Darksiders Genesis

Análisis Darksiders Genesis – Nintendo Switch. No hay GUERRA sin LUCHA

Darksiders Genesis
Número de Jugadores
1-2
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la Descarga
10254,00 MB
Nuestra puntuación
78

Los jinetes del Apocalipsis son los cuatro caballeros que se describen en la primera parte del capítulo sexto del Apocalipsis de San Juan o libro de las Revelaciones. Sin embargo, más allá de esta acepción religiosa, su concepto y significado ha trascendido mucho más lejos, si cabe, acaparando literatura, música, pintura y, como no, videojuegos. Publicado en su momento por la extinta THQ y desarrollado por Vigil Games, Darksiders supuso un respaldarazo al género de acción y aventuras. Un título que sin revolucionar ni estar exento de fallos supo presentar una magnífica propuesta artística y jugable que caló entre la comunidad jugona y que logró perfeccionarse en su segunda entrega. Ahora, Nordic Games, como nueva dueña de la franquicia y bajo la batuta de Airship Syndicate, desarrolladora compuesta por ex miembros de Vigil Games (entre los que se encuentra, como CEO, el propio Joe Madureira) nos trae una nueva aventura, Darksiders Genesis, que además toma por bandera importantes y arriesgados cambios en su propuesta jugable. Han pasado ya unos meses desde que el título que nos ocupa desembarcara en pc, pero… ¿estáis listos para cabalgar de nuevo y llegar a la génesis de la saga de la mano de Lucha y Guerra con las posibilidades híbridas que solo Nintendo Switch os puede ofrecer? ¡Dentro análisis!

 

 

Una entrega más continuista de lo que aparenta a simple vista partida

La historia de Darksiders Genesis nos presenta, a modo de precuela de todos los acontecimientos acaecidos en el resto de entregas, las andanzas de los jinetes Lucha y Guerra (protagonista, este último, de la entrega primigenia) en su misión, a las órdenes del consejo, para desbaratar los planes del demonio… ¡Lucifer! Algo que a todas luces, tras la caída del Edén y la posterior reubicación de la humanidad en la tierra, no pinta nada fácil. La historia y toda su estructura narrativa nos deja claro, desde el minuto uno, que aunque la carcasa sea distinta el título apuesta por la continuidad como caballo de batalla (nunca mejor dicho).

 

Tras una espectacular escena introductoria (guardadla bien en vuestra retina, ya que pocas más vais a ver) lo primero que llama la atención es que la vista cenital ha sustituido a la, ya habitual, perspectiva en tercera persona de la franquicia. Esto, a simple vista, puede hacernos creer que nos encontramos ante una burda imitación de propuestas como Diablo. Nada más lejos de la realidad. Seguimos teniendo puzles, conversaciones, misiones, coleccionables, mejoras, combates brutales y hasta la última seña de identidad de la franquicia de los jinetes del Apocalipsis. Si es cierto, que, en no pocas ocasiones, la cámara escogida nos ofrece una perspectiva demasiado alejada, empequeñeciendo demasiado nuestro entorno, el dibujo de nuestro propio personaje y unos textos en ocasiones diminutos. Por suerte, la variedad de escenarios y efectos visuales y sonoros nos ayudan a sobrellevar con cierta solvencia esos momentos. Por desgracia, no son pocas las ocasiones en las que la cámara nos deja vendidos. Ofreciéndonos, sobre todo en los momentos con mayor número de enemigos en pantalla, vistas en las que nos resulta imposible no solo visualizar la batalla sino, incluso, a nuestro propio personaje. No hubiera estado de más transparentar los edificios y estructuras que nos hacen perder por completo la visión de nuestro personaje (o simple y llanamente optimizar la cámara). Esto último, junto a la excesiva distancia de dibujado de los personajes en pantalla, hacen que el título pierda la espectacularidad y majestuosidad de anteriores entregas. No quiere decir que el juego no luzca bien, todo lo contrario, pero si es cierto que en este punto la cosa se ve resentida.

 

 

Darksiders Genesis. Éramos pocos… ¡y llegó el cuarto jinete!

Jugablemente hablando, Darksiders Genesis nos permite, y esto pueda que sorprenda a muchos de vosotros, las acciones típicas de la franquicia. Cabalgar a lomos de Túmulo o Ruina (corceles de Lucha y Guerra respectivamente), escalar, realizar saltos imposibles (doble salto incluido de serie), planear, accionar palancas o desencadenar distintos tipos de ataques (invocaciones y técnicas especiales incluidas). Todo fluye aquí como lo haría en cualquier entrega de la saga y eso, que para algunos podría suponer un lastre, para un servidor ha supuesto un verdadero alivio.

