GC22 – Impresiones Serial Cleaners. ¡Hora de una buena limpieza!

Cinco años después del estreno de Serial Cleaner en Nintendo Switch, estamos a pocos días de disfrutar de Serial Cleaners, su secuela. Esta segunda entrega no sólo supondrá un cambio en el apartado visual del juego, sino que también supondrá un salto temporal que nos llevará a la década de los 90 (una que más de uno de nuestros lectores o lectoras recordará con mucho cariño).

 

He tenido la suerte de jugar a esta secuela en la pasada Gamescom 2022, así que aprovecharé para contaros un poco acerca de mis impresiones. Antes de comenzar, quiero avisar del hecho de que, por desgracia no he podido jugar a una versión nativa para Nintendo Switch y todo fue en base a PC, por lo que no analizaremos apartados como el rendimiento o el gráfico (no creo que haya mucha diferencia entre versiones). Eso sí, afortunadamente pude jugar usando un mando, así que la experiencia en lo que respecta a controles será bastante cercana a lo que veremos en nuestra querida consola.

 

 

Una vida agitada en una época convulsa

Serial Cleaners se ambienta a inicios de los años 90, y aunque sea una secuela y haya un personaje que regresa directamente de esta, no es completamente necesario jugarla para comprender el argumento o a los nuevos personajes de esta entrega. Si quieres hacerlo, el juego está actualmente disponible en la eShop Nintendo Switch a un precio de 2,34 euros hasta el próximo 16 de septiembre. Volviendo al juego, los cuatro personajes se dedican al negocio de la limpieza de escenas del crimen, y sus historias están conectadas de cierta forma, pero cada uno de ellos cuenta con sus propias motivaciones y mecánicas jugables. La acción se desarrolla en distintos escenarios en los que no sólo nos basta con recuperar archivos o eliminar cadáveres, también tendremos que limpiar lo mejor que podamos la escena del crimen. Todo mientras la policía vigila atentamente los alrededores o la propia escena.

 

Por ejemplo, la más joven del equipo está especializada en los ordenadores y es una especie de hacker (con una vestimenta bastante noventera), pero también es la más pequeña y con menos fortaleza física del grupo, por lo que tendrá que aprovechar sus habilidades para encender luces en otras zonas del mapa, abrir puertas para distraer a los guardias o la policía, pero no puede cargar los cuerpos, por lo que tendrá que arrastrarlos sin que la descubran. Cada uno de los personajes tiene sus fortalezas y debilidades, siendo posible jugar con cualquiera de ellos sin necesidad de un orden específico, por lo que podemos probar todas sus habilidades o jugabilidad sin grandes restricciones.

 

Serial Cleaners

 

Los años 90 en todo su esplendor

En cuanto a los escenarios en los que se desarrolla la acción, estos pueden ser muy amplios o ser compactados y con poca maniobrabilidad.  Sin importar cual de ellos nos toque, se cumple la constante de tener que valernos del entorno para ocultarnos. Puede ser tras una pared, por una salida secundaria antes de que llegue la policía o en conductos de ventilación, lo importante es no dejarnos ver. Si nos llegan a ver podemos estar en un serio problema, pero no significa necesariamente el fin de la partida, pues al no poder atraparnos la IA enemiga reaccionará mejorando su velocidad de respuesta al patrullar o llamando refuerzos, de allí que algunas zonas sean un auténtico desafío de ingenio y para los que se requiere algo de suerte.

 

No hablaré del apartado técnico o visual, pero me gustaría destacar que a nivel estético el juego refleja perfectamente la década de los años 90 (se ambienta en Nueva York). Si creciste durante esta, encontrarás un buen número de referencias y elementos que te harán sonreír en más de una ocasión. Además, el apartado visual un poco más minimalista de la primera entrega se ha dejado atrás para darnos un juego que destaca mucho más a nivel visual y se puede permitir contar con más detalles en sus escenarios.

 

Serial Cleaners

 

Finalmente, me gustaría dejar en claro que el jugar con mando es bastante más cómodo de lo que podría parecer de buenas a primeras. Haciendo la comparativa entre jugar con teclado y ratón o un mando (en este caso he usado el de Xbox One), el mando sale gracias ganando a unos controles bastante intuitivos a los que no cuesta prácticamente nada acostumbrarse. ¿Funcionará igual con la distribución del mando en modo portátil de Switch? Lo descubriremos el próximo 22 de septiembre, día en el que Serial Cleaners llegará a Nintendo Switch y otras plataformas (con voces en inglés, pero textos en español).

 

No es sólo nostalgia

Sin haber jugado a la entrega original y no siendo especialmente fan del sigilo, en un primer momento no sabía qué podía esperarme de un juego como Serial Cleaners o si realmente iba a disfrutar de la sesión de juego. Afortunadamente, me equivoqué con esta última idea y jugar a este título ha sido una experiencia divertida y gratificante, quizá una de las que más me han gustado en una Gamescom en la que he visto un buen número de juegos.

 

Hay que ser sigiloso, pero si la cosa se tuerce el juego te da margen para ser creativo e ingenioso a fin de salir del apuro sin tener que volver al punto de inicio. En más de una ocasión he terminado perdiendo a causa de uno o dos sucesos inesperados, pero eso sólo me animaba a volver a intentarlo probando nuevas estrategias y triquiñuelas. Es un juego con el que te puedes «picar» rápidamente, por lo que una vez completas la misión te sientes recompensado.

 

Serial Cleaners