SpeedRunners

Análisis SpeedRunners – Nintendo Switch. Escapa del borde de la pantalla, ¡corre!

SpeedRunners
Fecha de lanzamiento
23 enero, 2020
Número de jugadores
1-4
Idiomas
Español, inglés, francés, etc
Tamaño de la descarga
604,00 MB
Nuestra puntuación
75

Es cierto que Nintendo Switch es una auténtica máquina de hacer juegos. Y es cierto también que recibe muchísimos ports de títulos ya lanzados con anterioridad en otras plataformas (vaya, buenos ejemplos son juegos como Metro Redux). Y ha llegado la hora de recibir con los brazos abiertos a uno de esos casos: SpeedRunners, desarrollado por DoubleDutch Games y publicado por tinyBuild, el cual llegó a PC en 2016 en forma de juego completo (llevaba desde 2013 como Early Access) y a PlayStation 4 y Xbox One en 2017. Estamos hablando de un juego muy particular, con unas ideas muy claras y que carga con un alto contenido que nos enfoca a lo competitivo. Las versiones de las otras plataformas gozaron de tener muy buenas críticas por parte de la prensa. ¿Funcionará tan bien en la consola híbrida? ¡Sigue leyendo!

 

 

El Super Smash Bros. de las carreras

Primero, pongámonos en el contexto de qué nos vamos a encontrar en SpeedRunners: para empezar, es un juego de carreras pero no el típico en el que tenemos que recorrer un circuito asfaltado con un vehículo; de hecho, nuestro vehículo es nuestras piernas. Efectivamente, nuestro personaje corre como si de una maratón se tratase. Lo interesante aquí es que no son tipos cualquiera de cualquier ciudad; nos encontramos en New Rush, una población que cuenta con varios héroes y villanos cuyo súper poder es la velocidad. Pero, ¿a qué me refiero con que SpeedRunners es el Super Smash Bros. de las carreras? Por desgracia, no es que sea un crossover loquísimo como sí lo es el título de Masahiro Sakurai, y tampoco es un juego de lucha. Sin embargo, comparten algo que es muy particular en la obra que nació en la Nintendo 64: los jugadores son eliminados al sobrepasar el borde de la pantalla. 

 

De este modo, los mapas son en dos dimensiones, y los vamos recorriendo en círculos de forma lineal, aunque podemos encontrarnos varias rutas dentro de los segmentos del «circuito». Los usuarios, que pueden ser hasta cuatro jugadores, tienen que correr a toda pastilla y dejar atrás a los rivales, pero no basta con terminar primero, sino ser el último en pie. Como dije antes, cuando los personajes se van alejando entre sí por los reveses de la carrera, al final acabarían saliendo de la pantalla… ¡y eso es justo lo que debemos evitar! Seguir corriendo para no quedarnos rezagados atrás. Finalmente, el ganador sale victorioso cuando todos sus rivales han sido comidos por el temible borde de nuestra televisión (o consola, si juegas en modo portátil, claro). ¡Ah! Habrá que ganar tres veces para conseguir la victoria de la partida.

 

SpeedRunners

 

No solo tenemos que movernos hacia la dirección que el juego marque, sino que tenemos a nuestra disposición una serie de mecánicas que hacen de una jugabilidad simple algo mucho más profundo y complejo (es por ello que tiene un fuerte componente competitivo, aunque ya hablo de ello varias líneas más abajo). Además de tener que correr y saltar (con doble salto incluido), también podemos dar saltos en la pared para subir a las superficies que necesitemos, tal y como lo hace nuestro amigo Super Mario, y también podemos usar un gancho que engancharemos (valga la redundancia) en cualquier techo que nos permita hacerlo, haciendo que nos balanceemos. Esta mecánica es fundamental para la diversión de SpeedRunners, ya que si tenemos gran habilidad, podemos usarla para ganar más velocidad, coger atajos o incluso mantener la velocidad que ya llevamos de antes.

 

La cosa no se queda ahí, porque SpeedRunners cuenta con una mecánica que hace de las partidas algo mucho más divertido y que facilita las cosas a aquellos que están empezando. En las carreras hay objetos que sirven a modo de armas para ralentizar a los rivales. Sí, como si esto se tratara de Mario Kart. ¡Y con sus cajas de objetos y todo! Estas están repartidas por el circuito y las vamos cogiendo e incluso podemos guardar el objeto para más adelante. Tenemos rayos para congelar a los otros jugadores, cajas para molestar, un gancho dorado que sirve para agarrar al que tengamos delante y ponernos en su posición… ¡y un largo etcétera! Y otra mecánica es el sprint, el cual hace que corramos más pero no es infinito; se va rellenando nuestra barra de sprint gracias a unas pequeñas zonas de carga que hay repartidas por el mapa, como los objetos.

