Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Últimamente no dejan de llegar a Nintendo Switch títulos de un género que, si habéis seguido nuestros análisis de las últimas semanas, tal vez os empiece a sonar un poco. Hablamos del roguelite, y es que hoy os traemos el análisis de un juego esperado por muchos. Wizard of Legend es un dungeon crawler con pinceladas de roguelite que ha pasado por un largo proceso de desarrollo, y que fue financiado a través de una campaña en Kickstarter allá por junio de 2016. Se trata de la opera prima del estudio independiente Contingent99, establecido en Los Ángeles y compuesto únicamente por dos personas; dos compañeros de instituto que, desde siempre, han sido unos apasionados por los videojuegos.

 

Wizard of Legend Announcement Trailer

 

 

“Voy al MUSEO a ver una EXPOSICIÓN (sale mal)”

Wizard of Legend comienza en una pequeña zona que hace las veces de introducción a la historia de su mundo a la vez que sirve de tutorial. Aparecemos en el jardín de lo que llaman el Museo de Lanova. En él parece haber una exposición acerca de los hechiceros de una época aparentemente anterior, y nuestro personaje debe ser un cosplayer, porque la mayor parte de los asistentes visten atuendos totalmente normales mientras que nosotros vamos con una capa roja con capucha. Sea como sea, el juego introduce aquí varios conceptos. En primer lugar, la Competición del Caos era un evento anual en el que los hechiceros ponían a prueba su valor y destreza. Se trataba de una serie de mazmorras infestadas de enemigos, algunos de ellos imbuidos de elementos como el rayo o el fuego, que los contendientes debían superar. Por otro lado, las Arcanas corresponden con el concepto de “magia” que estos hechiceros utilizaban. Tras pasar por esta didáctica visita y completar un sencillo tutorial de movimiento y combate, se desata un evento que terminará con nuestro héroe siendo despertado en un lugar extraño por un personaje aún más pintoresco: un espejo que habla. Estamos nada más y nada menos que en la antigua Lanova, y como ya habréis intuido, somos un hechicero que debe superar la Competición del Caos.

 

La jugabilidad de Wizard of Legend se estructura en torno a tres elementos principales: las mazmorras, las arcanas y las reliquias. Las mazmorras tienen la estructura clásica del roguelite, siendo generadas de forma procedural. Su exploración es muy satisfactoria debido a que no existen transiciones entre las diferentes habitaciones, aunque se pueden diferenciar los puntos que separan una sala de las contiguas. Podríamos hablar de tres mazmorras con tres niveles cada una, de forma que el último de ellos siempre consiste en pelear contra uno de los tres jefazos, que corresponden con los miembros de la comisión que organiza la Competición del Caos. Estas mazmorras, así como el personaje que las guarda, tienen su propia temática: fuego, hielo y tierra, y encontramos en ellas elementos propios del escenario o enemigos imbuidos en el elemento correspondiente.

 

La sala del jefe nos permite transportarnos a las habitaciones especiales

 

 

Cada uno de los niveles se compone de tres tipos de habitaciones: normales, especiales y salas del jefe. Las primeras de ellas están repletas de enemigos que debemos derrotar si queremos acceder a la siguiente, mientras que las salas especiales son exactamente tres: una tienda de arcanas y otra de objetos, y una en la que cada vez vemos un personaje diferente que, realmente, suele ofrecer algo a cambio de perjudicarnos. Una vez hemos visitado la sala del jefe podemos transportarnos rápidamente a ella mediante los teletransportes que hay en las habitaciones especiales y viceversa. Los enemigos, cofres y jefes finales pueden dejar caer algunos objetos como dinero, esferas de vitalidad, reliquias o incluso arcanas.

 

Las reliquias, por su lado, sirven como “equipo”, ofreciéndonos habilidades pasivas. Al inicio de una partida debemos elegir una que equiparnos, pero a lo largo de la misma podemos ir consiguiendo más, lo que suma efectos a todas las que ya llevemos equipadas. Por último, llegamos al epicentro jugable de Wizard of Legend: las arcanas.

 

 

Arcanas sí, pero… ¿Demasiadas?

Las arcanas son la base estratégica de este título. Tenemos seis ranuras para arcanas, ubicadas en los botones A, B, X, Y, L y R. Al comenzar una partida únicamente podemos asignar arcanas en los cuatro primeros espacios. Cada ranura tiene un cometido, dividiéndose en arcanas básicas, acometidas, comunes y exclusivas. Las primeras son ataques sencillos, generalmente cuerpo a cuerpo. Las acometidas sirven para esquivar a nuestros enemigos, pero también podemos causarles daño con ellas. Las comunes y las exclusivas son similares e intercambiables, pero la que colocamos como exclusiva nos permite, además, realizar una especie de golpe final tras rellenar una barra, lo que conseguimos derrotar enemigos rápidamente. Existen más de cien arcanas en total que debemos combinar de forma que se ajusten a nuestra forma de jugar. Sin embargo, me he encontrado utilizando durante todo el juego arcanas que recibes nada más empezar, pues son las que me han resultado más efectivas. Quizás los desarrolladores crearon estas primeras magias con una idea de utilidad en mente que se dispersó a medida que creaban muchas más, que no resultaron ser tan eficaces como las anteriores.

