realMyst: Masterpiece Edition

Análisis realMyst: Masterpiece Edition – Nintendo Switch. ¡Una aventura realMente inolvidable!

realMyst: Masterpiece Edition
Fecha de lanzamiento
21 mayo, 2020
Número de Jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la Descarga
3160,00 MB
Nuestra puntuación
84

Hace cerca de dos años compartía en NextN un artículo de opinión que, bajo el título «Carta abierta a Cyan – Myst y Nintendo Switch, la dupla perfecta«, ahondaba en el sino de una de las franquicias de aventuras gráficas más afamadas del mundo de los videojuegos. Dejando de paso, tras de sí, una invitación con motivo de su 25 aniversario dirigida los amigos y amigas de Cyan Worlds. Invitación que llamaba, con especial insistencia, a una más que necesaria incursión de la saga en la híbrida de los de Kioto. Ahora, tras cerca de dos años de espera, mis deseos se han hecho realidad. Y comienzan a plasmarse con realMyst: Masterpiece Edition. Preparad vuestras mochilas porque empieza nuestro viaje a un hermoso y absorbente mundo repleto de ingeniosos puzles. ¡Dentro análisis!

 

 

Una nueva era para los videojuegos

En el instante mismo en que caí de la fisura, me di cuenta de que el libro no se destruiría como yo había planeado. Siguió cayendo en aquel espacio lleno de estrellas, del que sólo tuve un atisbo. He intentado especular acerca de dónde puede haber ido a parar, pero he de reconocer que es inútil hacer semejantes conjetura. Aun así, me inquieta pensar en qué manos puede acabar algún día mi libro de Myst. Sé que mis aprensiones podrían no ser mitigadas nunca, por lo que termino aquí, aunque me doy cuenta de que quizás el final todavía no está escrito.

 

Con estas icónicas palabras daba comienzo el que vendría a coronarse como siguiente paso evolutivo de las aventuras. Un maravilloso vínculo con un extraño, a la par que hermoso, mundo repleto de aventuras, puzles y una absorbente banda sonora. Un mundo que ya nadie duda forma parte de la historia viva del entretenimiento, y de la cultura popular de los videojuegos, y que se ha expandido no solo en forma de juegos, sino también con diversas novelas, existiendo un total de 3, un lenguaje propio con alrededor de 500 palabras propias e incluso una serie que, actualmente, se encuentra en proceso de producción tras diversos intentos fallidos.

 

realMyst: Masterpiece Edition

Con Myst ocurre como con la primera clase de conducción. Todo a nuestro alrededor es nuevo y desconcertante. Nos encontramos en una misteriosa isla y ni sabemos quiénes somos ni cuál es nuestra misión en este extraño, a la par que desconcertante y hermoso mundo. A pesar de tratarse de una historia conocida ya por muchos, no vamos a entrar en spoilers que desvelen lazo narrativo alguno de la fascinante trama que Atrus y compañía nos vienen a relatar. Si queréis tener una crónica algo más cercana de la raza de los D’ni, maestros en el arte de establecer nexos con otros mundos mediante la escritura descriptiva, siempre podéis ojear el artículo que enlazaba al principio de este análisis, tirar de red de redes o preguntadle directamente a un servidor. Sí conviene destacar, ya que se trata de un aliciente más, que tras completar el título (final bueno) se abre ante nosotros una nueva y espectacular era llamada Rime que, personalmente, puedo decir que he disfrutado de principio a fin (guiño a Riven incluido).

 

Un mundo realmente conectado

Los primeros pasos en esta aventura en primera persona nos dejan clara una cosa. Si queremos encontrar respuestas vamos a tener que explorar a fondo la isla y las distintas eras (o conexiones con ellas) existentes a nuestro alrededor. Sin lugar a dudas, la biblioteca es uno de los puntos clave, no en vano queda situada en el eje central de la propia isla. Y es que no son pocas las anotaciones, lecturas y post-it (ahora podemos tirar de capturas de pantalla o blog de notas en el móvil) de las que hemos tenido que echar mano para desenmarañar un complejo entramado de acertijos magistralmente conectados.

