Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de Leisure Suit Larry – Wet Dreams Don’t Dry – Nintendo Switch. Volviendo a las viejas costumbres

Fecha de lanzamiento
13 junio, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
1793,06 MB
Nuestra puntuación
84%

Hoy analizamos Leisure Suit Larry – Wet Dreams Don’t Dry para Nintendo Switch, una aventura gráfica de la vieja escuela que nos trae una historia plagada de humor y de situaciones picantes dignas de la excelente saga a la que pertenece este título. Una saga iniciada en 1987 por parte de Sierra Online, una desarrolladora recordada por muchos fans del género por dos grandes motivos. Primero, por ser la principal rival de LucasArts Games a la hora de desarrollar esas icónicas aventuras gráficas de mediados de los ochenta y principios de los noventa; segundo, por su peculiar característica de permitir que los personajes mueran en las aventuras gráficas si tomamos una decisión equivocada, algo que gracias a dios también tenemos en esta entrega que vamos a analizar. En esta ocasión, el desarrollo ha corrido a cargo del estudio alemán CrazyBunch y ha sido distribuida por Assemble Entertainment, además de contar con la colaboración de Al Lowe, creador de la saga.

 

 

Una historia plagada de dobles sentidos

Nuestra aventura nos transporta a un oscuro lugar donde nuestro protagonista, Larry Laffer, ha despertado sin saber bien qué ha ocurrido y cómo ha llegado allí. Tras realizar una serie de acciones que nos ayuden a salir al exterior, vamos a aparecer frente al bar Lefty’s, un lugar de referencia y muy importante del primer juego de la saga. Una vez dentro, Lefty, el dueño del bar, nos va a decir que han pasado 30 años desde la última vez que vio a Larry y que no sabe dónde se ha metido, puesto que no ha envejecido nada. Tras el primer intento de ligarse a una chica, cuya principal obsesión es retransmitir todo por Internet dado que es influencer, tenemos un pequeño accidente y vamos al cuarto de baño a vomitar. Una vez en el baño, vamos a descubrir un sonido procedente de una masa viscosa que nos llama la atención y que intentaremos descubrir qué es lo que lo produce. Una vez limpiamos la masa viscosa, nos encontramos un smartphone de última generación que nos va a guiar a la sede de la compañía de donde procede, Prune, para devolverlo a su dueño y presidente de la compañía Bill Jobs, puesto que es un prototipo muy avanzado y no debe caer en malas manos. Llegamos a Prune, vamos a comenzar de verdad nuestra aventura, donde gracias a las nuevas tecnologías vamos a poder usar la aplicación Timber para buscar ligues con los que intentar tener todo el sexo que podamos, aunque para ello vamos a tener que pensar mucho y resolver gran cantidad de puzles. Así comienza una intensa aventura plagada de misterios, traiciones y situaciones subidas de tono que nos tiene hasta el último momento pegados a nuestra consola.

 

 

Su jugabilidad nos transporta a las aventuras gráficas más clásicas mezclada con un toque más actual. Podemos mover a Larry a nuestro antojo dentro de la zona donde estamos, acercándonos hasta donde queramos realizar la acción, o pudiendo dejar a nuestro personaje quieto y seleccionar con el cursor dónde queremos realizar la acción. Tenemos nuestro inventario, donde podemos ver todo lo que hemos recogido y donde podemos seleccionar aquel objeto que vayamos a necesitar en determinado momento. También podemos interactuar con los objetos directamente desde el inventario, pudiendo así combinarlos según se pueda. A lo largo de nuestra aventura, encontramos diferentes puzles que tenemos que solucionar para seguir avanzando por la historia. Estos puzles son en realidad misiones donde encontrar diferentes objetos o solucionar diferentes situaciones que nos ayudan a desbloquear nuevos retos. Así vamos a continuar hasta alcanzar nuestra misión final. Esto puede sonar tedioso e incluso exasperante, pero nada más lejos de la realidad, ya que cada situación en la que nos vemos envueltos es cada vez más hilarante y surrealista, además de motivarnos para conocer más sobre qué va a ocurrir a continuación.

 

Su dificultad es un punto muy importante a tratar, puesto que nos encontramos con una aventura gráfica de la vieja escuela, donde el juego puede ponerse realmente complicado si no tenemos la imaginación o la memoria necesaria para desentrañar todos los pasos necesarios para conseguir solucionar los diferentes retos que se nos ponen por delante. Para una persona que esté acostumbrada a este género y que no se amilane frente a los diferentes enigmas que nos va planteando a lo largo de nuestra aventura no va a ser un reto que no haya vivido antes. Sin embargo, puede que los jugadores más novatos se lleguen a sentir bastante abrumados con la complejidad de algunas situaciones, aunque si tienen paciencia seguro que van a disfrutar de cómo se nos presenta la dificultad de este título. Como detalle adicional, aunque no obligatorio, Leisure Suit Larry – Wet Dreams Don’t Dry cuenta con un detalle extraído de sus primeras aventuras. Cuando para evitar que un menor jugara a estos juegos se hacían preguntas referentes a la actualidad del momento, preguntas que un chaval joven posiblemente no supiera, en esta ocasión también podemos intentar hacer el cuestionario que nos plantea para saber si somos lo suficientemente mayores para jugar al juego, aunque como bien digo no es necesario hacerlo para jugarlo ya que se puede saltar.

