Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La Consola Virtual de 3DS ha recibido títulos la mar de variados, desde RPGs de culto tales como Earthbound, hasta obras que nos hacen saltar una lagrimita, como es el caso de Super Metroid. Por supuesto, con la cantidad de grandes títulos de los que disponía Super Nintendo no se iban a quedar sólo con unos pocos, motivo por el que llegó a nuestras consolas hace escasas semanas un título de una saga muy longeva, Castlevania: Dracula X.

 

Con un sistema de juego que varía respecto a otras entregas, este Castlevania nos invita de nuevo a recorrer diferentes escenarios para dar muerte a uno de los vampiros más famosos de la historia. ¿Logrará nuestro cazavampiros dar la talla años después? ¿O le habrá pasado factura el tiempo? Conozcámoslo en este análisis, pero no olvidéis la ristra de ajos.

 

Castlevania Dracula X – Nintendo eShop Trailer (New Nintendo 3DS)

Una estaca para un conde

En Castlevania: Dracula X volvemos a ponernos en la piel de un cazavampiros, en este caso, Richter Belmont, quien tendrá que superar los distintos obstáculos que se le presenten para acabar con el malvado Conde Drácula, vampiro que asola la tierra secuestrando a jóvenes doncellas y encogiendo de pavor el corazón de la gente.

 

Tras esta poética descripción, que sólo conoceremos gracias al manual, podemos dar comienzo a conocer con más detalle esta entrega de Castlevania, que difiere bastante en su ejecución respecto a otros títulos de la saga, dado que avanzamos por distintas fases con un número determinado de pantallas, sin la posibilidad de volver a la anterior, salvo, claro está, que perdamos todas nuestras vidas o comencemos una nueva partida. ¿Eso significa que he de empezar todo de nuevo si apago mi consola? Por supuesto que no, joven zagal, dado que el título mantiene el sistema de contraseñas de las que hacían gala la gran mayoría de títulos de esta época, con las que es posible regresar al inicio de las distintas fases, aunque perdiendo la puntuación que llevemos y las armas.

 

La acción se situa, por tanto, en un entorno 2D por el que debemos avanzar esquivando y derrotando a todo tipo de enemigos, haciendo uso de nuestro fiel látigo o de las distintas armas que encontremos. El uso de éstas últimas, más poderosas que nuestra arma principal, está limitado, pudiéndolas usar únicamente al alcanzar un determinado número de corazones, que podemos encontrar al destruir ciertos objetos. Éstas son de gran utilidad contra jefes, contando cada una de ellas con un ratio de longitud y daño distinto, a la par que un ataque especial al que podremos acceder pulsando el botón “X”. Como punto negativo, vemos que no existe un nivelado adecuado de las mismas, siendo algunas prácticamente inútiles debido a su escaso daño y otras, tales como el reloj, unas auténticas máquinas de destrucción masiva.

 

 

Pero no creáis que todo es avanzar sin más. En determinados puntos, podemos acceder a diferentes bifurcaciones que nos podrán llevar por un camino distinto. Pero ojo, éstos no serán nada obvios, y la forma de acceder a ellos requiere una visión “más abierta” del entorno por el que nos desplazamos. ¿Y si nos dejamos caer por este hueco?, ¿perderemos una vida, o apareceremos en un lugar distinto? A esto podemos añadirle el movimiento de nuestro personaje, que avanza muy lentamente llegando incluso a desesperar. Los más impacientes bien pueden verse afectados negativamente al actuar de forma impulsiva, quedando a merced de enemigos o a escasos píxeles de llegar a la siguiente cornisa que trataban de alcanzar.

 

No podemos olvidarnos, por supuesto, de los jefes, ¿qué sería de un juego sin estos seres salidos del averno (nunca mejor dicho), que nos hacen llorar sangre por vencerlos? En Castlevania: Dracula X tenemos un plantel bastante curioso que nos llevará a esforzarnos y respirar con calma para poder abatirlos, ya no sólo debido a la dificultad que representan, con funestos ataques que nos restan una buena porción de vida, sino por el hecho de que, si perdemos todas nuestras vidas, tocará pasar de nuevo todas las pantallas hasta llegar a ellos. ¡Desde luego, se agradecen retos de este estilo!

Murciélagos, esqueletos y criaturas por doquier

El estilo visual y diseño artístico cumple la mar de bien, casando con la tónica general de los Castlevania. Da lugar a un ambiente tétrico y de desamparo. Los sprites de los personajes en general están bastante detallados, y difieren unos de otros conforme vamos avanzando, lo que nos ofrece una visión de continuidad más palpable. Pese a ello, existen diversos problemas en algunos lugares, dando lugar a pérdidas de píxeles momentáneas. Los escenarios, por su parte, aunque cumplen mostrándonos una cantidad de detalles bastante notable, quedan bastante planos en conjunto, no destacando sobre el producto final.

 

 

Respecto a la música, podemos afirmar que en la variedad está el gusto, contando, por lo tanto, con un número de pistas que, si bien no es excesivamente amplia, cumple su cometido dándonos un tema distinto por cada una de las fases que superamos, las cuáles son bastante dinámicas y acompañan a la perfección, a la par que temas para los jefes, aunque en estas ocasiones se verán eclipsadas por los efectos de sonido, los cuáles son bastante pobres durante el resto de zonas del juego.

Castlevania: Dracula X. Una aventura para tomar con calma

Castlevania: Dracula X nos ofrece una aventura que, si bien no es excesivamente larga, puede ofrecernos unos buenos ratos de diversión, haciendo madurar al jugador con una dificultad que no radica en el título en sí mismo, sino en la habilidad de quien maneje a Belmont. Por desgracia, el hecho de tener que empezar nuevamente la fase desde el inicio si un jefe te vence, puede suponer un punto negativo para los jugadores más actuales, acostumbrados a recibir bastante más ayuda a la hora de afrontar los títulos. Aunque esto se puede paliar creando puntos de restauración gracias al menú de la CV… cosa que le restaría puntos y convertiría el título en un mero paseo sin aliciente alguno.

 

 

Análisis - Castlevania: Drácula X ( CV New Nintendo 3DS). Un látigo para vencerlos a todos
Una aventura que nos invitará a dar lo mejor de nosotros con un toque de lo más clásico, con una dificultad que pone a prueba la habilidad del jugador
Jugabilidad60%
Gráficos65%
Sonido 70%
Duración65%
Pros
  • El diseño de personajes y enemigos está muy cuidado
  • Los temas musicales son dinámicos y acompañan bien
  • Los jefes son todo un reto
Contras
  • Pérdida de píxeles en algunos tramos
  • El desnivel de ciertas armas
  • Los puntos de restauración de la CV
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
96%

Hacer Comentario