Ayuda a NextN comprando en Amazon
Artículo crítica y análisis

La crítica de videojuegos y el análisis disidente. ¿Estamos llevando el fanatismo demasiado lejos?

La historia se repite una vez más. Cada cierto tiempo ocurre un acontecimiento que pone patas arriba la relación entre la prensa del videojuego y sus lectores. En ocasiones, un simple desliz por parte de un redactor en una noticia genera críticas del estilo “esta persona no tiene ni idea, no debería escribir sobre videojuegos”, pero es algo que suele caer en el olvido con el paso de unos pocos días. Sin embargo, los mayores golpes se sufren cuando uno asume el papel del analista de videojuegos. Y es aquí, en la crítica, donde vamos a detenernos.

 

Personalmente, la palabra analista me resulta demasiado técnica per se. Un analista es una persona que extrae información de un asunto en concreto. Observa la situación y saca unas conclusiones determinadas que, en teoría, deberían ser lo más objetivas posible. Por eso prefiero utilizar, y es lo que haré de aquí en adelante, la palabra “crítico”. Como tal, el crítico realiza una valoración de, en este caso, los diferentes aspectos de un videojuego y, en base a su propio gusto y criterio, expresa sus pensamientos acerca de este. Sí, es cierto que cuando realizamos la crítica de un videojuego la denominamos “análisis”, pero lo hacemos porque es el término que se ha estandarizado con el paso del tiempo. Esto se ve de forma más sencilla con una pequeña comparación, y es que si visitamos otro ámbito similar como es el del cine encontramos la palabra “crítica” y no “análisis”, siendo, salvando las distancias, el mismo formato de expresión.

 

La crítica y la incomprensión del fan

 

Hasta aquí todo parece sencillo de entender, ¿verdad? El problema se genera cuando la opinión del crítico difiere de la de un sector de los lectores, o más bien de los “fans”. El principal desencadenante de un conflicto es que las palabras de un crítico se diferencien de forma apreciable de las expectativas que los jugadores tenían respecto a un gran título que llevaban mucho tiempo esperando. El último caso de este fenómeno, y el que ha desencadenado la redacción de este artículo, tiene que ver con Octopath Traveler, el esperadísimo juego de los creadores de Bravely Default que ya se encuentra en todas las estanterías.

 

Octopath Traveler había conseguido levantar una gran expectación desde su anuncio en el evento de presentación de Nintendo Switch allá por enero de 2017. Con no una, sino dos versiones de prueba disponibles antes de su lanzamiento, y la notable mejora de la más reciente respecto a la primera en todos los aspectos, los ánimos estaban visiblemente por las nubes. Y llegó el día. Los análisis vieron la luz. 95, 95, 93, 91… Las notas de la prensa española parecían unánimes, incluso nuestro compañero JoseArkangellus se rindió a sus pies, propinándole un excelente 97 (por cierto, a ver si nos entra en la cabeza que un 75, por poner una cifra, es una buena nota). Pero hubo una web compañera que osó, se atrevió, cometió el ultraje de realizar una crítica más severa, más cortante, no atreviéndose a recomendar (ni a no recomendar) el JRPG.

 

Artículo crítica y análisis Objection
Y entonces ocurre… esto.

 

¿El resultado? Una horda de fans enfadados, echándose encima no solo de la web en general, sino del crítico en particular. “Lleváis un tiempo queriendo ser los diferentes” o “hay una falta de criterio importante” son algunas de las frases que he podido leer acerca del análisis, por no hablar de que cierto YouTuber siempre polémico ha decidido dedicarle un vídeo en el que define al texto como “vomitivo”. Por otro lado, creo que todavía no he leído u oído una palabra que cuestione las opiniones de otros críticos que han dado a Octopath Traveler una nota acorde a las expectativas. Desafortunadamente, un sector de la comunidad de jugadores no acepta que los pensamientos de alguien respecto a un título sean distintos a los suyos. No me malinterpretéis, la crítica puede gustar más o menos, pero al fin y al cabo es la opinión de una persona. Lo que no es normal es el extremo al que llegan algunos lectores, tomándose cada letra como si fuera un ataque personal, y es entonces cuando empieza el linchamiento hacia el crítico. El vapuleo se vuelve muy intenso de repente, y alguien cuyo mayor crimen ha sido escribir su opinión acerca de un videojuego comienza a recibir todo tipo de insultos e incluso amenazas de muerte que, huelga decir, son absolutamente innecesarias e inmerecidas.

