Manifold Garden

Análisis Manifold Garden – Nintendo Switch. Un puzle abstracto que juega con la gravedad

Manifold Garden
Fecha de lanzamiento
18 agosto, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la Descarga
3451,00 MB
Nuestra puntuación
76

¿Son los videojuegos arte?

No es la primera ocasión en la que el debate aparece sobre la mesa. Y es que el concepto de los videojuegos como una forma de arte es un asunto que siempre ha resultado bastante controvertido, tanto dentro como fuera de la industria del entretenimiento. Aquí, no vamos a comenzar ningún debate, creo que mi postura ha quedado lo suficientemente clara tras intentar aportar ciertas pinceladas de luz en obras del calibre de GRIS. No obstante, y jugando (nunca mejor dicho) en la fina línea que separa la expresión artística del mero entretenimiento, tampoco conviene perderse, más aún en un producto tan interactivo como los videojuegos, en la dimensión de lo abstracto. Partiendo de esta tesitura se nos presenta Manifold Garden, un juego de puzles con un interesante apartado artístico desarrollado, durante la friolera de 7 años, por el artista estadounidense William Chyr. ¿Logrará este lienzo hecho videojuego encajar todas sus piezas en Nintendo Switch? No te pierdas nuestro análisis para descubrirlo.

 

 

Reinventando física y espacio

Lo primero que llama la atención en la historia que Manifold Garden nos presenta es, precisamente, la falta de ella. Y es que desde el minuto uno de juego se nos introduce en un mundo que, sin ningún tipo de contemplación, nos deja solos y desamparados ante la majestuosidad de semejante espectáculo visual. Ningún tipo de introducción, puesta en antecedentes ni tutorial nos pone sobre aviso sobre las típicas preguntas que suelen rondar la cabeza cuando damos comienzo a un videojuego. Vamos a ser sinceros, dónde, por qué y cómo son tres adverbios interrogativos que nos han acompañado durante toda esta curiosa propuesta. ¿Carece de significado, propósito o historia? Nada más lejos de la realidad. No obstante, tendríamos que meternos en la mente del artista para poder, de una forma más o menos certera, obtener respuesta. Lo único claro aquí es que nos ha tocado resolver un acertijo tras otro para poder avanzar e intentar descubrir el sentido de nuestra existencia en este sorprendente mundo.

 

Manifold Garden es un desafío continuo a la gravedad y a las normas pre-establecidas

 

Nos encontramos ante una aventura en primera persona (no os perdáis nuestro análisis de realMyst situado de forma totalmente gratuita con premeditación y alevosía en este análisis) en la que la física pasa a un segundo plano, al menos las normas básicas que todos conocemos, y en donde el espacio se pone a nuestra disposición. Aquí, como en cualquier título en primera persona, podemos andar, correr y observar nuestro entorno. Como extra, se nos permite agarrar ciertos objetos (algo fundamental en la mayoría de los puzles) y, aquí llega lo más sorprendente, controlar la gravedad. Esto último, da sentido a la propuesta jugable que Manifold Garden pone sobre el tablero. Y es que basta con acercarse a cualquier pared para, tras apretar un botón, aferrarnos a ella como si del suelo se tratase. Pudiendo de esta forma, y al cambiar de plano, acceder a sitios de otra forma inaccesibles o resolver puzles que parecían imposibles.

 

Puzles que caen por su propio peso

La propia estructura jugable de Manifold Garden hace que sus distintas pruebas, sin curva de dificultad alguna, puedan resultar apabullantes. Como ya hemos comentado, aquí no contamos con ningún tipo de ayuda o tutorial que nos ponga las cosas algo más sencillas. Es cierto, que no se nos presentan puzles demasiado complejos. No obstante, todo depende de nuestro grado de simbiosis con el entorno y de la amplitud de nuestra propia percepción sobre lo que nos rodea. No solo se trata de girar aquí o hacerlo allí, sino de saber como queda situado un determinado objeto en cada plano jugable. Por suerte, y como uno de las pocas facilidades que nos otorga el juego, cada uno de los 4 planos con los que contamos se encuentran diferenciados por un color diferente, algo que ayuda a no desorientarnos más de lo necesario y a comprender que un cambio aquí, puede generar una reacción más allá. Por fortuna, y derivado de todo lo anterior, cada sala superada o cada rompecabezas resuelto logra generar en nosotros un sentimiento de superación bastante estimulante.

