We Are OFK

Análisis We Are OFK – Nintendo Switch. El culebrón musical indie pop que no esperabas

Fecha de lanzamiento
18 agosto, 2022
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la descarga
3073 MB
Nuestra puntuación
69

El mundo de la música es uno donde la creatividad no ha dejado de romper moldes a lo largo de los años, especialmente en las últimas décadas, donde la aparición de los videoclips, y posteriormente de internet, han abierto a los artistas un universo de posibilidades que antes no estaban a su alcance. Hasta hace unos años, un grupo de música virtual era algo simplemente inimaginable, pero entonces llegó el genial Damon Albarn, la voz detrás del popular grupo ficticio Gorillaz, o la tecnología de Vocaloid, que ha llevado a Hatsune Miku a romper barreras inimaginables. Muchos más estarán por venir, por supuesto, y uno de ellos está a punto de hacer su entrada estelar en la industria, en un formato que a su vez es de nuevo algo muy original: el videojuego We Are OFK.

 

Lo primero, claro, es hacer las presentaciones: OFK es un grupo de indie pop encarnado por personajes ficticios. La voz corre a cargo de Luca Le Fae, los arreglos de voz los pone Jey Zhang, la pianista Itsumi Saito echa una mano a los instrumentos pero también como mánager, y la genial Carter Flores pone a su disposición a su mejor creación, el gato holográfico Debug. El título, que se estrena el 18 de agosto, cuenta con sólo dos episodios, y los tres siguientes se liberarán más adelante. Pero nosotros ya hemos jugado los cinco en exclusiva. ¡Vente a verlo!

 

 

Un análisis que necesita advertencias previas

Lo primero que hay que tener claro antes de adentrarse en We Are OFK es que esto no se trata de un videojuego normal y corriente. Tampoco llega a ser del todo una novela visual, ya que su interactividad es muchísimo menor. Se trata, más bien, de una teleserie interactiva en la que podemos escoger algún que otro diálogo, y cuya mayor interacción se halla en los videoclips. Esto podría echar atrás a un jugador que busque una experiencia jugable más tradicional o más interactiva, pero si eso no supone un problema, adelante con la experiencia.

 

Lo segundo de lo que debemos advertir es que la barrera del idioma es un factor diferencial en este título. Al tener el ritmo narrativo de una serie, los diálogos son rápidos, y alguien que no tenga un buen dominio del inglés quizá lo pase mal y tenga que pausar el juego muy a menudo. Y es que el inglés es el único idioma disponible, y en ocasiones hay cierto argot que puede hacerse complicado si nuestro nivel de inglés es medio-bajo. Son dos barreras muy duras para el jugador promedio. ¿Para ti no lo son? ¡Enhorabuena, sigue leyendo!

 

We Are OFK

 

Vale, genial, pero ¿cómo se interactúa en We Are OFK?

El progreso de los capítulos sigue el ritmo habitual de cualquier serie, con cinco episodios largos de entre 50 y 60 minutos de duración, excepto el episodio final, que dura 80. Por lo tanto, nos encontramos ante un juego-serie que dura unas 5 horas y media. En el transcurso del mismo, hay momentos en los que podemos controlar lo que responde el personaje que protagoniza la escena, ya sea en una conversación en persona, en una interacción en redes sociales o simplemente pensando para sus adentros. La mayor interacción se halla en los videoclips, donde controlamos varias cosas, dando como resultado estampas que podríamos definir como etéreas, oníricas. Lo típico en un videoclip imaginativo.

 

Lo mejor en este aspecto es que We Are OFK se adapta a la perfección a las funcionalidades que ofrece Nintendo Switch. La posibilidad de utilizar la pantalla táctil hace que el visionado sea realmente cómodo y se adapte a nuestras preferencias. ¿Prefieres verla en la tele, como cualquier programa? Modo sobremesa y Joy-Con o cualquier otro mando para controlar. ¿Te gusta más un formato de pantalla pequeña? Modo portátil y pantalla táctil, como si de poner Netflix en la tablet se tratara. Eso sí: en modo portátil, algunos recuadros de texto son minúsculos y agradecerían una opción de configuración de tamaño.

