Pirata Piratería Nintendo Switch hack exploit

Nintendo contrataca: duro golpe a la piratería de Nintendo Switch contra el grupo liderado por Bowser

La piratería, gran enemigo no solo de fabricantes de videoconsolas, sino peor aún de aquellos que desarrollan juegos para estas. En el pasado, había quién decía «bah, tienen dinero suficiente como para que piratear juegos no les afecte en nada» para restar importancia al movimiento pirata. En estos últimos años hemos sido testigos del declive de alguna que otra gran compañía de videojuegos, y eso sin hablar de los más pequeños, los indie, estudios que prácticamente se juegan su presente y futuro a la hora de lanzar un título que, en algunos casos, han invertido todo su ser para hacerlos posibles. No es tarea nuestra concienciar a nadie sobre los beneficios o inconvenientes de la piratería, pero lo que debe quedar claro es que no es tan buena como algunos la quieren pintar.

 

Dicho esto, noticias como la de hoy podrían suponer un importante revés para este submundo, dadas las acciones legales que Nintendo ha emprendido contra una figura clave del movimiento pirata, implicado en hackeos de consolas de la compañía nipona más allá de su actual Nintendo Switch. Recordemos que los esfuerzos de la compañía en el pasado han ido destinados no solo a banear a usuarios de juegos piratas, sino sobre todo hacia las tiendas que vendían este tipo de productos destinados a eludir los sistemas de seguridad de sus consolas que permiten ejecutar software de forma ilegal; sin ir más lejos, el jueves 15 de abril de 2021 ganaron una demanda contra un vendedor que en Amazon distribuía este tipo de productos, según informó Polygon.. Por contra, en este caso han ido directamente a la fuente del problema: los creadores de estos dispositivos. Hablamos de Gary Bowser, supuestamente líder de los hackers Team Xecuter, previamente arrestado y acusado de 11 delitos graves en 2020, junto a su compañero Max Louarn. En esta nueva demanda dirigida a Bowser se indica que infringió los derechos de autor de Nintendo al crear y vender sus hacks, por medio de una demanda presentada en el tribunal de Seatle por cargos de tráfico y violación de derechos de autor.

 

Nintendo Piratería 1994
La piratería es combatida por Nintendo desde hace décadas, a veces incluso con humor

 

En su demanda, Nintendo describió la operación de Bowser como «una red pirata internacional» que se dedica a vender dispositivos de piratería para Nintendo Switch, que eluden las medidas de seguridad programadas por Nintendo, permitiendo a los compradores de estos dispositivos poder iniciar juegos piratas de Nintendo Switch. Previo a esta demanda contra los creadores de herramientas, Nintendo también presentó múltiples contra los vendedores de los dispositivos SX Pro, SX Core y SX Lite, creados para hackear las consolas Nintendo Switch y Nintendo Switch Lite. La demanda contra Bowser concreta que el hacker ha estado creando y vendiendo dispositivos ilegales desde por lo menos 2013, cuando empezó a crear y distribuir un dispositivo destinado a piratear Nintendo 3DS, continuando su exposición indicando una larga lista de hacks creados por Bowser, explicando cómo funcionaba cada uno de ellos en sus consolas. La demanda de Nintendo reclama compensaciones por daños de 2.500 dólares por dispositivo de piratería traficado, así como 150.000 dólares por cada violación de los derechos de autor que se haya producido, tratando así de terminar con este negocio ilegal.

 

Nintendo Piratería 1994
En esta imagen de 1994 podemos ver más de 10.000 juegos pirata a punto de ser apisonados

 

Si preguntas por ahí, encontrarás a mucha gente, con mejores o peores argumentos, que se posicionan a favor de una «scene» que busca lo mejor para los usuarios de un sistema, o lo que es lo mismo, explorar las posibilidades de una consola sin recurrir a la piratería. Los hay quienes también comentan que es una forma de hacer copias de seguridad del software que han comprado. No entraremos en este debate, pues la realidad con Team Xecuter es que se trata de una empresa que opera con fines de lucro vendiendo los kits de pirateo de Nintendo Switch, es decir, su único fin es hacer negocio a través de los hacks que crean para eludir los sistemas de seguridad de las consolas Nintendo. La propia compañía los califica como un grave problema internacional que va empeorando, poniendo en riesgo los más de 79 millones de consolas Nintendo Switch y Nintendo Switch Lite repartidas por todo el planeta.

 

En NextN nos posicionamos en contra de la piratería, pero también respetamos lo que cada uno quiera hacer con sus consolas. Eso sí, si nos preguntas, podemos comentar argumentos por los que creemos que es algo que puede hacer muchísimo más daño a un fan de los videojuegos, que beneficio, sobre todo a la larga. Por cierto, si quieres saber más sobre las imágenes que se ven en este artículo, en las que se ve la particular lucha contra la piratería de Nintendo en el pasado, echa un vistazo a esta noticia.

 

Fuente