 

Destacar, llegados a este punto, a Lucha, jinete que se estrena con un sistema ligeramente diferente al de su compañero. Cuenta con ataques cuerpo a cuerpo, mucho más débiles que los de Guerra, pero su especialidad no es otra que el ataque a distancia con sus dos pistolas (como curiosidad, una de sus pistolas, Misericordia, puede ser equipada por Guerra en el primer Darksiders. La otra, Redención, hace acto de presencia en el arsenal de Muerte en Darksiders II). Sin lugar a dudas, nos encontramos ante un soplo de aire fresco que, no voy a negar, se agradece. Por si fuera poco, a los ataques especiales, presentes cuando los enemigos tienen poca vida (previa pulsación del botón correspondiente), se suma la posibilidad de adoptar nuestra forma original para destrozar demonios a tutiplén.

 

 

No podemos pasar por alto, y conviene hacer énfasis en ello, que Darksiders Genesis logra, como ya nos tiene acostumbrada la franquicia, aunar distintos géneros con gran maestría. Uno de ellos es el de Metroidvania. La posibilidad de regresar sobre nuestros pasos, tras desbloquear nuevas habilidades, para alcanzar secretos antes inaccesibles, el proceso de recolección de almas (que obtenemos al romper objetos, abrir cofres o derrotar demonios) para, posteriormente, comerciar con Vulgrin y compañía (compra de pociones, mejoras o arsenal) o contar con un mapa a nuestra disposición (bastante lioso, eso sí) son señas claras de ello.

 

No obstante, donde precisamente queda más patente esta variopinta huella es en su sistema de mejoras. Un sistema clásico, la innovación no es aquí tampoco un punto fuerte, en el que utilizamos los distintos tipos de núcleos que arrebatamos a los demonios al derrotarlos. Núcleos que pueden traducirse en mejoras activas y/o pasivas al colocarla en el tablero de habilidades común para ambos jinetes. Habilidades que, por cierto, también podemos subir de nivel. Todo lo anterior nos invita a experimentar con distintas combinaciones, fomentando de esta forma el propio farmeo presente en el título. Por si fuera poco, al cumplir determinadas misiones podemos reclamar distintos tipos de premios que vienen bastante bien.

 

Darksiders Genesis

 

El arte de la guerra y la lucha… ¡mejor en compañía!

Llegamos a uno de los puntos fuertes de Darksiders Genesis, sus distintos modos multijugador. Apartado, este último, en el que el título desata todo su potencial. Por un lado, contamos con la posibilidad de jugar con otro jugador (encarnando uno a Guerra y otro a Lucha) vía online. Por otro, podemos afrontar la aventura en su modalidad de cooperación local a pantalla partida gracias a las piedras de convocación que hay repartidas por todo el mapa. Modo este último cuya presencia, no habitual en el género, se agradece. Aunque es cierto que a pantalla partida el rendimiento se resiente y la aventura se torna aún más caótica. Conviene hacer hincapié en que su modo multijugador no es un complemento más del juego, sino que es parte misma de su propia esencia jugable. Es cierto que jugando en solitario podemos cambiar a nuestro antojo de personaje, pero poder complementar las distintas habilidades de los jinetes, de forma simultánea, durante la batalla es lo que hace grande y tremendamente divertida y adictiva a esta propuesta. Ojo, esto no quiere decir, por suerte, que jugar en solitario sea aburrido, ni muchísimo menos, pero no podemos negar que la experiencia se ve ciertamente limitada (al menos en cuanto a sensaciones se refiere).

 

En relación a su durabilidad, la historia principal puede ser completada en unas 12 o 13h, pero no es menos cierto afirmar que esta cifra puede, perfectamente, duplicarse a poco que os propongáis completarlo todo. Secretos, modos de dificultad adicionales, arena de juego desbloqueable, etc… Por no hablar de las distintas opciones de configuración, tanto gráficas como sonoras y jugables, o del diario del que dispone el juego (ideal, este último, para conocer un poco más sobre el universo de Darksiders). Además, todo nuestro periplo se hace bastante ameno y satisfactorio gracias a una curva de dificultad muy bien medida en donde se premia nuestra progresión con distintas mejoras, como ya hemos comentado con anterioridad, que facilitan que nuestro avance se ajuste, precisamente, a nuestra propia partida.

