Pikmin 1

Análisis Pikmin 1 – Nintendo Switch. Se notan los anillos de la edad, pero las raíces siguen siendo divertidísimas

Pikmin 1
Fecha de lanzamiento
21 junio, 2023 G:i
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la descarga
1119 MB
Nuestra puntuación
78

Han pasado ya 21 años desde que los pequeños Pikmin hicieran su debut en el mundo de los videojuegos. Desde aquel año 2001 en el que acompañaron a Nintendo GameCube en su estreno, la IP ideada por Shigeru Miyamoto ha ido engrosando su historial, convirtiéndose en una de las sagas icónicas de la compañía japonesa por derecho propio. Sin embargo, hay muchos usuarios que no han tenido aún ocasión de iniciarse en la serie, que está a menos de un mes de estrenar su cuarto capítulo, y que probablemente deseen empezar por el principio. Es justamente mi caso: nunca había jugado a esta saga. Hasta ahora.

 

Pikmin 1 y 2 han llegado por sorpresa a la eShop de Nintendo Switch, y una vez más, es posible disfrutar de todos los episodios de las criaturas florales en la misma plataforma. Ambos títulos fueron reestrenados en Wii y en Wii U, y ahora repiten jugada en la consola de los Joy-Con. ¿Eres de los que ya disfrutaron de esta aventura en una ocasión anterior? Quédate aquí para saber cómo se vive la experiencia en la híbrida. ¿Eres de los que aún se están preguntando si merece la pena adentrarse en este mundo? Yo acabo de hacerlo, así que sigue leyendo, porque vas a conocer la experiencia de alguien que, hasta hace apenas unos días, se encontraba en la misma situación. Ponte la escafandra, ¡nos vamos al espacio!

 

 

Heredamos la versión más «movida» de Pikmin 1

Como ya hemos comentado, el primer capítulo de Pikmin ha pasado por todas las plataformas de sobremesa desde su lanzamiento, de un modo u otro. La versión de Wii, concretamente, incorporó algo que no tenía la de GameCube: una pequeña opción de control por movimiento, en el apuntado para lanzar criaturas. Esta opción aparece también en la versión que acaba de llegar a Nintendo Switch, aprovechando las posibilidades que ofrece el giroscopio. En todos los demás aspectos, el título aparece prácticamente idéntico a sus anteriores estrenos, salvo por una remasterización gráfica que mejora la resolución.

 

El principal aliciente con respecto a los anteriores estrenos es, sin duda, la posibilidad de disfrutar de las opciones híbridas de la consola. Aunque las texturas de los escenarios acusan el paso del tiempo en el modo sobremesa, jugar en modo portátil es una experiencia muy cálida y agradable a nivel visual. Y el rendimiento es el aspecto donde más se nota el salto temporal, pero para bien: al ser un juego poco exigente gráficamente, funciona con una fluidez maravillosa, con muy pocos momentos de carga. En otras palabras: va fino, fino.

 

 

Aventuras en un planeta desconocido

La aventura de Pikmin comienza con un desafortunado accidente. La Dolphin, la nave del capitán Olimar ha recibido el impacto de un asteroide y ha aterrizado forzosamente en un planeta desconocido, perdiendo la mayoría de sus piezas por el camino. El planeta está lleno de un gas llamado oxígeno, totalmente mortal para el viajero espacial, y sólo cuenta con reservas suficientes para 30 días. Ése es el tiempo con el que contamos para reunir las 30 piezas de la nave, repararla y escapar para regresar sano y salvo a su hogar, el planeta Hocotate.

 

Olimar no tarda en darse cuenta de que hay una forma de vida autóctona bastante peculiar: unos pequeños seres vegetales, a los que bautiza como Pikmin, con capacidades extraordinarias, y lo más importante: sorprendentemente voluntariosos y dados a colaborar con un recién llegado a su planeta. La extraordinaria fuerza de los hombrecillos florales ayuda a Olimar a recuperar la primera pieza de su nave, marcando así el camino a seguir. Ha llegado la hora de explorar el misterioso planeta, formando un ejército por el camino.

 

 

Las extraordinarias capacidades de los Pikmin

A lo largo de nuestra aventura en el misterioso planeta, descubrimos tres tipos de Pikmin diferentes. Los de color rojo son los más fuertes, los que más pupa hacen a los enemigos, e inmunes al fuego; los amarillos tienen la capacidad de recoger y lanzar bombas, además de llegar más alto que ningún otro si los lanzamos; los azules, por su parte, tienen la capacidad de nadar y de rescatar a otros que se estén ahogando, algo indispensable en ciertos biomas. Hay un total de 5 biomas distintos en el planeta, y en todos necesitamos buen criterio a la hora de utilizar a los hombrecillos. Hacer que nos sigan, que se detengan, lanzarlos, dirigirlos hacia un objetivo… Somos los comandantes de este minúsculo ejército.

 

Aumentar nuestro número de Pikmin es bastante sencillo. Tenemos dos formas: recolectar las pastillas de colores y llevarlas a las «cebollas» para que germinen a más criaturas, y hacer lo propio, pero con enemigos derrotados. El tipo de ser que usemos para transportar pastillas o enemigos es determinante: cada uno lleva sus trofeos de caza a su propia cebolla, y en el caso de los enemigos da igual, pero las pastillas tienen color por algo. Si llevamos la pastilla a su cebolla correspondiente por color, obtenemos más criaturitas.

 

Transporte de piezas

 

Además de esto, los hombrecillos tienen tres niveles de desarrollo. En el más básico, su cabeza tiene una hoja; en el intermedio, un capullo de flor sin abrir; en el avanzado, una flor totalmente abierta. En su máximo nivel, los Pikmin son mucho más veloces, algo que se agradece cuando el reloj corre en nuestra contra, porque si llega la noche y no se encuentran en la «zona segura», los perderemos para siempre. Sí, los hombrecillos florales pueden morir, ya sea por abandono nocturno, por ahogamiento, o caídos en combate. Y es que el planeta no es del todo pacífico.

