Ayuda a NextN comprando en Amazon
Cartoon Network - Battle Crashers boxart

Análisis – Cartoon Network: Battle Crashers. Finn, Mordecai y compañía calientan la 3DS a golpes… o lo intentan

Este 8 de noviembre llegó al catálogo de Nintendo 3DS Cartoon Network: Battle Crashers, un nuevo videojuego basado en seis de las franquicias más famosas de la cadena. Teniendo como referencias series como «Hora de aventuras», «Steven Universe» o «Historias corrientes», la materia prima se presta a la hora de crear un título cuanto menos jugoso, ¿no? Pues bien, aquí tenéis nuestro análisis que, aunque tarde, siempre es recomendable para que estéis al tanto de lo que os vais a encontrar. Y bueno, para aquellos que lo hayáis comprado ya, mis más sinceras condolencias, yo os entiendo.

 

 

Rompiendo cosas con Cartoon Network: Battle Crashers

Y no sólamente dentro del juego. La historia comienza de forma simple, en la que Tito Yayo, conduciendo su furgoneta, se queda dormido y sin querer destroza las dimensiones de su universo y llegando a los mundos de otras series, realizando la misma escabechina en ellos. Con este pretexto reunimos a nuestros seis protagonistas, y empezamos nuestro periplo para… bueno, cuando estás en el jefe final es cuando te enteras de por qué estás haciendo todo este viaje, para restaurar la normalidad en las dimensiones debido a las apariciones de monstruos de cristal.

 

Sí, esta es la historia que rodea a Cartoon Network: Battle Crashers, que más que un argumento consistente parece una excusa para poder reunir en un juego a tantos personajes de las series de la cadena de televisión americana. Eso sin contar con la poca explicación (casi nula) a algunas preguntas. ¿Por qué estos monstruos de cristal atacan las dimensiones? ¿Qué es lo que busca el enemigo final con estas acciones? ¿Y qué tiene que ver Tito Yayo con estas invasiones que se suceden en el momento en el que rompe las dimensiones? Son preguntas que, o son vagamente respondidas, o ni siquiera encuentran solución, dejando al jugador con esas incógnitas en su cabeza. Yo aún sigo dándole vueltas a la identidad del jefe final, porque no tiene sentido alguno ni es divertido dejar estas dudas sin resolver.

 

Es una auténtica pena que, en un videojuego basado en series tan conocidas como Historias corrientes, Hora de aventuras o Steven Universe entre otros, con historias interesantes con mucho trasfondo y lógica a sus espaldas, opte por una narración carente de emoción, en la que sólo se nos insta a continuar sin conocer el objetivo de la travesía. Más que una historia, parece una justificación para reunir a todos estos personajes en un título.

 

1611-28-cartoon-network-battle-crashers-analisis-2

 

Arrasar con todo a tu paso es… agotador

Uno de los pilares en los que se intenta cimentar Cartoon Network: Battle Crashers es, además de los personajes, su jugabilidad. Se trata de un título de acción lateral, en la que nos abrimos paso entre los diferentes enemigos que salen al paso. Para ello, tenemos a nuestra disposición una amplia gama de movimientos gracias a los seis protagonistas jugables: Gumball, Steven, Mordecai y Rigby, Tito Yayo, Finn y Jake y Clarence. En un principio el juego presenta unas mecánicas bastante aceptables, siendo entretenido cambiar entre personajes y avanzar destrozando los objetos rompibles del escenario, además de a los enemigos. Pero claro, eso al principio.

 

Conforme se va avanzando se comprueba que estas mecánicas no varían durante toda la aventura, siendo una constante repetir una y otra vez lo mismo para avanzar. Es decir, aniquilar a todos los enemigos que veamos  y continuar. Con mayor o menor variaciones del entorno, pero la premisa siempre es la misma: avanzar. Y aunque en un primer momento sea entretenido, cuando la historia te obliga a volver a otra fase ya completada sólo para acceder a una pantalla y conseguir un objeto específico se vuelve tedioso. Sin contar con la repetición completa de esta fase, y que para obtener el ítem hay que continuar el sempiterno método: eliminar todos los monstruos del escenario.

