Análisis Ion Fury – Nintendo Switch. Limpiando las calles a base de plomo

Fecha de lanzamiento
20 junio, 2020
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, italiano, etc.
Tamaño de la Descarga
526,00 MB
Nuestra puntuación
83

Para hablar de Ion Fury, debemos hacer un pequeño repaso a la historia de los videojuegos en la década de los 90, aquella que fue maravillosa para este mundo. Sin desmerecer el gran panorama e industria que tenemos en la actualidad, dicha época sentó las bases para muchos de los géneros de los que gozamos hoy en día. Destacan los shooter, un género que en PC se vio beneficiado de la potencia de las nuevas tarjetas gráficas y que ofrecía títulos sencillos pero adictivos. Títulos que contaban con una narrativa muy de serie B y en los que la violencia estaba a la orden del día. Si podías solucionar la corrupción de una ciudad, salvar al mundo de una invasión de aliens o castigar nazis a base de tiros, lo hacías y te convertías en el héroe del día.

 

Es así como nos llegan títulos como DOOM, Wolfenstein 3D y Duke Nukem, un triunvirato de acción y testosterona que sentaría muchas bases en la industria. Juegos que aún a día de hoy son añorados por sus fans y a los que más de uno desea volver de vez en cuando. Inevitablemente, los tiempos cambiaron y con ellos las mecánicas y la forma de entender los videojuegos. Afortunadamente, si añoras esta época puedes volver a ella, al menos en parte, gracias a Ion Fury, un shooter de la vieja escuela fuertemente inspirado en Duke Nukem. Y sí, si la estética y el nombre os suenan de algo, es porque Ion Fury fue anteriormente conocido como Ion Maiden, título que Voidpoint, el estudio desarrollador, se vio obligado a cambiar debido a una demanda por parte de cierta agrupación musical que parece no tener suficiente dinero y necesita llegar a fin de mes.

 

 

Tú eres la justicia

Ion Fury nos pone en la piel de Shelly «Dinamita» Harrison, miembro de la Global Defense Force y una de las pocas personas que ha durado más de un mes viva en el cargo de Jefa de Departamento. Un buen día, toda su vida se va al garete por culpa del doctor Jadus Heskel, un loco sectario que está sembrando el caos en Neo DC a base de desplegar a sus acólitos y demás aberraciones mecánicas. Terrorismo, sectas y crimen, todo lo malo que te puedas imaginar y ocurra en Neo DC es culpa de Jadus Heskel.

 

Las cosas no pintan demasiado bien, pero nuestra heroína siempre hace su mejor esfuerzo para intentar salir adelante. Por desgracia, el villano de esta historia no respeta nada y decide atacar el bar en el que Shelly se encontraba bebiendo tras un día complicado. Esta es la gota que colma el vaso y la motivación que Shelly necesitaba para decidirse a limpiar las calles por cuenta propia. No más burocracia y no más normas. Neo DC debe volver a tener paz y sólo tú puedes lograr ese objetivo. Así que prepara tus armas y sal a disparar a todos los delincuentes de la ciudad.

 

Ion Fury

 

En lo que a mecánicas respecta, Ion Fury es un juego sencillo que no busca revolucionar la industria, pero sí se esfuerza constantemente por dar la sensación de shooter de la vieja escuela que cualquier nostálgico espera. Esto gracias al hecho de mantener un buen balance entre la dificultad y las recompensas que consigues. Un balance que permite que el juego sea accesible para quienes apenas se estén aventurando en este género sin necesidad de renunciar a brindar a los veteranos un auténtico desafío. Correr, usar coberturas y disparar, esto es todo lo que necesitas saber para pasártelo bien. Hay algún que otro puzle o mecanismos ocultos, sí, pero al no entorpecen el ritmo de juego, éstos ayudan a que puedas centrarte en lo importante, la acción.

