Análisis Neighbours back From Hell – Nintendo Switch. El placer de fastidiar a tu irrespetuoso vecino

Neighbours Back From Hell
Fecha de lanzamiento
8 octubre, 2020
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
2534 MB
Nuestra puntuación
58

A ver, seamos claros desde el principio. Quién de aquí no tiene o ha tenido un vecino molesto, ruidoso, maleducado… al que siempre se le ha querido dar una lección para que aprenda lo que es el respeto y que podamos vivir con más calma y tranquilidad en nuestra propia casa. Sí, ese vecino o vecina que grita constantemente, que no saca la basura y la deja en medio del pasillo, que utiliza tacones o tira canicas al suelo en horario nocturno o que monta fiestas que ni Pacha Ibiza, pero luego siempre saluda en el ascensor (cuando no le queda más remedio que saludar porque no hay forma de esquivarle). Pues aquí tenemos la solución (a medias) para hacer frente a este tipo de vecinos molestos… o, al menos, para desahogarnos con el vecino de Paco, el protagonista de Neighbours back From Hell, juego que analizamos para Nintendo Switch en estas líneas.

 

 

Gastando bromas al asqueroso de mi vecino (sale bien)

Neighbours back From Hell es la versión remasterizada de Neighbours From Hell 1 y 2, juegos desarrollados y lanzados por el ya desaparecido estudio de JoWooD (comprado años más tarde por THQ Nordic) en 2003 y 2006, respectivamente, para PC y las consolas de la época, siendo esta última compañía la encargada de traer ahora esta versión en HD para Nintendo Switch, Xbox One y PS4 a través de su estudio Handy Games.

 

Somos Paco, una persona normal y corriente que intenta disfrutar de sus ratos libres descansando en el jardín, leyendo o disfrutando de sus hobbies en armonía. Sin embargo, a nuestro odioso vecino no le importa ni lo que queramos hacer ni que nos esté molestando, incluso invadiendo nuestra vivienda. Él sigue a lo suyo, contaminando, fastidiando o permitiendo que su perro pase a nuestro jardín a hacer sus necesidades sobre nuestras flores. Pero eh, que no se nos ocurra decirle nada que encima se enfada, y no es la típica persona dispuesta a dialogar. Por ello, tomamos otra decisión aún más divertida: llamar a un programa televisivo para que nos grabe mientras fastidiamos con bromas pesadas a nuestro asqueroso vecino. Esperemos que así aprenda a respetar a los demás… y nos permita reírnos un rato.

 

Neighbours Back From Hell

De entrada, la idea de Neighbours back From hell está bien para jugar un par de niveles y reírnos con las ocurrencias y la jugabilidad que nos presenta, pero no tarda mucho en pasar de divertido a repetitivo. Los niveles son cerrados a una localización con distintas habitaciones o «salas», que nos llevan desde la casa del propio vecino a un crucero o la Gran Muralla China, entre alguna que otra más (no muchas más, en realidad). El sentido del juego se basa en una serie de bromas pesadas que tenemos que preparar sin que nuestro vecino se percate de nuestra presencia. Nuestro vecino adquiere una rutina circular, por lo que es de suma importante aprenderla para poder movernos con cierta tranquilidad mientras preparamos todo, así como para que no nos pille y nos de una paliza (a las 3 palizas termina la partida).

 

Para ello, las distintas salas que conforman la localización en la que nos encontremos tienen una serie de materiales que podemos utilizar para preparar dichas bromas (un cable, un huevo, un muelle, un bote de tequila…). Cada uno de estos objetos tienen un uso específico, es decir, si no sabemos cómo utilizarlos solo tenemos que ir haciendo un ensayo-error. Por cada broma gastada, ganamos una moneda de oro en dicha fase. Hay un mínimo de bromas para poder dar por superada la fase, aunque conseguirlas todas no es algo muy complicado tampoco. De ahí que, además de repetitivo por hacer siempre lo mismo, e incluso siempre de la misma forma con pequeñas variantes, estemos ante un juego que no presenta dificultad alguna (solo morimos una vez y para comprobar qué ocurría, siendo la única penalización la de comenzar desde cero la fase). Neighbours back From Hell no presenta reto alguno una vez hemos superado las dos primeras fases para entender cómo funciona el juego, hasta el punto de no ser necesario ni de conocer la rutina del vecino antes de movernos por la localización.

 

Neighbours Back From Hell

 

No es nada personal… es por la audiencia

Como dijimos al inicio de este análisis, Neighbours back From Hell es la vuelta de Neighbours From Hell 1 y 2 en HD y en un solo título, con un total de 25 fases. Sacar el 100%, si es que nos da por ponernos a ello, no nos lleva más de 3 o 4 horas, y sin la necesidad de repetir ninguna fase, pues fallar es apenas imposible. No existe rejugabilidad alguna más allá de querer aumentar nuestra puntuación final, cosa que ya de entrada no invita a ello. Eso sí, en comparación a los juegos originales, presenta una mejoría gráfica bastante considerable, que mantiene su esencia pero con texturas más logradas, detalles más cuidados y una mayor fluidez de desplazamiento. De ahí que estemos ante un port realmente cuidado, a pesar de lo que se nos presenta como juego en sí.

 

Y es cierto que algunas bromas son ocurrentes y hasta graciosas, y que incluso, en algunas, entran en juego elementos externos como Olga, la mujer a la que nuestro vecino quiere impresionar, o su madre, que decide ir con él para que no se sienta tan desprotegido de cara a nuestras insistentes y pesadas bromas (y por disfrutar de unas vacaciones pagadas también, para qué engañarnos). Pero ni siquiera todo ello hace que nuestra sensación inicial de repetir siempre lo mismo pero en distintos lugares cambie.

 

 

Neighbours back From Hell – Bromas pesadas y repetitivas

Neighbours back From Hell revive dos juegos de puzles/estrategias de la época dorada del PC a principios del siglo XXI, donde muchas compañías decidieron experimentar con todo tipo de juegos, géneros e ideas a cada cual más loca (algo así como el mundo de los videojuegos indie actual pero con los recursos de PC (y consolas) existentes en esos años). Sin embargo, no deja de descolgarse un poco de cara a lo que otros títulos del género pueden ofrecer como contraoferta en la actualidad. Está bien para aquellos que lo disfrutaron en su momento y sientan nostalgia por rejugarlo, o como juego para jugar una fase cada noche antes de dormir, pero solo si estamos dispuestos a pagar los 14,99 euros que cuesta en la eShop o queremos coger alguna idea para utilizarla contra nuestro molesto vecino en la vida real (aunque recomendamos no allanar viviendas ajenas como hace Paco, dicho sea de antemano).

 

Hemos analizado Neighbours back From Hell gracias a un código digital cedido por Handy Games. Versión analizada: 1.0.2

No hay junta vecinal que pueda detener este gallinero
Neighbours back From Hell es un divertido juego sobre cómo vengarnos de nuestro maleducado vecino a través de una serie de bromas que, sin embargo, peca de repetitivo a los pocos niveles. Que estemos ante una versión remasterizada de dos juegos ayuda a que haya algo más de variedad, pero se sigue quedando escaso en cuanto a mecánicas y dificultad.
PROS
Algunas de las bromas son divertidas de ver y hacer...
Dos juegos bien remasterizados en uno
CONTRAS
...mientras que otras pecan de absurdas y repetitivas
Se siente repetitivo a los pocos niveles, sin ningún tipo de rejugabilidad una vez logradas todas las monedas a pesar de ser dos juegos en uno
La dificultad y sus mecánicas son escasas y limitadas
58