Ayuda a NextN comprando en Amazon

Primeras impresiones The Legend of Zelda: Link’s Awakening – Link se prepara para una mágica aventura

The Legend of Zelda: Link’s Awakening se nos presenta como un doble regreso: no solo se trata de una de las aventuras más conocidas que ha vivido el mítico héroe en una consola portátil, sino que es también el regreso de la serie a sus raíces. Después de la libertad que ofrece Breath of the Wild, este título nos lleva de nuevo a la vista cenital, al inventario lleno de objetos curiosos y a un mundo variopinto y colorido. Esta vez, todo ello endulzado con un estilo artístico tan bello y cuidado como si fuera un diorama con juguetes.

 

 

Durante el pasado Gamepolis 2019, hemos tenido la oportunidad de probar las primeras etapas del título, y una cosa nos ha dejado clara: ya completarais Link’s Awakening en Game Boy o lo juguéis por primera vez, podréis disfrutar de toda su magia y encanto.

 

La isla misteriosa

Nuestra breve andadura por las tierras de Koholint nos llevaron al comienzo de todo, cuando Link despierta en casa de Marin. En unos instantes, ya disponíamos del escudo y la espada que tanto caracterizan al héroe y estábamos listos para seguir explorando. Es ahí cuando nos damos cuenta de que la aventura es realmente la misma que en el original, haciendo evidente honor a su categoría de remake. Pero el detalle y exactitud con el que han logrado trasladar todos esos elementos es realmente agradable. Desde las localizaciones y personajes hasta las misiones secundarias, todos están ahí para que los recordemos.

 

Zelda Link´s Awakening

 

Sin embargo, es quizá en los pequeños detalles donde nos percatamos de qué forma ha evolucionado Link’s Awakening con respecto al título original. Lo que más nos llamó la atención al jugar en esta prueba es que el mundo ya no está “segmentado” como en los títulos clásicos, sino que todo está unido de forma fluida, sin transiciones ni cargas necesarias entre una parte del mapa y otra (por supuesto, al entrar en edificios, cuevas o dentro de una mazmorra, las zonas siguen divididas en cuadrículas). Quizá esta sea la razón por la que la frecuencia de imágenes se ve afectada, pues la exploración del mundo exterior parecía reducirse a 30 FPS mientras que dentro de un edificio se notaba un incremento de los FPS. Otro detalle que nos llamó la atención es el efecto de difumado en los extremos de la pantalla para dar ese aspecto «misterioso» a las zonas más alejadas de nosotros.

 

Una aventura mágica

Dejando esto al margen, la jugabilidad es tal y como la recordamos, con mecánicas sencillas con las que abrirnos paso por el mapa. Un botón para la espada, otro para el escudo y a matar monstruos. Posteriormente, conseguimos objetos que asignar a los botones X e Y, y es aquí donde nos percatamos de otro sorprendente detalle: el minimalismo de la interfaz de usuario. Desde el momento en el que empiezas la partida, la única información que tienes en pantalla son los 3 corazones que forman tu vida. No hay más botones con instrucciones, ni para señalarte los menús… Incluso los mismos botones X e Y, si no tienes asignado ningún objeto, no aparecen en la pantalla. Todo ello pensado para que podamos gozar del mundo que estamos explorando. Y eso, en una pantalla grande, se nota.

 

Zelda Link´s Awakening

 

Por supuesto, no podíamos olvidarnos del apartado gráfico y artístico. A pesar de haber optado por un estilo diferente al que estamos acostumbrados, el diseño (o rediseño) de los personajes sigue emitiendo ese aura tan especial que forma parte de la serie The Legend of Zelda. Aunque parezca un juguete, sientes que Link es Link y que esta aventura es tan épica como todas las que ha tenido. Si nos hubiera gustado que se hubiera “actualizado” la IA en algunos casos (por ejemplo, que a estas alturas los Goblin sigan arrojando lanzas solo en línea recta es un poco anticuado).

 

The Legend of Zelda: Link’s Awakening – Una aventura que merece la pena revivir

Fue una prueba breve donde solo pudimos probar los primeros pasos. Sin embargo, mentiríamos al decir que The Legend of Zelda: Link’s Awakening no satisfará a todos los fans de la serie. Es uno de los títulos más emblemáticos y trae de vuelta los conceptos que han hecho a la franquicia tan popular mezclados con elementos y un apartado gráfico acorde a los nuevos tiempos. Tras probarlo, nos dejó satisfechos tanto a nivel jugable como visual, y tenemos claro que el título completo (una vez esté disponible en septiembre) cumplirá nuestras expectativas.

Más artículos
Bandera Japón Nintendo Switch Ventas
Ventas Japón – el TOP 1000 de videojuegos más vendidos en 2018 arroja interesantísimos detalles