 

El techo de la biblioteca se convertirá en una vista habitual, ya que es donde aparecemos tras regresar de las eras

Aquí no basta con leer en un punto A un número e introducirlo en un punto B. Los puzles se encuentran totalmente integrados con el entorno, requiriendo, y esto fue totalmente novedoso en la época, de buenas dosis de exploración para lograr relacionarlos entre sí y dotarlos de un sentido que nos ayude a proseguir avanzando en nuestra aventura. Y es que, precisamente, la magia de realMyst no solo reside en tener las respuestas delante de nuestras narices, sino también en saber dónde y cómo usarlas. ¿Un consejo? Respirar hondo, contar hasta 10 y mirar con otros ojos. En la mayoría de ocasiones la respuesta está más cerca de lo que pensamos.

 

No obstante, conviene recalcar que el pilar fundamental sobre el que se sustenta la estructura jugable de Myst no radica, como sí ocurre en otros muchos títulos, en la complejidad de intrincados, y absurdos, acertijos. Aquí, nuestro entorno nos ofrece, desde el principio, las herramientas necesarias (sonidos, imágenes, números…) para resolver cada una de nuestras encrucijadas de una forma razonable y relativamente sencilla.

 

Sí, no lo voy a negar, al principio las distintas pruebas con que nos encontramos parecen insuperables, pero a poco que afinemos nuestras capacidades de raciocinio y observación, tan denostadas en la actualidad en favor de un fusil automático con cadencia de disparo rápida y daño moderado…, todo va, casi, como la seda. Es más, la impronta que Myst consigue dejar en nosotros tras completar cada uno de sus distintos desafíos no tiene precio. Profundizando aún más en esa curva de dificultad, que comienza pareciendo realmente pronunciada y termina siendo bastante más medida de lo que habríamos podido imaginar, en el propio menú de juego contamos con un apartado destinado a ayudarnos en nuestro camino que, eso sí, recomendamos usar solo en casos de extremada desesperación.

 

Tan bello como siempre, pero mucho más real

Llegamos a uno de los puntos que, a priori, podría resultar más peliagudo en un título como Myst (pensado para ser jugado en PC). No obstante, y para alivio de los fans de la saga, resulta sorprendente descubrir un sistema de control bastante bien adaptado a Nintendo Switch. No voy a ser hipócrita, donde mejor se juega a Myst es, con diferencia (y a la espera de su incursión en la realidad virtual), en un ordenador con teclado y ratón. A pesar de todo, el trabajo de conversión a la híbrida de los de Kioto (no exento de algún que otro momento en el que la precisión titubea) ha sido bastante buena.

 

realMyst: Masterpiece Edition

realMyst: Masterpiece Edition nos permite alternar entre un sistema más actual, y bastante intuitivo, en el que utilizamos el Joy-Con izquierdo para movernos (algo realmente necesario al encontrarnos ante una adaptación del título original que sustituye el point&click para desplazarnos por una perspectiva de 360° en primera persona) y los gatillos para centrar la pantalla y poder actuar con mayor precisión en determinadas zonas concretas que requieren de nuestra total atención (véase puzles). Y otro táctil, para alegría de los más nostálgicos, que además viene perfecto para quienes les resulte demasiado engorrosa tanta libertad de movimiento. Eso sí, como ya os imaginaréis, la opción táctil nos limita a jugar en modo portátil.

 

Si tenemos en cuenta que realMyst: Masterpiece Edition es una reconstrucción del título original (Myst) lanzado allá por el año 1993, abordar tanto su apartado gráfico como sonoro resulta de vital importancia para poder valorar el resultado en su conjunto. El título ha sido rehecho desde cero, pasando de ser una aventura clásica point&click (fotograma a fotograma) a ser una experiencia 3D que nos permite desplazarnos 360°, muy en la linea de la última entrega de la franquicia (Myst V: End of Ages). Es cierto que, al tratarse de un juego lanzado en 2014 (como mejora del realMyst original publicado allá por 2010) el paso del tiempo es más que palpable y ello se deja notar, especialmente, en su apartado gráfico. Dientes de sierra, escasa carga poligonal, poca complejidad de las texturas… No obstante, y en esencia, todos los elementos mostrados en pantalla siguen resultando realmente hermosos y cautivadores. Por otro lado, la posibilidad de activar la linterna en las zonas de menor carga lumínica es todo un acierto que nos permite poder apreciar hasta el más mínimo detalle.

