Azure Lane: Crosswave

Análisis Azur Lane: Crosswave – Nintendo Switch. Como el hundir la flota pero con chicas anime

Azur Lane: Crosswave
Fecha de lanzamiento
19 febrero, 2021
Número de Jugadores
1
Idiomas
Textos en inglés, voces en japonés
Tamaño de la Descarga
8266,00 MB
Nuestra puntuación
40

En los últimos años Japón ha desarrollado una extraña costumbre, bueno una más. A la mínima que te muevas un poco por la superficie de los círculos otakus, creo que es de sobra conocido que a cierto sector de los japoneses siempre les gustó las maquetas de todo tipo de vehículos: coches, trenes, aviones, submarinos, etc.. Con el tiempo esto derivó a maquetas de mechas, robots e incluso personajes de series. Y entonces alguien tuvo una de esas ideas tan poderosas que nadie se atrevió a cuestionarla: «¿Y si hacemos versiones humanas de aviones, trenes, barcos y submarinos? Podremos juntar el amor por el manga y anime y los amantes de estos vehículos en un mismo mercado». Fruto de esa idea nacieron cosas como Strike Witches o Kantai Collection, donde los aviones o barcos de la segunda guerra mundial se veían representados en forma de chicas anime moe. La cosa terminó derivando tanto que ni los Antiguos de Lovecraft estuvieron a salvo. Y de toda esta ola de humanizar cosas es de donde sale Azur Lane: Crosswave, título para Nintendo Switch, que a su vez viene del gatcha de teléfonos móviles y PC Azure Lane. Pero tranquilos que aquí no hay micro pagos para sacar a tu waifu favorita de una lootbox.

 

 

Sirenas, cubos y competiciones

Hay que dejar clara una cosa antes de seguir, Azure Lane: Crosswave es un juego destinado exclusivamente a los fans de la franquicia. Esto queda más que claro cuando nada más comenzar el modo historia, la explicación que nos debería poner en contexto, lo hace muy por encima. Apenas una decena de diapositivas nos informa de que existen cuatro naciones, antiguamente enfrentadas, defendidas por las Kansen, unas chicas con poderes que, a efectos prácticos, son representaciones de buques reales. Y si los países ya no están en guerra, ¿cuál es el conflicto? Pues una quinta facción conocida como «Sirens», que son Kansen que buscan el conflicto y la destrucción gracias a una tecnología desconocida. Y en el caso de Azur Lane: Crosswave, esa tecnología son una serie de cubos verdes misteriosos que aparecen en el mar del Imperio Sakura tras un ataque de Sirens durante el prólogo del juego. Ante esta situación, el Imperio decide organizar unos juegos amistosos entre todas las naciones como tapadera para recoger los cubos entre todas e investigarlos.

 

Como ya es habitual en este tipo de juegos, todo esto está contado con mero texto en inglés e imágenes estáticas de personajes como si de una visual novel normal y corriente se tratase. Pero no todo es leer. Cuando la trama lo pide toca luchar contra otras Kansen o barcos normales formando un equipo de tres personajes y otros tres de apoyo a elegir entre más de sesenta. Y al igual que en el gatcha original, hay distintos clases de Kansen (destructor, crucero ligero, crucero pesado, barco de batalla y portaviones), cada una especializada en un rol distinto y a las que se les puede cambiar el armamento, y con ello, la forma de atacar y ataques especiales.

 

Hasta aquí Azur Lane: Crosswave pinta interesante, para un nicho muy específico, pero no todos los juegos pueden (ni deben) ir para el gran público. Pero la verdad es que dudo que ni siquiera ese nicho esté satisfecho con el juego y si vienes desde fuera de todo el fenómeno Azur Lane, menos aún. Como ya he dicho antes, el título hace lo mínimo para ponerte en situación y contarte de qué va este universo. Claramente presupone que o bien eres jugador del gatcha o como mínimo te has visto el anime. Evidentemente, el hecho de que aparezcan más de sesenta personajes en la historia y que apenas se explique quién es cada una, no ayuda a que nos familiaricemos ni cojamos cariño por ninguna más allá de por el diseño. Insisto, durante las nueve horas que me duró la campaña principal he tenido la sensación en todo momento de que tenía que haber venido con los deberes hechos de casa.

