Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Vivimos en una época en la que los remakes, remasterizaciones y versiones mejoradas de títulos ya existentes están a la orden del día, como es el caso de Wonder Boy: The Dragon’s Trap. Una versión que ofrece un lavado de cara total gráficamente y en el apartado sonoro del mítico Wonder Boy III.

 

DotEmu, SEGA y Lizardcube han unido fuerzas para que veamos a Wonder Boy y a Wonder Girl mejor que nunca trayéndonos de vuelta el clásico de finales de los 80, haciendo gala de una dirección artística en la que los dibujos hechos a mano harán que le cojas más y más cariño a las transformaciones del protagonista y a todo el mundo que le rodea.

 

 

¿Transformaciones?

Si, efectivamente, en Wonder Boy: The Dragon’s Trap el argumento gira en torno a una maldición que convierte a Wonder Boy en un hombre lagarto, y sufriremos una serie de transformaciones que pasan por diversos animales para llegar a ser el humano que solíamos ser. Cada una cuenta con sus pros y sus contras, debido a que tendremos que utilizar diferentes tipos de espadas, escudos y armaduras, cada una con mayor o menor efectividad dependiendo del animal que seamos, además de que la forma de atacar varía entre cada animal. Por ejemplo, el hombre oso puede atacar cubriendo un área desde su cabeza hasta el suelo, mientras que el hombre ratón ataca a lo que tiene inmediatamente delante.

 

Para poder acceder a los diversos lugares de cada escenario y así poder ir derrotando a los diferentes jefes que conforman la historia del juego, necesitamos valernos de la peculiaridad de cada uno de los estados por los que pasamos, es decir, si queremos llegar a una puerta muy alta, lo más probable es que necesitemos ser el hombre pájaro, por ejemplo.

 

 

¿Se puede ser demasiado clásico?

En este título nos encontramos ante el mismo juego que salió en 1989 para Sega Master System. De hecho, al pulsar el botón ZR podemos jugarlo con los gráficos originales y, si pulsamos el Joystick derecho, con los sonidos retro. Es decir, podemos revivir la misma experiencia de Wonder Boy III. Sin embargo, el punto fuerte del juego son sus gráficos HD dibujados a mano y la completa regrabación de la banda sonora con un resultado digno de elogio.

 

No obstante, el título no nos ofrece nada nuevo respecto al original más allá de lo estético y la posibilidad de jugar en la piel de Wonder Girl. En este caso, lo que puede ser un gran punto a favor del juego, hace a su vez de arma de doble filo, pues nos encontramos ante un videojuego cuya duración es bastante limitada, ya que apenas dura unas 5/6 horas si eres un jugador con experiencia en plataformas y la dificultad de un clásico retro, cosa a la que desgraciadamente los jugadores están cada vez menos acostumbrados y puede llegar a frustrar a más de uno. Por suerte podemos elegir entre diferentes dificultades siendo estas: fácil, normal y difícil.

 

 

Cuidando los detalles

La expresividad de los personajes del juego, así como sus animaciones, han sido capaces de hacer que gocen de un mayor carisma, dando a cada transformación un toque único. Esto deja claro el esfuerzo que han hecho los desarrolladores por dar una nueva vida al clásico, ofreciendo más detalles a los escenarios y a los enemigos y, por tanto, enriqueciendo el conjunto.

 

Como ya hemos mencionado antes, el apartado sonoro es sobresaliente, haciendo reinterpretaciones de las canciones originales del título,captando su esencia musical y dotando a las melodías de una personalidad musical nueva sin perder el hilo principal de la música original. Por suerte, el juego cuenta con una galería que iremos desbloqueando según avancemos en la historia para poder ver desde bocetos hasta sesiones de grabación de la banda sonora.

 

 

Wonder Boy: The Dragon’s Trap – La misma experiencia, pero más vistosa

Wonder Boy: The Dragon’s Trap es un título que mejora exponencialmente el apartado técnico del clásico Wonder Boy III, pero no va más allá. La jugabilidad es la misma (básicamente moverse y atacar) y eso nos deja con una sensación agridulce y un sentimiento de insatisfacción, ya que es bastante corto, porque que mantiene la duración del original, y te deja con ganas de más. Sin embargo, es un juego que merece ser jugado y con unos gráficos en 2D que resultan muy llamativos y bonitos, así como con una banda sonora de lo más pegadiza y agradable.

 

Este videojuego es capaz de atraer a los fans de Wonder Boy, pero también hará disfrutar a los nuevos jugadores. Cuenta con una localización a varios idiomas europeos, entre ellos el español, y es una genial forma de traer a la vida la jugabilidad y dificultad de la vieja escuela adaptada a las exigencias gráficas y sonoras de la industria del videojuego actual.

 

Análisis - Wonder Boy: The Dragon's Trap (Nintendo Switch). ¿Es posible mejorar un clásico?
Wonder Boy: The Dragon's Trap nos trae el clásico Wonder Boy 3 con un lavado de cara, pero sin olvidarse de lo retro del juego.
Historia65%
Jugabilidad70%
Gráficos75%
Sonido90%
Duración50%
Pros
  • Cada transformación cambia tu estrategia
  • Los nuevos gráficos son preciosos
  • El apartado sonoro está muy cuidado
Contras
  • Tan corto como el original
  • No aporta prácticamente nada nuevo excepto Wonder Girl
  • Es fácil perderse y no saber qué hacer o dónde ir
70%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
80%

Hacer Comentario