Análisis CrossCode – Nintendo Switch. Prepárate para una gran aventura digital

Fecha de lanzamiento
9 julio, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés, alemán, japonés, etc.
Tamaño de la descarga
1,7 GB
Nuestra puntuación
89

Las grandes esencias vienen en frascos pequeños… o eso se suele decir. Pero en este caso, desde el principio os decimos que CrossCode entra dentro de ese dicho. El título desarrollado por Radical Fish Games y distribuido por Deck13 Interactive es una prueba más de que los estudios indie pueden hacer juegos que no tienen nada que envidiar a las grandes producciones. No por nada ha sido galardonado con diversos premios y por la crítica.

 

Tras un año y medio desde su anuncio inicial, CrossCode aterriza finalmente en Nintendo Switch, y lo hace con todo aquello que lo hizo tan popular. Un enorme mundo virtual se nos abre ante nosotros para explorar todos sus rincones y resolver sus misterios. ¿Estáis preparados? Es hora de iniciar sesión.

 

 

Todo está en la mente (literalmente)

Es difícil escoger un punto inicial del que partir en este análisis, ya que hay tantas cosas de qué hablar… Así que permitidme primero que os presente este universo. CrossWorlds es un popular MMO al que juegan miles y miles de personas. ¿La particularidad? Utiliza un sistema llamado CrossCode que, en pocas palabras, permite a los jugadores controlarlo todo con el cerebro y percibir ese mundo con los cinco sentidos. Innovador, ¿verdad? En el “universo” de este juego, los jugadores son Seekers enviados a un nuevo planeta para descubrir los secretos de una civilización antigua responsable de la creación del universo. Por supuesto, este no es el punto principal de nuestra aventura.

 

CrossCode

 

Tras una introducción al principio misteriosa (y que se aclara al avanzar en la historia), nos encontramos con Lea, una jugadora que se despierta en CrossWorlds sin ningún recuerdo de su vida anterior a ese punto. Este es el pretexto para que, controlando a Lea y supervisados por un tal Sergey, exploremos el mundo de CrossCode, conozcamos a una gran variedad de personajes carismáticos y busquemos los recuerdos perdidos. Por supuesto, no es mi misión “chafaros” la trama, pero os puedo garantizar que es una historia interesante y muy bien elaborada que se vuelve más compleja a medida que avanzas… siendo la única pega que esté en completo inglés. CrossCode es un juego tan grande que es una pena que no esté en español, ya sea para poder disfrutar de la historia o para conocer mejor sus funciones.

 

Si pasamos al apartado artístico, CrossCode nos recuerda mucho a esos RPGs clásicos en los que está inspirado. Un mundo pixelado de arriba a abajo, pero con un nivel de detalle asombroso. Los entornos son muy coloridos y espectaculares, mezclando esa sensación de estar en un juego online (especialmente cuando vemos a “otros jugadores” corriendo de un lado a otro en las ciudades o en las zonas) con la sensación de que parezca que es un mundo real. Cada una de las áreas temáticas tiene su propio estilo y ambientación, y aunque cada habitación de estas áreas pueda parecer repetitiva (las mismas plantas y decorados), el resultado general es bastante agradable. El apartado musical también es destacable, con una buena variedad de melodías idóneas para cada ambientación.

 

Lea, la princesa guerrera

Toca hablar de la parte fundamental de CrossCode: su profundo sistema de combate. No se limita a ser un juego de acción RPG al uso, sino que ofrece muchas opciones a la hora de luchar. Lea es una “Spheromancer” (una clase no muy popular en el juego), por lo que usa un disco o chakram para atacar tanto cuerpo a cuerpo como a distancia. Podemos enzarzarnos en una nube de golpes contra los monstruos o mantenernos en la distancia y lanzar discos como Kakashi lanza shurikens. Esto también afecta a los enemigos y a la estrategia que haya que seguir para cada uno: algunos cuentan con una gran defensa que bloquea los ataques físicos o se alejan en cuanto te acercas, por lo que es importante combinar los dos tipos de ataques. Por otro lado, también podemos esquivar (hasta 3 veces seguidas) o crear un escudo para bloquear ataques. Todo este sistema se amplia con las habilidades especiales, ya que contamos con diversas habilidades para cada tipo de acción (cuerpo a cuerpo, distancia, bloqueo y esquive), con la posibilidad de aprender varias de un mismo tipo y alternarlas cuando queramos.

 

 

Y si no fuera suficiente todo esto, a medida que avanzamos en CrossCode, obtenemos elementos que podemos activar en cualquier momento (como fuego o hielo). Estos elementos no solo aportan daño elemental a nuestros ataques, sino que también vienen con sus propias habilidades especiales con las que desatar toda nuestra furia sobre ese pobre erizo que eligió un mal día para cruzarse en nuestro camino. Por supuesto, también tenemos a nuestra disposición una amplia lista de objetos equipables con las que mejorar las características de nuestra protagonista. Es importante señalar que no tenemos que luchar solos: con el tiempo conocemos a otros personajes con los que formar un equipo para luchar todos juntos.

 

Pero donde realmente se encuentran las mejoras importantes es en el menú Circuits, lo que viene a ser el habitual árbol de habilidades. Al subir de nivel, conseguimos puntos para desbloquear todo tipo de mejoras y habilidades especiales para fortalecernos. Lo importante aquí es que al principio solo contamos con un pequeño árbol, pero a medida que conseguimos los elementos, cada uno viene con su propio árbol de habilidades que mejorar. De esta forma, nuestras características se ven afectadas por el elemento que estemos usando en ese instante. No hay de qué preocuparse, pues por cada nivel conseguimos un punto para cada árbol, por lo que hay suficiente para todos.

