Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Vayamos por partes. El género musou es un tipo de videojuego que actualmente está cobrando cada vez más importancia, siendo Dinasty Warriors su mayor y más histórico exponente. En líneas generales estos títulos tratan sobre personajes individuales que se enfrentan a hordas de enemigos, derrotándolos a decenas y capturando fuertes o zonas concretas hasta llegar al comandante. Es tal la repercusión que están consiguiendo que muchos manganimes están realizando incursiones y carreras en este género, como One Piece.

 

Por otra parte tenemos Fire Emblem. La (ahora) conocidísima franquicia de estrategia de Nintendo empezó a obtener repercusión en Occidente gracias a la fama que generó Fire Emblem Awakening, el primer título para Nintendo 3DS, aunque muchos otros le precedieron, como Path of Radiance o Shadow Dragon, el remake del primer videojuego. ¿Qué tienen en común una saga de juegos estratégicos con el género musou? Nada, pero si nos da el arrebato de combinarlos el resultado es Fire Emblem Warriors, la primera incursión en Nintendo Switch de la popular serie. ¿Cumplirá o simplemente pasará sin mucho ruido por la consola híbrida de Nintendo?

 

Fire Emblem Warriors – Tráiler de lanzamiento (Nintendo Switch)

 

Algo pasa en Aytolis

Lo primero que encontramos al iniciar Fire Emblem Warriors es el modo Historia, que es el buque insignia de este título. Aquí encarnaremos a Rowan y Lianna, los príncipes gemelos de Aytolis, la región donde transcurre la historia. Después de seleccionar a uno como personaje principal, observamos atónitos la aparición de agujeros espaciotemporales que sumergen todo el reino en el caos. Con ayuda de los héroes de distintas épocas de Fire Emblem que aparecen también gracias a estos fenómenos, intentamos hallar la solución para restablecer la paz.

 

¿Funciona esta trama? Si Team Ninja y Koei Tecmo querían utilizarla para presentar personajes de la franquicia de Nintendo sí, el modo Historia cumple con creces. Pero si su objetivo es enseñar una historia profunda, con un transcurso bien hilado y personajes únicos memorables, no búsqueis en este título, ya que Fire Emblem Warriors no hace honor en este aspecto a la saga que utiliza como referencia.

 

En un juego de este estilo es natural pensar que la historia no debe influir mucho, ya que la esencia del título reside en la jugabilidad. Sin embargo, al abarcar uno de los dos modos que posee Fire Emblem Warriors, consigue notoriedad suficiente para que se realice un trabajo pulido, intentando llegar al nivel de la franquicia. Estamos, en resumidas cuentas, ante una historia vulgar y común. Básicamente utiliza todos los elementos que tiene a su alcance de forma errónea o nefasta.

 

Fire Emblem Warriors

 

En primer lugar, los protagonistas Rowan y Lianna no poseen una personalidad significativa, siendo los típicos héroes buenos en todos los sentidos. Si a eso le añadimos un inicio completamente gratuito, con los portales espaciotemporales apareciendo de la nada sin explicación previa, la historia no comienza bastante bien. Además, conforme se avanza en la misma va empeorando, ya que es previsible en todo momento. No existe ni un atisbo de sorpresa, faltando alguna escena de tensión o que suponga un duro golpe para los gemelos, y así conseguir que evolucionen (al menos un poco).

 

Respecto a los héroes que hacen su aparición a lo largo de la trama, es muy triste ver cómo algunos tienen un papel meramente testimonial. Faltan enemigos de la saga que podrían haber añadido para dotar a la historia de más consistencia, no que algunos mapas el jefe final o es un soldado genérico más fuerte o un futuro compañero con una excusa simple y poco creíble para desatar la batalla. Por si fuera poco, los escasos villanos sacados de Fire Emblem (dos) sólo realizan una aparición breve y fugaz, y tal como entran en escena se van. Sin más. Sin explicación aparente. Sólo pasaba por allí y quería fastidiar un poco.