 

Por desgracia, algunas zonas son bastante laberínticas y es posible que los jugadores menos experimentados terminen agobiados por no saber qué hacer ni a dónde ir. También encontramos extras como la posibilidad de poner a prueba nuestras habilidades en escenarios extras (la verdad es que se hacen cuesta arriba muy rápido, así que si te gusta sufrir esta es tu opción). Si a todo esto le sumamos la posibilidad de utilizar el giroscopio de Nintendo Switch para apuntar y las múltiples referencias con las que cuenta el juego, podemos ver que Voidpoint ha dedicado mucho tiempo y mimo a su desarrollo.

 

Ion Fury

 

La imagen también importa

En lo personal, me encanta la forma en la que los gráficos de Ion Fury destacan y saben transmitir una mezcla entre lo nostálgico y lo moderno. No nos engañemos, estos gráficos no habrían sido posibles con el hardware noventero, pero la recreación es lo suficientemente buena como para olvidarnos de eso y creer que hemos vuelto al pasado. Los diseños de los enemigos son sencillos pero imponentes, aunque se echa en falta variedad, mientras que Neo DC es una auténtica maravilla a nivel de estética. Sucia y descuidada, pero luminosa y con grandes edificios que nos hablan sobre una ciudad que crece olvidándose de los de abajo.

 

El rendimiento es bastante notable y notamos que no existen grandes problemas en ninguno de los dos modos que ofrece Nintendo Switch. Eso sí, el tamaño de los textos en los que se nos cuenta el trasfondo del juego y se nos ofrece información, es diminuto. Un detalle pequeño que puede desanimar a más de un interesado en conocer los detalles de este distópico mundo y más. Finalmente, quiero destacar que el juego cuenta con traducción a múltiples idiomas, siendo el español la opción para todos nosotros (por motivos obvios claro está). Para terminar y en lo que a sonido respecta, nos encontramos ante una banda sonora con temas realmente buenos y que saben transmitir nostalgia. En los momentos de mayor tensión, contamos con melodías llenas de adrenalina y de todo tipo. Esto ayuda a generar mayor interés y emoción a la hora de combatir, incluso olvidas que los enemigos son bastante repetitivos.

 

Ion Fury

 

Ion Fury – El pasado llega al presente

Tras completar Ion Fury con mucho sudor y lágrimas, debo concluir en que es un juego en el que se ha puesto verdadero cariño y esfuerzo. No se trata de un juego más que quiere usar el factor nostalgia para ganar algunas ventas más, no. El estudio de desarrollo ha hecho sus deberes y nos presenta unas mecánicas sencillas pero que funcionan bien, además de aprovechar muy bien el giroscopio de Nintendo Switch (opción que quizá muchos ignoraréis, pero que está ahí). A esto debemos sumarle un estilo visual que si bien está hecho con software moderno, consigue recrear muy bien los gráficos noventeros de los que muchos disfrutamos.

 

Si te gusta la acción, la adrenalina, los argumentos de serie B y los clásicos, Ion Fury es el juego que estás buscando. Si eres de España y te gusta tenerlo todo en tu estantería (o prestar tus juegos a la vieja usanza), te encantará saber que Meridiem Games distribuye una versión en formato físico que viene con libro de arte y un set de pegatinas. Sin duda una agradable sorpresa para todos aquellos amantes del coleccionismo.

 

Ion Fury

Hemos analizado Ion Fury gracias a un código digital cedido por Meridiem Games. Versión analizada: 1.0.7

 

El pasado llega al presente
Ion Fury es un clásico moderno que sabe ganarse su lugar por merito propio. No se conforma con usar el nombre de la nostalgia como reclamo, demuestra que tiene ese espíritu en todo y cada uno de sus apartados.
PROS
Un estilo frenético y acción a raudales
Una cantidad de armas más que aceptable y mecánicas de la vieja escuela bien aplicadas
Estética retro bien recreada
CONTRAS
El tamaño del texto es diminuto y cuesta mucho leer las guías
Se echa en falta un mapa para no dar vueltas en vano, algo que podría frustrar a nuevos jugadores
83
Más artículos
Análisis CrossCode – Nintendo Switch. Prepárate para una gran aventura digital