Super Arcade Football

Análisis Super Arcade Football – Nintendo Switch. A este fútbol se le ha ido la pelota

Super Arcade Football
Fecha de lanzamiento
20 septiembre, 2021
Número de Jugadores
1-4
Idiomas
Inglés, italiano
Tamaño de la Descarga
41 MB
Nuestra puntuación
68

¿Os acordáis de cuando la tecnología en los videojuegos estaba aún en un estado tan primitivo que ver un monigote pixelado y cuadrado empujando a otro cuadrado de color blanco y negro en dirección a una portería era un auténtico placer para nuestros ojos y una diversión sin igual? Muchísimo han evolucionado los videojuegos de fútbol desde aquel entonces. El deporte rey siempre ha sido un fenómeno de masas, y las compañías fuertes que han apostado por introducirlo de pleno en el género de la simulación, con más o menos esfuerzo en según qué plataforma, han llevado al extremo el realismo: licencias oficiales, rostros de jugadores famosos perfectamente diseñados (no, heredero del PES, no te estamos mirando a ti), estadísticas medidas al milímetro, variantes tácticas flexibles, estados de forma, competiciones oficiales, mercados de fichajes en los que los ojeadores y el cuerpo técnico son fundamentales para elegir al fichaje idóneo, comentaristas… No hay aspecto del fútbol que no esté tratando de ser emulado cuando nos ponemos a los mandos de un título futbolístico, y eso es un logro realmente extraordinario para la industria. Pero eso no tiene por qué ser la única forma de jugar fútbol en nuestras consolas y no quita que se puedan buscar formas diferentes de hacer que el fútbol sea divertido, y a veces la respuesta está en los orígenes. Super Arcade Football recupera la estética y la jugabilidad más clásica y nos la trae a los nuevos tiempos, pero no os equivoquéis: el nuevo título desarrollado por OutOfTheBit no se ancla al pasado, sino que lo trae al presente y le da una vuelta de tuerca. O mejor dicho, coge la tuerca, el tornillo y la arandela, los mete en una coctelera, la aplasta con un martillo neumático y mete el resultado en una lavadora industrial. ¡Bienvenidos al fútbol más loco jamás visto!

 

 

¡Golaso! ¡Golaso! ¡A pesar del tortaso!

«Ahí la tiene Maratona, le marcan dos defensores, pero uno se resbala con la mancha de aceite, pisa la pelota Maratona, se acerca a la baldosa de turbo y acelera, ¡arranca por la derecha el genio del fútbol arcade mundial! Puede tocar para Batisteta, pero éste se ha atascado en el barro, sigue con el balón Maratona, el terreno de juego está helado pero logra mantener la pelota en sus pies, se va de uno, se va de dos, ¡genio! ¡Genio! ¡Ta, ta, ta, ta! ¡Se planta a solas frente al arquero! ¡Se dispone a disparar! ¡NOOOOOO! ¡Ha caído un meteorito en el área pero Maratona lo ha regateado y ha conseguido marcar! ¡Goooool! ¡Quiero llorar! ¡Quiero llorar! ¡Dios santo, viva Super Arcade Football!»

 

Si el legendario comentarista Víctor Hugo Morales hubiera narrado este título, el histórico gol de Maradona habría sonado más o menos así. Como un absoluto y maravilloso despropósito. Super Arcade Football presenta una propuesta muy original, en la que podemos jugar al fútbol al estilo convencional, pero también con modificadores de lo más locos. Manchas de aceite en las que los jugadores resbalan, charcos de barro que les hacen ir más lento, baldosas de turbo para acelerar, campos nevados o directamente pistas de hielo, pistas indoor en las que el balón nunca sale fuera, ¡y hasta meteoritos cayendo del cielo!

 

Pero si pensáis que la cosa se queda ahí, ni mucho menos. También podemos hacer que las porterías sean más grandes o más pequeñas, que la pelota se vaya de nuestros pies si cambiamos de dirección bruscamente, que no haya faltas ni lesiones, o incluso que el portero se quede dormido. Y eso por no hablar de cuando a Albert Einstein le da por ser árbitro, o de los espontáneos que se cuelan en el campo a veces. La imaginación no tiene límites en un fútbol en el que puede pasar de todo y en el que cada partido es un mundo diferente lleno de posibilidades locas. Un estilo desenfadado y fresco al que le sienta de maravilla la estética 8-bit propia de la época más retro de los videojuegos.

 

Super Arcade Football

 

Varios modos de juego

En Super Arcade Football tenemos varios modos de juego. Podemos optar por jugar Partidos Rápidos, es decir, partidos libres en los que nosotros elegimos los equipos, configuramos las normas a placer (sí, podemos incluir TODO lo que hemos explicado antes en un solo partido) y nos disponemos a jugar. Además de los modificadores locos, podemos escoger el tipo de terreno de juego que queremos usar, entre césped, hielo e indoor, así como la duración del partido. Rienda suelta a gusto del personal, y podemos jugar con hasta tres amigos en el modo multijugador local. ¡A acumular Joy-Con!