 

Por último, y no por ello menos importante, las inconsistencias de guión y de personajes. En las primeras, cada vez que existe un obstáculo mágicamente aparece un personaje genérico secundario para desbloquear la situación. O, para más inri, un héroe de otra época que no conoce de nada Aytolis se convierte en el sabio al que todos siguen, conociendo leyendas y localizaciones que ni siquiera los príncipes protagonistas recuerdan. Y el segundo es el dato que más me duele como fan de la saga Fire Emblem. Algunos personajes de Fates están caracterizados por ser unos cerrados de mente que siguen sus ideales, muy difíciles de convencer para que dejen la guerra con el país vecino. En Fire Emblem Warriors pisotean estas personalidades, sometiéndose a los deseos de Rowan y Lianna. Es ciertamente insultante ver como Takumi, Xander y compañía no están de acuerdo con algo y sólo porque los protagonistas digan que no lo harán y que quieren lo contrario, los sigan como lacayos.

 

El ejército de un solo guerrero (o cuatro)

Dejando a parte la muy mejorable historia, donde reside la esencia de un musou es en su jugabilidad. Fire Emblem Warriors, aunque se inspire para su contenido en una saga de estrategia, sigue teniendo como núcleo la esencia del “yo contra el mundo” característica del género. Contamos con hasta 25 personajes controlables (visualmente hablando) para manejar el campo de batalla a nuestro gusto. Sin embargo, muchos de los personajes son clones en sus movimientos, como Chrom y Lucina, las caballero pegaso o Elise y Leo, por nombrar algunos, que poseen el mismo set de ataques. Sigue siendo sorprendente que Leo, con un tomo único de magia, no lo use nada más que para el ataque final del Despertar. Pero un dato a favor es que muchos de los héroes se muestran muy fieles a los movimientos mostrados en la saga, como el ataque fuerte de Ryoma.

 

Hablando de esto último, cada personaje tiene un ataque especial y la barra de Despertar, en el que convertiremos al héroe en cuestión en una máquina de derrotar adversarios, finalizando con un contundente ataque final. Además, no está solo en la batalla, ya que en todas las misiones o fases añadimos más héroes, hasta cuatro controlables al mismo tiempo. “¿Cómo es eso posible?”, me preguntarás. Pues bien, a partir de aquí empiezan las características propias de un Fire Emblem.

 

Fire Emblem Warriors

 

Estaremos consultando constantemente el campo de batalla, ya que desde ahí mandamos a nuestros personajes a atacar un bastión, proteger a un aliado y demás acciones, permitiendo abarcar el máximo terreno posible. Esta función se antoja fundamental en dificultades elevadas, donde nos vemos desbordados por numerosos flancos. Por supuesto, cuando el héroe llegue al destino podemos cambiar de personaje y controlarlo, para así ser más raudos en nuestra conquista o misión.

 

En Fire Emblem Warriors vuelven los apoyos, proporcionando más defensa y ataque a la unidad que está en vanguardia, y pudiendo sustituirla en cualquier momento por la que se encuentra en retaguardia si es controlable. Esta acción se vuelve fundamental para mejorar la afinidad entre personajes, ya que de esta forma conseguimos objetos para mejorar sus prestaciones, e incluso ver un pequeño diálogo al llegar a A+. No alcanza el nivel exhibido en la saga de Nintendo, pero es un añadido curioso e interesante, como las promociones, aunque sólo sirvan para añadir una ropa diferente y desbloquear todos los potenciadores.

 

 

El triángulo de armas vuelve, más importante que nunca y que modifica bastante el procedimiento de un musou típico. Si nuestro héroe maneja una espada y se enfrenta a un lancero, tendrá serias dificultades a la hora de vencerle, ya que causará menos daño y nunca aparecerá la barra de golpe crítico. Sin embargo, si este espadachín lucha contra un enemigo con hacha, será mucho más fácil conseguir la victoria, porque estaremos realizando golpes críticos constantemente, siendo movimientos devastadores contra unidades singulares.

 

Y con respecto al apartado anterior llegamos a un punto negativo (otro más) de Fire Emblem Warriors, el plantel de personajes. Los héroes elegidos para aparecer en este título están sacados de hasta cinco títulos de la franquicia, además de los originales de Warriors. Sin embargo, se centra mayormente en Fates, Awakening y Shadow Dragon. Si a esto se le suma que existen pocas unidades con lanza y hacha (tres de cada) con respecto al resto, obtenemos poca variedad a la hora de aprovecharnos del triángulo de armas, ya que para vencer a espadachines hay que elegir a una lancera, con el mismo moveset que el resto.

