Ayuda a NextN comprando en Amazon

Primeras impresiones Dragon Quest XI S – La gran obra de Square Enix se aproxima a Nintendo Switch

El pasado fin de semana tuvo lugar en Málaga el Gamepolis 2019, reconocido festival de videojuegos en el que Nintendo ha aprovechado para traer las novedades mostradas en el E3 2019. Durante un evento a puerta cerrada, tuvimos la oportunidad de probar varios de estos títulos, como habréis visto en nuestros recientes gameplays. Sin embargo, grata fue nuestra sorpresa al poder probar un título aclamado por la crítica y los fans de los RPG clásicos: Dragon Quest XI S.

 

 

Con un título tan largo que necesitas tomar una bocanada de aire antes de pronunciarlo, Dragon Quest XI S: Ecos de un pasado perdido – Edición definitiva llega a Nintendo Switch en tan solo unos meses, y lo hace con una versión que no defraudará. Solo hemos podido probar una pequeña sección del título, pero las sensaciones que nos han dejado han sido positivas.

 

Dragon Quest XI S: un RPG de los de toda la vida

Durante la demostración que pudimos probar, tuvimos acceso a una pequeña zona del mapa donde enfrentarnos a algunos enemigos. Lo primero que salta a la vista es que, a pesar de los cambios realizados para adaptar este título a Nintendo Switch, nos encontramos con una calidad gráfica impresionante y bella. Los personajes y elementos del entorno están bien detallados y el estilo artístico sigue la estela creada a lo largo de la historia de la serie. Sin duda, es una prueba más de que, con un poco de esfuerzo, se pueden adaptar grandes títulos a la híbrida de Nintendo.

 

Dragon Quest XI S

 

A la hora de explorar el mundo, no pude evitar sentir lo mismo que sentía cuando jugaba a Dragon Quest VIII. Poder moverte en un mundo tan amplio y colorido como el que ofrece Dragon Quest XI S resulta placentero. Aquí si notamos un ligero cambio, una tendencia que se ha hecho popular en títulos de este estilo: no hay combates aleatorios, sino que los enemigos aparecen en el mundo y tenemos que aproximarnos a ellos para iniciar el combate. Un cambio para mejor, pues así evitas esa clásica situación en la que tienes que volver a la ciudad para curar a tus personajes y no haces más que encontrarte enemigos con los que no quieres luchar. Esta función trae consigo otro añadido habitual, que es poder atacar a los enemigos en el mapa para hacerles daño antes de empezar a luchar.

 

 

Es en el instante en el que comienza el combate cuando descubrimos que estamos ante un RPG tradicional, y es ahí donde reside su punto fuerte. Los combates por turnos, la variedad de armas y habilidades, los enemigos clásicos… Todos son elementos que están arraigados en la serie Dragon Quest y que están ahí para el deleite de los fans. En un mundo donde vemos a más series alejarse de estas mecánicas jugables, es agradable ver que Dragon Quest XI S mantiene esa estela. Por supuesto, Square Enix también ha optado por incluir algunas novedades, como el detalle de poder mover a nuestro personaje durante el combate y girar la cámara. No aportan nada a nivel jugable, pero es un detalle que ayuda a olvidar el aspecto estático de los combates por turnos.

 

Tú al 3D y yo a los píxeles

La principal novedad de esta versión de Nintendo Switch con respecto a las otras versiones es poder jugar a todo el título en el modo 2D, como si estuviéramos ante un juego de la ya extinta SNES. En esta demostración, también pudimos probar este modo, al que se puede acceder en cualquier momento si nos dirigimos a una iglesia (como si guardáramos la partida). La historia, personajes y habilidades continúan en el punto en el que lo dejamos, pero todo el mundo se transforma en un entorno pixelado que llegará al corazón de los más nostálgicos.

 

Dragon Quest XI S

 

 

Por supuesto, los combates también se ven afectados por este cambio, ya que en este modo sí son completamente aleatorios (siguiendo el estilo de los RPGs de la vieja escuela). Las animaciones son más sencillas y los textos de combate avanzaban lentamente, aunque no sabemos si es una opción que se puede cambiar. Si hay que señalar un aspecto negativo de este modo 2D es que no resulta ideal para jugarlo en el modo televisión si tienes una pantalla grande. La cantidad de píxeles puede resultar incómoda para los ojos. Recordemos que este modo 2D es una “herencia” de la versión para Nintendo 3DS solo disponible en Japón, por lo que es posible que la mejor opción para disfrutar de esta versión 2D sea jugándolo en modo portátil.

 

Dragon Quest XI S: una gran aventura para llevar donde quieras

Fue uno de los primeros juegos revelados para Nintendo Switch, incluso en la época en la que se le conocía como NX. Hemos tenido que esperar un par de años o más, pero por lo que hemos podido probar, la espera ha merecido la pena. Dragon Quest XI S no tiene nada que envidiar a las otras versiones, pues se trata de la misma experiencia rolera que tanto ha encantado. Aunque esto ha sido tan solo una primera toma de contacto, nos ha convencido de que no defraudará a los fans de la serie.

Más artículos
Dead or School
Australia clasifica en su sistema de clasificación de contenido por edades Dead or School