 

Centrándonos en los personajes, cada uno de ellos posee un kit de habilidades único, sin embargo en esencia es el mismo, un botón de ataque normal, otro especial que consume la barra de ataque especial y un tercero de evasión, que gasta poco a poco dicha barra de movimientos específicos. Además, cada uno de ellos se guarda en la manga un ataque final que limpia la pantalla de enemigos, y en la que se muestran algunos de los personajes secundarios de la respectiva serie del personaje. También, con cada objeto destruido del escenario ganan cristales que les proporcionarán experiencia, con la que subir de nivel y mejorar sus atributos.

 

Pero con los personajes llega uno de los, en mi opinión, mayores fiascos el juego: la descompensación de poder entre unos y otros. Al comienzo de la partida no se nota, pero al ir aumentando el nivel de los personajes y accediendo a las habilidades se comprueba esta diferencia, en algunos casos tan insultantes como con el personaje Finn y Jake. Este protagonista utiliza a Jake de tres formas distintas para atacar, que son martillo, bumerán y mochila que propina largos puñetazos. Sólo utilizando a Jake en forma boomerang no deberías tener problemas en eliminar a todos los enemigos sin que te toquen, ya que abarca todo la pantalla. Y si se acercan, martillazo.

 

1611-28-cartoon-network-battle-crashers-analisis-3

 

Difiere muchísimo con Clarence por ejemplo, el cual no tiene manera de zafarse de enemigos, ya que ni los aturde ni empuja a los enemigos, ni posee un ataque elevado, siendo prácticamente inútil. Personajes como Gumball con su ataque especial o el mencionado Finn y Jake consiguen que el resto del plantel sea simplemente para probarlos un poco en el campo de batalla.

 

Y para finalizar esta parte, no tiene perdón que en esta versión del juego hayan suprimido el modo multijugador que sí poseen las entregas de PS4 y PC. Cartoon Network: Battle Crashers es un juego que mejoraría en diversión si se pudiera jugar en modo cooperativo. Además, se presta mucho a ello, aunque hayan omitido esta funcionalidad en Nintendo 3DS.

 

Las series de Cartoon Network, plasmadas

Aunque Cartoon Network: Battle Crashers naufraga en casi todos los apartados, existe uno de ellos en el que aprueba, el apartado gráfico. Los personajes principales y secundarios que aparecen están fielmente diseñados en el título, además de los detalles que se pueden observar al acercar al protagonista a la parte interior de la pantalla. Además, las animaciones que poseen al tener alguno de los estados alterados son decentes, mostrando las muecas de dolor, frío y diferentes estados del personaje.

 

Sin embargo, totalmente contrario son los enemigos, con diseños repetitivos. Y es que no paramos de observar a los mismos monstruos, aunque estemos en un mundo diferente, intentando atacarnos. En este aspecto se echa en falta algo más de variedad para dotar a los enemigos de una banda mucho más heterogénea. Mención aparte los jefes finales, los cuales en algunos cosas son muy conocidos en su respectiva serie. Aunque en el caso de otros no lo son tanto, como en el mundo de Steven Universe (una pena).

 

Las animaciones de los ataques son fluidas, y bastante bien hechas por general, aunque en algunos casos pecan de repetitivas, como en los ataques normales de Gumball y Clarence. Aunque en algunos casos, al existir una gran cantidad de enemigos y utilizar un movimiento o simplemente moverse, se notan ralentizaciones en el juego, empañando este apartado.

 

Aunque el sonido, no tanto

En el apartado sonoro existen sentimientos encontrados. Las melodías, como casi todo el juego, al principio suenan muy bien, acordes al estilo del título. Sin embargo, según avanza el tiempo jugado se vuelven repetitivas al oído. Este dato, junto con los pobres efectos de sonido de movimientos y ataques, no benefician para nada a un juego que, si bien cumple en el aspecto gráfico, el sonoro echa por tierra este (único) trabajo bien hecho.