 

Manifold Garden

 

En relación a su durabilidad, no nos encontramos ante un título ni mucho menos extenso, pudiendo completarse fácilmente en 4 o 5 horas (dependiendo de nuestras habilidades al respecto). No obstante, esto, que resulta a todas luces una de sus principales pegas, se torna, al menos hasta cierto punto, inevitable para evitar entrar en el terreno de la monotonía y la repetitividad que todo autor busca evitar a toda costa.

 

El arte desafiando a la gravedad

Entramos en uno de los pilares jugables de Manifold Garden, su apartado artístico. Y es que nos encontramos ante una minimalista propuesta cuya paleta de colores nos presenta, como cualquier obra de autor que se precie (no olvidemos que tras ella se esconde el afamado artista estadounidense William Chyr), una experiencia tan íntima como verdadera. Una obra de concepto que abandona todo camino guiado para sostenerse en su carácter eminentemente contemplativo. Y es que lo que nos acompaña tras cada nuevo puzle es un nuevo y maravilloso lienzo que se dibuja a nuestro paso y que no entiende de FPS, 4K o tasa de refresco. Es más, como ya hemos comentado con anterioridad, sus tiempos de carga (más allá del inicio de partida) son prácticamente inexistentes, dando, sin solución de continuidad, dinamismo a una propuesta tan plástica como cuadriculados resultan sus puzles. Su apartado sonoro, como una extensión viva más del resto de la obra, logra mimetizarse con el entorno, presentando sencillas melodías que casan perfectamente con el carácter íntimo y personal del juego. Por otro lado, y potenciando su carácter contemplativo, contamos con un modo fotografía que nos permite modificar diversos aspectos de las distintas instantáneas que de decidimos inmortalizar.

 

 

Técnicamente hablando el juego corre a 30 FPS, haciendo algún pequeño sacrificio visual en formato portátil. Nada preocupante, aunque dadas las pocas exigencias técnicas requeridas por esta obra de arte en movimiento, un mayor trabajo de optimización se habría agradecido. Por otro lado, nos hemos encontrado con algún que otro bug que nos ha llevado, tras acabar atrapados en nuestro propio entorno, a tener que reiniciar la partida desde el punto de guardado más cercano.

 

Manifolf Garden… ¡un verdadero lienzo interactivo!

Manifold Garden es una aventura de puzles en primera persona que se aleja de los convencionalismos presentes en la inmensa mayoría de títulos del mismo género, para presentarnos una propuesta de autor que, como suele ocurrir en las obras artísticas más abstractas, prescinde por completo de cualquier tipo de camino guiado o del más insignificante atisbo de historia (al menos explícitamente hablando). Esto, que ni mucho menos es algo negativo, al contrario, dice mucho de la valentía de su autor, puede acabar resultando desconcertante para quien necesite un contexto, un guion o un camino a seguir. No olvidemos que, al fin y al cabo, un videojuego no deja de ser una experiencia interactiva.

 

El modo fotografía nos permite, como si de un lienzo interactivo se tratase, modificar las distintas imágenes que capturemos

 

Por otro lado, nos encontramos ante una propuesta que, eso sí, desata todo su potencial en un delicioso apartado artístico (tanto sonoro como visual) que bajo un manto de intimismo y abstracción nos presenta un sistema de puzles que juega con la gravedad como hilo conductor. Una experiencia que, en definitiva, pone en pausa la fuerza que de una forma programada y, hasta cierto punto artificiosa, da impulso y sentido a cualquier videojuego, para acto seguido soltarnos totalmente desnudos y desprovistos de cualquier sentido jugable, más allá del meramente contemplativo, en un mundo nuevo y maravilloso. Si eres un amante de los puzles, te gusta el arte en movimiento, eres capaz de liberarte del lastre de los prejuicios y no tienes problema en renunciar a cualquier tipo de hilo argumental por el camino puede que este sea tu título. En caso contrario, déjalo pasar.

 

Manifold Garden

Hemos analizado Manifold Garden gracias a un código digital cedido por Jesus Fabres. Versión analizada: 1.0.1

Manifold Garden
Un videojuego hecho arte
Manifold Garden es una interesante propuesta que proyecta, como si de un minimalista espejo se tratase, una aventura en primera persona repleta de puzles, que va mucho más allá presentándonos un videojuego de autor que renuncia al concepto, al menos en su forma más explícita, y nos adentra en un mundo en el que nada es explicable, pero todo es contemplable.
PROS
Arquitectura y física como clave para alcanzar la belleza y la verdad
El diseño de unos puzles perfectamente integrados en el entorno
Un sorprendente, a la par que minimalista, apartado artístico...
CONTRAS
... que tiende a perderse en lo abstracto
No apto para quien requiera un mínimo contexto jugable
Se antoja demasiado corto
76