Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En 2015, Yoshi’s Woolly World se convirtió en uno de los juegos más encantadores del catálogo de Wii U, pero debido a las bajas ventas de la consola, mucha gente pudo perdérselo. Con eso en mente, Nintendo ha decidido portear a la incombustible portátil 3D el plataformas más lanudo de la historia. El juego es el mismo que disfrutamos en la sobremesa, pero adaptado a las pantallas de 3DS. Por el camino se pierde la alta definición y el multijugador, pero a cambio ganas unas cuantas novedades que desgranamos en este avance.

 

Poochy & Yoshi's Woolly World – Tráiler de novedades (Nintendo 3DS)

Peluches al rescate

Si no habéis jugado al original, o a ningún plataformas protagonizado por Yoshi, debéis saber que estos tienen unas peculiaridades que los diferencian de otros juegos de plataformas en 2D. Se trata de niveles largos y sencillos de superar: los saltos no son especialmente complicados, y Yoshi tiene la particular característica de patalear en el aire, lo que le salvará de muchos pasos en falso. Por lo general, son juegos más relajados que lo que podríamos esperar de un Mario, un Donkey Kong o incluso un Kirby.

Tan importante es el plataformeo propiamente dicho como la exploración. Los niveles esconden multitud de recovecos y lugares secretos, incluso algunos se basan en pequeños laberintos con habitaciones y puertas, casi como un Metroidvania muy básico. Para fomentar la exploración, cada nivel incluye una larguísima lista de coleccionables: cinco flores, cinco madejas de lana (con la que desbloquear diseños para los Yoshis) y 20 sellos escondidos en las cuentas (que sirven como monedas del juego). Además, te premiará si llegas al final nivel con todos los corazones. En total, estos cuatro parámetros se contabilizarán al final del nivel: no son obligatorios para superar el nivel, pero sí necesarios si quieres conseguir el 100%.

 

 

Poochy, el mejor amigo del dinosaurio

Con todos esos coleccionables, y un amplio número de niveles, Poochy & Yoshi’s Woolly World garantiza diversión durante muchas horas, aunque conviene saber que la dificultad es muy baja y el sistema de juego es mucho más pausado y basado en una ingente recolección de objetos, lo que puede desgastar un poco. En Wii U el juego causó furor por ser un subgénero menos cosechado, y sobre todo por su llamativa dirección artística, que convertía a los personajes casi en peluches vivientes en un mundo hecho de lana. Además, se benefició de espectaculares gráficos en HD que daban un acabado casi fotorrealista. En 3DS, con la inevitable caída de resolución y pasada la novedad, ¿sigue mereciendo la pena?

Gráficamente, la pérdida de calidad es notable, pero sigue siendo muy llamativo y colorido. Se pierde detalle, pero la belleza y originalidad de sus mundos sigue presente. Además, incluye un efecto 3D, quizás excesivamente “solapa” (capas separadas de profundidad, sin tanto volumen), pero sin duda expresivo. Señal del cuidado con el que se ha hecho el port es que la cámara se acerca más a la acción que en la versión de sobremesa, por lo que el juego siempre es cómodo de mirar en la pequeña pantalla (no como pasaba en Donkey Kong Country Returns 3D, donde el propio Donkey aparecía demasiado pequeño en ocasiones).

 

 

Por otro lado, incluye algunas (pequeñas) novedades. Lo más llamativo el mayor protagonismo de Poochy, perrete en el que Yoshi podrá montar… porque es mono, porque tampoco tiene mucha utilidad. Se puede invocar con el amiibo de Poochy que saldrá con el juego o con insignias (diversas mejoras que podremos comprar antes de iniciar el nivel). Más interesantes son los niveles exclusivos que desbloqueamos consiguiendo las flores escondidas en los niveles, y en los que controlamos a Poochy en frenéticos niveles de scroll continuo. También aparecen los Poochitos, pequeños cachorrillos que salen en el modo relajado (con más facilidades para principiantes) y que señalan la ubicación de los objetos ocultos.

Otra novedad interesante es el editor de Yoshi: podremos diseñar el color y dibujo de nuestro Yoshi, pintando con un pequeño pero completo editor en la pantalla táctil. Estos diseños se pueden compartir mediante StreetPass. A eso hay que sumar los diseños que desbloqueamos durante el juego, y que todos los amiibo son compatibles y desbloquean patrones.

 

 

 

Mención aparte merece el Cine de Yoshi: 30 cortos de menos de un minuto de duración hechos por la técnica de stop-motion (animar maquetas fotograma a fotograma), que se desbloquean diariamente, y son una cucada (además de tener un acabado de gran calidad). Podéis ver algunos ejemplos en el canal de YouTube de Nintendo, aunque suponemos que no los emitirán todos, y dejarán sorpresas para los que se compren el juego.

 

Poochy & Yoshi’s Woolly World – Cake!

 

Poochy & Yoshi’s Woolly World

Poochy & Yoshi’s Woolly World es un buen port de un buen juego. Los gráficos pierden en comparación, lógicamente, pero siguen siendo de gran calidad. Sus muchos y largos niveles son sencilllos, aptos para todos los públicos, pero con muchos secretos escondidos para mantener pegado a la pequeña pantalla al jugador más experimentado. Además, es súper mono: el personaje más adorable de Nintendo hecho peluche, y con un perrito que le sigue a todas partes. Sus escasas novedades puede que no sean suficientes para convencer a quien lo jugara en Wii U, pero para todo un nuevo público es una oportunidad magnífica. Y, quien sabe: a veces es difícil resistirse a estos encantos.

¡Ah!, y no olvidéis que ya hay disponible una demo en la Nintendo eShop. Corred a descargarla mientras Nintendo le da los últimos retoques al juego, como podemos ver en este vídeo.

 

Necesita más perro | Los Simpson

Hacer Comentario