Análisis Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged – Nintendo Switch. Carreras en miniatura, diversión a lo grande

Fecha de lanzamiento
19 octubre, 2023
NÚMERO DE JUGADORES
Una sola consola (1-2), En línea (1-12)
TAMAÑO
6567,00 MB
IDIOMAS
Español, inglés, alemán, etc.
Nuestra puntuación
80

La híbrida de los de Kioto ha logrado dar forma a un espectacular, y variado, catálogo jugable. Y el género de la conducción no iba a suponer la excepción. A finales de septiembre de 2021 llegaba a Nintendo Switch Hot Wheels Unleashed. Un título de carreras que, como ya os mostramos en su día en nuestra review, llegaba sin hacer mucho ruido, pero con una divertida, intensa y completa fórmula jugable. Un colorido y desenfadado apartado artístico, carreras  100% arcade, toneladas de contenido y nuestros coches favoritos como absolutos protagonistas. Qué podía fallar, ¿verdad?

 

Y eso ha debido pensar la desarrolladora italiana, dependiente de PLAION, Milestone. No en vano, han decidido volver a poner la directa con una secuela que promete olor a rueda quemada en un más y mejor en toda regla. ¿Logrará seguir la senda de su predecesor? No te pierdas nuestro análisis de Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged para Nintendo Switch si quieres descubrirlo de primera mano. Precaución, amigo conductor jugador. ¡La senda es peligrosa!

 

 

Puro Hot Wheels

Hay ocasiones en las que un producto, servicio o marca logra sobrepasar, con creces, el propósito por el que, al menos inicialmente, fue creado. Y algo así ha sido lo ocurrido con el sello Hot Wheels. No en vano,  hablamos de una línea de coches de juguetes a escala creada por la compañía estadounidense Mattel e introducida al mercado a finales de los años 60. Desde entonces, y al más puro estilo LEGO, Hot Wheels nos ha dejado por el camino una amplia línea de juguetes (vehículos a escala) en muchos casos temáticos, que se ha complementado con otros productos como los videojuegos. Siendo el primero de ellos Hot Wheels para Commodore 64 (1984).

 

En esta ocasión, venimos a hablar de Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged, secuela del título de carreras publicado hace un par de años en, entre otras plataformas, Nintendo Switch. Un juego que mantiene una estructura base que ya logró encandilarnos hace unos años. Coches de carreras coleccionables con los que poder competir, en diversos modos, a lo largo y ancho de multitud de entornos 3D. Escenarios que, como si de los diminutos se tratase, recrean entornos reales bajo proporciones a escala. Entornos gigantes que, eso sí, cobran vida en un mundo muy real.

 

 

 

Un más y mejor en toda regla

Los conceptos básicos presentes en cualquier título de carreras y conducción arcade siguen impermutables en Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged. Contamos con 5 entornos totalmente nuevos, con respecto a la primera entrega, que, una vez más, recrean escenarios cotidianos que van desde un minigolf hasta un patio trasero o un museo. Las físicas, por su parte, siguen funcionando muy bien. Algo que resulta de agradecer en entornos con tantos obstáculos. Aunque, como abordaremos más adelante, el reciclado de efectos y elementos es más que evidente. A pesar de ello, se trata de trazados realmente divertidos y frenéticos que vuelven a hacernos sonreír de oreja a oreja.

 

Por su parte, la jugabilidad mantiene intactas sus señas de identidad. Los movimientos son precisos y los power ups o el nitro siguen cumpliendo su cometido. No obstante, y aquí bien merece la pena pararse un poco, se han incorporado interesantes adiciones jugables. Por un lado, nos encontramos con las habilidades. Un acertado sistema que nos permite, siendo algo así como una versión simplificada del tuning, mejorar nuestros vehículos en el taller. Tranquilos, incluso aquí se mantiene el espíritu arcade y dinámico de Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged. Es decir, el proceso resulta realmente sencillo y no rompe en ningún momento la dinámica de juego. Pudiendo equipar ventajas de tres categorías diferentes y permitiendo guardar las configuraciones favoritas para usarlas en cualquier momento.

 

 

 

Pero es que las novedades no se quedan ni muchísimo menos ahí. No en vano, esta nueva entrega incorpora el derrape y la mezcla de una mecánica clásica como la del salto con una explosión nitrosa, que nos permite recorrer largas distancias y nos facilita el acceso a determinados atajos. Algo que, como os podéis imaginar, amplía nuestras habilidades al volante. Por si fuera poco, los movimientos laterales nos permiten, añadiendo un toque táctico, chocar intencionadamente contra vehículos u otros obstáculos. Técnicas todas ellas que se sienten diferentes con cada vehículo. Y es que las físicas, naturaleza y propiedades de cada coche hacen que llegar a dominarlos todos sea un verdadero reto.