 

 

Cuando una aventura gráfica se hace bien

A nivel gráfico, nos encontramos con un juego estilo cartoon en 2D que nos sumerge de pleno en New Lost Wages, la ciudad donde transcurre toda la historia. Para desplazarnos por los diferentes escenarios que componen esta historia no vamos a contar con apenas cargas que entorpezcan la experiencia jugable, aunque sí es cierto que vamos a tener que desplegar un menú y seleccionar el lugar al que nos queremos dirigir, lo que puede llegar a ser algo tedioso para los jugadores que buscan una aventura más ágil. Leisure Suit Larry – Wet Dreams Don’t Dry no muestra ningún tipo de bug visual que sea demasiado terrible como para no poder jugar, aunque sí que encontramos algún que otro bug molesto en algunos momentos. Sin ir más lejos, llega un punto donde se nos va a desplegar automáticamente el inventario cada vez que pasemos de un escenario a otro, pero eso se puede solucionar reiniciando el juego, ¿es molesto? sí, ¿Tiene fácil solución? También.

 

Quizás uno de los puntos donde puede flojear un poco este juego es en el sonido, pero solo un poco, dado que en momentos muy puntuales podemos llegar a perderle el interés a la banda sonora que suena de fondo al estar prestando muchísima más atención a intentar solucionar los puzles que vamos encontrando por nuestro camino. El juego cuenta con voces en inglés y alemán, aunque no hay nada que temer puesto que posee una traducción perfecta al castellano y podemos seguir todos los diálogos gracias a los subtítulos que aparecen en la parte inferior de la pantalla. Otro detalle bastante divertido es que los efectos sonoros están perfectamente realizados y vamos a escuchar, por ejemplo, el clásico sonido de abrir una cremallera, simulando la bajada de la bragueta del pantalón, entre otros efectos realmente divertidos.

 

El título hace uso de las características especiales que posee Nintendo Switch, ya que podemos jugar con la pantalla táctil como si de un clásico point&click se tratara, permitiendo así jugar en modo portátil de forma totalmente diferente a si decidimos jugar en modo dock. Ya sospechábamos que Nintendo Switch juega con una enorme ventaja con las aventuras gráficas gracias a su pantalla táctil y no nos hemos equivocado, ya que jugarlo así es realmente cómodo y muy intuitivo.

 

 

Leisure Suit Larry – Wet Dreams Don’t Dry – Volviendo a las viejas costumbres

Este juego es sin duda un imprescindible para los amantes de las aventuras gráficas. Trae todo lo clásico de los juegos antiguos de la saga mezclados con un toque moderno que le sienta de lujo. La participación de su creador trae de nuevo ese humor picantón y lleno de dobles sentidos que era tan característico de la saga y que perdió con los infames títulos donde Al Lowe no colaboró. Mi consejo es que todo aquel que se atreva a lanzarse a la aventura con Leisure Suit Larry – Wet Drams Don’t Dry lo haga sin pensárselo dos veces porque no se va a arrepentir de haber apostado por este juego.

 

Con una dificultad que puede echar para atrás a los jugadores más casuales, este título nos va a dar unas 9 o 10 horas de juego dependiendo de lo hábiles que seamos con los diferentes retos que nos propone. Desgraciadamente, no es excesivamente rejugable, ya que una vez que nos lo hemos pasado podemos saber prácticamente donde está cada objeto y cómo realizar cada acción en todo momento, aunque bien es cierto que si queremos completarlo al 100% va a ser necesario darle otra vuelta para hacer todo aquello que nos hayamos dejado atrás. Sin nada más que añadir, solo puedo decir que no temáis y probad este divertido juego.

 

Hemos analizado Leisure Suit Larry – Wet Dreams Don’t Dry gracias a un código digital cedido por Koch Media. Versión analizada: 1.0.1

Leisure Suit Larry, los viejos rockeros nunca mueren
Con Leisure Suit Larry - Wet Dreams Don't Dry nos encontramos con la vuelta de la saga a su filosofía original. Una aventura gráfica con un gran sentido del humor y plagado de situaciones picantes como las que tanto nos gustaban en los años 80.
PROS
Una historia muy divertida y picante
La vuelta al origen de la saga
La complejidad de sus puzles...
CONTRAS
...que pueden hacer que los jugadores más inexpertos se vean abrumados
A veces podemos encontrarnos con algunos bugs desesperantes
84
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
SUPER SMASH BROS. ULTIMATE
Pinchos y púas en el nuevo evento de Super Smash Bros. Ultimate