Ayuda a NextN comprando en Amazon
Dragon Ball: Fusions

Análisis – Dragon Ball Fusions (3DS). Fusionar cosas a lo loco puede salir mal… o muy bien

¿Quién le iba a decir a un joven Taka mientras flipaba desayunando con Dragon Ball, que más de veinte años después su serie favorita estaría más viva que nunca? Dragon Ball Super, tanto mango como anime, toneladas de merchandising de todo tipo. Y, por supuesto, no debemos olvidar que prácticamente todos los años salen uno o dos juegos de la franquicia de Toriyama. Dragon Ball Fusions es el último de ellos, y es el claro ejemplo de cómo hacer un producto lleno de buen fanservice que pueden disfrutar tanto los fans como los neófitos de la franquicia.

 

 

Pero, volvamos al joven Taka que se pegaba las tardes discutiendo qué personaje era más fuerte y cómo de molona sería la fusión de Goku con Mystic Gohan. El mismo que se compraba todo lo que había de Dragon Ball de la época. Pues ese Taka ha vuelto a la vida y es feliz gracias a Dragon Ball Fusions.

 

Dragon Ball Fusions destila mimo y amor hacia la obra de Toriyama

Y los máximos responsables de que esto sea así son Ganbarion, creadores de los míticos Jump Super/Ultra Stars de Nintendo DS. Por muy poco que hayáis podido jugar o ver de la dupla de juegos de lucha, habréis apreciado que el estudio rezuma amor por las viñetas japonesas. De hecho, también cuentan con un buen puñado de videojuegos de otra franquicia “poco conocida” de un pirata que se estira. Vamos, que el respeto y buena adaptación de todas las sagas de toda la historia de Dragon Ball está más que asegurada.

 

Dragon Ball Fusions

 

Pero, para que esto sea posible se necesita una premisa, y Dragon Ball Fusions tiene una bastante simple, pero muy eficaz. Tras crearnos nuestro personaje eligiendo apariencia física y raza, (cada una con sus puntos fuertes y débiles), nos encontraremos con Pinich, amigo y rival de nuestro avatar. Treinta segundos después reunís la última Bola de Dragón que os faltaba y Shenron os concede vuestro deseo de crear un torneo donde se descubra quién es el luchador más fuerte de todos los existentes. Entonces, el famoso dragón piensa que la mejor forma es distorsionar el espacio y el tiempo para reunir todas las líneas temporales y épocas de la franquicia para complacer a dos niños.

 

Ahí empieza nuestra aventura por pequeños mundos, completamente en 3D, basados en momentos de la serie y películas que podremos explorar volando a nuestro antojo, conociendo personajes de todo el imaginario de Toriyama, incluidos Arale e incluso Jaco. En ellos encontraremos eventos, misiones secundarias, lugares emblemáticos y peleas, donde Dragon Ball Fusions brilla.

 

Dragon Ball Fusions

 

No es que no brille en el resto de los apartados, pero es que en las peleas han dado con un sistema de combate tan simple como efectivo y con muchas capas de estrategia. Los combates se libran, en su gran mayoría, en equipos de cinco contra cinco. Es importante que nuestro equipo esté equilibrado, pues existe un triángulo de poderes. Los rojos ganan a los amarillos, estos a los azules y los últimos a los rojos.

 

También es importante decidir cómo atacamos al enemigo, ya sea cuerpo a cuerpo, mediante rafagas de Ki que nos permitirá posicionarnos donde queramos del escenario o con movimientos especiales. De estos últimos sólo podemos llevar tres como máximo, teniendo que olvidar uno anterior cada vez que queramos aprender alguno nuevo. Estos demoledores ataques se van cargando a medida que pasan los turnos, recargamos Ki o hacemos combos con nuestros compañeros y rivales. Y aquí es donde entra en juego el posicionamiento.

 

Dragon Ball Fusions

 

 

Dragon Ball Fusions premia mucho el control del terreno de batalla, pues podemos empujar a los rivales hacía sus compañeros, recibiendo estos más daños, o hacia los nuestros, quienes les darán una buena colleja y los mandarán volando en otra dirección. De esta forma, hacemos carambolas para aumentar el daño de los rivales, nuestra barra de movimientos especiales y de paso tratar de expulsar a los enemigos del ring, retrasando la llegada de su turno. Si conseguimos agotar su barra de vida echándolos del escenario, además, conseguiremos robarles un ataque para aprenderlos nosotros. Una situación de win, win.

 

¿Sabéis ese momento en la serie donde un personaje empieza a aparecer y desaparecer alrededor de otro? Sí hombre, esos en los que o bien recibe un puñetazo o se defiende a duras penas de chiripa. Pues está adaptado a la perfección en la mecánica básica de los ataques cuerpo a cuerpo, donde el enemigo nos puede atacar en ocho direcciones y nosotro solo podemos defendernos desde tres. ¿Qué bloqueamos correctamente? Pues a penas nos dolerá el golpe, pero si fallamos… ay, si fallamos. Como dato, decir que los enemigos más inútiles rara vez nos pararán un golpe, pero a medida que subamos de importancia dentro de la serie, la inteligencia artificial se empieza a lucir y cuesta mucho darle un impacto limpio. 