 

Wizard of Legend es un título exigente con una curva de dificultad que en ocasiones se puede hacer, irónicamente, cuesta arriba. Es uno de esos juegos poco explicativos, de probar cosas y comprar objetos a ciegas, sin saber absolutamente nada acerca de sus efectos hasta que los tienes en el inventario. Algunos jugadores lo agradecerán, pero seguro que muchos otros tendrán un sentimiento de frustración frente a esto, y podría jugar en su contra. No me veo dedicando a Wizard of Legend más de cien horas, como sí hice con The Binding of Isaac en su día, y este tipo de dificultad puede hacer a muchas personas reconsiderar la compra del título. Además, existen salas ridículamente difíciles, tanto que se vuelven casi injustas. Y creedme, no es agradable estar en medio de una “run” perfecta y ver cómo te destrozan en una sola habitación.

 

 

 

Como dije antes, Lanova es el lugar donde nuestro personaje despierta, y se convierte en el centro neurálgico de todo el título. Desde aquí podemos acceder a las diferentes tiendas que, esta vez sí, nos permiten adquirir reliquias y arcanas de forma permanente, así como atuendos que otorgan al hechicero distintos efectos pasivos. Además, constituye nuestra puerta de entrada a la Competición del Caos.

 

He querido dejar para el final el multijugador. Existen dos formas de jugar con un amigo: en modo cooperativo y en modo competitivo, llamado Disputa. El primero de ellos consiste, ni más ni menos, que en recorrer las peligrosas mazmorras con un amigo. Esto tiene una ligera ventaja: aunque derroten a uno de los dos la partida no termina. De hecho, el jugador caído puede volver al combate después de que su compañero elimine a unos cuantos enemigos. El segundo de ellos, y más interesante, es el modo Disputa. En él, los dos jugadores se enfrentan cara a cara en un combate por la superioridad. Si bien no he podido probarlo tanto como me gustaría, creo que puede dar lugar a largos piques con los amigos. Una cosa que he notado es que al jugar cada uno con un Joy-Con la experiencia se hace algo incómoda, al tener que utilizar los gatillos L/R y ZL/ZR para acceder a algunas arcanas, lo que no es nada natural en la posición horizontal de los mandos.

 

Si nuestro compañero cae, nos acompañará hasta que pueda volver al juego

 

 

Bonito hasta decir basta

El estilo artístico de Wizard of Legend consiste en un pixel art muy bien trabajado. Quizás no el más sorprendente o enfermizamente detallista que hayamos visto en los últimos años, pero sin duda destaca y, sobre todo, se mueve de forma muy fluida y con unas animaciones preciosas. Sin duda es uno de los principales atractivos del juego en conjunto con su frenético combate, y os aviso desde ya de que ninguno de estos dos apartados os va a decepcionar. Todo lo que prometía aquel primer tráiler con el que se nos caía la baba era cierto.

 

 

Una sorpresa ha sido el sonido. Desde que accedes al menú principal, la obra te obsequia con una bonita melodía que te introduce al espíritu épico que desprende a en todo su ser. Tal vez no sea el título con más diversidad musical, pero la que existe se hace escuchar, consigue penetrar en nuestra cabeza. Los efectos de sonido no se quedan atrás: agua, fuego, rayo, pisadas, golpes, todo suena exactamente como debe hacerlo. Es un aspecto importante y bien cuidado que me ha hecho disfrutar y meterme más en la experiencia.

 

 

Wizard of Legend – Juegazo descafeinado

El análisis de Wizard of Legend ha sido complicado para mí. Veo en este título mucho potencial en forma de dungeon crawler-roguelite frenético. Tiene todos los elementos necesarios para convertirse en un gran pelotazo y, sin embargo, no puedo dejar de sacarme de la cabeza que pasará más desapercibido de lo que pienso. Creo que esto se debe a que me gustaría que fuera un título revolucionario, que redefiniera el camino del roguelite indie al que tanto nos hemos acostumbrado. Sin embargo y, a pesar de ser un gran juego, Wizard of Legend no aparecerá en documentales ni será alabado como uno de los grandes títulos de esta década. Ojalá me equivoque, pero he sentido que le falta algo. Un ápice de chispa o incluso de personalidad que hagan que te sientas absolutamente atrapado por él. Todo en este título está bien ejecutado, pero en su conjunto crean una obra que no llega a sobresalir.

 

 

Este análisis ha sido posible gracias a un código de descarga proporcionado por Contingent99

Análisis - Wizard of Legend (Nintendo Switch). ¡Preparaos para una experiencia arcana!
Wizard of Legend ofrece una experiencia intensa y difícil que, teniéndolo todo para reventar las ventas, carece de una personalidad que le ayude a trascender en el tiempo.
Pros
  • Frenético y divertido
  • Precioso apartado artístico
  • Combate fluido e intenso
Contras
  • Curva de aprendizaje muy pronunciada
  • Algunas habitaciones hacen que la dificultad se desequilibre momentáneamente
72%Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
96%

Hacer Comentario