 

Algo más de variedad en las melodías existentes en cada mundo y unos efectos más trabajados habrían conseguido que, por lo menos, las fases que se estén jugando sean mucho más amenas. Desgraciadamente, este aspecto, por lo anteriormente descrito, contribuye a uno de los puntos más negativos del título, la repetitividad.

 

Se ve que nuestros héroes tenían prisa

Como bien dice la frase popular «Las prisas son malas consejeras», en Cartoon Network: Battle Crashers han querido realizar un homenaje a este dicho. Y es que la duración del título es, cuanto menos, insultante. La historia me ha durado exactamente 3 horas, 42 minutos y 32 segundos. Ojo, contando con la repetición de algunas fases para subir de nivel a algunos personajes, acceder a portales con la esperanza de encontrar algo diferente y probar los distintos modos seleccionables.

 

1611-28-cartoon-network-battle-crashers-analisis-1
Ese es el tiempo que te dura, sin engaños

 

Se puede pasar por alto una duración más corta de lo normal debido a la naturaleza del género. Sin embargo, una cantidad menor de 4 horas es pasarse. Además, si el título tuviera algún tipo de aliciente a la hora de rejugarlo tal vez se podría salvar por ahí, pero no lo posee.

 

Cartoon Network: Battle Crashers cuenta con cuatro modos diferentes: Normal, Fantasía, Infernal y Modo duro. Que no os engañen estos modos, sólo son las mismas fases pero con variaciones en su dificultad. El modo Normal no tiene bonificadores, en Fantasía será casi imposible morir debido a la regeneración de salud y energía, en Infernal será todo lo contrario, ya que los enemigos serán más resistentes y pegarán más. Y en el Modo duro tanto tú como tus enemigos caerán con un golpe.

 

¿Qué novedades poseen estos modos? Prácticamente ninguna, ya que sería repetir (probablemente el verbo favorito del juego) las fases nuevamente, sólo que con una dificultad diferente. Y para rematar, no generan ningún incentivo excepto superar las fases en una dificultad diferente y mejorar a los personajes. Además, el propio juego te obliga a seleccionar estos modos para avanzar en la historia, acompañado de cómo no una visita a otra fase ya completada.

 

 

Cartoon Network: Battle Crashers, o cómo tirar por la borda las licencias

Es triste, muy triste comprobar cómo con material tan prometedor cómo son las series de Cartoon Network se crea un título tan carente de la personalidad de las mismas. Sí, son los personajes de dibujos animados que tanto amamos, pero no posee esa magia que los caracteriza. La nula intervención de diálogo de los mismos (español al menos), más una repetición constantes de casi todos los aspectos del juego, dan paso a un resultado que parece únicamente una excusa para utilizar las licencias y unirlas en un solo producto.

 

Modo multijugador omitido, jugabilidad repetitiva, corta duración, historia casi inexistente y con aromas de excusa barata para reunir a los protagonistas, la poca aportación de personajes secundarios, los enemigos clónicos y con poca variedad y melodías y efectos sonoros muy mejorables, entre otras cosas, consiguen que Cartoon Network: Battle Crashers sea un FIASCO con todas las palabras. Lo que podría haber sido un crossover de series de animación impresionante ha resultado en un título deficiente en casi todos los sentidos, que sólo el público infantil y los fans más acérrimos y que quieran engrosar su colección de Cartoon Network tendrán en cuenta. Aunque disfrutarlo es otro tema distinto.

 

Cartoon Network: Battle Crashers llega a 3DS inundando de golpes mediocres y repetitivos al jugador. Lo mejor: deja el listón demasiado bajo para futuros juegos de Cartoon Network.
Historia20
Gráficos60
Sonido30
Jugabilidad30
Duración10
Nota de lectores1 Vota100
Pros
Los diseños de los personajes principales, protagonistas y algunos secundarios
Contras
Duración irrisoria, y sin incentivos después de la historia.
Jugabilidad muy repetitiva
Sin multijugador, historia casi inexistente, poca variedad de enemigos. ¿He dicho que es repetitivo?
30
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Oninaki
Oninaki presenta su tráiler de lanzamiento japonés. ¡Viaja entre el mundo de los vivos y el de los muertos!