 

Crítica positiva: también en el punto de mira

 

El fenómeno se vuelve todavía más curioso cuando las críticas son unánimes y extremadamente favorables. Es entonces cuando aparecen los famosos “maletines”. Para los lectores que no estéis familiarizados con este término, es menester que cuando la prensa otorga una puntuación muy alta a un videojuego, especialmente cuando se ha generado una pequeña base de usuarios que desean que este fracase estrepitosamente, la compañía encargada del título envíe a la redacción un maletín repleto de billetes sustanciosos. Al menos, eso es lo que algunos piensan, porque es absolutamente falso. Esto ocurrió recientemente con Donkey Kong Country: Tropical Freeze para Nintendo Switch. En pocas palabras, el revuelo se generó porque una web extranjera otorgó al original de Wii U una nota de 6 puntos sobre 10, pero dio un 9 a la versión de la híbrida. Una vez más, las personas no entienden que dos críticos distintos pueden tener una visión muy diferente del mismo juego. Y esto, que debería haberse visto como un hecho aislado, se extendió como el aceite en un suelo resbaladizo a lo largo de internet. Tanto fue así que parecía como si absolutamente toda la prensa hubiera dado esas dos notas exactamente a cada una de las versiones del juego respectivamente. Y ahí fue, evidentemente, cuando apareció el “efecto maletines”.

 

Por último, debo recalcar que, para estas personas, el miembro de la prensa de videojuegos tiene que ser un perfecto jugador y un infalible redactor, conocedor de todos los títulos existentes. Esto se ha visto reflejado en diferentes ocasiones. Un ejemplo del primer caso es el ya famoso gameplay de Cuphead por parte de Dean Takahashi, que fue brutalmente criticado por una innegable falta de habilidad para ese tipo de obras, aunque más tarde realizó una serie de desafortunadas declaraciones que no le dejaron en buen lugar. En el caso de la segunda situación, los foros ofrecen una gran fuente de ejemplos. Un pequeño fallo en el texto de una noticia, ya sea por falta de conocimiento de la obra de la que se habla, por la enorme presión de tener que escribir una noticia rápidamente durante períodos críticos como el E3, o incluso por ambas, termina generando más o menos críticas hacia el redactor, pero siempre encontramos alguna. Por si esto no fuera suficiente, si el fallo ha sido cometido por una mujer podemos leer verdaderas atrocidades dependiendo del rincón de internet que visitemos.

 

Como rezaba Fuenteovejuna: todos a una

 

Por suerte existen muchos otros jugadores que entienden que lo que leen es simplemente la expresión de lo que un videojuego ha evocado en un humano determinado. Que pueden tomar esas palabras como una orientación para decidir si adquirir la obra o no, pero que, desde luego, no tienen la verdad absoluta. Y muchos de ellos expresan su descontento con lo que han leído, pero lo hacen de forma respetuosa y totalmente adecuada. No es tan complicado. Las personas que realizamos críticas somos absolutamente dispares. Unos son periodistas y otros no lo somos. Algunos tendrán más recursos para expresar una opinión, mientras que el resto se verán más limitados a la hora de escribir.

 

Seguiremos siendo honestos con lo que escribimos, y mientras estas situaciones sigan ocurriendo estaremos ahí para apoyar, todos a una, a cualquier compañero que esté recibiendo un trato injusto, infundado y que no se merece.

  1. Bravo y mil veces bravo. El linchamiento que se hace cuando la critica no corresponde con lo esperado por los “fans” es de cavernicolas. Se ve que la gente que no ha jugado al juego sabe más que una persona que lo ha jugado, vendrán del futuro o algo.

    El problema es la palabra análisis, debería cambiarse por crítica y se solucionarían muchos problemas. Desde el mero hecho de que si lo que has comido antes de sentarte a escribir te ha sentado bien o mal puede influir en el texto… La objetividad no existe. Bueno, si solo analizas datos técnicos supongo que se podría pero entonces, ¿cuál es el criterio para decir que algo tiene un 9 en música? ¿El tipo de música que le gusta al que escribe ? Pero entonces ya es subjetivo.

    De verdad que últimamente la “”” comunidad “”” de videojugadores es de lo más tóxico que existe en el mundo y me llego a asquear tanto que me afecto a la salud y tuve que quitarme de leer según qué comentarios de las webs que me gustan o algunos podcast… Porque me hervia la sangre.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Monolith
¿Monolith Soft busca nuevos empleados? ¡Tetsuya Takahashi, responsable de Xenoblade Chronicles 2, nos explica por qué!