 

Multitud de modos de juego

Alcanzamos unos de los puntos neurálgicos de Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged, su propuesta de juego. No en vano, el título que aquí nos ocupa pone a nuestra disposición multitud de modos y diversos niveles de dificultad (IA) que se ajustan a todos los públicos. Destacando una campaña principal, con historia, que nos invita a enfrentarnos a una docena de contrincantes en la variedad de entornos anteriormente comentados.

 

 

Quick Race, Time Attack, Split Screen, Elimination (se van eliminando a los coches más lentos), Grab the gears (batallas en línea para conseguir engranajes), Clash derby, Drift Master (conducir, y chocar, con estilo para obtener puntos), Waypoints (recorridos con mayor libertad en los que buscar los atajos secretos)… En definitiva, el amplio surtido de modos y desafíos, algunos offline y otros online (local a pantalla partida o con amigos en línea), hacen que dispongamos de muchas más formas de divertirnos a lo grande. Contando con modalidades para casi todos los gustos. Para rematar, el título cuenta con un editor de pistas donde poder crear tus propios circuitos con absoluta libertad y otro de diseños de coches y pegatinas. En el reverso de la moneda, y esto es un grandísimo lastre con respecto al resto de plataformas, la versión de Nintendo Switch es la única que no dispone de juego cruzado. Algo, sinceramente, incomprensible a estas alturas.

 

Un colorido, y desenfocado, apartado artístico

Alcanzamos el cenit de este análisis centrándonos en los aspectos meramente técnicos. En primer lugar, cabe destacar el trabajo realizado con los más de 130 vehículos disponibles. Contamos con vehículos Stock, Powered, Ultimate y, por primera vez modelos ATV e incluso motos. El modelado de todos ellos es bastante correcto. Aportando ese acabado colorido y desenfadado tan característico de la saga de Mattel. Por si fuera poco, la capacidad de personalización, ofertada por el editor de diseños Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged, hace que podamos dar forma a verdaderas joyas visuales. Destacando un interesante creador de pegatinas. Por su parte la BSO nos presenta pistas, nunca mejor dicho, repletas de energía que casan muy bien con el aire desenfadado y frenético de la saga.

 

 

 

En lo referente a los entornos, ya hemos comentado que contamos con cinco escenarios diferentes. Y todos ellos cuenta con múltiples elementos y superficies que afectan de forma distinta al propio rendimiento de nuestros vehículos. Eso sí, el reciclado de elementos hace que nos resulten demasiado familiares con respecto a la primera entrega. Por otro lado, la versión de la híbrida se queda un par de pasos por detrás del resto. Destacando una persistente borrosidad presente sobre todo en modo portátil. Es cierto que el juego nos permite disminuir dicha borrosidad. Por desgracia, lo hace a costa de una considerable bajada de fotogramas. Algo especialmente palpable en un título de conducción tan frenético como el que aquí nos ocupa. No hemos podido dejar de comparar el trabajo de optimización realizado con respecto a otros títulos de corte similar como Mario Kart 8 Deluxe. Y sí, Turbocharged pierde aquí por goleada.

 

Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged – un pequeño gran juego de carreras

Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged podría definirse como un más y mejor en toda regla. No en vano, la secuela del afamado título de conducción de Milestone mantiene las señas de identidad de la saga, con su adictiva y frenética, jugabilidad arcade. No obstante, sabe añadir una nueva capa de chapa, pintura y epicidad motorizada con nuevas mecánicas de juego, más opciones de personalización, editor de pistas y diseños, infinidad de coches y toneladas de modos de juego. En el otro lado de la balanza, la supresión del juego cruzado y un apartado técnico que, a poco que se hubiera trabajado algo más el proceso de optimización, podría haber sacado mucho más partido a la híbrida de la Gran N.

 

Hemos analizado Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged gracias a un código digital cedido por PLAION. Versión analizada: 1.0.2.

Carreras en miniatura, diversión a lo grande
Hot Wheels Unleashed 2: Turbocharged se nos presenta como un título arcade de conducción que mantiene las señas de identidad de la serie, pero que incorpora una nueva capa de chapa, pintura y personalización perfecta tanto para los nuevos jugadores como para los fans más acérrimos de la franquicia de Mattel.
PROS
Mantiene la base jugable de su predecesor y la amplía de forma inteligente
Multitud de contenido. Destacando los editores, escenarios y más de 130 coches
Su multijugador online...
CONTRAS
... aunque la ausencia de juego cruzado no tiene sentido
Reciclado de elementos con respecto a su predecesor
Los recortes gráficos y la sensación constante de borrosidad
80
COMPRAR