 

 

No toda la fauna es amigable

El planeta donde habitan los Pikmin entraña peligros. Hay distintas criaturas que nos obstaculizan el avance en busca de las piezas de la nave, e incluso jefes que debemos derrotar para acceder a ciertas piezas. Comprender las capacidades de los hombrecillos es esencial para derrotarlos: a las criaturas que lanzan fuego, mejor ni acercarse con amarillos o azules. Los combates en el agua, claro, no son para amarillos o rojos. En este aspecto, la estrategia en tiempo real es una parte clave de la jugabilidad. Y no es moco de pavo: una mala decisión puede dar con decenas de criaturitas muertas de un solo golpe.

 

El entorno también es parte importante de la progresión. Cada escenario es un puzle lleno de obstáculos y peculiaridades que debemos ir salvando: puentes a construir, muros a derribar, atajos a abrir, recovecos que nos obligan a analizar bien nuestras opciones de avance, y hasta zonas que requieren que nuestros Pikmin cambien de color gracias a unas flores especiales que hay en lugares determinados. Y hasta esto es algo a manejar con cuidado: un Pikmin florecido que cambia de color vuelve a su nivel básico. Los entresijos estratégicos alcanzan a la exploración y al combate llevándonos a pensar bien nuestros movimientos en cada momento.

 

 

Flexibilidad y finales alternativos

Aunque, desde el primer momento, el capitán Olimar dice que necesita todas las piezas de la nave para escapar, lo cierto es que hay algunas que no son del todo necesarias. Podemos terminar el juego sin conseguir las 30 pero, en ese caso, el final obtenido es un final incompleto. Además, no es del todo sencillo descubrir qué piezas son prescindibles, y es que el juego carece de pistas en ese aspecto. Hay ciertas cosas que no se explican hasta que las descubres, impulsando así la exploración autónoma.

 

También contamos con cierta flexibilidad en el orden para descubrir cada cosa. Al inicio de cada día, podemos escoger qué bioma visitamos ese día, por lo que no es necesario completar del todo una zona antes de pasar a la siguiente. Lo único imposible es visitar dos zonas en un solo día, pero, con contadas excepciones, podemos ir yendo de una a otra y recolectar las piezas de la nave en el orden que queramos. Incluso podemos conseguir más de una en un solo día… Si es que nos da tiempo, claro, porque el tiempo en cada día es limitado. En cuanto al número de Pikmin, el número máximo total que podemos utilizar es de 100, aunque podemos tener muchos más guardados en las «cebollas», y guardar y sacar cuando lo necesitemos.

 

 

Los defectos de Pikmin 1, algo propio del tiempo

Aunque, en la mayor parte de sus aspectos, Pikmin sigue siendo un juego divertidísimo a día de hoy, hay ciertos aspectos en los que se le nota la edad. El más visible es el de las texturas, algo ya comentado al principio del análisis. También se nota a nivel de control, con una cámara con bastante libertad de movimiento, pero con una tosquedad propia de su tiempo (principios de los 2000). Lo mismo sucede con algunos controles, especialmente el de apuntado, y con la IA de los Pikmin: no siempre se mueven como desearíamos. Cuántos habré perdido por ahogamiento involuntario…

 

Por lo demás, el título se sigue manteniendo como una propuesta bastante sólida en lo que aborda. El despliegue táctico y el diseño de niveles son excelentes, y cada zona está acompañada de una banda sonora que aporta mucho a la ambientación. La sensación de avance es constante en cada nivel, y la acción te mantiene enganchado durante todo el tiempo en las alrededor de 8 horas que dura la aventura. Y eso sin contar con el Modo Desafío, en el que podemos probarnos a nosotros mismos para ver cuántos Pikmin somos capaces de plantar en un solo día en los distintos biomas.

 

Transporte de piezas
Vamos, ¡sólo falta uno!

 

Pikmin 1 – Nintendo Switch. Un comienzo suficientemente bueno

Adentrarnos en una saga con su primer juego siempre tiene el inconveniente de visitar juegos con bastantes años de antigüedad, y que presentan aspectos que, valorados con el paso del tiempo, se sienten algo envejecidos. El caso de Pikmin, que llega casi intacto desde la década en la que nació, no es una excepción. Sin embargo, su adictiva jugabilidad y su extraordinario planteamiento en mecánicas, diseño de niveles y exploración compensan con creces estos pequeños detalles. Por mi parte, voy a ir comenzando la segunda parte, deseoso de ver la evolución. ¡Nos vemos en el análisis de Pikmin 2!

 

Pikmin 1

Hemos analizado Pikmin 1 gracias a un código digital cedido por Nintendo. Versión analizada: 1.0.0

Pikmin 1
Unas raíces más que sólidas
El único inconveniente que presenta Pikmin 1 es su edad. Aunque algunos controles y aspectos de IA han envejecido regular, la jugabilidad sigue siendo fresca, el diseño de niveles es muy interesante y el aspecto táctico es adictivo e incita a seguir jugando. Si quieres estrenarte en la saga, es buena opción comenzar por el principio, y hacerlo en la versátil Nintendo Switch, un acierto seguro.
PROS
Su jugabilidad y su planteamiento estratégico son adictivos
Un muy buen diseño de niveles que incentiva la exploración
La ventaja de jugar en el modo portátil de Nintendo Switch
CONTRAS
Algunos controles y texturas han acusado el paso del tiempo
La IA de los Pikmin es mejorable
78