claro que la industria china del videojuego apunta maneras. En esta ocasión, nos lanzamos a analizar, de la mano de Playism, la versión completa para Nintendo Switch. ¡Acompáñanos en esta sorprendente, frenética y pirotécnica aventura!

 

 

Un blockbuster en toda regla

Corre el año 2036, el mundo se encuentra plagado de sucesos extraños y La Organización de Investigación de Ciencias Sobrenaturales (SRO) es la encargada de estudiarlos a pie de campo tanto a nivel científico como militar. En ese segundo cuadrante se encuadra nuestra protagonista. ¿Nuestra misión? Indagar más en uno de esos fenómenos sobre los que los científicos no encuentran explicación alguna. Bajo esta sencilla premisa, que podría haber sido sacada de cualquier cinta de acción de los 90, se nos presenta Bright Memory: Infinite Gold Edition.

 

Como ya hemos comentado unas líneas más atrás, nos encontramos ante un título que combina un espíritu FPS con los enfrentamientos con katana, parkour y algún QTE. Algo que ya deja claro, desde los primeros compases del juego, que lo que aquí prima es la acción y la espectacularidad. Es decir, un mapa totalmente lineal con pocos recovecos en los que rebuscar y toneladas de enemigos por derrotar con bastantes puntos de guardado para no desesperar en el intento. Aquí no encontramos ningún tipo de distracción adicional, más allá de algún que otro coleccionable. De lo que se trata es de avanzar y matar.

 

Bright Memory Infinite

 

Y precisamente para garantizar nuestro progreso contamos con diversas habilidades especiales. Podemos atraer a los enemigos para destrozarlos con una suerte de pulso electromagnético (dash), escalar, usar un arpón para acceder a zonas inaccesibles, cubrirnos con la espada, bloquear ataques para romper las defensas enemigas o incluso lanzar ataques cargando de electricidad nuestra afilada hoja. Amén del clásico doble salto o la posibilidad, al más puro estilo de Mirror Edge, de caminar por las paredes. Por si fuera poco, las armas de fuego a nuestra disposición no desmerecen a las vistas en ningún FPS que se precie. Francotirador, escopetas, rifles, etc… Todas ellas con dos modalidades de disparo. Difícilmente, repetimos que lo que aquí prima es la acción pura y dura, nos hemos quedado sin munición.

 

Combates frenéticos

De todo lo anterior se deriva una conclusión clara. Pese a lo directo y fugaz de la propuesta de Xiancheng es en el combate donde Bright Memory: Infinite Gold Edition brilla con luz propia. Su sistema jugable es bastante completo y profundo y nos permite combinar nuestros distintos movimientos para poder salir airosos.

 

 

Bright Memory Infinite

 

Por desgracia, la mayor parte del tiempo el juego no nos «obliga» a combinar todas nuestras habilidades. Por lo que os recomendamos jugar en modo difícil para forzar un poco dicha situación. No en vano, cuando sacamos partido a todas sus mecánicas jugables es cuando el título logra realmente destacar. A todo ello tenemos que sumar momentos de infiltración que, aunque metidos con calzador, aportan algo de variedad a un conjunto que puede llegar a ser algo repetitivo.

 

Los enfrentamientos con los jefes, y algún que otro enemigo de nivel superior, son harina de otro costal. Presentándonos espectaculares cinemáticas, basadas en el propio motor del juego, y brindándonos intensos enfrentamientos donde, sí o sí, debemos sacar partido a todo lo aprendido hasta ese momento. Por desgracia, dichos enfrentamientos son bastante escasos. Su duración tampoco hace demasiado favor al conjunto. Y es que, más allá de los coleccionables para mejorar nuestras habilidades (muy básico), la posibilidad de desbloquear un nuevo modo de dificultad y los añadidos cosméticos para nuestra prota, no nos ofrece ningún aliciente rejugable. Siendo, por otro lado, una propuesta que puede ser completada sin problemas en un par de horas.

 

 

Resultón en lo técnico

Que nadie se lleve a equívoco, Bright Memory: Infinite Gold Edition no es ningún tipo de portento técnico. Es más, propuestas como las remasterización del mítico Crysis logran exprimir con mayor atino a la híbrida. No obstante, si que luce bastante bien. Destacando unos cuidados efectos de iluminación. Eso sí, olvidaros de los 60 fps, el modo rendimiento (120fps) y Ray Tracing de otras plataformas. Para compensar, contamos con controles por movimiento y un resultó sistema anti-aliasing.

 

En lo relativo a su desempeño es bastante bueno. Y, en este sentido, no hemos apreciado ningún bajón de frames realmente considerable. Aunque… caminar por el agua nos ha dejado secuencias, bastante curiosas, en las que en lugar de salpicar agua parecía que camináramos entre arena. Por otro lado, el juego cuenta con algún que otro bug que nos ha dejado atrapados en el propio escenario. Para compensar, los tiempos de carga son bastante escasos para lo que nos tiene acostumbrados este género. El juego llega, para finalizar este apartado, con textos en perfecto castellano y voces en inglés.

 

 

Una experiencia tan intensa como fugaz

No vamos a negar lo evidente, Bright Memory: Infinite Gold Edition es un juego bastante entretenido. Un título de acción que combina FPS con hack and slash, parkour, multitud de movimientos y un apartado gráfico, cinemáticas incluidas, bastante resultón, ¿dónde hay que firmar? Por desgracia, y no todo iba a ser bueno, se trata de una propuesta tan intensa como fugaz y, en ocasiones, repetitiva.

 

Por otro lado, la implementación de sus distintas mecánicas no resulta satisfactoria, ya que en ningún momento nos vemos obligados a tener que combinarlas por cuestión de mera supervivencia. Pudiendo completarlo casi en su totalidad como un shooter al uso. Su escasa variedad de enemigos y la posibilidad de completarlo en un par de horas terminan por dejar la sensación de que, a pesar de su precio reducido, nos encontramos ante una suerte de espectacular y vistosa demo técnica.

 

Bright Memory Infinite

Hemos analizado Bright Memory: Infinite Gold Edition gracias a un código digital cedido por FYQD Studio. Versión analizada: 1.0

Bright Memory Infinite
Un cóctel tan intenso como fugaz
Bright Memory: Infinite Gold Edition es un divertido FPS con toques de hack and Slash, y algo de parkour, que cuenta con una adictiva jugabilidad y un apartado técnico bastante resultón. Por desgracia, peca de muy corto, escaso de contenido e incluso algo repetitivo.
PROS
Acertada mezcla de FPS, parkour y hack and Slash
Gráficamente resulta bastante llamativo
Interesante surtido de mecánicas...
CONTRAS
... a las que el juego no nos invita a sacar demasiado partido
Se antoja extremadamente corto
Se echa en falta algo de contenido adicional y nuevos modos de juego
62