 

Darksiders Genesis
Los chistacos de Lucha son parte misma del título

 

Adentrándonos en terreno sonoro, podemos decir que la banda sonora es uno de los puntos fuertes de Darksiders Genesis. Y es que sus distintos temas, al igual que ocurre con los efectos sonoros, logran suplir, con gran maestría, parte de la epicidad perdida con el cambio de cámara. Por si fuera poco, el juego llega totalmente localizado al castellano. Tanto textos como voces. Sacando pecho con una excelente labor de doblaje cuyos toques de humor nos ofrece momentos realmente divertidos. Superada la barrera del sonido (tenia que soltarlo) llegamos a uno de los apartados más peliagudos de cualquier videojuego, su rendimiento. Puede que Darksiders Genesis no sea el juego más exigente desde el punto de vista gráfico, pero evidentemente, y a diferencia de la versión de PC, el port de Nintendo Switch no corre ni muchísimo menos a 60 fps. El sacrificio nos lleva a adoptar los 30 fps, a optar por una resolución dinámica de 720p y a bajar la calidad de determinadas texturas. ¿Estos sacrificios logran asegurar la estabilidad del juego? Sí, pero… no siempre. Y es que es cierto que en determinadas zonas y momentos, no siempre limitados a batallas multitudinarias, las rascadas son, aunque puntuales, un poco molestas. Destacar que el modo cooperativo local a pantalla partida es donde el rendimiento se ve, sin lugar a dudas, más resentido.

 

Darksiders Genesis – Una GUERRA en la que merece la pena LUCHAr

Darksiders Genesis es, más allá de lo que pueda parecer a simple vista, una entrega continuista que, a pesar de los cambios adoptados (donde destacan el uso de una vista isométrica y las posibilidades multijugador), logra mantener la esencia de la franquicia y de sus entregas mayores. Y hacemos bien en hablar de entregas mayores ya que, a pesar de encontrarnos con una gran propuesta/apuesta que nos ha dejado un gran sabor de boca, queda un paso por detrás de los primeros dos títulos de la franquicia.

 

Dicho esto, tanto si eres fan de los jinetes como simplemente un amante de las aventuras de acción y plataformas tienes ante ti una compra obligada. Unas cuantas horas de diversión a tus espaldas, batallas frenéticas, algún que otro puzle, un cooperativo divertidísimo (que tampoco defrauda en solitario), una BSO espectacular (con un doblaje excelente) y un par de protagonistas que desbordan personalidad por los cuatro costados. En el lado negativo de la balanza, una cámara que no responde como debiera, unas plataformas que nos juegan más de una mala pasada y un rendimiento que se ve resentido en ocasiones puntuales. Por suerte, y aquí merece la pena hacer hincapié, lo positivo, sin lugar a dudas, logra destacar por encima de los aspectos negativos anteriormente mencionados. Y recordad, aquí el supremo arte de la guerra no es otro que someter al enemigo sin luchar luchando.

 

Hemos analizado Darksiders Genesis gracias a un código digital cedido por THQ Nordiq. Versión analizada: 1.0.0

Una GUERRA por la que merece la pena LUCHAr
Darksiders Genesis es una entrega más de la franquicia de los jinetes del Apocalípsis en toda regla. Puede que se encuentre un punto por detrás de los primeros títulos, y que su rendimiento y la solvencia de la cámara no sean siempre los más deseados, pero su esencia permanece inmutable, asegurándonos cientos de frenéticos combates, plataformas, exploración, puzles, divertidas conversaciones, un sistema de progresión muy bien medido, una excelente BSO, un destacado apartado multijugador y la frescura del cuarto jinete, ¡Lucha!
PROS
Lucha y la nueva perspectiva isométrica aportan un toque de frescura
Combates espectaculares, exploración, rejugabilidad y puzles a tutiplén
Pese a los cambios adoptados sigue siendo un Darksiders en toda regla...
CONTRAS
... que eso sí, queda un paso por detrás de sus entregas "mayores"
La cámara nos ha dejado vendidos en demasiadas ocasiones
Su rendimiento se ve resentido en momentos puntuales
78
Más artículos
Pokémon HOME
Pokémon Home se actualiza a su versión 1.0.10. ¡Corrección de errores para todos (otra vez)!