 

También hay que añadir que resulta realmente cómodo visitar y revisitar cada capítulo. Si decidimos pausar nuestra sesión y cerrar el juego, al regresar podemos retomarlo exactamente donde lo habíamos dejado, como en cualquier plataforma de visionado en línea. Del mismo modo, tras acabar de ver cada capítulo, desbloqueamos su videoclip correspondiente, y podemos disfrutar del videoclip de forma individual sin tener que volver a ver el capítulo entero, un punto a favor de la comodidad.

 

We Are OFK

 

Mucho salseo en Los Ángeles

¿Pero de qué va todo esto? La respuesta es simple, We Are OFK narra la fundación de la banda. La historia parte de un punto en el que los tres amigos Itsumi, Luca y Carter conocen a Jey. La primera, recién llegada a Los Ángeles y atrapada en sus recuerdos del pasado y la presión de dedicarse a tocar el piano; el segundo, atrapado en un trabajo como guionista de los videojuegos que mina su creatividad, y deseoso de entregarse a la música; la tercera, una artista que no para de teclear furiosamente hasta conseguir dar a luz al maravilloso gato holográfico Debug. Por su parte, Jey es una ingeniera de sonido con una carrera a sus espaldas que da a Luca la oportunidad de perseguir su sueño de dedicarse a la música. Y hasta aquí podemos contar para no hacer spoilers.

 

Sí podemos añadir que la narrativa esconde mucho más de lo que parece. Se trata de una serie sobre un grupo de jóvenes que vive en Los Ángeles, y por lo tanto incluye el paquete completo de una propuesta de este tipo: ligoteo, drama, sexo, traición, amigos dándose apoyo entre sí, recuerdos del pasado, fiestas… El trasfondo, eso sí, siempre es esa inquietud que supone correr el riesgo de dedicarse al sueño de la música en un lugar que rebosa competitividad y en el que todo el mundo busca su parte del pastel, sin estar dispuesto a veces a compartirlo. En resumen, es una serie con todas las de la ley, que presenta una narrativa sólida y bien planteada, con personajes poliédricos con los que empatizar y encariñarse.

 

We Are OFK

 

El sonido siempre mejora bien acompañado de la imagen

Parece obvio pensar que un título que basa su razón de ser en la fundación de un grupo musical vendrá aderezado con una banda sonora a la altura. La premisa se cumple, y lo dice un analista que no es precisamente un enamorado del indie pop, pero capaz de admitir que, objetivamente, hay calidad en la banda sonora y en las canciones del grupo. Pero quedarse ahí sería injusto, porque no sólo de sonido vive We Are OFK. También hay que admitir que la imagen está a la altura.

 

El estilo gráfico que representa al grupo se siente fresco, moderno, alegre. El diseño de los personajes y los escenarios da un toque único y especial al grupo, y los momentos en los que se acompañan las escenas con conversaciones de WhatsApp o mensajes de texto dan también una dimensión que entrelaza muy bien la interactividad del título con su narrativa. Y los videoclips, como ya comentamos anteriormente, tienen un toque onírico magnífico.

 

We Are OFK

 

We Are OFK – Nintendo Switch. El culebrón musical que no esperabas

We Are OFK es una propuesta original y diferente, con su propio género. No es sólo una serie, tampoco es sólo un videojuego. Es una carta de presentación que busca seguir su propio camino, al igual que el propio grupo musical al que presenta. Es una auténtica pena que sólo los jugadores con buen dominio del inglés vayan a ser capaces de disfrutar de forma fluida de esta mini serie, pero quien pueda hacerlo encontrará una buena unión de narrativa, música y arte gráfico.

 

We Are OFKHemos analizado We Are OFK gracias a un código digital proporcionado por Team OFK. Versión analizada: 1.0.0

We Are OFK
Una presentación muy original
El grupo OFK se presenta en sociedad de una forma muy pocas veces vista. El formato de miniserie interactiva encaja a la perfección en Nintendo Switch gracias a sus funciones táctiles en modo portátil. El arte colorido y lleno de personalidad y la calidad musical hacen el resto para un título atípico, pero agradable.
PROS
Su estilo gráfico, fresco y agradable, acompaña a la perfección a la música
La trama consigue que te encariñes con todos los personajes
La función táctil de Nintendo Switch le sienta como un guante
Es imposible no enamorarse de Debug, el gatito holográfico
CONTRAS
Hay que entrar teniendo claro que es un formato con interactividad muy baja
El modo portátil agradecería configuración de tamaño de textos
La insalvable barrera del idioma: voz y textos únicamente en inglés
69
Mostrar Comentarios (0)