 

 

La historia se empobrece a favor del competitivo

Detrás de esta jugabilidad tan adictiva hay una trama que compone el lore del juego. Sin embargo, esta historia (me refiero al modo historia) es bastante pobre. Encarnamos a la imagen principal de SpeedRunners, cuyo nombre es, curiosamente, SpeedRunner. Es un súper héroe muy veloz que resulta ser la envidia de otros personajes y es retado por estos a varias carreras. Antes de comenzarlas hay algo de diálogo entre el prota y el antagonista de esa parte de la historia, pero no pasa de dos renglones por nivel. En total hay cuatro personajes que nos hacen frente, es decir, cuatro mundos, por así decirlo. Dentro de los mismos hay otros cuatro niveles, y se pasan volando… En cuanto a trama, hay muy poco contenido. Eso sí, tenemos cuatro niveles de dificultad, y bastante bien equilibrados entre ellos. ¡Ah! Y cuando completamos las zonas, recibimos unos pequeños cómics a modo de «precuela» de lo sucedido con ese personaje.

 

Y hablando de los personajes: como dije, son héroes y villano (o al menos eso aparentan ser) y que tienen su personalidad y su pequeña historia detrás. Sin embargo, en el juego base hay pocos personajes, y hay un buen puñado de ellos que se consiguen pagando dinero real a modo de DLC. De la misma forma, los protagonistas de SpeedRunners tienen apariencias o estelas que dejan tras de sí cuando cogen gran velocidad que pueden modificarse, pero muchas son también DLC de pago. Por suerte, ninguna de estas cosas beneficia al jugador en la partida. Hay que poner en defensa del juego que los mapas, armas y personajes disponibles se van desbloqueando subiendo de nivel gracias a la experiencia conseguida en las carreras, sin importar si son online o en el modo historia.

 

Este juego es un título que no pretende contarnos una gran historia, sino que está muy enfocado a la escena competitiva. De hecho, el modo versus está muy bien llevado. En él podemos hacer partidas rápidas, que son algo más casuales contra jugadores aleatorios, partidas con amigos (que pueden ser en la misma consola, de forma local u online), partidas con bots o incluso partidas clasificatorias, las cuales son las que se dirigen a los más competidores ya que cuenta con puntuaciones y rangos. Sin embargo, hay una pega, al menos, en la versión de Nintendo Switch y no es culpa del juego; cuesta encontrar jugadores. Y en varias ocasiones, cuando los encontramos, son jugadores experimentados que no nos dejan ganar una. Sí, en las partidas clasificatorias hay matchmaking, pero cuando pasan 20 segundos y no encuentra a nadie, amplía su radio de búsqueda a rivales con rangos superiores.

 

 

Una estética que nos trae recuerdos a más de uno

La dirección artística de SpeedRunners es genial, con mucha personalidad y algo que le viene como anillo al dedo. Nos recuerda mucho a varios dibujos animados de los 90 en cuanto a estética, tal y como vemos en las imágenes. Además, el rendimiento es muy estable tanto en modo portátil como en el dock. Eso sí, jugar en la TV puede ser peligroso para la vista porque la pantalla se amplía tanto durante las carreras que los personajes se vuelven diminutos… En cuanto a las animaciones, están realmente trabajadas. Cada personaje cuenta con una personalizada para correr, saltar, caer, tropezar, y todo lo que te pueda suceder o quieras hacer durante una partida. Además, encajan con la personalidad o incluso el propio traje que llevan puestos.

 

SpeedRunners

 

¿Y qué hay de la música? Pues que es también una auténtica delicia. Típica de cualquier película de héroes y espías, con esas trompetas como protagonistas. Eso sí, aunque nos encontremos varios temas a lo largo del juego, e incluso en las partidas la canción que suena cambia y se acelera cuando un jugador es eliminado, se puede hacer algo repetitivas ya que no hay demasiada variedad.

 

SpeedRunners – Un título con mucha personalidad

Y eso es básicamente SpeedRunners, un juego que tiene una gran personalidad y que cuenta con unas ideas excelentes por parte de DoubleDutch Games. Es una pena que con esa estética y esos personajes (aunque esto cojea por culpa de los DLCs) no tenga un mejor modo historia porque le encajaría muy bien, aunque está claro que se quisieron concentrar en la escena competitiva. Es sin duda un buen título para jugar con amigos, pero desgraciadamente no lo es tanto para jugar online ya que cuesta encontrar jugadores, y más si los buscas de niveles inferiores, algo más o menos lógico teniendo en cuenta que ya se podía jugar en el 2013. En cualquier caso, la jugabilidad es digna de aplaudir, y es que como juego en sí también es muy recomendable, a pesar de que pueda hacerse algo repetitivo.

 

SpeedRunners

Hemos analizado SpeedRunners gracias a un código digital cedido por tinyBuild. Versión analizada: 1.00

¡Corre que te pilla la pantalla!
SpeedRunners es un título con mucha personalidad, original a más no poder, tanto en jugabilidad, música y arte. Divertido y muy enfocado en la escena competitiva. Sin embargo, puede hacerse algo repetitivo a la larga dada la simpleza de las mecánicas.
PROS
Jugabilidad simple pero profunda
Una genial dirección artística
Muchas opciones de juego (casual, competitivo...)
CONTRAS
Demasiados DLCs de pago
Una historia muy pobre y breve
Cuesta encontrar jugadores en el modo en línea
75
Más artículos
Trials of Mana
Trials of Mana muestra sus principales características en un nuevo tráiler. ¡Renovación total de mecánicas!