Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Los juegos de Nintendo son especiales, eso es algo que todos sabemos y que hasta la fecha es completamente indiscutible, muy pocos intentos de capturar su esencia actualmente lo consiguen, encontrándonos con que Super Mario, The Legend of Zelda, F-Zero, Fire Emblem y Smash Bros., entre otros, no sólo son los mejores de sus respectivos géneros, sino que además cada lanzamiento de un juego suyo es todo un acontecimiento.

 

Otro de los ejemplos a este respecto es la – casi – desaparecida Metroid, a la que le han salido mil competidores desde que el género Metroidvania se ha popularizado entre los desarrolladores independientes. Pero, irónicamente, nadie ha intentado meterse en el terreno de la ciencia-ficción al mismo nivel que la franquicia de Nintendo, no al menos hasta que Thomas Happ decidió desarrollar Axiom Verge.

 

Antes de comenzar el análisis no estaría de más poneros en antecedentes no sólo respecto al juego que nos ocupa, si no también a su desarrollador. Thomas Happ, quien en el pasado ha trabajado con Petroglyph Games (Grey Goo, Star Wars: Empire at War) y EA, se ha hecho cargo en solitario del desarrollo de Axiom Verge a lo largo de 5 años hasta su lanzamiento en PS4 y PC en 2015 y Vita en abril del presente año, antes de llegar a Wii U el pasado 1 de septiembre. Mención especial a Dan Adelman, ex de Nintendo que se ha hecho cargo de todo lo relacionado con marketing y PR.

 

Axiom Verge Game Trailer – Nintendo E3 2016

 

Solo y perdido

Entrando ya en materia, el argumento de Axiom Verge da comienzo con una premisa muy sencilla: Trace, un científico fracasado que tiene su laboratorio en Nuevo Mexico, ve fallar uno de sus experimentos y, al abrir los ojos, se encuentra en un planeta desconocido en el que su único guía es Elsenova, una voz femenina que no parece dominar nuestro idioma.

 

A partir del momento en que conseguimos un arma gracias a las indicaciones de la dicha entidad, somos abandonados a nuestra suerte sin demasiadas explicaciones. Y es que, si bien a lo largo del juego daremos con escenas que nos explicarán lo ocurrido, en la mayoría de los casos será la investigación del planeta la que se haga cargo de responder a nuestras preguntas: ¿Dónde estamos?, ¿qué clase de lugar es este?, ¿tiene, o ha tenido, este planeta algún habitante? Las respuestas a todas estas preguntas las iremos obteniendo mientras guiamos a Trace en su búsqueda de un medio para volver a casa y serán Elsenova y el resto de sus congéneres, las Rusalka, quienes llenen los vacíos de información que inevitablemente encontraremos.

 

 

La existencia de las Rusalka, por cierto, personajes misteriosos a la par que temibles, es también responsable de uno de los peores defectos de Axiom Verge: su narrativa atropellada. El mundo que rodea a Trace se va desvelando poco a poco mediante su exploración y la escasa información que Elsenova nos proporciona en ocasiones, pero llegados a cierto punto nos es develado todo, no habiendo alcanzado apenas el 50% del juego, con las notas que encontramos desperdigadas por el planeta encargándose del resto. Aún así, la trama se reserva un par de momentos puramente desconcertantes pero, como aquel que dice, cuando estos llegan ya está todo el pescado prácticamente vendido.

 

A título personal, tengo que decir que encontrarme con esto hizo que se me cayera un mito. Desde el año pasado estoy oyendo hablar de Axiom Verge como El Metroid de Playstation, título nada baladí. Pero la forma en que está manejada la narración de la historia, quitándose lentamente el sombrero para después despelotarse de golpe, resta algo de validez al galardón.

 

Afortunadamente a nivel jugable no comete el mismo error, Axiom Verge está increíblemente pulido y utiliza todos los botones del Mando pro y el GamePad sin llegar a ser complicado.

 

Cazarrecompensas y científicos, igualmente mortales

Como Samus, Trace tiene tres acciones principales -correr, saltar y disparar-, pero poco a poco iremos obteniendo herramientas que añaden más profundidad al juego: un disruptor que permite glitchear enemigos alterando sus propiedades, bombas, un dron para inspeccionar espacios estrechos –hay secciones enteras del juego dedicadas a él– y muchas armas, yendo desde el disparo clásico a una poderosa ráfaga corta de electricidad pasando por un rayo perforante, lanzallamas y hasta un total de 23 armas. Encontrar algunas es obligatorio ya que serán necesarias para derrotar a algún que otro boss, pero por lo general es posible pasarse el juego encontrando apenas un tercio de ellas, y tienden a ser uno de los premios por la exploración y la experimentación. ¿Por qué hay una Rusalka abriendo y cerrando la boca en un punto inalcanzable para Trace tras ocurrir un evento determinado? Si pensáis que es sólo un elemento decorativo estáis muy equivocados.