 

Al rico mazmorreo

Los combates no son lo único en lo que destaca CrossCode. Radical Fish se ha esforzado en crear un mundo inmenso y desafiante para satisfacer al explorador que llevamos dentro. Allá donde vamos, cada una de las zonas ofrece pequeños secretos para los que es necesario activar nuestras células grises.

 

Desde el principio, se nos enseña la posibilidad de “escalar” obstáculos (siempre que estén a una altura razonable) para subir a plataformas más elevadas, además de saltar entre plataformas al correr a un precipicio. Pero es al salir del tutorial cuando vemos las posibilidades que eso ofrece. Cada zona (incluyendo las ciudades) ofrece su ración de “parkour” en la que tenemos que subir a una plataforma para poder saltar a otras tantas y llegar a ese tesoro que parecía inaccesible. Y en las primeras zonas es más fácil, pero a medida que avanzamos, se nos reta a encontrar rutas complicadas y solucionar puzles por el camino para quizá dar con una zona que desconocíamos o una cueva sorpresa.

 

Y si ya nos ponemos a hablar de los puzles… Imaginad que tomáis un The Legend of Zelda clásico y le dais de comer todos los champiñones de Mario… El resultado es CrossCode. El título ofrece acertijos tan llamativos y, sobre todo, intrincados que a veces hacen que nos demos contra la pared. Pero la prueba de fuego se encuentra en las mazmorras. Por un lado, porque es ahí donde encontramos los rompecabezas más complicados, con mecánicas en las que se aprovechan los elementos ya mencionados para todo tipo de locuras y donde los movimientos a veces han de ser milimétricos y precisos. Por otro lado, porque las mazmorras no son un paseo. La cantidad de desafíos que contienen (entre puzzles y combates) hacen que podamos estar unas 2 horas en cada mazmorra. Y mención especial a los jefes finales, de los mejores combates que hemos tenido en el juego. Dato importante: las mazmorras las jugamos sin compañeros para presumir de completarlas en primer lugar.

 

Diversión para rato

Quizá lo más impresionante de CrossCode sea el esfuerzo que ofrece para crear un “juego online” cuando no lo es. Aparte de que la historia es larga, que las mazmorras son desafiantes y que hay muchos combates que librar, tenemos un montón de cosas por hacer en este mundo. En primer lugar, tenemos a nuestra disposición una amplia lista de misiones secundarias con las que conseguir dinero extra y objetos y, por qué no decirlo, ponernos en situaciones divertidas (como un tío que intenta crear un ejercito de ciervos robot para dominar el mundo o una mujer que quiere conseguir ingredientes nada más que para crear una receta de carne).

 

Otra forma de alargar nuestra experiencia es a través del crafteo. He mencionado antes lo del equipo para mejorar nuestras características. Podemos simplemente comprar equipo en las tiendas o usar el que encontramos. Pero el juego te invita a luchar y explorar para conseguir todo tipo de objetos que podemos intercambiar en puestos en las ciudades para conseguir armas y armaduras especiales. No cambian nuestra apariencia, pero nos pueden aportar efectos especiales. Pero para ello hace falta dedicación.

 

En general, completar la historia principal puede llevarnos unas 25 horas. Aparte de eso, tenemos todas las misiones secundarias, conseguir tesoros y equipo… Al llegar a la parte final, desbloqueamos un par de opciones adicionales, que no desvelaremos por aquello de los spoilers, pero que sin duda alargan la experiencia de juego. Y como aviso importante, el juego cuenta con contenido post-historia… que por el momento, no está disponible. La desarrolladora ha confirmado que sigue trabajando en ese DLC y que debería llegar a Nintendo Switch a comienzos del próximo año, pero os aseguramos que el contenido actual de CrossCode es suficiente para echarle muchas horas.

 

CrossCode – La mayor aventura digital

CrossCode aterriza en Nintendo Switch y se nos presenta como una de las mejores experiencias RPG indie de la actualidad. Un título excelente que combina un sistema de combate profundo con puzles y exploración a mansalva y una historia llena de giros, secretos y emoción. El único defecto que le vemos es que esté en inglés, muralla que puede afectar a la experiencia de aquellos que no dominen el idioma de Shakespeare. Pero por todo lo demás, CrossCode puede ser perfectamente uno de los mejores lanzamientos digitales en Nintendo Switch este 2020.

 

Hemos analizado CrossCode gracias a un código de descarga cedido por Deck13 Interactive. Versión analizada: 1.0.8

Un título que combina lo moderno y lo clásico
CrossCode lleva en su ADN los elementos de la vieja escuela: un estilo artístico pixelado impresionante, una jugabilidad llamativa y una historia interesante. Pero a ello le suman puzles complejos y un montón de opciones para vivir nuestra aventura como queramos. Sin duda, una de las recomendaciones para este verano.
PROS
Sistema de combate profundo y personalizable
Historia compleja y emocionante
Mucho contenido que disfrutar
CONTRAS
No llega en español, lo que afecta a la experiencia
Alguna ralentización ocasional cuando hay muchos elementos en pantalla
89
Más artículos
Ninja Issen Switch
Ninja Issen y su acción cyberpunk se aproximan a Nintendo Switch