alianza compromiso nintendo sony microsoft

Alianza histórica de Nintendo, Sony y Microsoft contra la toxicidad en la comunidad gamer

Cuando jugamos, pensamos en disfrutar. Ya sea dejando volar nuestra imaginación, yendo más allá de nuestros límites o compartiendo tiempo con nuestros seres queridos (o con desconocidos que tienen nuestras mismas aficiones), jugar nos conecta y nos enseña que tenemos en común más de lo que pensamos. Esto es una realidad que, sin embargo, a veces es difícil de encontrar en el punto en el que se encuentra la industria, donde la «guerra de consolas» sigue estando presente y donde hay personas que atacan sistemáticamente juegos o sistemas por pertenecer a una u otra compañía. Conscientes de esa realidad, tres gigantes de la industria como son Nintendo, Sony y Microsoft han creado una alianza para oponerse a este tipo de toxicidad y trabajar para hacer de los videojuegos una afición segura y saludable, positiva y respetuosa.

 

Así lo afirma Dave McCarthy, vicepresidente corporativo de operaciones de Xbox, en el manifiesto publicado en la web de Xbox con el título Our Shared Commitment to Safer Gaming, que ha sido compartido por, entre otros, Tom Warren. Las tres compañías consideran que la protección de los jugadores requiere de una aproximación multidisciplinar, que combine los beneficios de la tecnología avanzada con una comunidad sana y una supervisión experta. Trabajando juntos con el mismo objetivo pretenden seguir investigando, evolucionando y amplificando lo que esté en su mano para asegurar la seguridad de los usuarios, especialmente de los más vulnerables [se refieren al público más joven].

 

 

Los principios que guiarán esta iniciativa son los siguientes:

 

Prevención: Animar a padres y jugadores a entender y controlar las experiencias de juego

  • Proveerán a los padres de las herramientas y la información necesarias para crear experiencias de juego adecuadas para sus hijos.
  • Promoverán la disponibilidad de sus instrucciones sobre seguridad a través de sus plataformas, servicios, páginas web y tiendas físicas, y se asegurarán de que son útiles y fáciles de entender.
  • Informarán continuamente a padres y jugadores sobre sus códigos de conducta y condiciones de uso.
  • Invertirán en tecnologías que impidan comportamientos irresponsables y contenidos inadecuados antes de que el jugador se vea expuesto al daño.

 

Colaboración: Una alianza con la industria, las leyes y las comunidades de jugadores por la seguridad

  • El enfoque multidisciplinar pasa por trabajar con organizaciones, reguladores y miembros de la industria, con los encargados de dictar leyes y con expertos para desarrollar iniciativas de seguridad online.
  • Por el beneficio de la industria, pondrán en marcha investigaciones compartidas.
  • Consideran que el odio, el acoso o la explotación de los jugadores, sobre todo de los más jóvenes, no tiene hueco en la industria, de ningún modo.
  • Colaborarán con agencias de calificación como ESRB o PEGI para asegurar que los juegos se califican para una audiencia adecuada.
  • Trabajarán con la comunidad de jugadores para promover comportamientos sanos y proveerlos de herramientas que faciliten la denuncia de usuarios irresponsables. 

 

Responsabilidad: Un compromiso propio por hacer de sus consolas un producto seguro

  • Facilitarán a los usuarios denunciar violaciones de los códigos de conducta y, además de eliminar ese contenido, tomarán las acciones pertinentes para evitar que vuelva a repetirse, incluyendo la posibilidad de restringir el acceso del usuario infractor a sus servicios.
  • Se comprometen a cumplir la ley y notificar acciones ilegales.
  • Notificarán a los jugadores que se encuentren en riesgo de peligro inminente.
  • Publicarán sus reglas y requerimientos para que los jugadores que hayan sido reportados entiendan por qué lo han sido y para que enmienden su comportamiento para continuar jugando en sus plataformas.

 

Proteger a los jugadores en la era digital puede ser desafiante, por eso esta colaboración hace especialmente significativa la alianza de todas las compañías por trabajar juntas y mejorar la seguridad.