 

También tenemos, curiosamente, un modo online, algo atípico de un título indie tan pequeño, pero que es muy de agradecer en un videojuego de deportes cuando nos apetece retarnos con alguien y no tenemos ningún amigo con el que jugar en local. ¿Lo malo? Que este modo online no está muy concurrido, cosa normal en un videojuego que probablemente no tenga muchos jugadores activos con frecuencia. Con suerte, encontramos rival rápido, pero sin ella, podemos pasar varios minutos esperando a encontrar a alguien, y eso si es que llegamos a encontrarlo. Algo que no es culpa del título en sí mismo, pero que hay que tener en cuenta igualmente.

 

El Modo Torneo, por suerte, tiene miga para rato. Si sumamos los torneos con formato liga, los torneos con formato KO y los mixtos (liguilla previa+fase KO), tenemos un total de 39 campeonatos, 13 de cada tipo, cada uno con sus equipos propios y sus normas predeterminadas. Y eso, sin contar con que podemos crear torneos personalizados en los que introducir las normas que nosotros queramos. Los partidos en el Modo Torneo son de 3 minutos, por lo que se hace bastante rápido y ágil, pero a pesar de ello, si el estilo de juego te convence puedes pasarte horas y horas haciendo torneos. Eso, si es que te queda energía despues de haber completado el Modo Historia

 

 

Super Arcade Football y la historia del Balarn F.C.

Nos encontramos en Inglaterra, en el año 1996. El Balarn F.C., un histórico del fútbol inglés, está en bancarrota y al borde de la desaparición. Martin, un fan de toda la vida, se propone rescatar el club y se lo compra a Old Joe, el mítico entrenador del equipo, al precio de una moneda, que encima está rota. Sí, Martin es otro muerto de hambre, pero le mueve la pasión y el amor por el deporte, y coge las riendas del equipo con dos objetivos: hacerle recuperar su lugar histórico… Y evitar que el Snakesfield, el equipo más rico y malvado del país, compre el club y destruya el estadio para construir un centro de recreo para jugadores millonarios sobrepagados.

 

Sí, sin duda hay un poco de crítica al fútbol moderno en este modo historia, aunque sea desde una perspectiva bastante cómica y, por qué no decirlo, algo ridícula. Pero en esa ridiculez intencional, tanto de Martin como del resto de personajes, se halla la esencia de Super Arcade Football, que es absurdo y loco desde el primer al último píxel. Y aunque la historia tiene un arco de desarrollo y un final bastante definidos, mostrados mediante diálogos esporádicos entre partidos, obviamente no son lo más importante de todo. Lo importante es, como todo futbolero clásico sabe, lo que sucede en el terreno de juego.

 

El modo Historia consta de un total de 80 partidos de 3 minutos, que hacen las veces de misiones. En todos, o en casi todos, tenemos el objetivo principal de salir victoriosos, pero eso sólo nos hace superar la misión con 1 estrella. Cada partido tiene dos misiones secundarias que invitan a cuidar distintos aspectos del juego en cada partido, lo cual lo hace aún más dinámico, si es que los modificadores locos no eran suficiente. Tendremos que ser muy ofensivos si nos piden un mínimo de tiros a puerta o de goles, muy defensivos si nos piden que dejemos la portería a cero y no nos hagan ocasiones, muy limpios si nos piden que no hagamos faltas, muy combinativos si nos piden un mínimo de pases seguidos… En definitiva, no se trata sólo de jugar en terrenos de juego disparatados. También hay que tener en cuenta el cómo. Y al principio es sencillo, pero a partir de la segunda mitad de la temporada la cosa se complica, los rivales son más duros y los retos más complicados.

 

Únicamente con el modo historia, tenemos para unas 7-8 horas de juego aproximadamente. Si a estas 7-8 horas les sumamos las 39 competiciones del Modo Torneo (más la opción de crear torneos propios), los Partidos Rápidos con amigos, el modo online y la lista de logros, tenemos para decenas de horas de juego. Y esto, en un título que tan sólo cuesta 10 euros y que sólo nos ocupa 41 MB en la memoria de la consola (¡sí, sólo 41!), es una mina de oro.

 

Super Arcade Football

 

Jugabilidad y guiños

La jugabilidad de Super Arcade Football no puede ser más sencilla. Joystick (o cruceta/botones en el mando Pro o usando ambos Joy-Con) para moverse, A para todo lo demás. En ataque, usamos A para pasar, centrar o disparar. En defensa, lo usamos para hacer entradas. No necesitamos más para comenzar. Al principio cuesta un poco, pero se le va pillando la práctica en dos o tres partidos. El «Arcade» del título está completamente justificado, vaya. Hay suficientes variantes tácticas ofensivas y defensivas para adaptarse al estilo de cada uno, pero no pasan de ser los dibujos tácticos de toda la vida: que si 4-4-2, que si 3-4-3… Hay un puñado, eso sí. No es aquí donde el título busca hacer esfuerzos, sino en la imaginación y en sorprender al jugador. ¿Os pensábais que la locura se ceñía sólo a los modos de juego y a los modificadores del campo? Pues estábais muy equivocados.

