Ayuda a NextN comprando en Amazon

¿Qué pasó con Morphies Law? El análisis que no salió del juego que no debió salir

Recordamos las virtudes y defectos de uno de los juegos más fallidos de Nintendo Switch... y sus planes para renacer

Nintendo Switch es hogar de infinidad de títulos indies, muchos de los cuales son exclusivos de la consola. Los circuitos que caben en el delgado cuerpo de la máquina no son suficientes para soportar masivas superproducciones como Red Dead Redemption 2, en boca de todos, en parte, por los métodos poco legítimos que siguió Rockstar para completar su faraónica obra a tiempo. Sin embargo, son más que suficientes para la mayoría de pequeños estudios, que encuentran en Switch una plataforma versátil que con su portabilidad es capaz de tender un puente hacia el público de smartphones y tablets (actualmente, el grupo de videojugadores mayoritario, le pese a quien le pese).

Estas y otras razones han hecho de la Nintendo eShop un vergel de juegos de toda clase y condición, forma y color. Sin interferencia de las “majors” y con la distribución digital asegurada, la escena indie es un hervidero de creatividad, a veces ferozmente competitivo, y que premia la experimentación por encima de otros valores, el tipo que traen de cabeza a los triple A.

 

Una ambición desbordante… ¿demasiado?

Morphies Law, desarrollado por el estudio suizo Cosmoscope GmbH era uno de esos juegos que sorprenden desde la primera imagen que ves. Con una estética colorista, parte del imaginario del mexicano Día de los Muertos para convertir jugador en un autómata robotizado cuyas partes del cuerpo pueden crecer con independencia del resto, dando lugar a aberraciones desternillantes. Además, los dibujos de cada una de las partes del cuerpo son personalizables, con multitud de patrones predefinidos (que desbloqueamos con la moneda del juego) pero también con libertad absoluta para mover, ampliar y deformar las facciones del roboto a nuestro antojo. Sumamos a esto unos gráficos con aristas, pero sólidos y muy coloridos; y una banda sonora repetitiva, pero pegadiza y festiva, y nos queda un juego con un apartado artístico espectacular, una celebración muy particular del folclore mexicano, tan absurda como única.

Pero Morphies Law no se contentaba con eso, y es que además prometía una propuesta jugable ambiciosa y poco común en indies, y nindies en particular (Nintendo no es exactamente la que más facilidades pone al juego online). Morphies Law es un shooter en tercera persona multijugador online (también local entre consolas o contra la CPU) en el que dos equipos de hasta cuatro morphies compiten no solo por el mayor número de bajas, sino también por robar la mayor cantidad de masa al rival. Las balas no solo dañan, sino que roban masa y la transfieren a nuestro personaje. Si acertamos a las piernas del rival, nuestras piernas aumentarán su tamaño al mismo tiempo que las del rival decrecen de forma proporcional. Esto da lugar a estas aberraciones ya mencionadas, parte fundamental de la jugabilidad. Si somos más grandes seremos un blanco más fácil y torpe, pues no podemos escaparnos por lugares estrechos o entrar dentro de los edificios.

 

 

La idea de que las formas y tamaños de nuestros personajes fueran variables y afectaran directamente tanto al control como al devenir de la partida era chocante, pero fresca y única de verdad. Como Splatoon, buscaba reformular las mismas bases del shooter competitivo, aplicando las particularidades de sus personajes a una serie de modos de juego que obligaran a adoptar nuevas estrategias, sin perder el foco en la acción. Nada menos. Un diseño artístico fabuloso y una propuesta ambiciosa y original se juntaban en una de las apuestas nindies (de momento, exclusivo de Switch, aunque saldrá también en Steam) más prometedoras… Hasta que llega el momento de la verdad, en un ya lejano 20 de agosto, fecha del fallido lanzamiento del juego. Coges el mando, te echas una partida, te echas otras más para asegurarte… y te das cuenta de que el juego no funciona.

 

Tocado y hundido en cuestión de semanas

El juego nunca llegó a funcionar. En el momento de escribir esto, casi cuatro meses después de la salida del juego, eso es casi literal: no funciona porque es imposible encontrar una partida online. La comunidad ha abandonado un juego confuso e impreciso que requiere de reajustes profundos, de raíz, para hacerlo jugable y mínimamente divertido. Fueron muchas las razones, a destacar unas físicas bastas e impredecibles, la imprecisión de no poder apuntar con las armas, disparando siempre “desde la cadera”, unos (escasos) modos de juego confusos en cuanto a reglas… Y lo peor es lo desaprovechado de esta idea de robar masa y crecer/decrecer, que no se integraba de forma orgánica en ningún modo ni mapa (también escasos) y que acababa como algo anecdótico que no se entendía ni servía para nada.

Por muy buenas intenciones que tuviera, Morphies Law acabó perdiendo casi la totalidad de sus jugadores a las pocas semanas. Una serie de pobres decisiones comunicativas, muchas aristas por pulir en su jugabilidad (físicas, controles y algunos bugs) y sobre todo un diseño de juego cojo al que le faltaba mucho balanceo hacen de Morphies Law un juego completamente fallido. Su propuesta tiene potencial, y se nota mucho entusiasmo detrás, como muestran sus muchas virtudes, como el diseño de personajes, la personalización estética o la forma de desbloquear y gestionar armas secundarias. Pero todo eso son elementos complementarios a la jugabilidad, que es un completo desastre y en la que, simplemente, no es posible encontrar nada de diversión.

 

 

Quizás la propuesta les vino grande. Quizás fueron unos plazos demasiados ajustados. Lo cierto es que desde el estudio son conscientes del desastre y de la casi total migración de sus jugadores. En octubre, un comunicado oficial reconoce la situación del juego y promete multitud de novedades y actualizaciones gratuitas que harán de Morphies Law 2.0 un juego nuevo. En diciembre dan más detalles: incorporará un nuevo modo de juego, otro modo será reajustado, nuevos mapas, armas y opciones para personalidad, misiones adicionales y servidores dedicados. Con ello, la esperanza de reavivar lo que ahora no es más que un muerto viviente, un juego imposible de recomendar a nadie por razones puramente objetivas: no hay nadie con quien jugar.

 

Fuente: https://morphieslaw.com/whats-next/

 

¿Y dónde está la nota de Morphies Law?

En su momento, cuando el juego se lanzó a la venta a finales de verano, se barajó una nota de entre 50-55. Diversas razones de causa mayor, ajenas a NextN, hicieron que el análisis nunca viera la luz a tiempo. De ahí, al ostracismo. ¿Qué lógica había en sacar un análisis de un juego online cuyo ciclo de vida había terminado antes de empezar? Lo cierto es que no se olvidó, se quedó como una espina clavada, un fracaso tanto del juego como nuestro por no ser capaces de comunicarlo. De ahí que, tras debatirlo entre la redacción de NextN, hayamos decidido lanzar este no-análisis que, de alguna forma, haga justicia con el juego, a lo bueno y a lo malo que tenía. El verdadero análisis de Morphies Law está por llegar, en su versión 2.0. Una vez que lleguen esas actualizaciones, daremos un repaso al juego, y emitiremos un veredicto definitivo.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
BlazBlue Central Fiction
Análisis – BlazBlue: Central Fiction Special Edition (Nintendo Switch). La cara original de BlazBlue