 

Un detalle que casi olvido mencionar, y que a juicio personal hace a este título jugablemente mejor que cualquier Metroid 2D, es la existencia de un lock para disparar en diagonal sin moverse del sitio incluso saltando, una herramienta a la que cuesta acostumbrarse pero de la que acabaremos haciendo uso intenso pasadas las dos o tres primeras horas.

 

 

En lo que al avance a lo largo del juego respecta, como ocurre en Metroid, es muy dependiente de las habilidades de Trace, pero se nos da espacio más que de sobra para explorar y perdernos antes de dar con la habilidad adecuada. Esto, que podría ser irritante para mucha gente, es una gran contribución a la sensación de soledad e incertidumbre en un planeta inexplorado, de hecho, llegados a cierto punto es posible acceder a áreas completamente inexploradas por otros caminos que no sean los designados por nuestras capacidades.

 

Queda una cuestión por abordar en este apartado: ¿Hace Axiom Verge uso del Gamepad? Pues sí, lo hace, y de un modo tan sencillo como eficaz. Todo menú al que podamos acceder con los botones + ó – es manejable desde el mando por defecto de Wii U, lo que por supuesto incluye el mapa, y el Off-TV es sencillamente perfecto. Quienes tengan la costumbre de usar el tabletomando se verán más que satisfechos con lo que el juego ofrece.

 

Arte de otros mundos

Gráfica y sonoramente Axiom Verge destaca, con un apartado gráfico a medio camino entre NES y SNES con efectos modernos. El juego es reminiscente a Metroid en todo, pero conservando su propia personalidad, siendo el mundo de Sudra mucho más orgánico que los planetas que solemos visitar con nuestra cazarrecompensas favorita. Si fuera sólo por esto ya sería especial, pero además el juego toma inspiración gráfica de los bugs que solían ocurrir especialmente en NES, encontrándolos de forma consistente a lo largo de la partida, siendo obstáculos a superar con las herramientas a nuestra disposición e, incluso, constituyendo zonas secretas cuya existencia se nos revela gracias a un filtro de televisión de tubo que cubre la pantalla cuando nos acercamos a ellas.

 

Huelga decir que todo está perfectamente definido y representado y corre a unos firmes 60 fps, que caen en una única estancia en todo el juego.

 

 

En lo que a la banda sonora respecta, Thomas Happ merece una reverencia por su trabajo, nuevamente a medio camino entre el chip sonoro de NES y los sintetizadores de SNES con efectos más modernos e incluso voces. Los temas nos evocan sensación de misterio e incertidumbre al tiempo que frenetismo, siendo su tempo y ritmo mayores de lo que cabría esperar en un juego de su naturaleza, en ocasiones más propios de un plataformas que de un título con fuerte inspiración metroidiana.

 

Lo que no significa que esté exento de temas de calidad ni mucho menos, así por destacar algunos me vienen a la cabeza Trace Rising (tema para los bosses), Inexorable y Cellular Skies, aunque naturalmente toda la banda sonora merece ser escuchada con detenimiento. Por cierto, leyendo comentarios debo ser de los pocos que realmente disfrutan de Inexorable, podéis tomaros esto como queráis, queridos lectores.

 

Digno compañero, que no sustituto

Con todo el pescado ya vendido, Axiom Verge se alza como una de las compras obligadas para todo amante de la exploración y, por qué no, para todo fan de Metroid. Podríamos decir incluso que su lanzamiento es una forma de celebrar el 30 aniversario de Samus y todo. Lo que está claro en todo caso es que, si le sabemos perdonar su atropellada narrativa, es un imperdible del catálogo de la consola que bien vale lo que cuesta.

Axiom Verge es toda una carta de amor a Metroid que tanto fans como extraños no deben perderse. Largo, ambicioso y original pese a las evidentes similitudes. Una compra recomendada a cualquier precio.
Historia60
Jugabilidad100
Duración80
Gráficos80
Sonido90
Nota de lectores1 Vota93
Pros
Jugabilidad precisa y sencilla pese a usar todos los botones del mando
Potencia y premia la exploración
Impresionante ambientación
Contras
Narrativa atropellada
Algunos enemigos son particularmente fastidiosos
85

Hacer Comentario