 

Contentando con contenido

Las batallas tampoco se libran de tener pegas por todos lados. La principal es que da igual a qué nos enfrentemos, sea una Kansen, otra o una flota de barcos genéricos, todos los combates son iguales y cortos, pudiendo hacerse la mayoría en menos de dos minutos. Un fondo que cambia según el momento del día en el que ocurra la historia, un mar plano infinito y misiones que, quitando un par que son de aguantar un tiempo determinado y el combate final de la historia, se resumen en: mata estos enemigos, sigue la flecha verde, mata a estos otros enemigos, sigue la flecha verde, etc.. Cuando comencé Azur Lane: Crosswave quería que las partes de visual novel se acabasen, porque no me sentía atraído por lo que me contaban (sobre todo por cómo me lo contaban), para pasar a las fases de combate. Al poco esto se dio la vuelta y lo que quería era saltarme las fases de combate porque en la historia al menos pasaba algo diferente.

 

Comentaba antes que la historia principal me había llevado alrededor de nueve horas, pero eso no quiere decir que el juego dure tan solo eso. La versión de Azur Lane: Crosswave de Nintendo Switch cuenta con dos capítulos de historia extra y tres personajes que en otras plataformas llegaron como DLCs alargando la duración, aunque eso no le libra de tener aún más capítulos y personajes de pago. Fuera de la historia existe una serie de más de cien desafíos, que van subiendo de dificultad e intensidad . La forma de afrontarlos consiste en seguir subiendo de nivel a nuestras Kansen, en todos los sentidos. Lo bueno de tener tantas opciones donde elegir a la hora de configurar la formación, es el enorme abanico de posibilidades que ofrece el hecho de tener tanta variedad, para aquel que esté dispuesto a adentrarse. Si te gusta farmear has venido al sitio correcto. Las Kansen tienen niveles, el armamento y equipamiento tiene distintas rarezas, que se pueden subir de nivel con materiales que conseguimos durante las misiones y desafíos, cada una de las chicas tiene varias habilidades pasivas que también pueden subirse de nivel y crean sinergias entre sí. Vamos, que los elementos del juego gatcha están aquí junto a esa sensación de ir mejorando continuamente a base de echarle horas. El problema es ese, que hay que echarle horas y ganas, cosa que si no eres fan no sé hasta que punto querrás hacerlo; y si eres fan quizás prefieras invertir ese tiempo farmeando en el gatcha.

 

Me gustaría poder aportar algún comentario en cuanto al apartado técnico del juego, pero cumple sin más. No hay grandes ralentizaciones, se ve un pelín más borroso de la cuenta en portátil. Se le podría pedir más, desde luego, pero Felistella nunca ha sido un estudio grande ni que pretendan revolucionar en estos apartados, por lo que no sería justo pedírselo tampoco.

 

Azur Lane: Crosswave – Tocado y hundido

Entiendo que como persona externa a todo Azur Lane, no soy el público objetivo de Azur Lane: Crosswave y por tanto no me puedo ver tan atraído por el título como ellos. Pero aún así, me cuesta mucho pensar que este juego complazca a los fans. Me pongo en su piel y me da la sensación de que la historia podría haberse contado sin ningún problema dentro del propio gatcha como parte de algún evento, sin necesidad de hacer un juego distinto para ello. Las batallas son de una calidad muy, muy mejorables y no animan a dedicarle las horas necesarias para sacar partido a un sistema de personalización y mejoras bastante profundo, pero en el que no hace falta profundizar salvo que quieras ir a por los retos más difíciles del juego. Y no sé cuanto de fan tiene que ser uno para que merezca la pena estar invirtiendo tantísimo tiempo y esfuerzo en Crosswave en vez de en el título original.

 

Azur Lane CrosswaveHemos analizado Azur Lane: Crosswave gracias a un código digital cedido por Reef Entertainment. Versión analizada: 1.01

 

Azure Lane: Crosswave
¡A pique el portaviones!
Azur Lane: Crosswave es claramente un título destinado únicamente para los fans del gatcha original y del anime. Las secciones de visual novel, dan las interacciones entre personajes que ese público busca, pero nada que no pudiese haberse hecho en el juego original. Sin embargo, los combates tienen una serie de carencias bastante graves, que no corresponde con la dedicación que se exige si se quiere profundizar en él para completar los desafíos más difíciles.
PROS
Como spin-off de la historia, las interacciones entre las Kansen de las cuatro naciones contentarán a fans
Hay diseños que destacan bastante y están bien pensados a la hora de humanizar los barcos originales
CONTRAS
El combate en sí mismo
Por cada diseño bueno, hay otros cinco bastante cuestionable, en especial el de las Kansen menores
No se esfuerza en ningún momento en dar la bienvenida a la gente que no sea fan de la franquicia
40
COMPRAR