 

realMyst: Masterpiece Edition

Algo parecido ocurre con su apartado sonoro. realMyst: Masterpiece Edition conserva casi todos los efectos de sonido y melodías del título original. No obstante, han sufrido un importante proceso de limpieza y depuración que es realmente palpable en el propio sonido de la naturaleza y en la nitidez de las distintas pistas sonoras que nos vamos encontrando en nuestro camino. Algo que nos permite una aún mayor inmersión en la propuesta jugable (jugar con los cascos puestos en formato portátil resulta increíble). Por desgracia, y aquí llega uno de los grandes peros de la aventura, llega totalmente en inglés (tanto textos como voces). Por lo que, si tenemos en cuenta su fuerte carga narrativa, puede ser un motivo más que suficiente para plantearse su compra si no dominamos con cierta soltura el idioma de Shakespeare. Esto resulta aún más doloroso si tenemos en cuenta que Myst, entrega original en la que se basa, nos llegó (no así sus versiones remasterizadas) totalmente localizado al castellano (tanto voces como texto). Además, el trabajo de reconstrucción sonora, por desgracia, no ha podido obrar milagros con las voces originales, ya que se escuchan con demasiado ruido y poco volumen.

 

realMyst: Masterpiece Edition – Un nuevo comienzo (D’ni)

He de reconocer que el anuncio de la llegada a Nintendo Switch de realMyst: Masterpiece, actualización 3D de una las aventuras gráficas más sonadas de la historia de los videojuegos, generó en mí tanta alegría como prudencia. No en vano, Myst es una de esas franquicias que me ha acompañado desde mi infancia (quizás incluso antes de lo que algunos hubieran recomendado) y, sinceramente, hubiera sido un verdadero horror soportar algo como lo vivido en las distintas conversiones lanzadas, anteriormente, en las portátiles de la Gran N.

 

Por suerte, mis temores (aunque no infundados) han caído en saco roto. Nos encontramos ante un port digno de Nintendo Switch que no solo recoge con exactitud la belleza del universo creado por los hermanos Miller, sino que además, consigue adaptarse con bastante éxito a la híbrida con un sistema de control que se acopla satisfactoriamente a todo tipo de jugadores. En el reverso de la moneda, ni rastro de contenido adicional, mejoras gráficas o traducción al castellano. ¿Eres un amante de las aventuras gráficas?, ¿te gustan los puzles?, ¿sueñas con hermosos mundos que se escapan a nuestro control? Entonces no tengo que invitarte a visitar Myst… ¡siempre estuviste dentro!

 

realMyst: Masterpiece EditionHemos analizado realMyst: Masterpiece Edition gracias a un código digital cedido por Cyan Worlds. Versión analizada: 1.0.1

realMyst: Masterpiece Edition
¡Una aventura de leyenda!
Cyan sorprende a todos los usuarios de Nintendo Switch con un más que digno port de realMyst: Masterpiece Edition. Una gran adaptación de una de las aventuras más fascinantes del mundo de los videojuegos y una invitación a toda una nueva generación de jugadores a perderse en sus maravillosos secretos.
PROS
Volver a revivir una de las aventuras gráficas más fascinantes y absorbentes de todos los tiempos... ¡donde quieras y cuando quieras!
El lavado artístico es más que palpable
Aprovecha las posibilidades táctiles de Nintendo Switch...
CONTRAS
... aunque no alcanza la precisión de teclado y ratón
Completamente en inglés
Se echa en falta contenido adicional y alguna que otra mejora gráfica y sonora
84
Más artículos
Cadence of Hyrule
Skull Kid ha llegado a Cadence of Hyrule con su último DLC: La Sinfonía de la Máscara