 

A veces los mejores soldados son los más ruidosos

El mejor apartado, sin lugar a dudas, es el sonoro. Todos los diálogos están doblados al inglés (subtítulos en español por supuesto), con un gran trabajo de los actores, aunque algún movimiento de boca no concuerde bien. Además, los temas musicales sacados de la saga y reorquestados para un juego de este estilo son impresionantes, haciendo las delicias de los fans de la saga. Bien es cierto que las pistas originales de Fire Emblem Warriors están a un nivel inferior, pero no desentonan en absoluto, y se disfruta bastante.

 

En cambio, el apartado gráfico podría haber sido pulido bastante más. Los personajes están muy bien, siendo completamente fiel al diseño visto en la entrega de Fire Emblem donde hace aparición, exceptuando algunas promociones inventadas en este videojuego. Sin embargo las monturas de algunos personajes son mediocres en comparación, teniendo un estilo muy por debajo del nivel exhibido por el jinete. Además, los escenarios son muy genéricos y con notorios píxeles, formando dientes de sierra. Con respecto a los campos de batalla, se echan en falta más localizaciones de los videojuegos que conforman este título, como puede ser Talys de Shadow Dragon o el castillo Krakenburg de Fates.

 

 

Fire Emblem Warriors

 

Es cierto que existen ralentizaciones a la hora de ejecutar algunos ataques especiales, como el de Elise, aunque si jugamos en modo TV podemos seleccionar la opción de Rendimiento, mejorando los FPS a 60. Pero si mayormente usas Fire Emblem Warriors en modo portátil es recomendable seleccionar Calidad, ya que la resolución aumenta a 1080 y los FPS siguen siendo los mismos, 30, notando sustancialmente la diferencia. Es de agradecer que exista esta opción, ya que así contenta a casi todo el mundo.

 

En cuanto a duración, Fire Emblem Warriors contiene dos modos, Historia y Crónicas. El primero no te llevará más de 10 horas, incluso en modo difícil. El segundo tiene más fundamento, ya que consiste en rememorar batallas de algunos títulos de la saga de estrategia, combatiendo contra diferentes enemigos. Completarlos todos puede llevar perfectamente el triple de horas que el modo Historia, sin contar el luchar contra la totalidad de enemigos del mapa. Si a eso le añadimos todos los extras que contiene, desbloquear personajes y diferentes ropajes para cada uno y las conversaciones, perfectamente llega a las 50 horas de juego. Aunque en contra juega que es un poco repetitivo, ya que hay que completar las mismas fases otra vez y no existen muchos objetivos diferentes en cada combate.

Fire Emblem Warriors, una realidad que se queda en promesa

La verdad es que, después de lo jugado en Hyrule Warriors, esperaba con ciertas ganas Fire Emblem Warriors. Sin embargo, con cada paso que he dado afloraba más en mí la sensación de que es un juego hecho a desgana. Un título que podría haber sido más de lo que es, sobre todo viendo el modo Crónicas. El nefasto modo Historia, que parece una excusa para presentar personajes, los sets de movimientos copiados para varios héroes y la falta de enemigos de altura consiguen empañar el resto del título.

 

Y aunque es un título que tanto fans de Fire Emblem como del género musou disfrutarán, no es mejor que muchos otros que están en mercado o que lo preceden, como Hyrule Warriors, pero que consigue su cometido, entretener al usuario. Fire Emblem se estrena en Nintendo Switch con Fire Emblem Warriors, siendo una sombra de lo que podría haber supuesto. 

 

Fire Emblem Warriors

 

Este análisis se ha realizado gracias a un código proporcionado por Nintendo España.

 

Análisis - Fire Emblem Warriors (Nintendo Switch). Con Falchions y a lo loco
Fire Emblem se estrena en Nintendo Switch con Fire Emblem Warrior, un musou que se queda bastante lejos de las expectativas que ha generado y de la franquicia de la que se inspira.
Historia25%
Jugabilidad75%
Gráficos70%
Sonido85%
Duración75%
Pros
  • Los movimientos de muchos personajes son completamente fieles
  • El modo Crónicas
  • Extras y contenido extenso que satisfará a los fans de Fire Emblem
Contras
  • La historia, decepcionante en todos los niveles
  • Algunos personajes poseen movimientos clónicos
  • Centrado principalmente en tres títulos de Fire Emblem
66%Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
68%

Una Respuesta

Hacer Comentario