 

Los dos últimos elementos de los combates son los ataque zenkei y fusiones ultra, que podremos realizar al llenar un medidor. Durante estos ataques podremos atacar durante unos segundos a los rivales libremente como en cualquier juego de lucha actual de la franquicia, cargando nuestra barra de especiales y potenciando la potencia del golpe si la llenamos al máximo. La mayoría de las veces, si conseguimos eliminar a un rival con esta técnica lo reclutaremos para nuestras filas, aunque alguno de los personajes canon requerirán de completar alguna misión principal o secundaria. Por último tenemos las fusiones ultra, que nos permiten fusionar a nuestros cinco luchadores en un nuevo ser superépico que destrozará a nuestros enemigos.

 

Dragon Ball Fusions

 

Como parte negativa, decir que muchas veces las animaciones de los movimientos especiales se hacen repetitivas, sobre todo al enfrentarnos a los personajes genéricos, pues no hay tantos movimientos especiales para estos personajes. Eso sí, los oficiales tienen todos sus ataques característicos.

 

Pero estas fusiones no son el justificante del “fusions” del título. Una vez que avancemos por el juego, Bulma nos entregará unos brazaletes basados en los Pendientes Pothala, pero que permiten a los usuarios separarse cuando quieran. Un sacrilegio para la continuidad de la serie, una delicia con un sinfín de posibilidades para el juego, porque nos permite fusionar entre sí a los más de 300 personajes que hay en Dragon Ball Fusions. Bueno, en realidad todos entre sí no, porque tienen que cumplir ciertos requisitos de afinidad, pero la cantidad de fusiones y combinaciones es abrumadora. Estas Fusiones EX potencian los atributos del nuevo personaje y le permiten aprender nuevos y mejores ataques. Si contamos todas las que el juego nos permite hacer, el número de personajes jugables asciende hasta «Over nine thousand!». Es broma, no llega a tantos, se queda en unos «modestos» 1013.

 

 

Completan el apartado jugable pequeñas cosas como torneos diarios para conseguir recompensas, test de conocimientos de toda la serie, ciertos coleccionables de momentos emblemáticos de la serie, coleccionar ropa para nuestro personaje principal, desafíos que subirán las estadísticas de nuestro avatar de forma permanente y diversas máquinas para conseguir ataques especiales y otros bonus. A destacar una de estas últimas que, dependiendo de las redes Wi-Fi que te rodeen, supondrá encontrarte unos combates u otros y con ellos recompensas distintas. Pero, también tiene cosas más grandes, como la posibilidad de enfrentarte y/o fusionar a otros jugadores que te encuentres por Streetpass o pelear e intercambiar ataques con el modo multijugador local y on-line.

 

Todo esto hace de Dragon Ball Fusions uno de los juegos con mayor contenido de la franquicia. Personalmente, la historia me ha durado unas 33 horas, parando a hacer misiones secundarias. Pero no puedo ni imaginar cuanto puede alargarse el contador de horas si me planteo conseguir a todos los luchadores básicos, sin contar las fusiones, y entrenar a mis favoritos para que tengan buenos ataques.
A nivel gráfico, nos encontramos con un producto bastante resultón. Si bien es cierto que los personajes no son los modelos más detallados que han pisado la consola, saben suplir esa carencia con un buen diseño artístico y un cel-shading que queda espectacular, tanto en personajes como en los mundos. Hay veces que me costaba creer que era una 3DS. Pero, para lograr esto se ha tenido que hacer un pequeño sacrificio: Dragon Ball Fusions carece de efecto 3D. Por último a mencionar en esta parte es la censura que tiene el juego. No es mucha, para ser exactos solamente es una, que viene de la versión americana del juego. Las espadas han sido sustituidas por palos. No es algo que afecte, ni siquiera mínimamente, a la experiencia jugable; pero sí molesta ver técnicas llamadas «Ataque Espada» y que en realidad sea «Ataque Rama de Árbol».

 

En cuanto al sonido, contamos con las voces en japonés de todos los personajes, acompañadas por una banda sonora original que se adapta a cualquier situación. Los combates,sobretodo contra jefes, tendrán temas cañeros con guitarras eléctricas, mientras que la exploración o conversaciones tendrán música más relajada, pero igual de buena. Lamentablemente, no contamos con la banda sonora de la serie, pero es algo que viene siendo habitual en todos los juegos de Dragon Ball.

 

Dragon Ball Fusions – Como hacer un buen producto de fanservice

 

Dragon Ball Fusions

 

Dragon Ball Fusion es, por distintas razones, una buena fusión de muchas cosas. Es una mezcla de distintos tipos JRPG, con partes de peleas de los juegos de lucha, combinado con recolección/ captura de personajes y fusionado con mucho fanservice. Todos estos ingredientes dan como resultado una pieza de merchandising imprescindible para los fans de las aventuras de Goku.

 

Dragon Ball Fusions convencerá tanto a los amantes de los RPGs como a los fans de Dragon Ball. Si perteneces a ambos grupos vas a disfrutar como cuando veías la serie original hace 20 años.
Historia70
Gráficos80
Jugabilidad95
Sonido85
Duración90
Nota de lectores0 Votos0
Pros
La aparición de la inmensa mayoría de personajes de las series y películas
Los combates son muy divertidos
La customización de personajes es bastante profunda
Contras
Carece de efecto 3D
Las animaciones de algunos ataques llegan a ser muy repetitivas
Algunas fusiones son más feas que pegarle a un padre
85
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Astral Chain
Astral Chain revela tres nuevos datos del juego. ¡Conviértete en un experto!