 

El total de 237 equipos seleccionables (40 selecciones nacionales masculinas, 38 femeninas, 58 clubs masculinos, 37 femeninos y otros 64 clubes extra, incluyendo el Balarn F.C.) está repleto de referencias y sorpresas. Como esto no es el FIFA, no hay licencias, ni falta que hace. Podemos escoger equipos míticos como el Real Merengues, el Atletic Mering, el Villaunreal, el Rossoneri o el Flamanco, y controlar a grandes figuras de ayer y hoy como Di Stafano, Maratona, Retonto, Zizane, Romos, Pike o Iniasta. Para futboleros de toda la vida, las plantillas de cada equipo son toda una caja de sorpresas y de risas. Aunque no está er Beti, y eso siempre es una pena.

 

Pero eso parece que era quedarse corto para el equipo de Super Arcade Football, y por eso han decidido meter equipos imaginarios como el Yggdrasil, en el que contamos con Thor, Odín y Loki en plantilla (entre otros), o el AI (Inteligencia artificial) y su brillante plantilla formada por C4P0, R3D3, Kit, CopRobot y Cait Sith. Hay incluso un equipo cuyos nombres están en código binario. La locura y la imaginación inundan cada rincón del juego, haciéndolo único en su especie.

 

 

Falta calidad técnica en el centro del campo

El estilo gráfico del juego, un 8-bits colorido y alegre, le sienta de maravilla a Nintendo Switch, especialmente en el modo portátil, en el que, curiosamente, la experiencia se siente algo más especial que en sobremesa, quizá por lo que supone tener un arcade en las manos, pura nostalgia retro. La banda sonora tiene varias composiciones bastante festivas y animosas, haciendo que nuestra navegación por los menús sea muy agradable. Pero, de nuevo, donde más se nota el espíritu del título es en el terreno de juego, con efectos visuales y de sonido muy oportunos. Los aficionados coreando, el sonido del golpeo de balón, el «crac» que suena cuando se lesiona un jugador… Y las entradas dejan un rastro en el césped, haciéndolo más vivo y tangible.

 

A partir de aquí es donde vienen las malas noticias. En los aspectos técnicos, el juego aún es mejorable en varias facetas. La primera, la inteligencia artificial de los jugadores. Ver a un jugador quedándose parado en vez de ir a por la pelota, la flecha de selección de jugador cambiando demasiado tarde, el portero mirando al balón sin ir a cogerlo por no estar suficientemente cerca de él, a pesar de no haber nadie… Son cosas que no es que pasen demasiado a menudo, pero que enturbian bastante la experiencia de juego cuando pasan. El árbitro es otro asunto a mejorar: no se le entiende lógica. Lo mismo no pita ni una falta que empieza a sacar tarjetas como un loco. Bueno, igual no se diferencia tanto de los árbitros reales…

 

En general, el rendimiento del título es excelente. Con sólo 41 MB de tamaño en nuestra memoria, se entiende que no es un juego demasiado exigente, y funciona de maravilla todo el tiempo excepto en un caso: el modo online. La conexión del modo online es aceptable, no hemos experimentado caídas. Pero el desarrollo de los partidos se produce a trompicones, los jugadores se saltan frames y el ritmo es atropellado, lo cual complica bastante la vida en un título que tiene la agilidad y el frenesí por bandera. Y por último, y ya volviendo a un aspecto completamente general, no está en español. No es una gran pega en un juego tan intuitivo, pero puede serlo para algunos.

 

 

Super Arcade Football – Al fútbol se le ha ido la pelota

¿Quieres un juego de fútbol desenfadado, que no se tome nada demasiado en serio, con buenos toques de humor y que te permita jugar partidas rapiditas? Sin duda, Super Arcade Football es lo que buscas. Su jugabilidad arcade, completamente minimalista, lo hace muy accesible para todo tipo de público, y a poco que te dejes enganchar por las mecánicas disparatadas que propone, tienes para horas y horas de entretenimiento de once contra once, en solitario o con amigos. Y aunque incluso los jugadores y el árbitro estén un poco locos a veces, tampoco vas a dejar de divertirte, porque si algo agradece el deporte rey es un poco de locura y de emoción.

 

Super Arcade Football

Hemos analizado Super Arcade Football gracias a un código digital cedido por Heaven Media. Versión analizada: 1.000

Super Arcade Football
El deporte rey ahora es bufón
Super Arcade Football se deshace del yugo de la simulación de los juegos modernos y regresa a la jugabilidad arcade más clásica, ofreciendo horas y horas de contenido variado y original, con mecánicas de juego que, a pesar de los problemas técnicos, convierten al fútbol en el deporte más disparatado y divertido que nunca jamás ha sido.
PROS
Introduce modificaciones en el campo que convierten cada partido en una locura
Derrocha imaginación en las mecánicas y hasta en el nombre de equipos y jugadores
Entre historia, torneos y multijugador, da para decenas de horas de juego
CONTRAS
El modo online está bastante poco concurrido y suele ir a tirones
La IA de jugadores y árbitros no es todo lo buena que debería
Aunque no haga falta entender mucho... No está en español
68
Mostrar Comentarios (0)